Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valencia 459/2013 de 16 de octubre


 RESUMEN:

Entidades aseguradoras: Responsabilidad con indemnización por lesiones y secuelas causadas como consecuencia de la caída sufrida por el actor cuando se disponía a abandonar las dependencias de un establecimiento, y ello por la presencia del cierre de seguridad levantado de la puerta. Responsabilidad solidaria: Del establecimiento.

Sección Séptima

SENTENCIA N.º 459

SECCION SEPTIMA

Ilustrísimos/as Señores/as:

Magistrada

D.ª MARÍA IBÁÑEZ SOLAZ

En la Ciudad de Valencia, a dieciséis de octubre de dos mil trece.

Vistos por la Ilma. Sra. Magistrada de la Sección Séptima de la Ilma. Audiencia Provincial de Valencia D.ª MARÍA IBÁÑEZ SOLAZ en grado de apelación, los autos de Juicio Verbal- 001832/2012, seguidos ante el JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO 21 DE VALENCIA, entre partes; de una como demandante - apelante/s Camilo, dirigido por el/la letrado/a D/D.ªMARIA AUXILIADORA GOMEZ MARTIN y representado por el/la Procurador/a D/D.ª FRANCISCO CERRILLO RUESTA, y de otra como demandado - apelado/s CONSUM SCV y ACE EUROPEAN GROUP LIMITED, dirigido por el/la letrado/a D/D.ª JOSE LUIS FERNANDEZ MARCHENA y representado por el/la Procurador/a D/D.ª MARGARITA SANCHIS MENDOZA.


ANTECEDENTES DE HECHO:


 
Primero.—En dichos autos, por el Ilmo. Sr. Juez del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO 21 DE VALENCIA, con fecha 29/05/2013, se dictó la sentencia cuya parte dispositiva es como sigue: "FALLO: QUE DESESTIMANDO LA DEMANDA INTERPUESTA POR DON Camilo CONTRA CONSUM SCV Y ACE INSURANCE SA, DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO A AMBAS DE LAS PRETENSIONES FORMULADAS EN SU CONTRA.- LAS COSTAS SERÁN SATISFECHAS POR LA PARTE ACTORA" .

Segundo.—Contra dicha sentencia, por la representación de la parte demandante se interpuso recurso de apelación, y previo emplazamiento de las partes se remitieron los autos a esta Audiencia, en donde comparecieron las partes personadas. Se ha tramitado el recurso, acordándose el día 08/10/2013 para Votación y Fallo, en que ha tenido lugar.

Tercero.—En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones y formalidades legales en materia de procedimiento.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.—La representación procesal del Sr. Camilo formuló demanda de juicio verbal contra Consum SCU, reclamando el pago de 5.589,87 euros, importe de la indemnización correspondientes a las lesiones y secuelas causadas como consecuencia de la caída sufrida el día 13 de enero de 2010, cuando se disponía a abandonar las dependencias del establecimiento de la demandada ubicado en la calle Mayor n.º 60 de Nazaret en Valencia, y ello por la presencia del cierre de seguridad levantado de la puerta.

La demandada se opuso a la pretensión actora alegando la prescripción, la falta de constancia de la caída, cuestionando la relación causal y el importe económico reclamado.

La sentencia de instancia desestima la demanda en todas sus partes, resolución contra la que se alza la demandante invocando diversos motivos que pasamos a examinar. La parte demandada ha pedido la confirmación de dicha resolución.

Segundo.—- Respecto a la indebida aplicación del derecho en relación con la doctrina de inversión de la carga de la prueba que deriva de los arts. 1902 y 1903 del CC y de la LGDCU (arts. 8, 128, 129 y 147) diremos que sobre la cuestión de las caídas en supermercados por consumidores ya se ha pronunciado este mismo Tribunal en varias ocasiones (entre ellas, en la Sentencia de Audiencia Provincial, Civil Sección 7.ª del 29 de febrero del 2008 (ROJ: SAP V 510/2008) Recurso: 843/2007, Ponente: MARÍA DEL CARMEN ESCRIG ORENGA, sentencia Audiencia Provincial de Valencia, sec. 7.ª, S 7-3-2011, n.º 136/2011, rec. 953/2010. Pte: Ibáñez Solaz, María EDJ 2011/142979, o en sentencia Audiencia Provincial de Valencia, sec. 7.ª, S 30-5-2011, n.º 299/2011, rec. 210/2011. Pte: Cerdán Villalba, EDJ 2011/187139).

En este sentido literalmente en la primera y tercera de las citadas dijimos:

"I) La Ley General para la Defensa de los Consumidoresy UsuariosEDL1984/8937 vigente al tiempo de producirse los hechos, en sus artículos 25 y 26 establecía

Artículo 25: El consumidory el usuariotienen derecho a ser indemnizados por los daños y perjuicios demostrados que el consumo de bienes o la utilización de productos o servicios les irroguen salvo que aquellos daños y perjuicios estén causados por su culpa exclusiva o por la de las personas de las que deba responder civilmente.

Artículo 26: Las acciones u omisiones de quienes producen, importan, suministran o facilitan productos o servicios a los consumidoreso usuarios, determinantes de daños o perjuicios a los mismos, darán lugar a la responsabilidad de aquellos, a menos que conste o se acredite que se han cumplido debidamente las exigencias y requisitos reglamentariamente establecidos y los demás cuidados y diligencias que exige h naturaleza del producto, servicio o actividad.

II) En aplicación de tales preceptos, la jurisprudencia ha estimado, entre otras, en la sentencia del Tribunal Supremo, de 25 de julio de 2002, (num. 806/2002, rec. 610/1997 . Pte: Romero Lorenzo, Antonio)EDJ2002/34244 que "La conclusión de la sentencia recurrida respecto a no concurrir la necesaria constancia de la existencia de un hueco en la pista de la discoteca en el que dice la actora haber metido involuntariamente un pie responde, como se ha dicho, a una escrupulosa y acertada valoración de la prueba ofrecida acerca del hecho fundamental que ha dado origen al daño sufrido, cuya demostración incumbe exclusivamente al que solicita su reparación y respecto al cual no puede reclamarse inversión alguna de la carga de la prueba. Ésta solamente sería aplicable, una vez determinada la producción del evento, para imputar la causalidad al mismo a su autor, en tanto por el mismo no se demostrase que había actuado con toda la diligencia que aconsejaban las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar."

III) Y sobre la necesidad de determinar la causa concreta de la caída o del hecho que ha generado el daño, el Tribunal Supremo, entre otras, en la sentencia de la Sala 1.ª, S 31 de octubre de 2006, num. 1100/2006, rec. 5379/1999 . Pte: Marin Castán, FranciscoEDJ2006/288699, ha indicado que:

"3.ª) Finalmente, en cuanto a la jurisprudencia de esta Sala sobre la responsabilidad por riesgo en relación con el art. 1902 CC EDL1889/1, conviene destacar, ante todo, que nunca se ha llegado al extremo de erigir el riesgo en fuente única de responsabilidad con fundamento en dicho precepto( SSTS 6-9-05 EDJ2005/144795EDJ2005/144795 17-6-03 EDJ2003/35082EDJ2003/35082, 10-12-02 EDJ2002/54093EDJ2002/54093 y 6-4-00 EDJ2000/3851EDJ2000/3851); lejos de ello, debe excluirse con fuente autónoma de tal responsabilidad el riesgo general de la vida( STS 5-1-06 EDJ2006/1859EDJ2006/1859 con cita de las de 21-10 EDJ2005/165831EDJ2005/165831 y 11-11-05 EDJ2005/161980EDJ2005/161980), los pequeños riesgos que la vida obliga a soportar( STS 2-3-06 EDJ2006/29167EDJ2006/29167 que también cita la de 11-11-05 EDJ2005/207147EDJ2005/207147) o los riesgos no cualificados, pues riesgos hay en todas las actividades de la vida( STS 17-7-03 EDJ2003/80429EDJ2003/80429).

Más concretamente en relación con caídas en edificios en régimen de propiedad horizontal o acaecidas en establecimientoscomerciales, de hostelería o de ocio, muchas sentencias de esta Sala anteriores a la ahora recurrida en casación ya exoneraron a la comunidad de propietarios o a los titulares del negocio demandados cuando la caída se había debido a la distracción del perjudicado por no advertir un obstáculo que se encontrara dentro de la normalidad (así, SSTS 28-4-97 EDJ1997/3258EDJ1997/3258 y 14-11-97 ), declarándose en cambio la responsabilidad del demandado cuando su negligencia era identificable (p. ej. SSTS 21-11-97 EDJ1997/9838EDJ1997/9838, por carecer de pasamanos una escalera, y 2-10- 97 EDJ1997/7662EDJ1997/7662, caída en una discoteca sin personal de seguridad); y aunque, entre las ya citadas, la STS 21-11-97 EDJ1997/9838EDJ1997/9838 propugnara una objetivación máxima de la responsabilidad, línea que luego sería en cierto modo ratificada por la STS 31-3-03 EDJ2003/6518EDJ2003/6518 al considerar aplicable en este ámbito una inversión total de la carga de la prueba en contra del demandado, lo cierto es que la jurisprudencia viene manteniendo hasta ahora la exigencia de una culpa o negligencia del demandado suficientemente identificada para poder declarar su responsabilidad.

Así, la STS 30-3-06 EDJ2006/31740 EDJ2006/31740 exonera a la empresa titular de un restaurante de la responsabilidad por lesionesde un cliente que cayó al suelo cuando se dirigía a los aseos, porque la realidad del escalón debía ser conocida por la víctima; la STS 2-3-06 EDJ2006/29167 EDJ2006/29167 exonera a un Ayuntamiento por la caída de una persona que tropezó con una manguera de los servicios municipales de limpieza porque la manguera no suponía un riesgo extraordinario ni requería una señalización especial; la STS 10-12-04 EDJ2004/197314 EDJ2004/197314 declara la responsabilidad por caída en las escaleras de un gimnasio pero porque ésta no estaba en óptimas condiciones; la STS 26-5-04 también aprecia responsabilidad pero por no haberse limpiado el suelo de unos aseos; la STS 17-6-03 EDJ2003/35082 EDJ2003/35082 , anteriormente citada, exonera de responsabilidad a una empresa hotelera porque la puerta giratoria con la que un cliente se dañó una mano no podía calificarse de elemento agravatorio del riesgo; la STS 20-6-03 EDJ2003/35094 EDJ2003/35094 sí declaró la responsabilidad de la parte demandada porque la caída se produjo en una zona recién fregada de una cafetería y dicha zona no se había delimitado debidamente, de modo semejante a la ya citada STS 31-3-03 EDJ2003/6523 EDJ2003/6523 ; las SSTS 16-2 y 12-2-03 EDJ2003/2050 EDJ2003/2050 y 10-12-02 EDJ2002/54093 EDJ2002/54093 no advirtieron responsabilidad alguna en los demandados por caídas en las escaleras de un hotel, en el terreno anejo a una obra y en una discoteca, respectivamente; la STS 12-2-02 , en cambio, sí estimó la demanda por una caída durante un banquete de bodas pero por la insuficiente protección de un desnivel considerable; la STS 30-10-02 EDJ2002/44497 EDJ2002/44497 desestimó la demanda porque la víctima se había caído sola en un local; la STS 25-7-02 EDJ2002/34244 EDJ2002/34244 no apreció responsabilidad por la caída en una discoteca porque el actor no había conseguido probar la existencia de un hueco peligroso; y en fin, las SSTS 6-6-02 EDJ2002/34244 EDJ2002/22265, 13-3-02 EDJ2002/4005 EDJ2002/4005, 26-7-01 EDJ2001/16177 EDJ2001/16177, 17-5-01 EDJ2001/5541 EDJ2001/5541 y 7-5-01 EDJ2001/6542 EDJ2001/6542 tampoco apreciaron responsabilidad por caídas al no haberse probado la culpa o negligencia de los respectivos demandados."

En la actualidad la vigente LDCU (Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre), contempla el sistema de protección en sus arts. 8, 11, 128, 129, recogiéndose efectivamente en el Art. 147 un principiode evidente objetividad en materia de culpa extracontractual al invertirse la carga de la prueba del modo siguiente:

"Artículo 147. Régimen general de responsabilidad. Los prestadores de servicios serán responsables de los daños y perjuicios causados a los consumidores y usuarios, salvo que prueben que han cumplido las exigencias y requisitos reglamentariamente establecidosy los demás cuidados y diligencias que exige la naturaleza del servicio. "

En el caso que nos ocupa y bajo el anterior prisma legal y jurisprudencial, revisando de nuevo la prueba practicada, no se duda que el demandante, Sr. Camilo, sufriese el día 13-1-2010 una caída salir del establecimiento Consum sito en el barrio de Nazaret, ni tampoco que como consecuencia de ella se causase lesiones, así como que su causa fuese la existencia de un cierre o pivote elevado con el que tropezó. Y en este sentido disentimos de la valoración probatoria de la juzgadora de instancia, pues si bien el testigo Sr. Teofilo no vio realmente la causa de la caída, sí aseveró haber visto caer al demandante y el pivote o cierre de la puerta levantado, puede que no viese el instante exacto del tropiezo con el pivote, pero sí vio y así lo reiteró con convencimiento que vio al demandante caído y al pivote levantado. Y en contra de este dato, la demandada no ha aportado prueba alguna de que en dicho momento, que era de noche y ya la hora de cierre, el pivote no estuviese levantado, máxime la contradictoria versión de la empleada que manifestó no haber tenido conocimiento de los hechos y no bajarse las persianas hasta el cierre de la tienda, cuando dicha circunstancia de estar parcialmente bajada la puerta sí es corroborada por los dos testigos aportados por el demandante.

En consecuencia debe entenderse que el demandante si probó aquello que le incumbía, la caída, su causa y la causación de un daño consistente en lesiones.

Tercero.—Respecto al alcance de las lesiones, estimamos que consistieron en contusión en hombro izquierdo tal como consta en el parte de asistencia de fecha 14-1-2010 del Centro de Salud de Nazaret. Ahora bien respecto a que las mismas tardasen en curar un periodo de 90 días con cuarenta de ellos impeditivos, no estimamos que exista suficiente prueba. Se aporta un informe del especialista en valoración el daño corporal, Sr. Alexis, que no es contundente al respecto, pues se confecciona casi dos años después en función del tipo de lesión y tratamientos realizados que constan en los documentos que aporta el lesionado. Sin embargo lo único que documentalmente consta es el parte de asistencia del día 14-1-2010, otro de fecha 25-1-2010 que refiere acudir a consulta el lesionado por referir caída accidental con dolor en hombro y excoriación en rodilla, la solicitud de fecha 10-2-2010 de una ecografía y una inter consulta para cirugía ortopédica-trauma por " tendinitis manguito rotadores hombro izquierdo". No se han aportado ni el resultado de dichas pruebas médicas ni partes de baja o alta emitidos por el Centro de Salud o por alguna Mutua laboral, como hubiere sido lo normal si efectivamente estuvo de baja tan largo periodo de tiempo. Es por ello por lo que utilizando los criterios habituales en este tipo de lesiones, atendiendo a la edad del demandante, hombre joven de 34 años, a los únicos datos objetivos que se disponen concretados en la consulta inicial y la solicitud de interconsulta de 10-2-2010, estimaremos que la lesión curó en un periodo de 30 días sin incapacidad ni secuelas, atribuyendo a cada día una indemnización de 28,88 euros, lo que ofrece la cantidad total de 1.342,92 más un 10% de factor de corrección por importe de 134,29 euros, ascendiendo al total de 1.477,21 euros.

No procede hacer imposición a la aseguradora de los intereses del Art. 20.4 de la LCS, al estimar que a la vista de las circunstancias concurrentes descritas en los hechos, existía un fundada duda de la obligación de indemnizar por parte de la aseguradora, referida a la existencia del hecho, por lo que se deberán satisfacer los del Art. 576 de la Lec desde la fecha de la presente.

Cuarto.—Al suponer lo resuelto la estimación parcial del recurso y de la demandada, no procede pronunciamiento especial en cuanto a las costas de esta segunda instancia, ni tampoco respecto a las de la primera conforme los arts. 398.2 y 394.2 de la Lec.

En su virtud, vistos los preceptos de legal y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que con estimación parcial del recurso de apelación, interpuesto por el/la Procurador/a D/D.ª FRANCISCO CERRILLO RUESTA en representación de D. Camilo, contra la sentencia de fecha 29/05/2013, dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm 21 de Valencia, debemos revocarla y, en su lugar, se dicta otra por la que, estimamos parcialmente la demanda instada por la representación procesal de Camilo y condenamos a CONSUM SCU Y A LA aseguradora ACE EUROPEAN GROUP LIMITED a que le indemnicen solidariamente en el importe de 1.477,21 euros, más los intereses del Art. 576 desde la fecha de esta sentencia.

Sin pronunciamiento especial en cuanto a las costas de ambas instancias.

Contra la presente resolución no cabe Recurso de Casación atendiendo a la cuantía, sin perjuicio de que pueda interponerse recurso de casación por interés casacional, en el plazo de 20 días, si en la resolución concurren los requisitos establecidos en el artículo 477-2-3.º, en su redacción dada por la Ley 37/2011 de 10 de octubre de 2011, y en tal caso recurso extraordinario por infracción procesal.

Y a su tiempo con testimonio literal de la presente resolución, devuélvanse las actuaciones al juzgado de procedencia, para constancia de lo resuelto y subsiguientes efectos, llevándose otra certificación de la misma al rollo de su razón.

Así, por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo

PUBLICACION.- Doy fé: la anterior resolución, ha sido leida y publicada por el Iltmo/a. Sr/a, Magistrado/a Ponente, estando celebrando audiencia pública, la Sección Séptima de la Iltma. Audiencia Provincial en el día de la fecha. Valencia, a dieciséis de octubre de dos mil trece.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación