Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cataluña 7960/2013 de 5 de diciembre


 RESUMEN:

Reclamación por despido: Contrato de agencia. El contrato de agencia permite la configuración de una relación jurídica no laboral. Competencia del orden jurisdiccional: Concurrencia de excepción de incompetencia.

CATALUNYA

SALA SOCIAL

JSP

IL·LM. SR. FRANCISCO JAVIER SANZ MARCOS

IL·LMA. SRA. MATILDE ARAGÓ GASSIOT

IL·LM. SR. ENRIQUE JIMÉNEZ ASENJO GÓMEZ

Barcelona, 5 de desembre de 2013

La Sala Social del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, formada pels magistrats esmentats més amunt,

EN NOM DEL REI

ha dictat la següent

SENTÈNCIA NÚM. 7960/2013

En el recurs de suplicació interposat per Eleuterio a la sentència del Jutjat Social 6 Barcelona de data 26 de març de 2013 dictada en el procediment núm. 429/2012, en el qual s'ha recorregut contra la part Fogasa, Eurogestion de Servicios Patrimoniales, S.L. i Gestio Patrimonial Bermudez,S.L., ha actuat com a ponent la Il·lma. Sra. MATILDE ARAGÓ GASSIOT.


ANTECEDENTS DE FET


 
Primer. En data 3 de maig de 2012 va arribar al Jutjat Social esmentat una demanda sobre acomiadament en general, la qual l'actor al.lega els fets i fonaments de dret que va considerar procedents i acabava demanant que es dictés una sentència d'acord amb el que es demanava. Admesa la demanda a tràmit i celebrat el judici, es va dictar la sentència en data 26 de març de 2013, que contenia la decisió següent: " Que estimo la concurrencia de la excepción de incompetencia del orden jurisdiccional social para conocer del presente procedimiento interpuesta por la demandada GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. (ahora denominada ASESORAMIENTO Y FORMACIÓN EUROPEAN 2011, SOCIEDAD LIMITADA), EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES,S.L. y por ello sin entrar en el fondo del asunto absuelvo a GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. (ahora denominada ASESORAMIENTO Y FORMACIÓN EUROPEAN 2011, SOCIEDAD LIMITADA), EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES,S.L. de la demanda en su contra instada por Eleuterio en reclamación por DESPIDO, siendo la jurisdicción civil la que en su caso deba conocer de las diferencias y litigios de las partes derivados de este vinculo contractual.

Absuelvo por ello mismo al Fondo de Garantía Salarial. "

Segon. En aquesta sentència es declaran com a provats els fets següents:

1.- En fecha 10/11/2010 Eleuterio y GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. suscribieron contrato de Agente. En el mismo se expone que: I.- GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L se dedica entre otras a la actividad de comercializar y distribuir cursos de formación continua para formación en el empleo, cursos de formación privada, proyectos institucionales, proyectos a empresas, bibliografía, contratos de formación, Ley organica de protección de datos, servicio de prevención de riesgos laborales, proyectos de ingeniería y cualquier acción formativa.

II.- El agente, como empresario autónomo posee los medios suficientes para procurar el tipo de clientela que la compañía requiere, y III.- que al contrato suscrito le es de aplicación lo dispuesto en la Ley 12/1992 de 27 de mayo de contrato de agencia. También que su duración seria de un año con prorrogas automáticas por años sucesivos salvo comunicación de alguna parte a esa prórroga (estipulación 10).

Las estipulaciones del contrato señalan: su naturaleza mercantil (estipulación 1), que el agente colabora en la captación de clientes para la compañía promoviendo la comercialización de determinados productos por el preciso señalado en el anexo I y en relación a los productos que en el mismo se indican sin que ello suponga limitación a la actividad que pueda llevar el agente directamente o a través de terceras personas en el mismo ámbito territorial y prohibición de concluir operaciones en nombre de la compañía limitándose a la mera presentación y captación de los clientes que formalizaran directamente el contrato, no teniendo facultades representativas de la compañía (estipulación 2), sin otorgamiento de un ámbito territorial en exclusiva y limitando su actuación en la promoción de los productos entre los clientes por su mediación captados y los potenciales clientes que capte (estipulación 3), se prohíbe al agente la actuación a través de subagentes o cesión a terceros de los derechos derivados del contrato, con exclusión expresa de la normativa laboral y la jurisdicción laboral (estipulación 4).

2.- El mismo contrato suscrito el 10/11/2010 se contempla en su estipulación 5 el establecimiento de un pacto de no competencia durante la vigencia del contrato y también una vez extinguido el contrato durante 2 años y en el caso de incumplimiento con obligación del agente de indemnizar a la compañía con una cantidad igual a las comisiones generadas en el último año natural de vigencia del contrato. En la estipulación 6 la remuneración en función del anexo del mismo contrato por las distintas operaciones promovidas y que se devengara por operación concluida durante la vigencia del contrato y contiene una renuncia expresa e irrevocable según consta literalmente en el contrato a la indemnización prevista en el art. 28 de la Ley 12/92 señalando esa estipulación que con la remuneración establecida se compensa tanto las ventajas que la compañía obtenga con el cliente como el pacto de limitación de competencia impuesto en el contrato. La estipulación 7 contempla que la empresa pueda dar instrucciones razonable al agente para realizar su actividad profesional sin limitar su organización de la actividad y tiempo de dedicación conforme a sus propios criterios estableciendo que los gastos corren de cuenta del agente, que la compañía entregará al agente los documentos que recogen la información necesaria para el ejercicio de su actividad profesional y que tiene prohibido recibir de los clientes o potenciales clientes dinero en metálico, aunque sí cheques o instrumentos de pago que hagan constar a la compañía como beneficiario, cantidad alguna en concepto de comisión o gasto por su actuación.

La estipulación 8 del contrato determina que el agente deberá respetar escrupulosamente las normas de conducta establecidas por la compañía, ajustándose en su actividad a las instrucciones técnicas recibidas de la compañía respondiendo de la veracidad de los datos aportados en cada una de sus operaciones, obligándose a facilitar la información necesaria para la gestión de las operaciones por él promovidas y en particular sobre la solvencia de los clientes presentados por el agente, circunstancias de estado civil, fallecimiento de los mismos que el agente pueda conocer, señalándose que la prestación de estos servicios entra a formar parte de su labor de mediación y su pago incluido en la retribución establecida en el anexo I del contrato, estableciéndose la obligación del agente frente a la compañía de: "facilitar en cualquier momento todos los documentos relacionados con la actividad necesaria de la prestación del presente contrato, justificar la situación administrativa y contable de su mediación, llevar una contabilidad independiente de los actos u operaciones relativos a la actividad derivada del presente contrato, comunicar inmediatamente a la compañía las reclamaciones de terceros sobre defectos o vicios de calidad o cantidad de servicios prestados como consecuencia de las operaciones que hubiera promovido"

Tambien entre las estipulaciones del contrato, la decimoquinta señalaba que la compañía suministraba al agaente correo electrónico para comunicaciones propias con la empresa y que todos los correos electrónicos podían ser auditados por la compañía sin previo aviso y por cualquier motivo y en cualquier momento.

3.- El anexo I del contrato de fecha 10/11/2010 suscrito por el actor establecía unas comisiones en porcentajes sobre la facturación producida según el producto vendido o una cantidad fija por cada contrato activo en la venta de otros productos.

4.- El actor ha percibido de GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. comisiones que prorrateadas por mes determinan una retribución mensual de 2.450,20 euros.

5.- Durante el periodo de abril 2011 a enero de 2012 el actor ha percibido de GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. trasferencias por los siguientes importes (año 2011: 1.355,69 euros en abril, 2.315,50 en mayo, 1.438,69 en junio, 2.270,63 en julio, 2.429,33 en agosto, 3.138,25 euros en septiembre, en noviembre 2.000,00 euros y 593,24 euros en diciembre. En el año 2012 773,14 euros en enero).

En febrero de 2012 el actor percibió trasferencia de EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES,S.L. por importe de 2.038,28 euros.

6.- Remitida mediante burofax el 28/03/2012 el actor recibió el 30/03/2012 carta de fecha 27/03/2012 que le remitía GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ,S.L. en que le comunicaba la extinción de la relación comercial entre las partes mediante contrato de agencia firmado en fecha 10 de noviembre de 2010. Por incumplimiento de las clausulas séptima, octava y duodécima. La misma carta comunicaba que iban a proceder a presentar las demandas judiciales oportunas.

7.- Durante el mes de noviembre de 2010 el actor desde la dirección de correo electrónico DIRECCION000 y a la dirección de correo electrónico gerencia@gestiopatrimonial.com remitió correos electrónicos relacionados con retoques a las cláusulas del contrato suscrito en 10/10/2011 y propuestas de redacción de las mismas tras consultas con abogados estableciendo un periodo de negociaciones previas a la firma. Esos retoques o redactados propuestos por el actor se afectó la cláusula 6 de la remuneración y se plantearon ya desde octubre de 2010 correcciones al contrato de forma completa por el actor solicitando que se elaborase contenido combinado.

8.- GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L. paso a denominarse ASESORAMIENTO Y FORMACIÓN EUROPEAN 2011, SOCIEDAD LIMITADA, Unipersonal mediante el cambio de denominación social producido elevando a escritura pública de fecha 30/12/2011 los acuerdos sociales tomados en fecha 30/12/2011 siendo nombrado administrador único de esa sociedad Simón, tras el cese de Juan Enrique; su objeto social la gestión de servicios docentes, la intermediación de servicios de telecomunicaciones y se trasladó el domicilio social a calle Aribau 186, 1-.º- de Barcelona.

9.- El actor no tenía un horario marcado para el desarrollo de su actividad por GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L., tampoco tenía una despacho en la sede de la empresa

10.- En la empresa GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L. se realizaban reuniones los viernes para seguimiento de facturación y también de formación de personas vinculadas a la misma como agentes comerciales y comerciales propios, siendo su asistencia de carácter voluntario. El actor al principio acudía a esas reuniones y después ya no acudía a esas reuniones.

11.- EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES, S.L., sociedad limitada se constituyó mediante escritura pública de 18/01/2012 siendo socios fundadores Mariola y Damaso y su domicilio social en Odena calle Lleida 96 polígono industrial la masia siendo su objeto el comercial al por mayor y al por menor, distribución comercial, importación y exportación, turismo hostelería y restauración, prestación de servicios, actividades de gestión y administración, servicios educativos, sanitarios de ocio y entretenimiento, trasporte y almacenamiento, información y comunicaciones, agricultura ganadería y pesca, informática, telecomunicaciones y ofimática, energías alternativas, compraventa y reparación de vehículos... etc

El modelo 036 de declaración de actividades económicas y locales presentado por la Sociedad al alta en el inicio de la actividad señala como actividad la de intermediarios del comercio

12.- EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES, S.L. si realizó a favor del actor una trasferencia en febrero por importe de 2.038,28 euros. No se documentó acuerdo alguno entre esa sociedad y GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L. que justificasen la razón de la asunción de ese pago.

13.- En la empresa GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L los trabajadores en plantilla fichaban en el ordenador, los que denominaban como externos no lo hacían.

14.- El actor recibió de la empresa tarjetas de visita y también tenía un catálogo de presentación de la empresa y se le facilitó una dirección de correo electrónico como a otros agentes comerciales con contrato de agencia suscrito con la empresa GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L

15.- En la empresa GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L existían comerciales en plantilla y de alta en el régimen general y sólo debían rellenar la hoja registro de visitas comerciales estos empleados.

16.- El actor consta de alta en el RETA desde 01/12/2010 a 31/03/2012, con anterioridad a esa fecha constaba en alta en la empresa ARA VINC, S.L. desde 25/11/2002 a 17/01/2003.

17.- En fecha 24/04/202 el actor interpuso papeleta de conciliación por despido y el 29/05/2012 se celebró acta de conciliación que terminó intentada y sin avenencia con GESTIÓN PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L y sin efecto con EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES, S.L.

La parte actora interpuso demanda en fecha 02/05/2012 ante el Juzgado decano de lo Social.

Tercer. Contra aquesta sentència la part actora va interposar un recurs de suplicació, que va formalitzar dins del termini. Es va donar trasllat a la part contrària que no el va impugnar. Es van elevar les actuacions a aquest Tribunal i es va formar aquest rotlle.


FONAMENTS DE DRET


 
PRIMER. Contra la sentencia que estima la excepció de incompetència de jurisdicció, presenta el demandant recurs de suplicació, que no ha estat impugnat per les empreses demandades. Es discuteix si la relació entre les parts era laboral especial d'empleat de comerç o de contracte civil d'agència, que és el que estima la sentència del jutjat social.

SEGON. Amb correcta empara a l' apartat c) de l' art. 193 LRJS, es pretén per la recorrent l'examen del dret aplicat, i planteja la infracció dels articles 1,2 6 del Reial Decret 1438/1985, de representants de comerç, que diu que s'adeqüen a les clàusules del contracte del demandant pactades amb l'empresa. També al lega que no és aplicable al cas l'article 2.1 de la Llei 12/1992, de 27 de maig que regula les relacions per contracte d'Agència. Cita la interpretació que fa de tals contractes la sentència del TS Sala Civil, de 30-10-2002, reiterant jurisprudència. Conclou en el sentit de indicar que: 1- La relació de dependència de l'empresa es manifesta en el fet que sense documents i mostrari no pot vendre el producte.- 2 - L'empresa marca les condicions de pagament, de venda, control de les vendes, clàusules de no competència en el sector.- 3 - Clientela de l'empresa i sense indemnització, cosa que porta a un desequilibri tant gran del contracte, que permet determinar la dependència del demandant amb l'empresa. Afegeix a tal valoració que el contracte es va iniciar el mes d'octubre de 2009 i el contracte no es va formalitzar fins l'any 2010, havent treballat durant mesos sense contracte escrit ni alta en la Seguretat Social.

TERCER. S'ha de recordar que la determinació de la competència, per raó de la matèria, constitueix una qüestió d'ordre públic processal, que ha de ser resolta per l'organ judicial, amb plena llibertat de criteri, sense sujecció als pressupòsits i motius concrets del recurs, ni als límits dels fets provats de la sentència, per la qual cosa es pot examinar tota la prova practicada per tal de decidir, fundadament en dret, sobre un particular tema que està fora del poder dispositiu de les parts, tal com recorden les sentències d'aquesta Sala de 18-09-2007, rec. 4066/2007, 25-04-2001, i STS 23-10-1989 i 10-07-1990, entre d'altres.

A la vista de les proves documentals i de la manca de discrepància de les parts amb el relat fàctic de la sentència, és dedueix, en resum, que:

- El demandant va signar amb l'empresa demandada un contracte d'agent, en el què les parts pactaven que la relació es regiria per la Llei 12/192, de 27 de maig de contracte d'agència, amb les estipulacions que es ressenyen en els fets provats primer i segon, que inclouen el pacte de no competència i la retribució en funció de les operacions promogudes i que es meritaran per operació finalitzada durant la vigència del contracte, amb renúncia expressa i irrevocable a la indemnització prevista en l'article 28 de la Llei 12/92.

- L'estipulació 8 determina que l'agent haurà de respectar escrupolosament les normes de conducta establertes per la companyia, ajustant la seva activitat a les instruccions tècniques rebudes responent per la veracitat de les dades aportades en cadascuna de les operacions, obligant-se a facilitar la informació necessària per a la gestió de les operacions promogudes i en particular sobre la solvència dels clients...

- Que l'actor ha rebut unes comissions per facturació equivalents a una mitjana de 2.450,20 al mes.

- Que en data 30-03-2012, l'actor va rebre una carta mitjançant burofax, per la qual se li comunicava l'extinció del contracte d'agència, per incompliment de les clàusules setena, octava i novena.

- L'actor no tenia horari marcat ni despatx en la seu de l'empresa (fet provat 9)

- Altres treballadors de l'empresa fitxaven a l'ordinador, encara que tampoc ho feien els denominats externs.

- L'empresa havia proporcionat a l'actor targetes de visita i adreça de correu electrònic.

- L'empresa tenia d'alta personal comercial en el règim general, als que solament se'ls demanava que omplissin el llibre de registre de visites comercials.

- Abans de signar el contracte d'agència, l'actor va negociar determinades clàusules amb la companyia, amb la intervenció del seu lletrat assessor.

- La clàusula sèptima del contracte disposa que l'agent (el demandant) desenvoluparà la seva activitat, conforme als seus propis criteris, sense perjudici de què la companyia pugui donar-li instruccions raonables que en cap cas limitaràn la seva llibertat per a la organització de l'activitat professional i el temps dedicat a la mateixa conforme als seus propis criteris.

- En el contracte es va signar una clàusula de no competència, metres durés el contracte i dos anys després de la seva extinció.

QUART. En la interpretació del contracte d'agència, a diferència de la relació especial de representant de comerç, o relació laboral comuna, s'ha arribat a la conclusió jurisprudencial que el tret que diferència essencialment una i l'altra és el de la dependència o subordinació en la execució del treball. Així ho recull aquesta Sala en les sentències de 1-07-2003, recurs, 2267/2013, 12-03-2003, 08-02-2013, recurs: 6313/2012, entre d'altres. En aquesta darrera es dèiem que:

"En relación con esta cuestión esta Sala ha manifestado reiteradamente que hay que tener en cuenta lo expuesto en relación con el contrato de agencia por la doctrina del Tribunal Supremo. según la cual, los contratos tienen la naturaleza jurídica que se deriva de su contenido obligacional, independientemente de la denominación que le otorguen los intervinientes ( STS 21 de junio 1990 ), debiendo estarse para determinar su auténtica naturaleza a la realidad de su contenido manifestado por los actos realizados en su ejecución, lo que debe prevalecer sobre el "nomen iuris" empleado por los contratantes ( STS 23 de octubre de 1989 ); siendo así que la determinación del carácter laboral o no de la relación que une a las partes, no es algo que quede a la libre disposición de estas, sino que es una calificación que debe surgir del contenido real de las prestaciones concertadas y de la concurrencia de los requisitos que legalmente delimitan el tipo contractual ( STS de 13 abril 1985 ; 18 de abril y 21 de julio de 1988 , 5 de junio 1990 ). Debemos significar a este respecto, que la Ley 12/1992, de 27 de mayo del Contrato de Agencia, permite la configuración de una relación jurídica no laboral, en la que pueden concurrir ciertas notas o elementos típicos del contrato de trabajo y, fundamentalmente, propios de la relación laboral especial de las personas que intervienen en operaciones mercantiles actuando como representantes de comercio. De esta forma, mientras el art. 1.3.º, letra f), del Estatuto de los Trabajadores , tan sólo excluye del ámbito laboral a quienes intervienen en operaciones mercantiles asumiendo el riesgo y ventura de la misma; y el art. 2.1.º, letra f), califica como laboral la relación jurídica del representante de comercio que no asume el riesgo y ventura de las operaciones en que interviene, (lo que ratifica el art. 1 del Real Decreto 1438/1985, de 1 de agosto); la Ley 12/1992, permite la configuración de una relación no laboral a los representantes de comercio, aunque no asuma el riesgo y ventura de las operaciones. Así lo establece el art. 1 de dicha Ley al determinar que "Por el contrato de agencia una persona natural o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otra de manera continuada o estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones".

Se rompe de esta forma el criterio tradicionalmente imperante en nuestro ordenamiento jurídico, según el cual, se consideraba de naturaleza laboral la relación entre la empresa y el representante, cuando este último no respondía del buen fin de las operaciones y, al contrario, tan solo quedaban excluidos del derecho de trabajo los supuestos en que el representante asumía el riego y ventura de las operaciones. Como acabamos de ver, el art. 1 de la Ley 12/1992 , no solo permite la válida formalización de un contrato de agencia excluido del ámbito laboral aunque el representante no responda del buen fin de las operaciones, sino que, expresamente, establece como norma general que el agente no asume el riesgo y ventura de las operaciones que concierta, siendo necesario pacto en contrario para imponerle esta obligación. En consecuencia, la Ley 12/1992, viene a invertir los términos de la cuestión, permitiendo la calificación como mercantil de la relación mantenida entre la empresa y el representante de comercio, aún en el caso de que este último no asuma el riego y ventura de las operaciones en que interviene. El problema por tanto, reside en determinar cuándo una relación de representación mercantil se encuentra sometida a la Ley 12/1992, sobre contrato de agencia o, por el contrario, al Real Decreto 1438/1985, de 1 de Agosto, que regula la relación laboral de carácter especial de las personas que intervengan en operaciones mercantiles por cuenta de uno o más empresarios, sin asumir el riego y ventura de aquellas; en los casos en que, efectivamente, no se haya pactado que el representante deba responder del buen fin de las operaciones. Cuestión que resulta aún más compleja, desde el momento que los arts. 7 y 9 del RD 1438/85 , al regular las obligaciones del empresario y el trabajador, vienen a establecer un régimen jurídico muy similar al contemplado en los arts. 9 y 10 de la Ley 12/1992 , con lo que, de hecho, nos encontramos que no varía en lo fundamental la forma de prestación de la relación laboral de carácter especial y la sometida al contrato de agencia. Igualmente, respecto a otras materias, tales como: sistema de remuneración, devengo de la comisión, y ventura de las operaciones en que interviene. La clave para diferenciar una y otra situación jurídica no puede ser otra que la mayor o menor independencia de la empresa con que cuente el representante de comercio para realizar su labor.

En tal sentido, no sólo el art. 1 de la Ley 12/1992 , exige que el agente actúe " como intermediario independiente", sino que el art. 2, establece que "No se consideraran agentes los representantes y viajantes de comercio dependientes ni, en general, las personas que se encuentren vinculadas por una relación laboral, sea común o especial, con el empresario por cuya cuenta actúan", a lo que se continua añadiendo que, se presumirá que existe dependencia cuando quien se dedique a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena o a concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, "no pueda organizar su actividad profesional ni el tiempo dedicado a la misma conforme a sus propios criterios". Este ha de ser el parámetro que nos permita diferenciar la relación laboral de carácter especial, del contrato de agencia, teniendo en cuenta que, como no puede ser de otra forma, el criterio de independencia a que se refieren los arts.1 y 2 de la Ley 12/1992 , no puede ser interpretado como absoluta y total libertad y autonomía para la realización de las labores de intermediación, al margen de cualquier orden, instrucción y control de la materias, tales como: sistema de remuneración, devengo de la comisión, muestrarios, pacto de no competencia; duración y extinción del contrato, indemnización por clientela, etc., la regulación de ambas normas es muy similar, sin empresa por cuenta de la que se actúa. Y así lo entiende también el legislador, al establecer en el art. 9 de la Ley 12/1992 , como obligaciones del agente las de ocuparse con diligencia de los actos u operaciones que se le hubieren encomendado; comunicando al empresario toda la información de que disponga y desarrollar su actividad con arreglo a las instrucciones recibidas del mismo.

Cierto que en este último caso se dice " siempre que no afecten a su independencia", pero esto no desvirtúa el hecho esencial de que el agente también se encuentre obligado a rendir cuentas y someterse a las órdenes e instrucciones generales del empresario, sin que la independencia exigida por el art. 2, pueda llegar al extremo de la total y absoluta libertad de actuación, ajena a cualquier condicionamiento de la empresa. Así lo ha entendido igualmente el Tribunal Supremo en la sentencia de 2 de julio de 1996 , dictada en recurso de casación para la unificación de doctrina a la que se refiere con acierto la resolución recurrida. Como en la misma se dice "La delimitación del ámbito de la relación laboral especial prevista por el art. 2,1 f) ET , desarrollada por el RD 1438/85, y sus fronteras con la que se genera por el contrato de agencia, regulado por L 12/92, ha de efectuarse actualmente teniendo presente lo que, transponiendo a nuestro ordenamiento interno la Directiva 86/653 CEE, de 18 diciembre 1986, determina en términos imperativos esta última Ley, por la que por vía refleja se deja precisado el ámbito de la exclusión de laboralidad que consagra el art. 1 , 3 f) ET y el de la relación laboral especial prevista por el art. 2,1 f) del mismo cuerpo legal . La nota que diferencia al representante de comercio, sometido a la relación laboral especial antes citada, de quien asume el papel de agente como consecuencia de la válida celebración de un contrato de agencia, radica esencialmente en la dependencia, la que ha de presumirse excluida, con consecuencias eliminatorias de la laboralidad, cuando aquel que por cuenta de una o varias empresas se dedica a promover o a promover y concluir, actos u operaciones de comercio, despliega dicha actividad en términos de independencia, circunstancia esta que ha de entenderse concurrente en aquellos supuestos en que, al asumir dichas funciones, queda facultado para organizar su actividad profesional y el tiempo que fuera a dedicar a la misma, conforme a sus propios criterios, sin quedar sometido, por tanto, en el desenvolvimiento de su relación, a los que pudiera impartir en tal aspecto la empresa por cuya cuenta actuare. "

CINQUÈ. Posant en relació la doctrina exposada amb el que s'ha establert com a fets provats en el fonament anterior, és evident que la vinculació entre les parts no era laboral sinó mercantil, i no només pel fet que aquesta fos la qualificació que es dona en el contracte signat, sinó sobretot pel fet que el demandant podia portar a terme l'activitat conforme al seu propi criteri, sense estar subjecte a una jornada laboral, amb llibertat d'horari, no tenia despatx propi a l'empresa, (per molt que tingués el correu o targes de visita d'aquesta), no rebia instruccions concretes sobre la forma de dur a terme la seva feina, respecte a itineraris, visites a realitzar, sense perjudici de què tingués unes instruccions genèriques¿les despeses eren al seu càrrec exclusiu, i no tenia un control de la demandada, en el sentit de raportar periòdicament la feina realitzada, etc. La relació anterior a la subscripció del contracte, no ha de donar lloc a variar la conclusió ja que no determina que no existís una novació contractual des de la suscripció per les parts del contracte d'agència que s'examina. Per tant, es dedueix del que resulta provat que la nota de dependència que caracteritza la relació laboral, inclús la relació especial de representant de comerç, des del moment que l'actor organitzava la seva activitat professional i el temps de treball conforme als seus propis criteris, no era un element de la relació entre les parts, i per tant, la naturalesa contractual, tal com ha valorat la magistrada de instància era de contracte d'agència. No s'ha d'atendre doncs la infracció que al.lega el recurs i ha de ser confirmada íntegrament la sentència recorreguda.

Atesos els preceptes legals citats, els concordants amb els mateixos i les demés disposicions de general i pertinent aplicació


D E C I D I M


 
Desestimar el recurs de suplicació interposat per Eleuterio contra la sentència dictada pel Jutjat Social número 6 dels de Barcelona en data 26 de març de 2013, en les actuacions número 429-2012, iniciades per demanda presentada per la dita part recurrent contra GESTION PATRIMONIAL BERMUDEZ, S.L. ara denominada ASESORAMIENTO Y FORMACIÓN EUROPEAN 2011, S.L., EUROGESTIÓN DE SERVICIOS PATRIMONIALES, S.L. I EL FONS DE GARANTIA SALARIAL, en reclamació per acomiadament i, en conseqüència, confirmem íntegrament la sentència de instància.

Notifiqueu aquesta resolució a les parts i a la Fiscalia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya i expediu-ne un testimoniatge que quedarà unit al rotlle. Incorporeu l'original al llibre de sentències corresponent.

Aquesta resolució no és ferma i es pot interposar en contra recurs de cassació per a la unificació de doctrina, davant la Sala Social del Tribunal Suprem. El dit recurs s'haurà de preparar mitjançant escrit amb signatura d'Advocat i adreçat a aquesta Sala, on s'haurà de presentar en el termini dels deu dies següents a la notificació, amb els requisits establerts a l'Art.221 de la Llei Reguladora de la Jurisdicció Social.

Així mateix, de conformitat amb allò disposat l'article 229 del text processal laboral, tothom que no ostenti la condició de treballador o drethavent o beneficiari del règim públic de la Seguretat Social, o no gaudeixi dels beneficis de justícia gratuïta legalment o administrativa reconeguts, o no es trobi exclòs pel que disposa l'article 229.4 de la Llei Reguladora de la Jurisdicció Social, consignarà com dipòsit al moment de preparar el recurs de cassació per unificació de doctrina la quantitat de 600 euros en el compte de consignacions que la Sala té obert en el Banc Espanyol de Crèdit -BANESTO-, en l'Oficina núm 2015 situada a la Ronda de Sant Pere, núm. 47 de Barcelona, n° 0965 0000 66, afegint a continuació els números indicatius del recurs en aquest Tribunal.

La consignació de l'import de la condemna, d'acord amb el que disposa l'art. 230 de la Llei Reguladora de la Jurisdicció Social, quan així procedeixi, s'efectuarà en el compte que aquesta Sala té obert en l'oficina bancària esmentada al paràgraf anterior, amb el núm. 0965 0000 80, afegint a continuació els números indicatius del Recurs en aquest Tribunal, i havent d'acreditar que s'ha fet efectiva al temps de preparar el recurs en aquesta Secretaria.

Així ho pronunciem, ho manem i ho signem.

PUBLICACIÓ. Avui, la Magistrada ponent ha llegit i publicat la sentència. En dono fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Tu formación puede salirte gratis
Dossier productos tóxicos
III Congreso Compliance
 
Foros de formación