Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Zaragoza 325/2013 de 24 de julio


 RESUMEN:

Entidades hospitalarias: Paciente que es atendida en una institución privada sanitaria para un supuesto de parto normal, y que ha de pagar a la entidad hospitalaria los gastos médico-quirúrgicos y de estancia derivados de dicho parto. Seguros: Exclusión de cobertura en dicho caso de la asistencia sanitaria. Principio de novación in loco creditoris: Concepto. La obligación del pago es de quien recibe el servicio, sin que pueda obligarse al que lo presta a averiguar el contenido intrínseco de una relación de seguro en la que la clínica es ajena.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00325/2013

R. 233/13

SENTENCIA NUM. TRESCIENTOS VEINTICINCO

En Zaragoza, a veinticuatro de julio de dos mil trece.

VISTO por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de ZARAGOZA, constituída a los efectos del presente Rollo, únicamente por el Ilmo. Sr. Magistrado D. ANTONIO LUIS PASTOR OLIVER, el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia dictada en fecha 29 de abril de 2013 por el Juzgado de Primera Instancia núm. Nueve de Zaragoza, en autos de Juicio Verbal núm. 1255/2012, en el que han sido partes, apelante, la Entidad demandante GRUPO HOSPITALARIO QUIRON, S.A., representada por la Procuradora de los tribunales, D.ª María Pilar Balduque Martín, y asistida del Letrado D. Fernando de la Peña Díaz, y apelada, la demandada D.ª Macarena, representada por la Procuradora de los tribunales D.ª Beatriz Vitoria Alebesque, y asistida del Letrado D.Jesús Emilio Ruiz Marquina.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—La anterior sentencia contiene la parte dispositiva siguiente: "FALLO: Desestimo la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. María Pilar Balduque en representación de GRUPO HOSPITALARIO QUIRON, S.A. frente a Macarena y ABSUELVO a ésta de la pretensión frente a ella formulada."

Segundo.—Notificada dicha resolución a las partes, por la representación procesal de la Entidad demandante GRUPO HOSPITALARIO QUIRON, S.A. se interpuso en tiempo y forma contra la misma recurso de apelación, y cumplidos los trámites correspondientes, se remitieron los autos originales de juicio a este Tribunal, donde han comparecido los litigantes, y sustanciándose el recurso en la forma legalmente establecida.

Tercero.—En la sustanciación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Se aceptan los correlativos de la sentencia recurrida; y,

Primero.—La cuestión litigiosa se centra en determinar si la demandada, paciente atendida en la institución que regenta la actora por un supuesto de "parto normal", ha de pagar a la entidad hospitalaria los gastos médico-quirúrgicos y de estancia derivados de dicho parto. No discutiéndose la cuantía.

La parte actora considera que sí, puesto que la demandada, pese a estar asegurada en la Compañía "ASEFA", sin embargo, no tenía cubierta esta asistencia médica, habiéndola rechazado aquélla por ser "preexistente a la fecha de efecto de la póliza". Además, en el documento de ingreso (16,22 horas del día 21-7-2012) se hizo la advertencia de que los gastos los cubriría la propia interesada si no lo hacía su aseguradora.

La demandada considera que tal advertencia se hizo respecto a un "servicio de urgencias" y que -además- no fue debidamente avisada ni de esta situación jurídica respecto al parto, ni la actora se comportó con la diligencia exigible frente a la paciente, pues sólo consta la negativa de "ASEFA" el 24-7-2012 (el ingreso había sido el 21-7-2012).

Siendo el 21 sábado, la actora opone que "ASEFA" no está abierta los fines de semana, por lo que el conocimiento del rechazo fue cuando la asistencia ya se había prestado. Asistencia que no podía negarse médicamente.

La sentencia de primera instancia considera que la cuestión plantea serias dudas de Derecho. Desestima la demanda pues, sin conocer si "ASEFA" cubría o no la intervención, acepta la asistencia médico-quirúrgica sin información sobre los riesgos económicos que para la asegurada surgirían ante la negativa de cobertura de "ASEFA".

Segundo.—Recurre la actora. Ella es ajena a las relaciones aseguradora-asegurada, es un tercero respecto a dichas relaciones. Mediante la firma del documento de ingreso fue advertida de dicha situación, sin que la demandada haya reconvenido solicitando su nulidad. La asistencia sanitaria no está supeditada a la autorización de la aseguradora, son cuestiones distintas. El hospital actúa como mero gestor del cobro, no como cesionario del mismo. La diligencia exigible a la asegurada le obligaba a conocer si esa prestación estaba cubierta o no.

La apelada insiste en su tesis. La hoja que firmó fue de "urgencias" y, además, las facturas de urgencias y consultas ginecológicas sí están abonados. Por otra parte, el documento en que la actora basa la aceptación de la paciente fue impugnado y no corroborado posteriormente por "Quirón".

Tercero.—La cuestión ha de resolverse en el ámbito de las relaciones contractuales que, en este caso, son múltiples. Por un lado, un arrendamiento de servicios entre paciente y entidad hospitalaria; por otro, una relación de gestión de cobro entre ésta y la aseguradora de la paciente y -por fin- una relación de aseguramiento entre paciente y su Compañía.

En un desarrollo normal de esas tres relaciones, la Clínica ha de prestar la asistencia sanitaria a la asegurada, y ésta -como tal- está cubierta por su aseguradora, que pagará el tratamiento a la Clínica.

Cuando la relación entre asegurada y aseguradora no es pacífica, el comportamiento de las partes ha de atemperarse a lo que exige la buena fe y las consecuencias naturales de todo contrato: art. 1258 C. Civil.

Cuarto.—En efecto, la entidad hospitalaria, conocedora de la "apariencia" de la existencia de una cobertura del acto médico-quirúrgico por un tercero (aseguradora), no realiza un arrendamiento de servicios exclusivamente, sino que -a la vez- asume un principio de novación in loco creditoris. De tal manera que una actitud prudente, ha de llevarle a poner en conocimiento del asegurado -o presunto asegurado- las posibilidades derivadas de una "aparente" cobertura, aún no constatada.

La aceptación siquiera externa de esa cobertura ("apariencia" al menos) crea en el asegurado que actúa de buena fe un principio de confianza en que el resultado económico de su tratamiento será satisfecho por su aseguradora.

Ahora bien, lo cierto es que los actos externos del ente hospitalario no constituyen definitivamente una novación subjetiva del art. 1205 C. Civil, pues las novaciones -como ha reiterado la jurisprudencia- no se presumen.

Por tanto, el posible título de responsabilidad de la Clínica no puede venir dado por una sustitución del deudor inicial.

Quinto.—¿Puede serlo por la falta de diligencia en su comportamiento? Volvemos al art. 1258 C.Civil. ¿Podía haberse cerciorado durante el fin de semana de la falta de cobertura del parto y advertirlo así a la paciente? De la prueba practicada se deduce que no. Unicamente se ha practicado al respecto la testifical de la empleada de Quirón, cuyo relato parece razonable y no ha sido contradicho por la parte demandada.

Pero en tal tesitura sí debió de haber advertido claramente a la persona que iba a ser atendida de que la falta de cobertura de su seguro le haría responsable del pago de su asistencia. Y aquí la situación es dudosa. La demandada niega la firma en la hoja de ingreso en urgencias (doc 3 aportado por la actora en el acto del juicio) y la testigo de la demandante ratifica su veracidad de un documento impugnado.

Con lo cual no se puede dar por probado que se le hiciera tal advertencia.

Sexto.—Ahora bien, ¿es eso suficiente para relevar del pago a la receptora de dicha asistencia ginecológica? Entiende este tribunal que no. Una cosa es que pueda pedir daños y perjuicios derivados de un comportamiento contractual poco diligente o no debidamente preciso y otra que tal actitud releve del pago del precio del servicio recibido.

El nexo causal entre aquel comportamiento que no explica la situación claramente y la traslación de la deuda no es directo.

No se plantea en esta litis una pretensión indemnizatoria, sino una obligación contractual.

Y la primigenia obligación de pago es de quien recibe el servicio, sin que pueda obligarse al que lo presta a averiguar el contenido intrínseco de una relación de seguro en la que es ajeno. Sin que por la intermediación que el hospital realiza en el cobro se rompa el principio de relatividad subjetiva de los contratos (art. 1257 C. Civil).

Séptimo.—En su consecuencia, procede estimar parcialmente el recurso. Condenando al pago a la receptora de la asistencia médico-quirúrgica. Pero, coincidiendo con la sentencia apelada, sin hacer condena en costas, en atención a la situación límite y de deuda que se ha reflejado a lo largo de esta resolución (art. 394 Lec).

VISTOS los artículos citados y demás disposiciones legales de general y pertinente aplicación,


FALLO:


 
Que estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la legal representación de "Grupo Hospitalario Quirón, S.A." debo revocar la sentencia apelada. Y estimando la demanda, condenar a D.ª Macarena a que pague a la actora la cantidad de 3.318,39 euros de principal e intereses legales desde la interpelación judicial. Sin hacer condena en las costas de ninguna instancia. Devuélvase el depósito.

Remítanse las actuaciones al Juzgado de procedencia, junto con testimonio de la presente resolución, para su conocimiento, ejecución y cumplimiento.

Contra la presente sentencia cabe interponer recurso de casación y extraordinario por infracción procesal por interés casacional ante la Sala Primera del Tribunal Supremo, que se deberán interponer, en su caso, por escrito ante este Tribunal en el plazo de veinte días desde la notificación de la presente sentencia.

Así por esta mi Sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACION.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado que la firma. Doy fé.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación