Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 385/2013 de 15 de octubre


 RESUMEN:

Contrato de distribución en exclusiva de lubricantes: Fijación de plan de ventas con una previsión mínima de ventas. Rappels: Impago de los devengados por la venta de productos. Resolución por comercialización de otras marcas sin autorización: Desestimación, al intentar la demandada de prescindir de su distribuidor creando su propia red comercial.

Sección Decimotercera

C/ Ferraz, 41 - 28008

Tfno.: 914933911

37007740

N.I.G.: 28.079.00.2-2012/0014968

Recurso de Apelación 890/2012

O. Judicial Origen: Juzgado de 1.ª Instancia n.º 12 de Madrid

Autos de Procedimiento Ordinario 2259/2010

APELANTE: DISROIL SL

PROCURADOR D./Dña. CECILIA DIAZ-CANEJA RODRIGUEZ

APELADO: GALP ENERGIA ESPAÑA S.A.U

PROCURADOR D./Dña. ISIDRO ORQUIN CEDENILLA

SENTENCIA

TRIBUNAL QUE LO DICTA

ILMO. SR. PRESIDENTE

D. MODESTO DE BUSTOS GÓMEZ RICO

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS

D.CARLOS CEZON GONZÁLEZ

D. JOSÉ GONZÁLEZ OLLEROS

Siendo Magistrado Ponente D. CARLOS CEZON GONZÁLEZ

En Madrid, a quince de octubre de dos mil trece. La Sección Decimotercera de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Señores Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de Juicio Ordinario sobre resolución de contrato, procedentes del Juzgado de Primera Instancia n.º 12 de los de Madrid, seguidos entre partes, de una, como demandante-apelante DISROIL, representado por la Procuradora D.ª Cecilia Díaz-Caneja Rodríguez y asistido del Letrado D. Héctor J. Sánchez Rodríguez, y de otra, como demandado-apelado GALP ENERGIA ESPAÑA S.A., representado por el Procurador D. Isidro Orquín Cedenilla y asistido del Letrado D. Antonio Pipó Malgosa.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Por el Juzgado de Primera Instancia Doce de los de Madrid, en el indicado procedimiento de juicio ordinario número 2259/10, se dictó, con fecha 10 de julio de 2012, sentencia con Fallo del siguiente tenor:

"1.º- DESESTIMO la demanda formulada por la representación de DISROIL S.L. contra GALP ENERGÍA ESPAÑA S.A.

"2.º- ABSUELVO a la parte demandada de los pedimentos de la demanda.

"3.º- CONDENO a la parte actora al pago de las costas".

Segundo.—Contra dicha resolución interpuso recurso de apelación la demandante, Disroil S.L.

Tercero.—Las actuaciones se registraron en esta Audiencia Provincial el 2 de noviembre de 2012. Correspondió, por reparto, el conocimiento del recurso a esta Sección Decimotercera. Fue incoado el correspondiente rollo y se asignó ponencia, con arreglo a las normas preestablecidas al efecto. Se señaló para la DELIBERACIÓN, VOTACIÓN y FALLO del recurso el día 9 de octubre de este año y dicho día fue examinada y decidida la apelación por este Tribunal.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—El Tribunal acepta los Fundamentos de Derecho de la sentencia recurrida. Se exceptúa solo lo referido al pago por la demandada del rappel correspondiente a 2004.

Segundo.—[-Uno.-] Según se expresa en el Fundamento de Derecho Primero de la sentencia recurrida:

"Se alega en la demanda:

"-Que con fecha 1 de agosto de 1992 se celebra entre las partes contrato de distribución en exclusiva de lubricantes GAPL en la zona del Principado de Asturias (documento n.º 2 A).

"-Que, exclusivamente para el año 1993, se fijó un plan de ventas que contenía 'una previsión mínima de ventas' para ese año, sin que lo sucesivos se estableciera previsión alguna.

"-Que, a partir de 1999, GALP dejó de de abonar a DOSROIL los rappels devengados por la venta de los productos GALP en Asturias.

"-Que la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a GALP al abono de los rappels de los años 1999 a 2003 en sentencia de 21 de febrero de 2006 (documento n.º 5 de la demanda).

"-Que el 5 de mayo de 2009 DISROIL recibe un abono de 5.925,28 euros, que DISROIL imputa a los rappels del período de 2004 a mayo de 2009 si bien falta por abonar la cantidad de 653,92 euros.

"-Que por comunicación de 4 de mayo de 2009, recibida después del ingreso antes mencionado, GALP comunica a DISROIL su voluntad de resolver el contrato por comercializar otras marcas sin la autorización de GALP y no alcanzar la venta de lubricantes en Asturias el volumen mínimo acordado por las partes (documento n.º 7 de la demanda).

"La parte actora niega el incumplimiento del contrato alegado por GALP como causa de resolución, imputa a ésta a su vez el incumplimiento de las obligaciones de pago de rappels y afirma que ha intentado prescindir de su distribuidor en Asturias creando su propia red comercial".

[-Dos.-] Disroil S.L. (Disroil desde ahora) solicitó en el presente procedimiento contra Galp Energía España S.A. (Galp en lo sucesivo) una sentencia por la que:

-Se declarase que ha existido un contrato de distribución entre Disroil y Galp.

-Se declarase que Galp había incumplido de forma continuada y previa el contrato de distribución en exclusiva citado.

-Se declarase injustificado y unilateralmente resuelto el citado contrato de distribución en exclusiva por Galp.

-Se declarase que Galp no ha cumplido el plazo de preaviso del contrato de distribución en exclusiva.

-Se condenase a Galp al pago a Disroil de las siguientes cantidades:

Rappels adeudados (de 2004 a 2009),

653,92 euros más el impuesto sobre el

valor añadido (al 18%) más intereses

de la Ley de medidas de lucha contra

la morosidad, 771,62 euros.

Intereses con arreglo a la Ley de me-

didas de lucha contra la morosidad

de la cantidad de 5.925,28 euros pagada

fuera de plazo, de rappels de 2004

a 2009, 1.206,25 euros.

Falta de preaviso. 1. Beneficio

no percibido por pedidos realizados 30.455,63 euros.

Falta de preaviso. 2. Rappels de los

pedidos no servidos 2.560,73 euros.

Indemnización por clientela 20.011,04 euros.

Daños y perjuicios por actuación

dolosa de Galp. 1. Stock de productos

Galp. 11.056,03 euros.

Daños y perjuicios por actuación

dolosa de Galp. 2. Pérdida de

imagen y prestigio comercial 90.000,00 euros.

Daños y perjuicios por actuación

dolosa de Galp. 3. Lucro cesante o

ganancia dejada de percibir 10.005,52 euros.

Incumplimiento de pacto en exclusiva.

Cantidades derivadas de la aplicación

del artículo 12, apartado dos, de la

Ley del Contrato de Agencia en relación

con la cláusula tercera del anexo I

del contrato La cantidad que

se determine por

perito o en ejecución de

sentencia.

-Se condenase a Galp a pagar todos los intereses devengados, incluidos los moratorios, de todas las cantidades enumeradas en los apartados precedentes.

-Se condenase a Galp al pago de las costas.

[-Tres.-] En la audiencia previa, apreciándose por la juzgadora la excepción de defecto formal en el modo de proponer la demanda, se excluyó del objeto del proceso la pretensión de incumplimiento de pacto en exclusiva, consistente en las cantidades derivadas de la aplicación del artículo 12, apartado dos, de la Ley del Contrato de Agencia en relación con la cláusula tercera del anexo I del contrato, concepto por el que solicitaba la cantidad que se determinase por perito o en ejecución de sentencia.

[-Cuatro.-] La sentencia del Juzgado desestimó del todo la demanda, con condena en costas a la actora.

En los Fundamentos de Derecho Tercero y Cuarto se examinaba, como primera cuestión controvertida, la existencia o inexistencia de pacto sobre volumen mínimo de ventas para las anualidades posteriores a 1993.

Se decía en la sentencia:

"El hecho de que se verifique el pago de los rappels sin exigir un mínimo de ventas no puede llevar a entender que la parte actora careciese de obligación alguna a este respecto".

Y:

"(...) las ventas de los ejercicios de 2007 (33,914 TM), 2008 (26,178 TM) y primer trimestre del ejercicio de 2009 (1,923 TM), según datos de la comunicación de 4 de mayo de 2009 (documento 7 de la demanda y 2 de la contestación), no impugnados por la parte actora, aparecen lejanos a la previsión de ventas a las que se obligó la parte actora en el momento de la celebración del contrato (...)"

En el Fundamento de Derecho Quinto se considera probada la segunda causa de incumplimiento esgrimida por Galp al resolver el contrato, esto es, la inobservancia del deber de distribución en exclusiva.

En el Fundamento de Derecho Sexto se examina si la demandada estaba al corriente de sus obligaciones en el momento de la resolución, requisito para que pueda acordarse, conforme al artículo 1124 del Código Civil.

[-Cuatro.-] Disroil recurre en apelación la anterior sentencia, a través de las siguientes alegaciones:

[-Primera.-] Requisitos procesales, sin contenido impugnatorio.

[-Segunda.-] Fundamentos del recurso.

2.1 Infracción de los artículos 292. apartado cuatro, 301 al 316 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre las consecuencias legales de la no comparecencia del legal representante de la demandada.

2.2 Aplicación incorrecta de las normas de derecho sustantivo.

2.2.1. Incumplimiento previo de Galp. Nadie puede exigir sin haber cumplido. Rappels de 1999 a 2003. Rappels de 2004 a 2009.

2.2.2. Fechas de los presuntos incumplimientos de Disroil contenidos en la sentencia recurrida.

2.3. Disroil ha cumplido el contrato de distribución.

2.3.1. Significado de "previsión mínima de ventas".Interpuesta la demanda de Disroil para reclamar los pagos de los rappels vencidos y adeudados (de 1999 a 2003), Galp no hizo en su contestación mención alguna al incumplimiento de los planes de venta, dando por buenas las ventas de Disroil y la política comercial ad hoc, año a año, de Galp. Teoría de los actos propios y artículo 400 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

2.3.2. La sentencia recurrida (Fundamento de Derecho Quinto) no tiene en cuenta la carga de la prueba, que corresponde a Galp, sobre presuntas compras de lubricantes compatibles con Galp con anterioridad a 2009 y a la estipulación tercera, letra G, del contrato, que recoge la obligación de Disroil de

"... mantener a PETROGAL (ahora Galp) informada de las condiciones de venta practicadas por la competencia de su zona".

Las ventas de Fuch a Disroil son testimoniales, nada importantes, y son de productos excluyentes de Galp (contestación de Fuch a la petición de información del Juzgado).Disroil realizó compras de productos excluyentes y lo contrario corresponde probarlo a Galp. Por otro lado, el contrato de distribución en exclusiva permite a Disroil comercializar productos de marcas distintas de Galp que no estén en el catálogo de Galp.

Tercero.—[-Uno.-] El motivo o fundamento 2.1 del recurso, sobre las consecuencias legales de la no comparecencia de la persona convocada como legal representante de la demandada, don Fructuoso, no habiendo la juzgadora a quo tenido por reconocidos los hechos de la demanda por tal incomparecencia injustificada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 304 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, debe rechazarse. Dicha persona no representaba a la sociedad demandada en la fecha del juicio, lo que fue acreditado documentalmente por Galp en ese mismo acto (folios 719 al 724 de las actuaciones de la primera instancia, tomo II). Por lo demás, Galp había alegado ya en la audiencia previa que tal persona no tenía conocimiento directo de los hechos del proceso, al no haber intervenido en los mismos, e indicó qué persona con tal conocimiento, autorizada para ser interrogado en nombre de la sociedad demandada, podía comparecer en su lugar, proposición que volvió a hacer el letrado de Galp en el acto del juicio, por lo que no puede darse a la incomparecencia del señor Murteira Nabo la trascendencia jurídica que la apelante pretende, porque, aunque debidamente citada para el interrogatorio, no podía declarar en nombre de una mercantil a la que no representaba. De otra parte, el artículo 304 de la ley procesal civil fija la admisión tácita de hechos en caso de incomparecencia solo en relación con aquellos en los que la parte hubiese intervenido personalmente, y no con todos los de la demanda, pero, además, establece el mismo precepto tal presunción como facultativa, no obligatoria ("el tribunal podrá considerar reconocidos..."), habiendo actuado con prudencia y de modo razonable la juzgadora a quo al no haber hecho empleo de la ficta confessio en un caso de la naturaleza de este, en que la cuestión fáctica debe resolverse fundamentalmente a través de documentos y pericias.

[-Dos.-] Sobre el motivo o fundamento 2.2 del recurso de apelación de Disroil. La apelante rechaza la legitimidad de la resolución del contrato hecha por Galp, porque esta se hallaba, cuando comunicó la resolución a Disroil, incursa en incumplimiento contractual en relación con su obligación de pago de rappels a la distribuidora, siendo Galp una parte incumplidora que no puede exigir el cumplimiento a la otra, como tampoco resolver el contrato por el pretendido incumplimiento de la otra. Y cita Disroil los rappels de los años 1999 a 2003, por importe de 7.323,54 euros, que la demandada no satisfizo en sus respectivos momentos y que hubieron de ser reclamados judicialmente (sentencia de la Sección Decimocuarta de esta Audiencia Provincial de 21 de febrero de 2006, documento 5 de los de la demanda, tomo I) y los rappels de 2004 hasta la resolución del contrato, que no fueron pagados por la empresaria hasta el mismo momento de la resolución, con un abono en cuenta bancaria de 5.925,28 euros, faltando aún de abonar por el indicado período 653,92 euros, más los intereses, diciéndose en el recurso:

"Esto es, la parte demandada no puede alegar incumplimiento de DISROIL del contrato de distribución ya que la parte demandada GALP incumplió con carácter previo el contrato, desde octubre de 1999 hasta la actualidad, ya que, aunque en mayo de 2009 abonó la cantidad de 5.925,28 euros, aún resta por abonar los intereses contractuales que señala el contrato de distribución, cláusula 6.B.3".

A esto debe responderse:

(-a.-) Que los rappels de 1999 a 2003 (con exactitud, según la sentencia de esta Audiencia citada, del último trimestre de 1999 y de los años 2002 y 2003) estaban satisfechos cuando la resolución del contrato por Galp. Y que el impago se debió, como resulta de la sentencia, al entendimiento por parte de Galp de que los mismos debían ser satisfechos por otra sociedad participada, a la que se había cedido el contrato de distribución (Galpfer).

(-b.-) Que los rappels de los trimestres segundo, tercero y cuarto de 2005 y de 2006 a 2008 más los del primer trimestre de 2009 están también pagados en virtud del ingreso en cuenta corriente hecho en mayo de 1999, al tiempo de la resolución contractual.

(-c.-) Que tales retrasos no afectaron sustancialmente al contrato, no revestían entidad suficiente como para frustrar el propio fin del contrato ni supusieron infracción grave de su contenido esencial del contrato, esto es, no constituyeron un incumplimiento grave, esencial y definitivo del contrato de distribución. No tienen eficacia resolutoria por lo que no pueden ser opuestos por Disroil como obstáculo a la actuación resolutoria de la demandada por incumplimientos de la actora.

(-d.-) Disroil alega que falta por pagar del período 2004 al primer trimestre de 2009 la cantidad de 653,92 euros (cantidad expresamente reclamada en la demanda) y, a la vista de los documentos de autos al respecto, no discutiéndose que en el año 2004 se devengó por la distribuidora el correspondiente rappel por compras, no se ha probado el pago del mismo, porque la sentencia de la Sección Decimocuarta de esta Audiencia Provincial, de 21 de febrero de 2006, comprende los rappels correspondientes al último trimestre de 1999 y a los años 2002 y 2003 (documento 6 de los de la demanda, tomo I) y los rappels pagados en mayo de 2009 son los de los trimestres segundo, tercero y cuarto de 2005 y de 2006 a 2008 más los del primer trimestre de 2009, según resulta de las facturas de abono adjuntas a la comunicación de resolución del documento 2 de los de la contestación (folios 337 y 338, tomo II).

Luego no hay prueba del pago del rappel de 2004, ese rappel fue devengado por la distribuidora, corresponde la prueba del pago a la empresaria y, además, ese rappel es reclamado en el proceso por Disroil (si no específicamente como rappel de 2004, sí como parte pendiente de cobro por los rappels de 2004 al primer trimestre 2009).

La cantidad reclamada de 653,92 euros más el impuesto al 18 por ciento (en total 771,62 euros), aunque procedente de la relación de compras netas presentada con la demanda como documento 6 (tomo I), que ha sido impugnado, resulta acorde con el premio o incentivo reconocido por la demandada correspondiente a 2005 o 2006 (mismo documento 2 de los de la contestación, tomo II).

(-e.-) Por lo expuesto, deberá ser condenada Galp a pagar a Disroil la cantidad de 771,62 euros por el rappel de 2004.

(-f.-) Sin que esta deuda, dada su nimia entidad en el marco del alcance económico del contrato, pueda considerarse un incumplimiento de Galp grave y que afecte a la misma esencia del contrato, que hubiese inhabilitado a la demandada para resolver el contrato por incumplimiento de la contraparte.

[-Tres.-] En cuanto a los intereses con arreglo a la Ley de medidas de lucha contra la morosidad de la cantidad de 5.925,2 euros pagados por rappels en mayo de 2009, reclamados en la demanda, nos ocuparemos más tarde, una vez hayamos decidido la impugnación acerca del incumplimiento por Disroil del contrato de distribución, fundamento de la resolución contractual de Galp.

[-Cuatro.-] No se hará mención alguna al pretendido incumplimiento contractual de Galp expresado en la demanda como "tercer incumplimiento contractual de Galp" (que la demandada hubiese intentado prescindir de su distribuidor en exclusiva en Asturias por la vía de hecho como consecuencia de su política comercial), rechazado en el Fundamento Sexto de la sentencia recurrida, porque ninguna alusión al mismo se ha efectuado en el recurso de apelación.

[-Cinco.-] Sobre el motivo o fundamento 2.3 del recurso de apelación, referido a que Disroil hubiese cumplido el contrato de distribución y, por lo tanto, la resolución del contrato de distribución declarada por Galp haya de tenerse por injustificada.

Los dos incumplimientos de la actora en que se funda la resolución del contrato hecha por Galp el 4 de mayo de 2009 (documentos 7 de los de la demanda, tomo I, y 2 de los de la contestación, tomo II), en ejercicio de las cláusulas 6.B.2 y 6.B.1 del contrato de 1 de agosto de 1992 (documento 2 de los de la demanda, tomo I), esto es,

"no alcanzar los mínimos de venta acordados, sin razones que puedan ser consideradas de fuerza mayor"

y "la comercialización de productos de otras marcas de la competencia a la representada, salvo autorización escrita de Petrogal (al tiempo del contrato, ahora Galp), en este sentido",

han quedado suficientemente probados en el proceso y, a tal efecto, nos remitimos a lo expresado con rigor y minuciosidad en los Fundamentos Tercero, Cuarto (incumplimiento de los mínimos de venta) y Quinto (comercialización de productos de otras marcas) de la sentencia apelada.

El anexo 1 del contrato de 1992 (documento 3 de los de la demanda, tomo I) establecía una previsión mínima de ventas para el ejercicio 2003 fijada en 80 toneladas en el año, con concierto de un rappel a cargo de Galp que se abonaría al final de cada trimestre y que consistiría en el cinco por ciento de la facturación neta si las compras trimestrales eran superiores a los 20 toneladas, del cuatro por ciento si oscilaban entre 15 y 20 toneladas y de un tres por ciento si no superaban las 15 toneladas. Ese pacto de volumen mínimo de ventas no se modificó nunca.

El Tribunal muestra su completo acuerdo con lo razonado en la sentencia de la primera instancia (Fundamento de Derecho Tercero):

"GALP reconoce en la contestación a la demanda que desde los años 1992 a 1999 y a pesar de que la actora solo cumplió la previsión mínima de ventas del anexo I del contrato durante los ejercicios 1995 y 1996, se abonaron los rappels a la demandada";

"...GALP no exigió, en las anualidades posteriores al año 1993, un volumen mínimo de ventas para abonar los descuentos pactados";

"El hecho de que se verificase el pago de los rappels sin exigir un mínimo de ventas no puede llevar a entender que la parte actora careciese de obligación alguna a este respecto. Y ello porque su primera obligación, según el contrato (estipulación 3.ª A), era la de cumplir un plan mínimo de ventas anual fijado por PETROGAL para la zona según el anexo I. si bien GALP flexibilizó esta exigencia de modo que actos posteriores lleguen a implicar que la previsión era más orientadora que determinante del derecho al cobro de rappels, su conducta no puede conducir necesariamente a entender que renunció a la obtención de un resultado mínimo de ventas a cambio de la exclusividad en la zona del Principado de Asturias. Así pues para determinar si ha existido incumplimiento grave de sus obligaciones por parte de DISROIL que justifique la resolución del contrato, ha de tomarse como base la previsión de de 1993 si no como un límite estricto por debajo del cual puede entenderse producido un incumplimiento con entidad para resolver el contrato, sí como un indicador de la previsión de ventas efectuada en el momento de la celebración del contrato y no modificada ni suprimida expresamente por las partes".

Disroil rechaza la existencia de una "previsión mínima de ventas" de carácter vinculante y razona en el recurso que, interpuesta la demanda de Disroil para reclamar los pagos de los rappels vencidos y adeudados (de 1999 a 2003), Galp no hizo en su contestación mención alguna al incumplimiento de los planes de venta, dando por buenas las ventas de Disroil y la política comercial ad hoc, año a año, de Galp, invocando la doctrina de los actos propios y el artículo 400 de la Ley de Enjuiciamiento Civil:

"1.Cuando lo que se pida en la demanda pueda fundarse en diferentes hechos o en distintos fundamentos o títulos jurídicos, habrán de aducirse en ella cuantos resulten conocidos o puedan invocarse al tiempo de interponerla, sin que sea admisible reservar su alegación para un proceso ulterior.

"(...)

"2. De conformidad con lo dispuesto en al apartado anterior, a efectos de litispendencia y de cosa juzgada, los hechos y los fundamentos jurídicos aducidos en un litigio se considerarán los mismos que los alegados en otro juicio anterior si hubiesen podido alegarse en éste".

Pero no hay que olvidar que en el procedimiento precedente, resuelto definitivamente por la Sección Decimocuarta de esta Audiencia por sentencia de 21 de febrero de 2006 (documento 5 de los de la demanda, tomo I), Galp se opuso a la demanda invocando no ser ella, sino otra entidad (Galpfer) la que, en su caso, estaría obligada a pagar los rappels reclamados, sin necesidad, desde esa posición procesal de considerar si los rappels cuestionados eran debidos o no. De forma que no hay acto propio. Y tampoco cosa juzgada fundada en un precepto que afecta a los demandantes o a los reconvinientes, y no a los demandados.

[-Seis.-] Las ventas fueron de 33,914 toneladas en 2007, de 26,178 toneladas en 2008 y de 1,923 toneladas en el primer trimestre de 2009 (el 42,5 por ciento de la previsión en el primer año, el 32,75 por ciento de la previsión en el año 2008 y el 10 por ciento de la previsión en el primer trimestre de 2009). Estos datos ponen de manifiesto un abandono grave por Disroil de los deberes propios de un distribuidor, por lo que Galp resolvió el contrato concurriendo manifiestamente una de las causas de resolución contractual, según lo dispuesto en el propio contrato.

Disroil expresa en el recurso que Galp había fijado unas cuotas mínimas tales que hicieron inviable o imposible que el concesionario cumpliese la obligación asumida, lo que supuso la creación de una vía para la concedente de poder denunciar unilateralmente el contrato con una falsa justa causa. Se trata de una alegación nueva y, de otra parte, absolutamente improbada. Máxime si se tiene en cuenta que Galp había aceptado como asumibles los volúmenes de ventas hasta 2007 (testimonio en el juicio de don Olegario, de la división de lubricantes de Galp desde finales de 2006 hasta principios de 2009).

[-Siete.-] En lo que se refiere al segundo incumplimiento en que se funda la resolución hecha valer por Galp (venta por Disroil de lubricantes de marcas de la competencia), ello resulta con claridad en virtud del acta levantada por la notaria de Alcobendas doña Pilar M. Ortega Rincón el 4 de mayo de 2009, sobre comprobación de ofertas de productos en Internet en la página web de Disroil (documento 4 de los de la contestación a la demanda, tomo II), el informe pericial de don Ramón, ratificado y explicado en el juicio (folios 445 al 461, tomo II), y las respuestas por escrito solicitadas a Fuchs Lubricantes S.A., al amparo del lo establecido en el artículo381 de la ley procedimental (folios 565 al 567, tomo II).

De los productos ofrecidos por Disroil a la venta en su página web no fabricados por Galp, 33 eran equivalentes a lubricantes de la marca Galp, según resulta del informe pericial. Por lo demás, Fuchs Lubricantes S.A. ha confirmado, a través de su declaración escrita, que vende a Disroil lubricantes de automoción desde el año 2002 de manera continuada, por un importe económico de 5.955,59 euros y que Disroil es uno de sus distribuidores.

Se alega por Disroil que las compras hechas a Fuchs son testimoniales, nada importantes, de productos excluyentes de Galp, y que lo contrario corresponde probarlo a Galp. También que, por otro lado, el contrato de distribución en exclusiva permite a Disroil comercializar productos de marcas distintas de Galp que no estén en el catálogo de Galp.

Pero es de constatar que de los 33 productos vendidos por Disroil con equivalente a los lubricantes de Galp constatados por el perito señor Ramón, NUM000 son productos de la marca Fuchs (véase relación, folio 460, tomo II).

Por último, la apelante Disroil expresa en el recurso que la sentencia recurrida no tiene en cuenta lo pactado en la estipulación tercera, letra G, del contrato, que recoge la obligación de Disroil de "... mantener a PETROGAL (ahora Galp) informada de las condiciones de venta practicadas por la competencia de su zona" y que para cumplir dicha obligación Disroil debía adquirir productos de la competencia. Como se dice en la oposición al recurso de la demandada, una cosa es informar de las condiciones de venta de la competencia -e incluso tener que adquirir productos para ello- y otra muy distinta vender lubricantes ajenos a Galp.

[-Ocho.-] Desestimaremos el motivo o fundamento 2.3 del recurso, sobre incumplimientos de Disroil.

[-Nueve.-] En lo que atañe los intereses con arreglo a la Ley de medidas de lucha contra la morosidad de la cantidad de 5.925,2 euros pagada por rappels en mayo de 2009, reclamados en la demanda. Se está pidiendo una indemnización por daños y perjuicios causados por la mora en el cumplimiento de las obligaciones de la concedente (artículo 1101 del Código Civil). Pero, admitiendo que los rappels tenían que haberse pagado al concluir la anualidad de sus devengos (puede considerarse aceptado por Disroil que los pagos de rappels no se efectuasen al término de cada trimestre, sino vencido el año), esos vencimientos habrían ocurrido cuando ya Disroil estaba incursa en causa de incumplimiento (desde 2002 vendía productos de la competencia), siendo de aplicar lo establecido en el último párrafo del artículo 1100 del Código Civil:

"En las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el otro no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe. Desde que uno de los obligados cumple su obligación, empieza la mora para el otro".

Esto es, mientras Disroil incumplía el contrato de distribución, no podía existir mora de la contraparte en el cumplimiento de sus obligaciones.

Cuarto.—Expuesto todo lo anterior, habrá de desestimarse el recurso y confirmarse la sentencia recurrida, salvo en orden a los rappels de 2004, debidos a la actora por la demandada, en cuanto aquella realizó la contraprestación remunerada con el rappel, pese a la situación de incumplimiento en que se hallaba en otras áreas contractuales. Lo que conduce a una estimación del recurso, aunque extremadamente parcial, y a una estimación mínima de la demanda, en 771,62 euros.

Tal estimación parcial de la demanda no da lugar a que se modifique el pronunciamiento sobre las costas de la primera instancia, pues el resultado es, en suma, de desestimación sustancial (por 771,62 euros de los 166.066,82 euros reclamados).

Quinto.—No obstante, en esta instancia el recurso de apelación ha de tenerse por parcialmente estimado, con el efecto de no hacerse pronunciamiento sobre las costas de la apelación, conforme a lo dispuesto en el artículo 398, apartado dos, de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Y mandaremos restituir el depósito constituido, según lo dispuesto en el apartado ocho de la disposición adicional decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial.


FALLAMOS


 
Que debemos ESTIMAR y ESTIMAMOS parcialmente el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia de 10 de julio de 2012 del Juzgado de Primera Instancia número Doce de los de Madrid, dictada en el procedimiento del que dimana este rollo, CONFIRMANDO en todo dicha resolución (incluido en su pronunciamiento sobre las costas de la primera instancia), a la que se añade que CONDENAMOS a la demandada, Galp Energía España S.A., a pagar a la demandante, Disroil S.L., la cantidad de 771,62 euros (setecientos setenta y un euros con sesenta y dos céntimos) y los intereses de dicha cantidad del artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil desde la fecha de esta sentencia.

Quedando desestimados todos los pedimentos de la demanda, salvo el expresamente acogido.

No hacemos pronunciamiento sobre las costas de la apelación.

Con devolución a Disroil S.L. del depósito constituido para recurrir.

Contra esta sentencia cabe recurso de casación, siempre que la resolución del recurso presente interés casacional, con cumplimiento de los requisitos formales y de fondo de interposición, y recurso extraordinario por infracción procesal, ambos ante la Sala Primera del Tribunal Supremo, los que deberán interponerse ante este Tribunal en el plazo de VEINTE días desde el siguiente al de la notificación de la sentencia. No podrá presentarse recurso extraordinario por infracción procesal sin formular recurso de casación.

Haciéndose saber a las partes que al tiempo de la interposición de los mismos, deberán acreditar haber constituido el depósito que, por importe de 50 €por cada tipo de recurso, previene la Disposición Adicional Decimoquinta de la L.O.P.J., establecida por la Ley Orgánica 1/09, de 3 de noviembre, sin cuyo requisito, el recurso de que se trate no será admitido a trámite.

Dicho depósito habrá de constituirse expresando que se trata de un "Recurso", seguido del código y tipo concreto de recurso del que se trate, en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones de esta Sección abierta con el n.º 2580, en la sucursal 1036 de Banesto, sita en la calle Ferraz n.º 43.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de sala 890/12, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándosele publicidad en legal forma y expidiéndose certificación literal de la misma para su unión al rollo. Doy fe


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación