Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 291/2013 de 25 de octubre


 RESUMEN:

Sociedades limitadas: Nulidad de acuerdo adoptado en Junta General por el que se aprueba ratificar un contrato de trabajo de director-gerente suscrito por un apoderado de la sociedad, siendo necesaria la firma de los demás apoderados para ello. Actos lesivos para la sociedad: Irregularidad de percepción de honorarios.

N.I.G.: 28.079.00.2-2012/0006293

Rollo de apelación n.º 356/2012

Materia: Derecho de sociedades. Impugnación de acuerdos sociales

Órgano judicial de origen: Juzgado de lo Mercantil n.º 2 de Madrid

Autos de origen: Juicio ordinario 479/2010

Parte apelante: D. Jose Francisco

Procurador/a: D. Juan Antonio García San Miguel y Orueta

Letrado/a: D. Luis Paricio Serrano

Parte apelada: ESTRENOS 21, S.L.

Procurador/a: D. Federico Pinilla Romeo

Letrado/a: D. Ignacio Ruiz Damas

SENTENCIA n.º 291/2013

En Madrid, a 25 de octubre de 2013.

En nombre de S.M. el Rey, la Sección Vigésima Octava de la Audiencia Provincial de Madrid, especializada en materia mercantil, integrada por los ilustrísimos señores magistrados D. Ángel Galgo Peco, D. Gregorio Plaza González y D. Enrique García García, ha visto en grado de apelación, bajo el n.º de rollo 356/2012, los autos 479/2010, provenientes del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid.

Las partes han actuado representadas y con la asistencia de los profesionales identificados en el encabezamiento de la presente resolución.


A N T E C E D E N T E S D E H E C H O


 
Primero.—El procurador D. Juan Antonio García San Miguel y Orueta, actuando en nombre y representación de D. Jose Francisco, presentó el 27 de julio de 2010 demanda contra ESTRENOS 21, S.L., en ejercicio de la acción de impugnación de acuerdos sociales adoptados en la junta general de la referida mercantil celebrada el día 30 de junio de 2010, para solicitar una sentencia que declarase: "1.- La nulidad del acuerdo primero adoptado en la referida junta general de Estrenos 21, S.L., por el que se ratificó el contrato del director general-gerente de D. Mateo, por ser contrario a la Ley. 2.- subsidiaria y alternativamente, para el caso en que no se estime la petición anterior, se declare la nulidad del referido acuerdo por ser lesivo para la sociedad y beneficioso para el socio mayoritario. 3.- Se condene a la sociedad demandada a estar y pasar por dicha declaración y el pago de las costas causadas en este proceso".

Segundo.—Tras seguirse el juicio por sus trámites, el Juzgado de lo Mercantil dictó sentencia, con fecha 22 de marzo de 2011, con el siguiente fallo: "Que desestimando la demanda interpuesta por el procurador de los tribunales D. Juan Antonio García San Miguel y Orueta, en nombre y representación de D. Jose Francisco, debo absolver y absuelvo a la mercantil ESTRENOS 21, S.L., de los pedimentos deducidos en su contra, con expresa condena en costas al actor".

Tercero.—Notificada dicha resolución a las partes litigantes, D. Jose Francisco interpuso recurso de apelación, que, admitido por el mencionado juzgado y tramitado en legal forma, con oposición de la parte contraria, han dado lugar a la formación del presente rollo ante esta sección de la Audiencia Provincial de Madrid, que se ha seguido con arreglo a los trámites de los de su clase.

La deliberación, votación y fallo del asunto se realizó con fecha 24 de octubre de 2013.

Ha actuado como ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Ángel Galgo Peco, que expresa el parecer del tribunal.

Cuarto.—En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.


F U N D A M E N T O S D E D E R E C H O


 
Primero.—ANTECEDENTES PROCESALES

1.- La presente litis trae causa de la demanda promovida por D. Jose Francisco a fin de que se declare nulo el acuerdo adoptado en la junta general de ESTRENOS 21, S.L. celebrada el 30 de junio de 2010 en relación con el punto primero del orden del día. En virtud de dicho acuerdo, se aprobó ratificar el contrato de trabajo como director-gerente de fecha 11 de enero de 2010 suscrito con D. Mateo por D. Olegario en calidad de apoderado de ESTRENOS 21, S.L.

2.- Aduce el demandante como fundamento de su pretensión que el acuerdo impugnado resulta contrario a la Ley. Dicha calificación obedece, aunque no exclusivamente, a la valoración que a la parte merece el contenido de la cláusula cuarta del contrato en cuestión, que, en lo que aquí resulta relevante, transcribimos a continuación:

"Cuarta.- La cuantía de la retribución por todos los conceptos es de OCHENTA MIL -80.000 euros- brutos anuales.

Desde el año 2003 sus honorarios han venido siendo la cantidad anteriormente reconocida de 80.000 euros brutos anuales; tal y como ha venido siendo ratificado por la propia Junta General expresamente, entre otros, mediante acuerdo de fecha 28 de junio de 2007.

Se autoriza al Sr. Mateo a reclamar a la sociedad la diferencia entre la mencionada cantidad y la que realmente recibiera en su día.

El Sr. Mateo renuncia expresamente a las cantidades reconocidas en este acto y no cobradas correspondientes a años anteriores a 2010, evitándose así tener que llevar a cabo ningún tipo de ajuste ni desembolso por la entidad.

[...]".

3.- Entiende el demandante que la ratificación del meritado contrato entraña un fraude, toda vez que, el anterior salario del Sr. Mateo no era el de 80.000 euros que allí se señala sino un importe inferior, persiguiéndose con el acuerdo en cuestión dar apariencia legal al cobro por parte de aquella persona de determinadas cantidades durante el periodo 2003-2006 en concepto de asesoramiento profesional, cantidades que, habiendo sido declaradas judicialmente nulas, se pretenden integrar por medio del acuerdo en el concepto de salario. Se señala, asimismo, que la ratificación del contrato no sería posible sin que la sociedad dejase previamente sin efecto los acuerdos adoptados en años anteriores aprobando a posteriori las cantidades percibidas por el Sr. Mateo, por estar en contradicción con el contenido de aquel. Finalmente, se argumenta que el contrato sujeto a ratificación encubre una modificación de la relación de prestación de servicios preexistente entre el Sr. Mateo y ESTRENOS 21, S.L., habiéndose aquel suscrito sin que mediase para ello previo acuerdo de la junta general, con lo que se habría infringido el artículo 67 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada (en adelante, "LSRL", texto al que habrá de estarse en la resolución del caso por razones de vigencia temporal). En relación con este último extremo, se subraya igualmente que quien firmó el contrato en nombre de ESTRENOS 21, S.L. carecía de facultades para vincular con su sola firma a esta última, dada su condición de apoderado mancomunado, faltando la necesaria firma de los demás apoderados.

4.- Con carácter subsidiario, el demandante solicita que se declare nulo el acuerdo por resultar lesivo para los intereses de la sociedad.

5.- El Juzgado de lo Mercantil dictó sentencia rechazando los pedimentos de la demanda. Por lo que se refiere a los alegatos de fraude, observa que en la propia demanda se reconoce que anualmente se aprobaba un tope máximo para la retribución del Sr. Mateo de 80.000 euros, aunque no los llegase nunca a percibir, y, en cuanto a la transformación de la retribución por servicios profesionales en sueldo con efectos retroactivos, que no es eso lo que se desprende del contrato, sino todo lo contrario, toda vez que lo que se recoge en él es la expresa renuncia del Sr. Mateo a lo no cobrado, lo que comporta la imposibilidad de recuperar por esta vía las cantidades declaradas nulas. En lo tocante a las acusaciones de abusividad y perjuicio para la sociedad ligadas al importe del salario que se fija en el contrato objeto de ratificación por el acuerdo impugnado, señala el juzgador que dicho concepto en realidad no se ha visto incrementado en aquel, pues con anterioridad ya se encontraba fijado en la misma cuantía, sin perjuicio de que el Sr. Mateo viniese renunciando a parte del mismo, lo que en definitiva significa el mantenimiento de la situación preexistente.

6.- Disconforme con tal decisión, la parte demandante recurrió en apelación, reproduciendo en el recurso sus planteamientos iniciales.

Segundo.—APORTACIÓN POR LA PARTE RECURRENTE DE LAS SENTENCIAS DICTADAS POR ESTA SALA CON FECHA 14 DE OCTUBRE DE 2011 (ROLLO DE APELACIÓN 010/2011) 16 DE DICIEMBRE DE 2011 (ROLLO DE APELACIÓN 274/2011), FIRMES

7.- Por escrito con registro de entrada 10 de mayo de 2012, la parte recurrente, al amparo de lo establecido en el artículo 271.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, aportó sendas copias de las sentencias de esta Sala referenciadas en el encabezamiento del apartado, y de las diligencias de ordenación en las que, al haber adquirido aquellas firmeza, se ordena la devolución de los autos originales al Juzgado de referencia y el archivo del rollo. Dichas sentencias son de fecha posterior a la de presentación del escrito de interposición del recurso.

8.- Debiendo pronunciarnos en sentencia sobre la admisión y alcance de los documentos aportados, según dispone el precepto más arriba indicado, hemos de indicar que ninguna duda nos presenta la admisibilidad de las sentencias objeto de consideración, por su carácter ciertamente condicionante de la resolución del presente recurso.

9.- En efecto, uno de los alegatos fundamentales de la parte promotora del expediente y aquí apelante versa sobre el carácter fraudulento del acuerdo objeto de impugnación, derivado de que con el mismo lo que se persigue es dar apariencia de legalidad a una serie de cantidades percibidas durante los años 2003 a 2006 por el Sr. Mateo en concepto de retribución por servicios de asesoramiento, al margen de lo cobrado como sueldo, sosteniendo la parte la irregularidad de tal práctica. Dicho alegato tiene entronque con lo establecido en la cláusula cuarta del contrato objeto de ratificación por el acuerdo impugnado, en la que, tras fijarse una retribución al Sr. Mateo de 80.000 euros, se añade: "Desde el año 2003 sus honorarios han venido siendo la cantidad anteriormente reconocida de 80.000 euros brutos anuales; tal y como ha venido siendo ratificado por la propia Junta General expresamente, entre otros, mediante acuerdo de fecha 28 de junio de 2007. // Se autoriza al Sr. Mateo a reclamar a la sociedad la diferencia entre la mencionada cantidad y la que realmente recibiera en su día".

10.- Por su parte, las sentencias aportadas en el curso de la segunda instancia por el recurrente vienen a establecer con carácter firme, en el caso de la fechada el 14 de octubre de 2011, la nulidad del acuerdo adoptado por la junta general de ESTRENOS 21, S.L. celebrada el 7 de agosto de 2006 consistente en ratificar los honorarios profesionales y las cantidades percibidas por el Sr. Mateo por los servicios prestados durante los ejercicios sociales 2002 a 2005 y 2006, y, en el caso de la de 16 de diciembre del mismo año, la nulidad del acuerdo adoptado en junta general de 28 de junio de 2007 por el que se ratificaban los honorarios profesionales y cantidades que habrían de percibir las personas que prestasen servicios como directores (este sería el caso del Sr. Mateo), apoderados o por trabajos profesionales de cualquier índole, no por su función de administradores, durante el ejercicio 2007.

11.- De esta forma, las sentencias objeto de consideración se revelan indubitablemente decisivas para la suerte del presente recurso, en cuanto determinan la nulidad de los acuerdos sociales enderezados a validar la percepción de las cantidades anteriormente indicadas, sobre cuya irregularidad ab origine pivota este punto concreto del discurso impugnatorio del apelante.

Tercero.—NULIDAD DEL ACUERDO IMPUGNADO POR SU CARÁCTER FRAUDULENTO

12.- Las consideraciones que preceden anticipan en gran medida la valoración favorable que nos merecen los alegatos de la parte recurrente. En efecto, en las dos sentencias anteriores de este tribunal se estiman las pretensiones impugnatorias del promotor del presente expediente con fundamento en la vulneración del derecho de información que como socio le correspondía. Sin embargo, al hilo de esta cuestión y como parte fundamental de su análisis, al situar ESTRENOS 21, S.L. las pretensiones del Sr. Jose Francisco en el terreno de la abusividad, la sentencia de 14 de octubre de 2011 subraya que la finalidad confesa de los acuerdos en examen no era otra que tratar de validar una actuación contra legem, consistente en la percepción de las retribuciones controvertidas por parte del Sr. Mateo sin autorización de la junta general y sin que el concepto al que se apuntaba como causa (los servicios pretendidamente prestados) hubiese resultado justificado. La sentencia de 16 de diciembre de 2011 abunda en estas consideraciones.

13.- Ante tal escenario, se nos presenta con claridad meridiana que la ratificación del contrato firmado ulteriormente con el Sr. Mateo por la junta general de 30 de junio de 2010 no constituye sino un redoblado intento de brindar cobertura a una situación viciada de raíz, por la vía de reconocer en el texto del contrato (tras haberse afirmado en el "exponen" -puntos 2.º y 5.º- que el Sr. Mateo ha venido desempeñando el puesto de trabajo al que va referido el contrato desde la creación de ESTRENOS 21, S.L. y que es intención de las partes plasmar en el contrato las condiciones que "han venido regulando" la relación laboral) que desde el año 2003 el importe de los honorarios del Sr. Mateo fue 80.000 euros brutos anuales. Se dice en el contrato objeto del acuerdo impugnado que dicho importe ha venido siendo ratificado por la junta general expresamente, "entre otros", mediante acuerdo de fecha 28 de junio de 2007. Ya vimos la suerte que los acuerdos encaminados a dar por valederos los importes cobrados por el Sr. Mateo por el concepto de servicios profesionales más allá de su retribución por vía de salario, siempre situada en la órbita de los 38.000 euros anuales, en los ejercicios 2002 a 2006, y los que hubieran de percibirse en el ejercicio 2007 (se trata, precisamente, del acuerdo apuntado en el texto del contrato), merecieron en la consideración de este Tribunal, con valor de cosa juzgada.

14.- El juzgador de la anterior instancia señala como eje de su razonamiento que es el propio recurrente el que en su escrito de demanda reconoce que anualmente se aprobaba un máximo de retribución para el Sr. Mateo de 80.000 euros. La parte apelada subraya también este dato en su escrito de oposición. Cierto es que en la demanda se dice lo que se indica, pero con un importante matiz, toda vez que lo que se señala en dicho escrito (página 9) es que tal fue la situación a partir del año 2006, y que era el beneficiado quien determinaba a la postre el importe a facturar y el momento en que debía facturársele, todo ello por un concepto, el de servicios profesionales ajenos a los propios de la relación laboral, que, en lo que alcanza el conocimiento de este tribunal, no está debidamente justificado.

15.-Ninguna acogida nos merece la interpretación que la sentencia recurrida hace en el sentido de que del texto del contrato objeto del acuerdo impugnado no se desprende la pretensión de transformar con efecto retroactivos la retribución por servicios profesionales en retribución a título de salario, habida cuenta la renuncia del Sr. Mateo a "las cantidades reconocidas en este acto y no cobradas correspondientes a años anteriores a 2010", por lo que, concluye el anterior juzgador, no cabría al Sr. Mateo intentar recuperar al socaire del contrato cuestionado "las cantidades percibidas declaradas nulas" por los precedentes pronunciamientos judiciales. El razonamiento falla al obviar que la renuncia alcanza precisamente a cantidades no cobradas, y aquí nos encontraríamos, por el contrario, ante cantidades efectivamente percibidas.

16.- Por lo demás, no resultan de recibo las referencias de la sociedad apelada presentando el presente como un eslabón más de la cadena de procesos promovidos por el recurrente con el exclusivo fin de perjudicarla en beneficio de terceras sociedades, todo ello a raíz de la animadversión surgida hacia el Sr. Mateo, lo que nos situaría en un plano próximo al abuso de derecho. La suerte final de todos esos procesos, que hasta la fecha han concluido favorablemente para el aquí también recurrente, pone de manifiesto la falta de fundamento de tales imputaciones.

17.- Por cuanto antecede, el recurso debe ser estimado, sin necesidad de entrar en el examen de la causa de nulidad formulada con carácter subsidiario.

Cuarto.—COSTAS

18.- La estimación del recurso comporta que las costas de la primera instancia deban imponerse a la mercantil demandada, sin que proceda hacer expreso pronunciamiento condenatorio en cuanto a las ocasionadas por el recurso, todo ello, de conformidad con los artículos 394 y 398.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, respectivamente

Vistos los preceptos citados y demás concordantes de general y pertinente aplicación al caso,


FALLO


 
En atención a lo expuesto, la Sala acuerda:

1.- Estimar el recurso de apelación interpuesto por D. Jose Francisco contra la sentencia dictada el 22 de marzo de 2011 por el Juzgado de lo Mercantil de Madrid número 2 en el procedimiento número 479/2010 del que este rollo dimana.

2.- En consecuencia, revocar la meritada resolución, acordando en su lugar:

2.1.- Declarar nulo el acuerdo adoptado en la junta general de ESTRENOS 21, S.L. por el que aprobó ratificar el contrato de trabajo como director-gerente de fecha 11 de enero de 2010 suscrito con D. Mateo por D. Olegario en calidad de apoderado de ESTRENOS 21, S.L.

2.2.- Imponer las costas de la primera instancia a la sociedad demandada.

3.- No hacer expreso pronunciamiento condenatorio en cuanto a las costas ocasionadas en esta segunda instancia.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos los Ilustrísimos Señores Magistrados integrantes de este Tribunal.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación