Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Murcia 587/2013 de 16 de diciembre


 RESUMEN:

Entidades aseguradoras: Contrato de vida. Cláusulas delimitadoras: Nulidad de cláusula que en caso de fallecimiento por infarto, que establece que la indemnización en dicho caso sería de un 20% del capital asegurado. Accidente profesional: Cobertura del infarto.

MURCIA

SENTENCIA: 00587/2013

SENTENCIA N.º 587/13

ILMOS SRES

D. Fernando López del Amo González

Presidente

D.ª M.ª Pilar Alonso Saura

D. Cayetano Blasco Ramón

Magistrados

En la Ciudad de Murcia a dieciséis de diciembre de dos mil trece.

Habiendo visto en grado de apelación la Sección Primera de esta Ilustrísima Audiencia Provincial los autos de juicio ordinario núm. 535/2011, que en primera instancia se han seguido en el Juzgado de Primera Instancia núm. uno de Mula, entre las partes, como actora, y en esta alzada apelada, Esther, representada por el Procurador Sr. Cantero Meseguer, y defendida por el Letrado Sr. Balsalobre Yago, y como demandada, y en esta alzada apelante, Aseguradora Caser S.A., representada por el Procurador Sr. Jiménez Martínez en esta segunda instancia, y defendida por el Letrado Sr. Campos Gil, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D. Cayetano Blasco Ramón, que expresa la convicción del Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—El Juzgado de instancia citado, con fecha 15 de octubre de 2012, dictó en los autos principales de los que dimana el presente rollo la sentencia cuya parte dispositiva dice así: "FALLO: "Estimar íntegramente la demanda formulada por la representación procesal de Esther contra Caser Compañía de Seguros y Reaseguros y condeno a la demandada a pagar a la actora la cantidad de SESENTA MIL EUROS (60.000 euros) más el interés moratorio del art. 20.4.ª LCS conforma a lo dispuesto en el fundamento jurídico segundo así como las costas procesales".

Segundo.—Que contra la anterior sentencia y en tiempo y forma se interpuso recurso de apelación por la parte demandada, siéndole admitido, y tras los trámites previsto en la L.E. Civil, se remitieron los autos a esta Audiencia, formándose el presente Rollo por la Sección Primera con el núm. 477/2013, designándose Magistrado Ponente por turno y señalándose deliberación y votación para el día dieciséis de enero de 2013.

Tercero.—En la tramitación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—Alega la parte apelante, en síntesis, que la cláusula cinco del Condicionado General de la Póliza, establece que en caso de fallecimiento por infarto, tal y como sucede en el presente caso, la indemnización sería de un 20% del capital asegurado, defendiendo la claridad de dicha cláusula, tratándose de una cláusula delimitadora, siendo aplicable el art. 1 de la L.C.S. Se solicita que no se le impongan las costas por presentar el caso dudas de hecho y de derecho.

Segundo.—Han de ser desestimadas las alegaciones de la parte apelante en base a los acertados razonamientos contenidos en la sentencia de instancia, debiendo decir, no obstante, que ciertamente el artículo 5.1.1 de las Condiciones Generales de la póliza, en su apartado "c" establece una indemnización del 20% de la suma asegurada cuando el fallecimiento es por infarto de miocardio, si bien no es menos cierto que el apartado 8.1.4 de la cláusula 1, viene a considerar accidente profesional, que otorga la totalidad de la indemnización, toda tensión corporal que el trabajador sufra con ocasión o como consecuencia del trabajo u ocupación profesional habitual que ejecute por cuenta propia o ajena, desplazándose la controversia a determinar si el infarto producido debe considerarse, o no, como una lesión corporal producida como consecuencia del trabajo, si bien, con carácter previo, hemos de significar que en la propia póliza en la cláusula 1, 8.2 recoge lo que ha de entenderse por infarto y lo define como "lesión" que sobreviene al Asegurado derivada de isquemia coronaria y que produce necrosis miocárdica, requiriendo una serie de exigencias probotarias al asegurado; siendo asimismo de señalar que en el concepto de siniestro, cláusula 1.8, habla de cualquier accidente o enfermedad cubierta por el seguro, que afecte al asegurado y cuya cobertura se haya contratado.

Partiendo de las premisas expuestas, se advierte que el siniestro se encuentra cubierto, y cuando se establece una indemnización inferior, se está limitando un derecho del asegurado que inicialmente aparece como si estuviera cubierto en su totalidad, de modo que es aplicable el art. 3 de la L.C.S., no constando que se suscribieran por el asegurado tales condiciones generales, y si bien el hecho de que las aporte la propia actora permitiría inferir que se le entregaron, la cláusula limitativa del articulo 5.1.1.º, c, y el articulo 1.8.1.4, difícilmente se complementan, pues mientras en uno se da a entender la cobertura del infarto, y así lo titula genéricamente aunque al definirlo lo precise luego, el artículo 5.1.1, sobre coberturas asegurables en caso de fallecimiento por infarto de miocardio limita cuantitativamente la indemnización, limitando claramente lo que anteriormente define como siniestro, creándose una confusión que tan sólo debe perjudicar a la Aseguradora.

Pero es que, a mayor abundamiento, lo que se defiende en la sentencia de instancia, y se suscribe en la alzada, es que el hecho de que el infarto le sobreviniera al trabajador ocupando su puesto de trabajo (en la cabina del camión, mientras se encontraba en cumplimiento del tiempo de conducción y descanso legalmente establecido), el hecho de que el Juzgado de lo Social declarara (documento n.º 22 traído con la demanda, folio 73 y s.s.) que el mismo careciera de antecedentes de enfermedades coronarias, y que se declarara que su fallecimiento se debió a accidente laboral, permite considerar que nos encontramos ante un supuesto de una accidente profesional, en cuya causación, si bien no ha sido médicamente expuesta ni precisada, no es factible desconocer el hecho de que carecía de antecedentes de enfermedades coronarias y que el fallecido previamente había realizado un sobreesfuerzo como consecuencia de haber tenido que rebajar unos palets para encajarlos en el lugar donde había que colocarlos (hecho décimo de la demanda), no siendo descartable dicha causa externa como desencadenante del siniestro, razón por la que procede confirmar la sentencia dictada en la instancia.

Tercero.—En cuanto a las costas, no se advierten las dudas alegadas por la apelante, teniendo en su conocimiento los datos necesarios para obtener la convicción y conclusión judicialmente alcanzada.

Se imponen a la apelante las costas procesales de esta alzada (art. 398 L.e.c.).

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por Aseguradora Caser S.A., a través de su representación procesal, contra la sentencia dictada en fecha quince de octubre de 2012 por el Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Mula en el juicio ordinario núm. 535/2011, debemos CONFIMAR la misma, imponiendo a la parte apelante las costas procesales de esta alzada.

Así por ésta nuestra sentencia, de la que se extenderán los oportu no s testimonios lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación