Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Pontevedra 827/2013 de 20 de diciembre


 RESUMEN:

Responsabilidad extracontractual: De entidades aseguradoras. Indemnización: Reducción. Accidente de tráfico: Indemnización por días de curación y secuelas sufridas en un accidente de circulación para los herederos del hijo. Legitimación activa de los herederos del lesionado al ejercitar la acción indemnizatoria que a él le habría correspondido de haber estado vivo. Valoración.

PONTEVEDRA

SENTENCIA: 00827/2013

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 6 de PONTEVEDRA

N01250

C/LALÍN, NÚM. 4 - PRIMERA PLANTA - VIGO-

Tfno.: 986817388-986817389 Fax: 986817387

N.I.G. 36057 42 1 2011 0000319

ROLLO: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000683 /2012 B

Juzgado de procedencia: XDO. PRIMEIRA INSTANCIA N. 3 de VIGO

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000019 /2011

Apelante: ALLIANZ, COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A.

Procurador: MARIA TAMARA UCHA GROBA

Abogado: JOSE MANUEL PEREZ CAAMAÑO

Apelado: Zaira, Ángel Daniel

Procurador: GISELA ALVAREZ VAZQUEZ

Abogado: ALBERTO MANEIRO LIÑARES

LA SECCIÓN SEXTA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, SEDE VIGO, compuesta por los Ilmos. Sres. Magistrados D. JAIME CARRERA IBARZÁBAL, D.ª MAGDALENA FERNÁNDEZ SOTO y DON EUGENIO FRANCISCO MÍGUEZ TABARÉS, han pronunciado

EN NOMBRE DEL REY

La siguiente

SENTENCIA N.º 827/13

En Vigo a veinte de diciembre de dos mil trece.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 006, de la Audiencia Provincial de PONTEVEDRA, los Autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000019 /2011, procedentes del XDO. PRIMEIRA INSTANCIA N. 3 de VIGO, a los que ha correspondido el Rollo RECURSO DE APELACION (LECN) 0000683 /2012, en los que aparece como parte apelante, ALLIANZ, COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A., representado por el Procurador de los tribunales, Sr./a. MARIA TAMARA UCHA GROBA, asistido por el Letrado D. JOSE MANUEL PEREZ CAAMAÑO, y como parte apelada, Zaira, Ángel Daniel, representado por el Procurador de los tribunales, Sr./a. GISELA ALVAREZ VAZQUEZ, asistido por el Letrado D. ALBERTO MANEIRO LIÑARES, como apelados demandados no personados. Dionisio Y D. Eugenio, sobre reclamación cantidad accidente de tráfico, siendo el Magistrado/a el/la Ilmo./Ilma. D./D.ª EUGENIO FRANCISCO MÍGUEZ TABARÉS.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Por el XDO. PRIMEIRA INSTANCIA N. 3 de VIGO, se dictó sentencia con fecha 9 de marzo de 2012, en el procedimiento ordinario 19/11 del que dimana este recurso.

Segundo.—La expresada sentencia contiene en su fallo el siguiente pronunciamiento:

"Que debo estimar parcialmente y estimo parcialmente la demanda formulada por el procurador de los Tribunales Sr. partes, promovidos a instancias del procurador de los tribunales Sr. Sra. Alvarez Vazquez en nombre y representación de Zaira y Ángel Daniel, frente a Dionisio, Allianz, y Zaira representados por la Procuradora de los Tribunales Sra. Carrazoni Fuertes y debo condenar y condeno a esta entidad a abonar a los actores la cantidad de 6.448'4 euros por la secuela, por los días impeditivos debe abonarse la cantidad de 5.526'98 euros, resultantes de multiplicar 103 por 53'66, la cantidad de 198 euros por los tres días de hospitalización resultantes de multiplicar los tres días por la cantidad de 66 euros, y a la cantidad de 644'84 euros por el factor de corrección, y a los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro desde la interposición de la demanda hasta el 16 de marzo de 2011 y en adelante a los intereses legales hasta el completo pago.

Cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad."

La misma ha sido recurrida por la parte CIA ASEGURADORA ALLIANZ S.A., habiéndose alegado por la contraria su oposición al mismo.

Tercero.—Elevadas las actuaciones a esta Audiencia Provincial para la resolución del recurso de apelación interpuesto, se formó el correspondiente Rollo de Sala, y personadas las partes en legal forma,, señalándose la audiencia del día 19 de diciembre de 2013, para que tuviera lugar la deliberación, votación y fallo.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—En la demanda que ha dado origen al presente proceso se reclama por Doña Zaira y Don Ángel Daniel, como herederos de Don Primitivo, la indemnización correspondiente a los días de curación y secuelas sufridas por este en el accidente de circulación de fecha 8 de enero de 2010. La parte demandada reconoció la culpa en la producción del accidente, allanándose parcialmente al discrepar de la indemnización solicitada

En la sentencia dictada en la instancia se condenó a los demandados a abonar a los demandantes la suma de 198 euros por los días de hospitalización, 5.526,98 euros por los días impeditivos, 6.448,40 euros por secuelas y 644,84 euros como factor de corrección de dichas secuelas.

El debate se centra en esta alzada en la discrepancia manifestada por la parte demandada recurrente en relación con la indemnización fijada en la sentencia de instancia correspondiente al carácter o no impeditivo de los días de curación de Don Primitivo, así como a la procedencia de abonar indemnización por las secuelas y la valoración de estas.

Segundo.—Como ya hemos expresado, existe conformidad entre las partes litigantes acerca de la mecánica del accidente de circulación cuya responsabilidad debe imputarse al conductor del turismo Renault matrícula IC-....-G, asegurado en la entidad demandada, el cual impactó contra la parte posterior del vehículo BMW con matrícula Q-....-QL, que conducía Don Primitivo. A consecuencia del accidente este último acudió al servicio de urgencias del Centro Médico El Castro en donde se le diagnosticó "esguince cervical y contusión clavicular izquierda".

Resulta preciso señalar dos hechos relevantes para resolver el recurso de apelación planteado por la parte demandada. El primero es que la legitimación activa de Doña Zaira y Don Ángel Daniel dimana de su condición de herederos de Don Primitivo con base en el Acta de Declaración de Herederos Abintestato del notario de Vigo Don Fernando Olmedo Castañeda, al ser los padres del causante, el cual falleció soltero y sin descendencia. El segundo hecho reseñable es que Don Primitivo falleció el 24 de abril de 2010 por causas ajenas al accidente de circulación de 8 de enero de 2010 y fue entonces dado de alta debido a dicho fallecimiento por el Centro Médico El Castro el 29 de abril de 2010, cuando aún estaba siendo tratado de las lesiones sufridas en el accidente que ha dado origen a este proceso, tras haber sido sometido a una intervención quirúrgica para reducción de luxación acromioclavicular izquierda y fijación con placa, permaneciendo ingresado del 14 al 17 de abril de 2010, en el que se le dio el alta hospitalaria, siendo sometido a revisiones por el servicio de traumatología.

Por lo tanto, resulta de aplicación lo establecido en el art. 661Cc, que proclama que la sucesión a título universal transmite al heredero el conjunto de las relaciones jurídicas del causante que no se extinguen, por razón de su propia naturaleza, con su muerte, y por tanto, ha de operarse la transmisión en todas sus obligaciones; pero también en todos sus derechos, ya estén consolidados o en vías de consolidación, tal y como establece la STSJ de Navarra, sec. 1.ª, de 15 de junio de 2012. Por lo tanto el derecho a obtener un resarcimiento por lesiones derivadas de un accidente, de ser procedente, se integra en el patrimonio del causante, teniendo tal derecho un contenido claramente económico.

La acción que ejercitan los actores nace de los arts. 661 y 659 Cc en su calidad de herederos de su hijo, de modo que los derechos y obligaciones que correspondían a este las pueden ejercer ellos en su lugar como sucesores del mismo salvo aquéllos que estuviesen íntimamente vinculados y dependieran de su persona (la responsabilidad penal, por ejemplo), pero no así las indemnizaciones a que pudiera tener derecho la víctima como consecuencia de un accidente de tráfico, que al tratarse de un valor económico (la indemnización) pasaría a formar parte de su caudal relicto, que debía engrosar su patrimonio, y sería transmisible a sus herederos; y efectivamente entre los derechos integrantes de una herencia se encuentran indudablemente el de la indemnización que al causante correspondiera por efecto del seguro obligatorio del automóvil en relación con las lesiones que sufrió en hecho relativo a la circulación, y cuyas facultades y acciones hubieron de transmitirse a los herederos en virtud de lo dispuesto en el artículo 659 Cc por ser de carácter económico y no personalísimos o ligados a la persona del causante.

En la STS Sala 1.ª, de 10 de diciembre de 2009 se analiza el supuesto de la reclamación planteada por los herederos de una persona que había fallecido con posterioridad al accidente por causas ajenas a él, pero la diferencia con el presente supuesto es que en dicho caso sí quedaron plenamente determinadas las secuelas derivadas del accidente. Y así se afirma en la citada sentencia que "Las indemnizaciones por daños fisiológicos en sentido estricto, y aquellas que, aun cubriendo perjuicios de carácter patrimonial, se calculan en la LRCSCVM en función de la importancia de aquéllos (indemnizaciones por secuelas, factor de corrección por perjuicios económicos y por daños morales complementarios) deben considerarse definitivamente incorporadas al patrimonio del perjudicado, si se trata de incapacidad permanente, desde el momento en que se consolidan mediante su determinación a través del alta médica. El fallecimiento prematuro del perjudicado no permite su modificación por el órgano jurisdiccional ni legitimaría una acción de enriquecimiento injusto en el caso de haber sido ya percibidas".

En la STS Sala 1.ª, de 13 de octubre de 2010 se contempla igualmente una reclamación en la que el origen del litigio se encuentra en un accidente de circulación sufrido por una persona que fue atropellada por un vehículo desconocido y falleció poco después del accidente, aunque por causas ajenas al mismo, y sus tres hijas y su esposa formularon demanda reclamando la indemnización correspondiente a los daños personales que la víctima del accidente había sufrido, concretándose en la indemnización por los conceptos de incapacidad temporal, secuelas, gran invalidez y perjuicios morales de familiares.

Por lo tanto, no existe duda alguna la legitimación activa que ostentan los herederos del lesionado al ejercitar la acción indemnizatoria que a él le habría correspondido de haber estado vivo, por lo que debemos seguidamente determinar su contenido económico.

Tercero.—Una vez admitida la posibilidad de que los herederos del lesionado puedan ejercitar la acción indemnizatoria que a él le habría correspondido de haber estado vivo, la siguiente cuestión es la de determinar su contenido económico. Son tres los conceptos en atención a los cuales la parte recurrente formula su pretensión: días impeditivos, secuelas y valoración de estas.

En relación con el período de curación hay que determinar los días a los que cabe atribuir un carácter impeditivo. La parte actora aporta informe pericial emitido por Doña Blanca, que ha sido ratificado y aclarado en la vista, en el que fija los días de curación, así como las secuelas que habrían quedado a Don Primitivo a consecuencia del accidente. Respecto a los 106 días de curación, los mismos se encuentran claramente determinados, desde el día en que tuvo lugar el siniestro (8/1/10) hasta el día en que se produjo el alta médica por el fallecimiento (24/4/10). Consta acreditada la existencia de 3 días de hospitalización (del 14 al 17/4/10) y los restantes 103 días la perito les atribuye el carácter de impeditivos, circunstancia esta con la que discrepa la parte recurrente; sin embargo no aporta informe pericial alguno que desvirtúe la apreciación mantenida por la perito.

Conviene precisar, tal y como se recoge en la STS Sala 1.ª, de 11 de mayo de 1981 que la fuerza probatoria de los dictámenes periciales reside esencialmente, no en sus afirmaciones, ni en la condición, categoría o número de sus autores, sino en su mayor o menor fundamentación y razón de esencia, debiendo tener por tanto como prevalentes en principio aquellas afirmaciones o conclusiones que vengan dotadas de una superior explicación racional, sin olvidar otros criterios auxiliares como el de la mayoría coincidente o el del alejamiento al interés de las partes, debiendo efectuar el órgano enjuiciador en cada caso la valoración de estas pruebas en relación con los restantes hechos de influencia en el proceso que aparezcan convenientemente constatados, o como aclara la STS Sala 1.ª, de 9 de marzo de 1995, los dictámenes periciales deben analizarse en su conjunto, sin dar prevalencia a puntos concretos y aislados de los mismos y sin desconectarlos de la apreciación de los restantes medios obrantes en el proceso, siendo admisible atacar el resultado judicial cuando éste aparezca ilógico o disparatado.

Resulta procedente precisar que se entiende por día de baja impeditivo aquel en que la víctima está incapacitada para desarrollar su ocupación o actividad habitual, pero debe tenerse en cuenta que para fijar los días de incapacidad debe atenderse al transcurso del tiempo que media entre el momento en que se produce el accidente y surgen las lesiones, y el instante en que estas están consolidadas sin que pueda producirse mejora por tratamiento curativo o rehabilitador, teniendo el carácter de secuelas las anomalías anatómicas o funcionales que persistan en dicho instante y que tengan carácter estable o permanente.

En el presente caso cabe considerar los días de curación como impeditivos, ratificando así el criterio mantenido por la perito señora Blanca, ya que en los informes del Centro Médico El Castro en todas las revisiones se hace constar la existencia de dolor, que incluso provocó un retraso en el inicio de la rehabilitación, siendo finalmente necesario un tratamiento quirúrgico para reducción de la luxación en la clavícula izquierda.

Cuarto.—En relación con las secuelas, los herederos, como ya hemos indicado, tienen derecho a percibir la indemnización correspondiente al constituir un derecho de crédito que ostentaba el causante a la fecha de su fallecimiento. La cuestión es determinar si las mismas existían y su cuantificación.

En el informe pericial de Doña Blanca se hace referencia a dos secuelas ya consolidadas en la fecha del alta, cuales son la limitación a movimientos derivada del esguince cervical y limitación a flexoextensión derivada del esguince lumbar, así como dolor a movimientos por luxación acromioclavicular, atribuyendo a las dos primeras 5 puntos y a la tercera 2 puntos. En todo caso aun cuando no se haya concretado la entidad de la secuela, pues el alta se produjo por fallecimiento y no por estabilización lesional, sí cabe considerar probada la existencia de las limitaciones en movimientos señaladas por la perito médico, sin que dicho informe haya sido rebatido por el de otro profesional, razón por la cual debemos desestimar igualmente en este punto el recurso de apelación interpuesto, máxime cuando en la sentencia de instancia se fijó en 7 los puntos de secuela, frente a los 12 señalados en el informe pericial, sin que dicho pronunciamiento haya sido impugnado por la parte actora.

En todo caso sí cabe acoger la alegación segunda del recurso de apelación, ya que para fijar la suma indemnizatoria se está al baremo contenido en el Anexo de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor con los valores actualizados al año 2010 establecidos en la Resolución de 31 de enero de 2010, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, al ser el baremo que corresponde al alta médica, por aplicación del criterio fijado en las SSTS 429/07 y 430/07 de 17 de Abril de 2007 del Pleno de la Sala 1.ª Dicho baremo fue el utilizado para los días de curación, pero respecto a las secuelas se ha producido un error, ya que el valor de cada uno de los 7 puntos es de 822,76 euros, por lo que la indemnización por secuelas asciende así a 5.759,32 euros y el factor de corrección a 575,93 euros, lo que supone un total por secuelas de 6.335,25 euros. La indemnización total asciende así a 12.060,23 euros (5.526,98 € + 198 € + 6.335,25 €).

Quinto.—En materia de costas causadas en esta alzada resulta de aplicación lo dispuesto en el art. 398-2 LEC, conforme al cual en caso de estimación total o parcial de un recurso de apelación no se condenará en las costas de dicho recurso a ninguno de los litigantes.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español


FALLAMOS


 
Estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora Doña María José Carrazoni Fuertes, en no mbre y representación de la entidad "ALLIANZ COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A.", contra la sentencia de fecha 9 de marzo de 2012 dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Vigo, procede revocar parcialmente dicha sentencia fijando la indemnización que los demandados deben abonar solidariamente a los demandantes en la suma total de DOCE MIL SESENTA EUROS CON VEINTITRES CÉNTIMOS(12.060,23 euros), así como los intereses reseñados en la sentencia de instancia y sin que proceda hacer especial imposición en cuanto a las costas causadas en esta alzada.

Así por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Tu formación puede salirte gratis
Dossier productos tóxicos
III Congreso Compliance
 
Foros de formación