Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Palencia 9/2014 de 9 de enero


 RESUMEN:

Contrato de swap bonificado reversible media: No nulidad. Información bancaria: Al representante de la apelada le resultaba plenamente familiar la contratación de derivados financieros y le constaba el conocimiento de los riesgos de la operación.

PALENCIA

SENTENCIA: 00009/2014

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1 de PALENCIA

N01250

PLAZA DE ABILIO CALDERÓN 1

-

Tfno.: 979.167.710 Fax: 979.746.456

N.I.G. 34120 41 1 2012 0004048

ROLLO: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000287 /2013

Juzgado de procedencia: JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 5 de PALENCIA

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000570 /2012

Apelante: BANCO DE SANTANDER S.A.

Procurador: MARIA VICTORIA CORDON PEREZ

Abogado: MANUEL MUÑOZ GARCIA-LIÑAN

Apelado: MERCANTIL VILLAVERDE S.L. VILLAVERDE S.L.

Procurador: ANA ISABEL BAHILLO TAMAYO

Abogado: JUAN PASCUAL OLMOS

Este Tribunal compuesto por los Señores Magistrados que se indican al margen ha pronunciado

la siguiente

SENTENCIA N.º 9/2014

SEÑORES DEL TRIBUNAL

Ilmo. Sr. Presidente:

D. MAURICIO BUGIDOS SAN JOSÉ

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. MIGUEL DONIS CARRACEDO

D. CARLOS MIGUELEZ DEL RIO

-----------------------------

En Palencia a nueve de Enero de dos mil catorce.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 001, de la Audiencia Provincial de PALENCIA, los Autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000570 /2012, sobre anulabilidad contractual, procedentes del JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 5 de PALENCIA, a los que ha correspondido el Rollo RECURSO DE APELACION (LECN) 0000287 /2013, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia recaída en el mismo de fecha 19-9-2013, en los que aparece como parte apelante, BANCO DE SANTANDER S.A., representado por la Procuradora de los tribunales, Sra. MARIA VICTORIA CORDON PEREZ, asistido por el Letrado D. MANUEL MUÑOZ GARCIA-LIÑAN, y como parte apelada, MERCANTIL VILLAVERDE S.L. VILLAVERDE S.L., representado por la Procuradora de los tribunales, Sra. ANA ISABEL BAHILLO TAMAYO, asistido por el Letrado D. JUAN PASCUAL OLMOS, siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Magistrado D. MIGUEL DONIS CARRACEDO.

Se aceptan los antecedentes fácticos de la sentencia impugnada.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Que el Fallo de dicha sentencia, literalmente dice: "Que estimando la demanda interpuesta por la Procuradora Doña Ana Bahillo Tamayo en nombre y representación de la entidad G. VILLAVERDE, S.L., contra BANCO DE SANTANDER CENTRAL HISPANO, representado por la Procuradora Doña María Victoria Cordón Pérez, debo declarar y declaro la nulidad del Contrato denominado "Swap Bonificado Reversible Media" de fecha 29 de mayo de 2.007, condenando a la demandada a abonar a los actores las cantidades entregadas por la actora, que en el momento de interposición de la demanda ascendían a la cantidad de 31.785,78 euros, mas los intereses legales de esta cantidad desde la fecha de la demanda, todo ello con expresa condena en costas a la parte demandada".

Segundo.—Contra dicha sentencia interpuso la parte demandada el presente recurso de apelación, exponiendo las alegaciones en las que se basaba su impugnación, que fue admitido en ambos efectos, y previo traslado a las demás partes para que presentaran escritos de impugnación o adhesión, fueron elevados los autos ante esta Audiencia, y al no haber sido propuesta prueba, es procedente dictar sentencia.

Se aceptan los Fundamentos de Derecho de la resolución recurrida en tanto no se opongan a los de la presente resolución.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—Frente a la sentencia de 19-9-2.013 procedente del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 5 de los de esta ciudad, estimatoria de la demanda interpuesta por la representación de la mercantil VILLAVERDE SL frente al BANCO DE SANTANDER SA (en adelante, BS), en el sentido de declarar nulo el "swap bonificado reversible media" suscrito por dichas partes el 29-5-2.007, con la consecuente restitución de 31.785,78 € y la imposición de costas procesales, se alza esta última representación interesando la revocación de mencionada resolución, por pretendido error en la valoración de la prueba e infracción de los arts. 1.309 y ss CC, en base a los argumentos contenidos en su recurso.

Por la representación de aludida actora, se interesó la confirmación de la sentencia recurrida.

Segundo.—De un nuevo examen de las actuaciones, hemos de llegar a solución DIFERENTE a la sustentada por el Juzgador de Instancia.

A modo de sinopsis cabe afirmar, de la prueba practicada, que la hoy apelada es una SL radicada en esta ciudad, cuyo inicio de operaciones comenzó el 10-3-1.978, girando su objeto social literalmente, a salvo de lo ahora resaltado, en torno a la "... compraventa, adquisición y transmisión en general de calefacciones y artículos de saneamiento en general y sin instalación... En general, todas las operaciones materiales o jurídicas, comerciales, industriales o financieras que directa o indirectamente se refieran al objeto social antes expresado... La promoción y construcción en general de todo tipo de obras públicas y privadas... así como las operaciones con ello relacionadas, tales como adquisición, urbanización y parcelación de terrenos y el uso, arrendamiento y venta de edificaciones. Y en general, todas las operaciones materiales o jurídicas, comerciales, industriales o financieras, que directamente se relacione con dicho objeto... " (folios 278-279).

También debemos partir que el representante de dicha mercantil ostentaba, al menos en 2.006 de la documental obrante (folio 297), el cargo de tesorero en la Confederación Palentina de Asociaciones Empresariales. Como que en 2.012 era presidente de la Asociación de Empresarios Palentinos (folio 300 y ss).

E igualmente que la contratación de otras permutas financieras de tipos de interés (swap), por parte del representante de dicha mercantil con BS, no era práctica infrecuente en él y sí precisamente lo contrario, como así literalmente y a excepción de lo ahora resaltado ya se viene a apuntar en el Hecho Primero del escrito rector (folio 5), en el sentido que "... mi representada mantiene relaciones comerciales con BS desde hace varios años y concretamente con el personal de la oficina de empresas de las que la demandada tiene en Palencia, sita en la calle Mayor n.º 19..." , siendo el orden cronológico de dichas permutas, en base a la documental obrante a los folios 326 y ss de las actuaciones, el siguiente:

1.º- El 28-5-2.004 ambas partes llegaron al acuerdo por el que dicho representante contrató un swap con nominal de 165.000 €, firmando el correspondiente contrato marco de operaciones financieras, siendo su fecha de inicio el 2-8-2.004 y de vencimiento el 2-8-2.007, habiendo sido cancelado anticipadamente el 20-7-2.005.

2.º- Otro se efectuó el 8-7-2.004 con un nominal de 120.000 €, denominado "swap bonificado 3x12 con barrera knock-in arreas", con idénticas fechas de inicio y vencimiento que el anterior, siendo también cancelado anticipadamente en la misma fecha (20-7-2.005).

3.º- Otro el 28-9-2.004 con un nominal de 500.000 € y denominación igual que la anterior, con inicio de operaciones el 30-9-2.004 y vencimiento el 30-9-2.005. No constando que este fuera cancelado anticipadamente.

4.º- Otro el 25-2-2.005 con un nominal de 500.000 € y denominación igual a la anterior, con inicio de operaciones el 30-9-2.005 y vencimiento el 30-9-2.008, habiendo sido cancelado anticipadamente el 28-4-2.006.

5.º- Otro el 18-7-2.005 con un nominal de 120.000 €, denominado "swap in arreas con barrera knock-out", con fecha de inicio el 10-8-2.005 y vencimiento el 10-8-2.007, habiendo sido cancelado anticipadamente el 29-5-2.007.

6.º- En idéntica fecha que el anterior suscribió otro con la misma denominación, con un nominal de 165.000 € e iguales fechas de inicio o vencimiento (10-8-2.005 y 10-8-2.007), habiendo sido cancelado anticipadamente también el 29-5-2.007.

7.º- Otro el 28-4-2.006 con un nominal de 500.000 €, denominado "swap bonificado escalonado con barrera knock-in arreas", con fecha de inicio el 30-9-2.005 y vencimiento el 30-9-2.010, habiendo sido cancelado anticipadamente, como los dos anteriores, el 29-5-2.007.

8.º- Y otro tanto sucedió el 29-5-2.007, al firmar ambas partes la confirmación de otra permuta financiera denominada "swap bonificado reversible media", que fue objeto de pretendida nulidad a partir de la presente litis con sus consecuencias conexas, por un importe nominal de 400.000 € para financiar la adquisición de una vivienda (folios 41 y ss), con inicio de operaciones el 4-6-2.007 y vencimiento el 4-6-2.012. En cuyo transcurso se produjeron liquidaciones trimestrales positivas en favor de la apelada desde el 4-9-2.007 al 4-3-2.008, a salvo de una negativa el 4-6- 2.008 por importe similar a la suma de las anteriores positivas, resultando también positivas las liquidaciones de los tres trimestres siguientes y otra negativa el 4-6-2.009, prosiguiendo con otras tres liquidaciones positivas los tres trimestres siguientes del 4-9-2.009 al 4-3-2.010, cuyo saldo conjunto cupiera calificarse de equilibrado, pero resultando netamente negativo para la apelada a partir del 4-6-2.010 (-18.190,01 €). Resultando un total de +37.082,28 € lo percibido por ella durante la vigencia de los cinco años de dicho swap, como de -68.869,06 € lo pagado a su vencimiento, implicando que la diferencia (-31.786,78 €) fuera la cantidad reclamada conexamente a partir de la acción de nulidad ejercitada, conforme así acreditó la apelada a partir de su propio documento obrante al folio 155.

9.º- Igualmente dicho representante, de lo acreditado estrictamente en las presentes actuaciones, ha suscrito con BANKINTER otro contrato de gestión de riesgos financieros en 2.007, que, habida cuenta su pretensión de nulidad en el seno del Ordinario n.º 745/10 del Juzgado de procedencia, fue admitida esta en su sentencia de 13-4-2.011. Como que también dicho representante ha suscrito diferentes (3) préstamos hipotecarios y pólizas de crédito (5), amén de otros productos con BS como con otras entidades de crédito.

Tercero.—Recapitulando cuanto antecede, por tanto hemos de partir de un ejercicio empresarial dilatado en el tiempo por parte del representante de la apelada (desde el 10-3-1.978). También que las actividades financieras no eran precisamente desconocidas para él, puesto que, si se repara en el objeto social de la mercantil apelada, el mismo se refiere no sólo al ámbito específico del saneamiento, igualmente a la construcción de obras pública o privada "... como las operaciones con ello relacionadas, tales como adquisición, urbanización y parcelación de terrenos y el uso, arrendamiento y venta de edificaciones. Y en general, todas las operaciones materiales o jurídicas, comerciales, industriales o financieras, que directamente se relacionen con dicho objeto... " . Como que los cargos que ostenta a nivel provincial acreditan no sólo una contrastada cualificación empresarial, ganada con el esfuerzo de muchos años, también una reconocida confianza de los compañeros del sector que le han podido elegir, así como unas amplias posibilidades de asesoramiento especializado interno y externo. Por último, que la suma de las OCHO permutas financieras suscritas por dicho representante exclusivamente con BS, desde 2.004 a 2.007 e incluida la causante de la presente litis, alcanzaron la suma de 2.470.000 €, habiendo sido canceladas anticipadamente la mayor parte de ellas (precedentes ordinales 1.º, 2.º, 4.º, 5.º, 6.º y 7.º), incluso las obrantes al 5.º, 6.º y 7.º el mismo día 29-5-2.007 en que curiosamente suscribió con BS la permuta objeto de las presentes actuaciones.

Lo anterior no puede resultar baladí precisamente ni pasarnos desapercibido, sirviendo para formarnos la idea que al representante de la apelada le resultaba plenamente familiar la contratación de derivados financieros como el presente, alguno de ellos realizados en el mismo día (ordinales 5.º y 6.º) y seis de ellos cancelados anticipadamente, incluso los referidos 5.º, 6.º y 7.º el mismo día de contratar el litigioso, todo ello a causa de los propios conocimientos adquiridos por él a lo largo de una dilatada vida profesional, incluido el ámbito "... financiero... " (como así reza reduplicadamente el objeto social de la apelada). Contando a mayor abundamiento con posibilidades ciertas de asesoramiento interno o externo, habida cuenta los cargos que ostenta. Como también del derivado del entorno de la propia apelante, teniendo en cuenta las fluidas y densas relaciones comerciales existentes entre ellos, en los escasos tres años que median desde el primer swap al último.

Viniendo también a cuento lo anterior para entender el por qué del contenido del epígrafe " Conocimiento de los riesgos de la operación", obrante poco antes de su firma en la concreta confirmación de permuta financiera de tipos de interés litigiosa (folios 35 y ss), que tiene el siguiente tenor literal, a salvo también de lo ahora resaltado, "... Las partes manifiestan conocer y aceptar los riesgos inherentes o que puedan derivarse de la realización de esta operación. Cada una de las partes manifiesta que no ha sido asesorada por la otra parte sobre la conveniencia de realizar esta operación, y que actúa sobre la base de sus propias estimaciones y cálculos de riesgos... " (folio 38), aún cuando sí existen vehemencias en el sentido que dicho representante fue asesorado específicamente por la cualificada Pilar (viniendo así a ser admitido en la propia recurrida, al párrafo cuarto in fine de su FD Quinto).

Concreto epígrafe referido al " Conocimiento de los riesgos de la operación" que se reprodujo también en el resto de los swap suscritos, bastando para ello reparar, siguiendo el mismo orden cronológico del precedente Fundamento de la presente resolución, en el contenido de lo obrante a los folios 328, 332, 336, 340, 346, 352, 358.

Resultando igualmente significativo que de los precedentes swap contratados no exista vestigio alguno de haber sido impugnado, alegando otra causa de anulabilidad (sobre la cual posteriormente incidiremos) y a salvo del presente o de otro por él suscrito con BANKINTER, que dio lugar a su nulidad en el Ordinario n.º 745/10 del Juzgado de procedencia, sobre lo cual también posteriormente incidiremos. Como igualmente resulta sugestivo, jurídicamente hablando y sobre lo cual posteriormente también se incidirá, que dicho representante hiciera pacíficamente frente a las para él conocidas liquidaciones negativas del swap ahora litigioso, sobre todo a partir del segundo semestre de 2.010 (aludido folio 155), no constatándose de lo actuado queja alguna ante el BS respecto a ellas, pese a sus fluidas relaciones comerciales (como así se reconoce ya desde el escrito rector), o incluso que intentara resolver anticipadamente dicho swap, como tampoco en él era infrecuente (incluso en el mismo día) de lo precedentemente referido y actuado.

Cuarto.—Con referidos antecedentes necesarios, el recurso debe ser ESTIMADO.

Con carácter preliminar y en aras de brevedad, hemos de dar por reproducidas en la presente sentencia cuantas manifestaciones jurídicas hemos venido realizado precedentemente (entre otras, SAP de 30-10, 2-7 y 25-4-2.013; 5-6, 21-5 y 21-2-2.012 ó 28-9-2.011) en asuntos con un objeto semejante al de la presente litis, relativas al concepto y naturaleza jurídica de un swap de intereses o permuta financiera, redactado por la Asociación Española de la Banca Privada y que es el resultado del apogeo en la comercialización por las entidades de crédito de estos productos complejos de alto riesgo, iniciada aproximadamente en 1.997 al socaire de un comportamiento alcista del euribor, hasta alrededor de octubre de 2.008 en que dichos tipos de interés experimentaron una constante caída.

Desbrozado en lo práctico así el camino y en relación con los motivos de apelación argüidos, que giran sustancialmente en torno a un error en la valoración de la prueba, hemos de partir de la base que la legislación susceptible de aplicar al caso es la que se cita en la recurrida. No obstante lo anterior, conviene hacer referencia a las consecuencias que la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (de 21-4-2.004) tuvo para la posterior legislación de este país, al incidir su Anexo II en el contenido del ulterior art. 78,2 bis de la LNMV, como en base al principio de la interpretación conforme (STS de 12-1-2.012), al considerar como "clientes profesionales " a "...aquéllos a quienes se presuma la experiencia, conocimientos y cualificación necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente sus riesgos... " .

Definición anterior que casa plenamente con la contenida en el epígrafe " Conocimiento de los riesgos de la operación" y obrante al folio 38 del concreto swap, como también en los obrantes a los folios 328, 332, 336, 340, 346, 352 y 358 respecto al resto de los suscritos, en el sentido que "... Las partes manifiestan conocer y aceptar los riesgos inherentes o que puedan derivarse de la realización de esta operación. Cada una de las partes manifiesta que no ha sido asesorada por la otra parte sobre la conveniencia de realizar esta operación, y que actúa sobre la base de sus propias estimaciones y cálculos de riesgos... " , de lo que cabe deducir que el BS, habida cuenta las densas relaciones financieras precedentes con dicho representante, como en atención al resto de su cualidades empresariales, consideró a este como un "cliente profesional" y no constando en las actuaciones objeción alguna por él a dicha calificación.

Por tanto no nos encontramos en el caso presente con el perfil personal que suele darse en la praxis judicial diaria en asuntos como el presente, personas físicas o jurídicas con nulos o escasos conocimientos de estas específicas prácticas bancarias, quienes, a causa de un déficit de información precontractual en el marco de contratos con tintes adhesivos como el presente, vienen sufriendo las consecuencias económico- gravosas de lo firmado, a causa de un consentimiento no suficientemente informado. En el caso dicho representante tenía un conocimiento cabal de las características del producto de inversión que firmaba, aún cuando se pudiera calificar como "árido" para un profano, pero precisamente por ello.

También estaba acreditadamente familiarizado con los costes asociados a una cancelación anticipada de dicho producto, como así había realizado en el caso respecto a los swap por él contratados anteriormente (ordinales 1.º, 2.º, 4.º, 5.º, 6.º y 7.º del FD Segundo de la presente resolución), incluso los 5.º, 6.º y 7.º cancelándoles anticipadamente el mismo día (29-5-2.007) en que, curiosamente, suscribió el que su nulidad pretendió. Conociendo igualmente los riesgos específicos asociados a dicha inversión (como también reduplicadamente se observa en los folios 38, 328, 332, 336, 340, 346, 352, 358). Como que su asesoramiento del concreto producto, por parte de personal cualificado del entorno del BS, se infiere vehementemente y reconoce en la recurrida, si tenemos en cuenta qué concreto cliente era (2.470.000 € en swap) y quién era. Por todo ello no cabe extraerse vicio en el consentimiento de dicho representante en el marco del CC, ni de las normas que regulan el funcionamiento regular de una SL como la apelada (arts. 61 LSRL o 225,2 del TRLSC).

Por el contrario, sí cabe deducirse de lo actuado que dicho experimentado representante, al contratar dicho producto, hubo de representarse necesariamente el soportar un riesgo, en el sentido que fueran acertadas sus expectativas en relación a lo que él contrató y como así había ocurrido en SIETE ocasiones anteriores, con la consecuente incertidumbre acerca de la posible mutación de las circunstancias tenidas por él presentes a la hora de contratar, implicando ese riesgo la asunción por él de posibles pérdidas derivadas de la correlativa esperanza de ganancias.

Quinto.—Descartada en el caso presente, por lo que precedentemente venimos refiriendo, la existencia de un vicio de consentimiento en el entorno de la apelada, que daría lugar a su nulidad relativa o anulabilidad y no a nulidad absoluta o radical, que implicaría esta que el contrato deviniera inexistente con efectos ex tunc, resta salir al paso de la conclusión a que se llegó en el marco del precitado Ordinario 745/10 del Juzgado de procedencia, que declaró la nulidad de otra permuta financiera suscrita por el representante de la apelada, esta vez con BANKINTER y que, consultadas las correspondientes bases de datos, fue ratificada por la de esta Ilma. Sala en su sentencia de 30-6-2.011 (Rollo n.º 248/11).

Dichas conclusiones de 1.ª y 2.ª Instancia, si bien resultan contradictorias con la de la presente, estaban fundadas exclusivamente en las concretas mimbres puestas al servicio de los correspondientes Juzgadores para realizar los correspondientes cestos jurídicos, pero de la lectura de la de esta Ilma. Sala y especialmente del contenido de su FD Quinto, de él se advierte que la prueba practicada en ella no transcurrió por los derroteros de la presente, pues, aún con la facilidad probatoria presupuesta a una entidad bancaria (217,7 LEC) y posiblemente al tratarse de dos entidades financieras diferentes, BANKINTER en ese caso no consiguió acreditar, en el seno de citado Ordinario 745/10, que el representante de la hoy apelada tenía una sobrada experiencia en la contratación y cancelación anticipada de swap con el BS, de ahí que la conclusión fuera diferente por una cuestión exclusivamente probatoria, que en el caso por lo precedentemente expuesto sí se ha acreditado cumplidamente.

Incluso a mayor abundamiento de la presente tesis revocatoria de la sentencia recurrida, si de lo actuado se acreditó la ausencia de vicio de consentimiento, también existen vestigios suficientes en el sentido que dicho representante, con su reiterada conducta solutoria, vino a confirmar o convalidar la permuta financiera litigiosa. En efecto, se puede conceptuar la confirmación como el acto jurídico por el cual el legitimado (en el caso, el concreto representante de la SL apelada) para instar la anulación de un negocio jurídico (en el caso, el concreto swap) renuncia a su derecho a impugnarle, a través de la realización por él de actos unilaterales y posteriores no necesariamente recepticios (art. 1.312 CC), con lo que se fija así definitivamente el efecto vinculante de sus cláusulas y se destruyen las posibilidades de anularle, cobrando así plena eficacia jurídica dicho negocio en base a principios como el de la buena fe de las partes, el de conservación de los negocios o el de pacta sunt servanda (art. 1.091 CC).

Y en el caso concreto, si tenemos en cuenta el documento n.º 11 (folio 155) de los aportados por la hoy apelada con su escrito rector, cabe percatarse de él, partiendo igual y necesariamente de las premisas precedentemente referidas (como su experiencia, cualificación y práctica con otros SIETE productos financieros precedentes con BS), la existencia de 12 liquidaciones positivas y de otras 4 netamente negativas, siendo la primera de ellas, partiendo del 4-9-2.007, la comprendida el 4-6 -2.008; la segunda el 4-6 -2.009, en cuyo momento la liquidación total le resultaba negativa en -4.053,21 €; la tercera el 4-6 -2.010, ascendiendo en ese momento la diferencia a -18.190,01 € y la última también el 4-6 -2.011, ascendiendo la diferencia en ese momento a -31.786,78 €. Sin que, pese a ello y su contrastada experiencia en cancelaciones anticipadas, objetara nada a ello hasta la presentación del correspondiente escrito rector (el 19-11-2.012), pero sí realizando las correspondientes conductas solutorias a unas liquidaciones negativas que tienen el común denominador de producirse en junio de cada año, con lo que así se evidencia una voluntad de renuncia a partir del cumplimiento por él de la permuta financiera (contrato). En el sentido indicado citar, entre otras, las STS de 26- 12 - 1.944, 12-11-1.996 ó 21-12-1.997; como las SAP de Asturias de 3-6-2.013 o la SAP de Salamanca de 26-6-2.012, entre otras. Cuanto antecede implica, con la ESTIMACIÓN del recurso, la REVOCACIÓN de la sentencia recurrida.

Sexto.—No se hace imposición de costas procesales en la presente Instancia, a tenor de lo establecido en el art. 398 LEC; pero debiendo ser impuestas las de 1.ª Instancia a la hoy apelada y entonces actora conforme al art. 394 LEC, al desestimarse sus pretensiones.

Vistos los preceptos citados, como los demás de general y pertinente aplicación al caso


FALLAMOS:


 
Que con ESTIMACIÓN del recurso de apelación instado por la representación de la mercantil BANCO DE SANTANDER SA, frente a la sentencia de 19-9-2.013 procedente del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 5 de los de esta ciudad, hemos de REVOCAR meritada resolución y dictar la presente, por la que en base a lo razonado precedentemente debemos DESESTIMAR la demanda en su día ejercitada por la representación de la también mercantil VILLAVERDE SL, con su consecuente imposición de las costas procesales habidas en 1.ª Instancia; manteniéndose los pronunciamientos en aquella contenidos que no contradigan a los de la presente, sin imposición de las costas procesales habidas en la presente Instancia.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación