Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 736/2013 de 11 de noviembre


 RESUMEN:

Accidente de circulación: Falta de lesiones imprudentes. Valoración de la prueba: No se aprecia error alguno, no concurriendo los requisitos necesarios para proceder a dictar sentencia condenatoria tras sentencia absolutoria en la instancia. Relación de causalidad: No se ha acreditado, habiéndose pautado, además, únicamente un tratamiento palativo o preventivo.

DE BARCELONA

SECCIÓN 8.ª

Rollo n.º 159 de 2013

Juicio de Faltas n.º 207 de 2013

Juzgado de Instrucción n.º 4 de Martorell (Barcelona)

SENTENCIA N.º

En la ciudad de Barcelona, a 11 de Noviembre de 2013.

Visto en grado de apelación, por el Ilmo. Sr. Magistrado de la Sección Octava de esta Audiencia D.º CARLOS MIR PUIG, el rollo de apelación número 159 de 2013, dimanante del Juicio de Faltas seguido con el número 207 de 2013 por el Juzgado de Instrucción n.º 4 de Martorell (Barcelona) por una falta de lesiones imprudentes, autos que penden del recurso de apelación formulado por D.ª Ofelia, asistida de la Letrada D.ª Carolina Valiente García contra la sentencia dictada en fecha 3 de junio de 2013 por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez del expresado Juzgado, siendo parte apelada D. Martin y Cia Línea Directa Aseguradora, asistidos del Abogado D. Josep María González García.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Por el Juzgado de Instrucción indicado en el encabezamiento en la fecha expresada se dictó Sentencia en cuya parte dispositiva textualmente se dice: " FALLO: Que debo absolver y absuelvo a Martin por la falta enjuiciada, imponiéndose las costas de oficio."

Segundo.—Notificada dicha resolución a todas las partes interesadas, contra la misma se interpuso recurso de apelación por D.ª Ofelia, en cuyo escrito tras expresar los fundamentos del recurso que tuvo por pertinentes, interesó la revocación de la sentencia recurrida y en su lugar se dictara otra de conformidad con sus pedimentos.

Tercero.—Admitido a trámite dicho recurso se dio traslado del mismo al resto de las partes personadas para que en el término legal formularan alegaciones que tuvieren por conveniente, haciéndolo el letrado D.º Josep María González García en interés de D. Martin y de Línea Directa Aseguradora que impugnó el recurso, elevándose las actuaciones ante esta Sección Octava de la Audiencia de Barcelona, a la que ha correspondido conocer por turno de reparto por órgano unipersonal.

Cuarto.—Recibidos los autos y registrados en esta Sección y sin celebrarse vista pública al no solicitarse ni estimarse necesaria, quedaron los mismos para Sentencia.


HECHOS PROBADOSÚnico.--. Se acepta en su integridad el relato de hechos probados que contiene la sentencia recurrida.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—-.El recurso de apelación debe ser desestimado.

Se alega por la recurrente que concurre relación de causalidad entre la colisión efectuada por el vehículo conducido por D. Martin y asegurado en Línea Directa Aseguradora y las lesiones causadas a D.ª Ofelia así como tratamiento médico en sentido jurídico, e infracciñon por inaplicación del artículo 621.3 del Código penal.

Dichos motivos deben ser rechazados.

La valoración de la prueba efectuada por el Juez " a quo" no es ilógica ni contraria a las reglas de la experiencia humana ni se aparta de los conocimientos científicos sino que se ajusta al "criterio racional" a que se refiere el art. 717 de la Lecr.

Es sabido que la inmediación judicial la tiene el Juez de la primera instancia porque es él quien ve y escucha las declaraciones de los denunciados, los testigos y peritos, formando su íntima convicción en base al artículo 741 de la Lecr.

Es doctrina constitucional reiterada que en el caso de sentencias absolutorias derivadas de pruebas personales- testificales o declaraciones de los implicados y periciales- el Juez de la apelación no puede modificar dichas sentencias porque carece de inmediación judicial, salvo el supuesto que se practique prueba en segunda instancia que no es el caso de autos, o se oiga a los testigos e imputados (Vide SSTC 167/2002 de 18 de septiembre de 2002, 285/2005 de 7 de noviembre, 196/2007 de 11 de septiembre y 120/2009 de 18 de mayo).

Se protege así el derecho de un proceso con todas las garantías, en el que se incardina el principio de publicidad, del art. 24 de la Constitución Española.

En el caso de autos la recurrente pretende que se aplique el artículo 621 en base al informe del médico forense y a la relación de causalidad entre la colisión y las lesiones sufridas por la denunciante Sra. Ofelia

Sin embargo, existen otras pruebas que ponen en duda ambos extremos. Así, por una parte la entidad de los daños es tan escasa- consistentes en daños en la placa de ambas matrículas de los vehículos efectados, que han debido de ser sustituidas- que impide que puedan causar objetivamente lesiones de la entidad afirmada por la denunciante, por lo que nace la duda racional de si las lesiones sufridas se deben a otro accidente. Así lo viene a sostener el Dr. Juan María, médico forense en situación de excedencia voluntaria en su informe obrante en los autos. Dicho perito concluye tras haber examinado toda la documentación médica obrante en las actuaciones así como el informe técnico industrial RPV de 17 de mayo de 2013, concluye:" Analizados los informes de asistencia médica, los criterios de causalidad médico-legal, el mecanismo lesional y los aspectos biomecánicos del accidente de tráfico ocurrido el 15/10/2012, podemos afirmar que se trata de un impacto con unos valores delta v (, inferiores al valor umbral aceptado por la Comunidad Científica para producir lesiones a los ocupantes del vehículo y que no existe nexo de causalidad médico-legal entre el accidente descrito y el estado lesional alegado y reclamado como consecuencia de aquél."

El juez de la primera instancia niega también esa relación de causalidad e implícitamente la imputación objetiva del resultado en la sentencia impugnada, lo que ya bastaría por sí solo para mantener un fallo absolutorio. Pero es que además afirma que las lesiones no han necesitado objetivamente de tratamiento médico en sentido jurídico y añade que el médico forense en su informe de sanidad de fecha 6 de mayo de 2013 dice que la lesionada ha necesitado " Primera asistencia facultativa", con lo cual las lesiones no tendrían entidad penal, al exigirse legalmente que el tipo objetivo de la lesión sea constitutiva de delito.

Debe tenerse presente, sin embargo, que el concepto de "tratamiento médico" es estrictamente jurídico y puede coincidir o no con lo que crea el médico forense. Es pacífica la doctrina que distingue entre un tratamiento médico "curativo", verdadero tratamiento médico en sentido jurídico, del tratamiento médico preventivo o paliativo. En el caso de autos, parce más bien que el tratamiento médico aplicado ha sido más bien paliativo o preventivo para evitar daños peores como lo demuestra la colocación de un collarín "blando" y no rígido. Asimismo consta en el informe aportado a autos del Hospital de Mollet en el estudio de RM cervical: "sin alteraciones significativas".

Por ello debe confirmarse la sentencia de autos.

Por todo lo expuesto, en nombre de S.M. Rey y en virtud de las atribuciones que me confiere la Constitución Española,


FALLO.


 
Que debo DESESTIMAR Y DESESTIMO el recurso de apelación interpuesto por D.ª Ofelia contra la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción n.º 4 de Martorell (Barcelona), con fecha 3 de junio de 2013; y DEBO CONFIRMAR Y CONFIRMO dicha sentencia en su integridad, y declaro de oficio el pago de las costas procesales causadas en esta segunda instancia.

Notifíquese a las partes la presente sentencia, haciéndoles saber que contra la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno. Líbrese testimonio de esta sentencia y remítase juntamente con los autos principales al Juzgado de su procedencia para que se lleve a efecto lo acordado.

Así por esta mi sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronuncio, mando y firmo.

E/

PUBLICACIÓN: Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado que la dictó, estando celebrando audiencia pública en el mismo día de su fecha, de lo que doy fe-.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación