Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Córdoba 306/2013 de 27 de noviembre


 RESUMEN:

Accidente de tráfico: Falta de lesiones imprudentes. Valoración de la prueba: No se aprecia error alguno, habiéndose dictado una sentencia debidamente razonada. Inmediación judicial: Examen del concepto y de su repercusión en la petición de una sentencia de condena tras una previa absolución.

SECCION N.º 3

Pza.de la Constitución s/n, Córdoba

Tlf.: 957002472-957002320. Fax: 957002379

NIG: 1402143P20111005391

RECURSO: Apelación de Juicio de Faltas 774/2013

ASUNTO: 301344/2013

Proc. Origen: Juicio de Faltas 81/2013

Juzgado Origen: JUZGADO DE INSTRUCCION N.º1 DE CORDOBA

Negociado: CR

Apelante:. Humberto (MENOR)

Abogado:. ROBERTO JESUS BACA MARTIN

Procurador:. DAVID FRANCO NAVAJAS

Apelado: ZURICH INSURANCE PLC

Abogado: FEDERICO ROCA DE TORRES

Procurador: MARIA JOSE MEDINA LAGUNA

SENTENCIA N U M. 306/13

ILMO. SR.:

MAGISTRADO

D. JUAN LUIS RASCÓN ORTEGA.

En la ciudad de Córdoba, a veintisiete de noviembre de dos mil trece.

JUAN LUIS RASCÓN ORTEGA, magistrado de la Audiencia Provincial constituido en tribunal unipersonal, ha analizado el presente rollo de apelación en el que ha sido parte apelante el menor Humberto -asistido por el procurador David Franco Navajas y defendido por el letrado Roberto Jesús Baca Martín- y en el que ha intervenido también la aseguradora Zurcí Insurance PLC -asistida por la procuradora María José Medina Laguna y defendida por el letrado Federico Roca de Torres-.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—En el juicio de faltas arriba referido se dictó sentencia el día 2 de septiembre de 2013 en el que constan los siguientes hechos probados: " PRIMERO.- El 11 de noviembre de 2011, sobre las 17,25 horas, en el cruce regulado por semáforos existente en la confluencia de la Av. Campo San Antón, Av. De Líbia y Av. De Barcelona de esta ciudad, se produjo un accidente de tráfico en el que se vieron implicados una bicicleta conducida por el menor de edad Humberto y una motocicleta con matrícula....QQQ perteneciente la parque móvil del Exmo. Ayuntamiento de Córdoba conducida por el agente de la Unidad de Barrio, con n.º profesional NUM000 llamado Alejo y asegurada en Cía. de Seguros ZURICH INSURANCE PLC.

La colisión se produjo unos metros más allá del paso de peatones, cuando el ciclista irrumpió súbitamente a la calzada de entre unas vallas, y cuando el semáforo cuando se encontraba en fase roja para los peatones.

SEGUNDO.- A consecuencia del accidente, Humberto, de 15 años, sufrió fractura de fémur izq y fracturas costales múltiples con hemotórax izq que requirió para su curación exploración clínica y radiológica, reposo absoluto,medicación analgésica, antiinflamatorios no esteroideos, profilaxis tromboembólicos, relajantes musculares y protectores gástricos así como hospitalización durante doce días en los que fue se le practico intervención quirúrgica consistente en reducción de foco de fractura y osteosíntesis con clavo endomedular tipo expert. Invirtiendo en su curación 174 días(de los que 12 estuvo hospitalizado, 131 días impedido para sus ocupaciones habituales y el resto sin impedimento). Le quedaron como secuelas:1- enclavado endomedular tipo expert en muslo izq y perjuicio estético ligero(cicatriz iatrógena hipercrómica redondeada de 2,5 cm de diámetro situada en región torácica izq sobre línea axilar anterior. Cicatriz iatrógena hipercrómica lineal de 7 cm de longitud sobre región de cadera izq,. Cicatriz iatrógena hipercrómica lineal de 2,5 cm de longitud ubicada en región superior y externa de muslo izq. Cicatriz iatrógena hipercrómica lineal de 1,5 cm de longitud sobre región externa de rodilla izq). ".

Segundo.—En tal resolución se puede leer el siguiente fallo:

" Que debo absolver y absuelvo a Alejo, como autor, EXMO AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA, como responsable civil subsidiario, y Cía. de Seguros ZURICH INSURANCE PLC, como responsable civil directo, de la falta de lesiones imprudentes de que el primero ha sido acusado en el juicio, declarando de oficio las costas causadas.

Líbrese certificación de esta resolución que se unirá a los autos de su razón, haciéndoles saber a las partes que la misma es susceptible de RECURSO DE APELACIÓN, a interponer ante este Juzgado en el plazo de CINCO DÍAS, durante los cuales quedarán las actuaciones en la Secretaría del mismo, a disposición de las partes, para ante la Audiencia Provincial de Córdoba.Así por esta mi Sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.".

Tercero.—Contra la citada sentencia, Humberto interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por creerla no ajustada a Derecho e interesando su revocación para la condena de la acusada.

Cuarto.—Trasladado el recurso a las demás partes, Gracia y la aseguradora Generali hicieron las alegaciones que tuvieron por conveniente.

Quinto.—Remitidas las actuaciones a esta Audiencia provincial, se forma el rollo correspondiente, turnándose la ponencia y acordándose pasar las actuaciones al magistrado correspondiente para la resolución del recurso.


HECHOS PROBADOSSe aceptan íntegramente los hechos declarados probados en la sentencia recurrida.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—Objeto de recurso

El motivo sustantivo único que le lleva a la parte recurrente a impugnar la sentencia dictada en la primera instancia es la existencia de un error en la valoración de la prueba por parte de la jueza de Instrucción, pretendiendo su revisión para la condena de la parte que consiguió un veredicto absolutorio de responsabilidad criminal.

Segundo.—La s entencia recurrida

En la primera instancia, la jueza ha dictado una sentencia que está razonada y es razonable. Ha motivado de manera comprensible y suficiente los argumentos que le llevan a ese pronunciamiento absolutorio tras presenciar directamente el juicio oral celebrado y ha hecho una valoración jurídica de las pruebas de cargo y de descargo que ha de entenderse razonable porque sus conclusiones son perfectamente aceptables por la lógica humana, no siendo ni absurdas ni irracionales ni incongruentes: tras escuchar los testimonios de las personas que participaron y vieron el accidente acaecido, consolida un concreto relato fáctico y, valorando éste, llega a la conclusión ponderada que el conductor del vehículo que causó el daño físico al menor no incurrió en imprudencia trascendente para el Derecho Penal teniendo en cuenta el particular escenario que se encontró cuando conducía una moto oficial de Policía y, próximo a un paso de peatones que tiene encendida la luz roja de paso de éstos, un menor irrumpe en la vía montado en una bicicleta entre unas vallas. El hecho declarado como probado por la sentencia recurrida es fruto de una valoración racional de las pruebas atendidas en plenario y desde el mismo no cabe el más mínimo reproche penal al conductor que hizo lo que una persona medianamente diligente podía hacer, tratar de evitar el alcance del menor, algo que por desgracia no ocurrió.

Tercero.—La inmediación judicial

Partiendo de la realidad descrita en el razonamiento jurídico anterior, en esta segunda instancia no cabe otra cosa que confirmar tal veredicto porque el órgano de apelación no puede modificar esos hechos probados sentados en la primera sentencia para provocar la condena de alguien que antes no había sido condenado sin examinar directa y personalmente los testimonios de todos en un debate público y en el que se respete el derecho de contradicción de parte, algo que ni siquiera ha sido propuesto por la parte recurrente.

Ese reconocimiento expreso a la inmediación judicial lo viene haciendo nuestro Tribunal Constitucional desde la sentencia número 167/2002 y así tiene que considerarse también en esta ocasión en la que la parte que postula la condena penal de otra persona no pretende otra cosa que sustituir, con su particular e interesada valoración, la razonada y razonable que hace una jueza imparcial.

Cuarto.—Costas

Este tribunal no aprecia que la parte recurrente haya incurrido en temeridad o mala fe a la hora de interponer el recurso de apelación y sí la intención de defender su postura hasta sus últimos extremos, razón por la que no procede imponerle las costas de esta instancia y sí declararlas de oficio. Esta posibilidad la contempla expresamente el artículo 240 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

En atención a todo lo expuesto,


FALLO


 
Desestimo el recurso de apelación interpuesto por Humberto contra la sentencia dictada el día 2 de septiembre de 2013 por la Jueza de Instrucción número 1 de Córdoba en el juicio de faltas n.º 81/2013 y, en consecuencia, confirmo íntegramente dicha resolución, sin imponer las costas de esta instancia a la parte recurrente.

Notifíquese la presente resolución a las partes haciéndoles saber que contra ella no cabe recurso alguno. Una vez verificado, expídase testimonio y remítase al juzgado de procedencia para su ejecución.

Así por esta mi sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronuncio y, en consecuencia, firmo.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación