Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Andalucía 2585/2013 de 3 de octubre


 RESUMEN:

Despido objetivo: Ineptitud sobrevenida del trabajador. Informe de servicios de prevención de riesgos. Procedente.

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ANDALUCÍA SALA DE LO SOCIAL

SEVILLA

ILMOS. SRES.:

DOÑA ELENA DÍAZ ALONSO,

DOÑA ANA MARÍA ORELLANA CANO,

DON JESÚS SÁNCHEZ ANDRADA

En Sevilla, a 3 de octubre de dos mil trece.

La Sala de lo Social de Sevilla del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, compuesta por los Iltmos. Sres. citados al margen,

EN NOMBRE DEL REY

ha dictado la siguiente

SENTENCIA N.º 2.585/2.013

En el recurso de suplicación interpuesto por Cremonini Rail Ibérica S.A. contra la Sentencia del Juzgado de lo Social número 9 de los de Sevilla, autos n.º 1080/11; ha sido Ponente la Iltma. Sra. D.ª ANA MARÍA ORELLANA CANO, Magistrada Especialista del Orden Jurisdiccional Social.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Según consta en autos, se presentó demanda por D. Severiano contra Cremonini Rail Ibérica S.A. y Fondo de Garantía Salarial, sobre despido, se celebró el juicio y se dictó sentencia el día 13-4-12 por el Juzgado de referencia, en la que se estimó la demanda.

Segundo.—En la citada sentencia y como hechos probados se declararon los siguientes:

"1.º) El actor Severiano, mayor de edad y con DNI n.º NUM000, venía prestando sus servicios retribuidos por orden y bajo la dependencia de la demandada CREMONINI RAIL IBERICA SA desde el 1-08-2006 y con la categoría profesional de Tripulante, ejerciendo funciones propias de dicha categoría en el tren AVE, y siendo su salario diario por todos los conceptos de 64,50 euros, en virtud de contrato de trabajo indefinido, con jornada reducida al 75 % por guarda legal de hijo menor desde el 1-11-2010, resultando aplicable a la relación laboral el Convenio Colectivo de la empresa.

2.º) En fecha de 11-08-2007 el actor sufrió un accidente de tráfico, a consecuencia del cual le quedaron de forma temporal las siguientes secuelas: limitación de la flexión de la cadera derecha, limitación de la flexión dorsal del tobillo derecho y ligera atrofia del cuádriceps derecho. No obstante, el actor se encuentra en la actualidad recuperado funcionalmente de tales secuelas.

3.º) En fecha de 5-08-2011 la empresa UMIVALE, encargada del servicio de prevención de la empresa demandada, emitió un informe en relación con el resultado del examen de salud periódico del actor, obrante al folio 74 de las actuaciones, en el que se le declaraba como no apto para su puesto de trabajo.

4.º) Con fecha 19-08-2011 la demandada notificó al actor la carta de despido aportada como documental en el ramo probatorio y obrante al folio 6 de las actuaciones, que se da por reproducida en aras a la brevedad, por la que se procedía a la extinción de su contrato de trabajo por causas objetivas al amparo de lo dispuesto en el artículo 52.a) del ET, por ineptitud sobrevenida para el trabajo, abonándosele una indemnización de 6.450,31 € correspondiente al despido.

5.º) El actor no ostenta ni ha ostentado la cualidad o condición de representante legal de los trabajadores.

6.º) El actor instó conciliación ante el CMAC el 12-09-2011, con el resultado de "intentada sin efecto" el 27-09-11, y se interpuso la demanda origen de estas actuaciones el 28-09-11."

Tercero.—Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandada Cremonini Rail Ibérica S.A., que fue impugnado por la demandante.


FUNDAMENTOS JURÍDICOS


 
Único.-El actor prestó servicios para la empresa demandada hasta el 19 de agosto de 2011, fecha en la que fue despedido mediante carta, por ineptitud sobrevenida. La sentencia recurrida estima la demanda y declara el despido improcedente. La parte recurrente denuncia, como único motivo de suplicación, con adecuado amparo procesal, la infracción del artículo 52 a) del Estatuto de los Trabajadores. De conformidad con el artículo 52 a) del Estatuto de los Trabajadores, el contrato de trabajo podrá extinguirse "por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. La ineptitud existente con anterioridad al cumplimiento de un período de prueba no podrá alegarse con posterioridad a dicho cumplimiento". Consta acreditado que el 5 de agosto de 2011, la empresa encargada del servicio de prevención de la demandada, emitió un informe en relación con el resultado del examen de salud periódico del actor, en el que se le declaraba como no apto para su puesto de trabajo y el 19 de agosto de 2011, con base en el reseñado informe, la empresa demandada procedió a despedir al trabajador por ineptitud sobrevenida. Para que la ineptitud sobrevenida sea causa justificadora de la medida extintiva, se exige la concurrencia de los siguientes requisitos: 1. Que derive de circunstancias personales del trabajador, mediante la pérdida de sus facultades para cumplir con la prestación de servicios objeto de su contratación, bien sea por disminución de su capacidad física o por la pérdida de las condiciones legales exigidas para el desempeño de su actividad. 2. Debe ser una situación permanente y no meramente coyuntural. 3. La ineptitud debe haberse originado con posterioridad al inicio del contrato de trabajo. 4. Debe afectar al núcleo central de su prestación de servicios, de manera decisiva, por lo que no basta la mera pérdida de aptitud para algunas tareas determinadas. 5. Debe ser ajena a la voluntad del trabajador. En el caso de autos, el actor sufrió el 11 de agosto de 2007, un accidente de tráfico, a consecuencia del cual le quedaron, de forma temporal, las siguientes secuelas: limitación de la flexión de la cadera derecha, limitación de la flexión dorsal del tobillo derecho y ligera atrofia del cuádriceps derecho. Consta probado que el actor se encontraba recuperado funcionalmente de tales secuelas, pero se ha emitido un informe por el servicios de prevención considerando al demandante no apto para el desarrollo de su profesión habitual de tripulante en el AVE. La cuestión controvertida se centra en determinar si estaba justificada la decisión empresarial de despedir al trabajador por ineptitud sobrevenida, ante la conclusión del Servicio de Prevención de considerar al trabajador no apto. Debe resaltarse que el artículo 22.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que "las medidas de vigilancia y control de la salud de los trabajadores se llevarán a cabo respetando siempre el derecho a la intimidad y a la dignidad de la persona del trabajador y la confidencialidad de toda la información relacionada con su estado de salud". Acorde con lo anterior, el artículo 22.4 del citado texto legal dispone que "el acceso a la información médica de carácter personal se limitará al personal médico y a las autoridades sanitarias que lleven a cabo la vigilancia de la salud de los trabajadores, sin que pueda facilitarse al empresario o a otras personas sin consentimiento expreso del trabajador. No obstante lo anterior, el empresario y las personas u órganos con responsabilidades en materia de prevención serán informados de las conclusiones que se deriven de los reconocimientos efectuados en relación con la aptitud del trabajador para el desempeño del puesto de trabajo o con la necesidad de introducir o mejorar las medidas de protección y prevención, a fin de que puedan desarrollar correctamente sus funciones en materia preventiva". Por lo tanto, la empresa no tiene acceso a la información médica del trabajador sino sólo a las conclusiones del informe del Servicio de Prevención. Ante esta situación, la empresa no puede comunicar al trabajador las causas médicas que justifican el despido objetivo, que sólo podrá fundarlo en la ineptitud sobrevenida, de acuerdo con la conclusión de no apto del informe del Servicio de Prevención. Por su parte, de conformidad con el artículo 22.3 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales "los resultados de la vigilancia a que se refiere el apartado anterior serán comunicados a los trabajadores afectados". En el caso de autos, por lo tanto, el trabajador pudo y debió acudir a estos Servicios para acceder a la situación clínica que había motivado la conclusión de no apto para desempeñar su puesto de trabajo. No se aprecia, consiguientemente, indefensión y el despido objetivo merece la consideración de despido procedente. En este sentido, se ha pronunciado la Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 22 de julio de 2005 (Rcud 1333/2004).Procede, en consecuencia, con estimación del recurso de suplicación, la revocación de la sentencia recurrida y, la desestimación de la demanda. Devuélvase a la empresa recurrente el depósito efectuado para recurrir. No hay condena en costas. Una vez firme la presente sentencia, dése a la consignación el destino legal.


FALLAMOS


 
Estimamos el recurso de suplicación formulado por Cremonini Rail Ibérica S.A. y, revocamos y dejamos sin efecto, la Sentencia del Juzgado de lo Social número 9 de los de Sevilla, autos n.º 1080/11. En consecuencia y en sustitución de la misma, debemos desestimar y desestimamos la demanda formulada por D. Severiano contra Cremonini Rail Ibérica S.A. Devuélvase a la empresa recurrente el depósito efectuado para recurrir. No hay condena en costas. Una vez firme la presente sentencia, dése a la consignación el destino legal.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Excmo. Sr. Fiscal de este Tribunal, advirtiéndose que, frente a esta sentencia, cabe recurso de casación para la unificación de doctrina, que podrá ser preparado dentro de los diez días hábiles siguientes a la notificación de la misma, mediante escrito dirigido a esta Sala, así como que, transcurrido el término indicado, sin prepararse recurso, la presente sentencia será firme.

Una vez firme esta sentencia, devuélvanse los autos al Juzgado de lo Social de referencia, con certificación de esta resolución, diligencia de su firmeza y, en su caso, certificación o testimonio de la posterior resolución que recaiga.

Únase el original de esta sentencia al libro de su razón y una certificación de la misma al presente rollo, que se archivará en esta Sala.

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Sevilla a 23-10-13.

La extiendo yo, el/la Secretario/a para hacer constar que, una vez extendida la anterior sentencia y firmada por los Magistrados que la dictan, se procede a la publicación y depósito en la Oficina Judicial, en el día de la fecha; ordenándose su notificación y archivo y dándose publicidad en la forma permitida u ordenada en la Constitución y en las Leyes. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación