Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cantabria 790/2013 de 11 de noviembre


 RESUMEN:

Conflicto colectivo: Descanso semanal. Guardias. Compensación del trabajo efectivo prestado los días de descanso semanal.

En Localidad, a 11 de noviembre de 2013.

PRESIDENTE

Ilmo. Sr. D. Rubén López Tamés Iglesias

MAGISTRADAS

Ilma. Sra. D.ª Mercedes Sancha Saiz

Ilma. Sra. D.ª MARIA JESUS FERNANDEZ GARCIA (PONENTE)

EN NOMBRE DE SU MAJESTAD EL REY, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria compuesta por los Ilmos. Sres. citados al margen ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de suplicación interpuesto por el Sindicato USO, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social Núm. Cuatro de Santander, ha sido Ponente la Ilma. Sra. D.ª MARIA JESUS FERNANDEZ GARCIA, quien expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Que según consta en autos se presentó demanda por D. Fernando y D. Hermenegildo en representación del sindicato USO, siendo demandados SOLVAY QUÍMICA S.L. y otros, sobre conflicto colectivo, y que en su día se celebró el acto de la vista, habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia en fecha 15 de mayo de 2013 en los términos que se recogen en su parte dispositiva.

Segundo.—Que como hechos probados se declararon los siguientes:

1.º- D. Fernando Y D. Hermenegildo, ostentan la condición de delegados sindicales de la sección sindical de USO en la empresa demandada.

2.º- El sistema de retenes de guardia de mantenimiento lleva funcionando desde hace muchos años en la Fábrica de Solvay de Torrelavega.

El sistema de retenes de guardia de mantenimiento surge de la necesidad de reparar o prevenir averías y siniestros en las instalaciones, fuera del horario habitual del personal de mantenimiento.

Con el fin de garantizar una correcta atención a las instalaciones de la fábrica de Solvay Torrelavega, a cualquier hora del día o de la noche, en cualquier día del año, se estableció este sistema pactándose de manera reiterada y sistemática con el Comité de Empresa.

3.º- La adscripción al retén de guardia es voluntaria para los trabajadores.

4.º- En fecha 13 de febrero de 2013 la Comisión de seguimiento e interpretación del Pacto de Aplicación del Complejo Solvay ha emitido acta con el contenido que obra a los folios 181 y 182 de las actuaciones, cuyo contenido se tiene por reproducido íntegramente.

5.º- Se celebró el acto de conciliación, que resultó intentada sin avenencia.

Tercero.—Que contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte demandante, siendo impugnado por la parte contraria, pasándose los autos al Ponente para su examen y resolución por la Sala.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—La sentencia de instancia desestima la demanda de conflicto colectivo planteada, pues, declara, con relación a la organización del servicio de guardias de mantenimiento en la Fábrica de Solvay de Torrelavega, para reparar o prevenir averías y siniestros en las instalaciones, fuera del horario habitual del personal de mantenimiento, a cualquier hora del día o de la noche. Según sistema pactado con el Comité de Empresa, que son voluntarias, en interpretación del art. 23 del Pacto aplicativo del Convenio, que regula el descanso semanal compensatorio o su retribución cuando los trabajadores presten servicios en fines de semana o festivos en las guardias o retenes, que se compensa con los descansos que refiere. Además, de percibir la retribución correspondiente de un plus por disponibilidad y del tiempo de trabajo efectivo en la forma pactada. Sistema organizativo que, declara, no contraviene norma estatutaria, sino que se respeta el descanso mínimo semanal que, además, es acumulable en periodos de 14 días.

El personal que presta servicios el jueves por la noche, descansa la totalidad de viernes, y en el art. 23.bis, confiere derecho al trabajador a elegir entre descansar o cobrar el fin de semana o festivo de guardia trabajado.

Frente a esta decisión formula recurso de suplicación la representación letrada de la parte actora, con apoyo procesal en la letra b) del artículo 193 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social, impugnando el ordinal fáctico segundo, para que, al mismo, se adicione, el horario que realizan los trabajadores que prestan servicios como retén de guardia de mantenimiento en la fábrica de Solvay, en atención a los documentos obrantes a los folios 154 y vuelto, que contiene información de Solvay a los trabajadores de 24-11-2011, sobre el horario de trabajo del Turno de día, en el que se comunica que tras la ratificación del preacuerdo, del Pacto de aplicación del XVI Convenio Colectivo de la Industria Química al personal de día tendrá una jornada laboral de 8 horas y 30 minutos, de lunes a jueves, y de 5 horas y 30 minutos, los viernes. Quedando el horario de la siguiente manera: de 8 a 12 horas y de 12,55 a 17,25 horas, para el personal actualmente sale a las 12. Y, de 8 a 13.05 horas y de 14 a 17.25 horas, para el resto de personal de día. Que se mantiene en 2012, a excepción de los viernes, en que el personal tendrá una jornada laboral de 8 a 13.20 horas.

De la documental del folio 155, información de Solvay a los trabajadores de 28-12-2012, sobre el horario de trabajo del Turno de día, en que se comunica que de acuerdo con el art. 12 del Pacto de Aplicación, del XVI Convenio, la jornada del año 2012, es la que especifica. Del folio 157, informe de Solvay, sobre el trabajo y sistema de retenes de guardia de mantenimiento, objeto del presente procedimiento, en su punto 4, del personal que trabaja los lunes a jueves, con la jornada que también refiere, y los viertes (folios 80 y 81), art 12 del Pacto de aplicación en Solvay del Convenio Colectivo que establece la jornada anual de 1.724 horas, de trabajo efectivo del personal de día (de mantenimiento y su jornada los años 2011 y 2012), así como, en Taller mecánico y sector de generadores. Siendo los días de descanso semanal los viernes tarde, sábado, domingos y festivos.

De todo ello, estima probado, que los trabajadores que, como consecuencia de retenes, realizan trabajo de mantenimiento o reparación fuera de su horario habitual diurno, puesto que prosiguen las tareas, continuando su jornada, sea o no, por encima de la anual, el sistema de compensación establecido en el art. 23, si es compensado económicamente, con el abono del plus de guardia o reten, domiciliaria y las horas extra, efectivamente trabajadas, no respetan el descanso semanal compensatorio.

Si el acuerdo firmado (folios 85 y 86 de las actuaciones), establece que se descansará una hora por cada hora de presencia efectiva, en fábrica, los viernes, sábados, domingos y festivos, sin que la plataforma cuyas decisiones contiene el folio 183, sea justificativa del incumplimiento del art. 23. Y, si el pacto solo establece la compensación de guardias o retenes, cuando se trabaja de lunes a jueves, pero no si se trabaja en fin de semana desde el viernes, la prestación de servicios en sus jornadas de descanso semanal y fuera de horario habitual, que no se compensan con descanso alternativo y/o sustitutorio del descanso semanal que debían disfrutar, como derecho mínimo e indisponible de los artículos 37.1 y 3.5 del ET. Que no puede ser reducido por pacto convencional. Derecho al descanso semanal, que ha sido generado por los trabajadores como consecuencia de su jornada semanal y anual (39 horas y 30 minutos y 1724 horas, respectivamente), en el horario que se especifica en atención a documental aportada por la propia empresa demandada. Insistiendo en la trascendencia a la interpretación postulada de que, el tiempo de prestación efectiva como guardia o reten, los viernes desde las 13.30 horas, sábados, domingos y festivos, coincidente con el descanso semanal, debe ser compensado con descanso y retribución económica adicional por las horas efectivas trabajadas, al tener que realizar el trabajador una prestación efectiva y real de servicios, en sus días de descanso semanal. Pretende la adición del siguiente texto:

"Los trabajadores que realizan dichas guardias o retenes tienen una jornada ordinaria de trabajo de 1.724 horas anuales, y prestan sus servicios de lunes a jueves, en turno partido de 8 a 13 horas y de 12.55 horas 17.25 horas o de 8 a 13.05 horas y de 14 a 17,25 horas; y, los viernes de 8 a 13.30 horas; y, los del turno central de lunes a jueves, de 7 a 15.10 horas y los viernes de 7 a 13.30 horas. Siendo sus días de descanso semanal los viernes tarde, sábado, domingo y los 14 festivos anuales".

Pero, no está en cuestión en la presente litis, el cumplimiento o no de la jornada anual (no se plantea su exceso como fundamento de la demanda), ni los descansos entre jornadas, y, aunque la semanal, pudiera tener cierta relevancia con el horario en que se plasma en la fábrica. Dado el contenido de la pretensión (el postulado no respeto al mínimo legal de descanso, en norma legal, convencional y pacto colectivo de aplicación del mismo al centro en Torrelavega de la empresa demandada), es también irrelevante. Por cuanto, además de hacer alusión la recurrida a la posibilidad legal de compensación, incluso en jornadas de 14 días del mismo, para acumular el descanso mínimo legal. Lo contemplado en el sistema a turnos que especifica, es una superación del mínimo legal y convencional, desde la tarde del viernes a domingo. Pero, no como aplicable a todo caso, pues también contemplan los pactos convencional y aplicativo, la posibilidad de la guardia o reten en la forma impugnada, que la demandada organiza con la convención de la representación social, desde hace años, como a continuación se expone. Sin que la empresa demandada incumpla esta previsión negociada colectivamente con la representación social.

Siendo lo declarado probado, por el contrario, que la empresa respeta dichos pactos negociados, literal y sistemáticamente, interpretados en la recurrida.

Dejando para el siguiente motivo, lo que constituyen más bien, valoraciones o interpretaciones del pacto aplicativo, lo que constituye como declara la recurrida, una cuestión jurídica, de lo pactado convencionalmente, plasmado en la jornada y horario diario regular, que pretende adicionar, en relación a esta superación del mínimo legal o convencional, de compensación de descanso semanal. Lo relevante, es que el pacto también contempla la organización de las guardias en la forma en que la demandada lo ejecuta.

Por lo demás, el inalterado relato de la recurrida restante, es el único que pude ponderar el conjunto de lo actuado, sin que las comunicados de Solvay a sus empleados de los pactos negociados con el comité de empresa sobre jornada semanal, sean documental fehaciente que acredite error en la conclusión fundamental a la litis, de que se respeta el mínimo descanso semanal entre jornada del personal de reten en la forma pactada. Y ello, sin perjuicio de que si puntualmente algún empleado ve restringidos derechos necesarios, pueda plantear demanda individual de descanso o compensación legal que corresponda.

Ampliando el relato con aquel en que se funda, del que se obtiene, el sistema de retenes ahora cuestionado, que viene existiendo en la empresa, dese hace años, sin variar de forma, substancialmente. Que surge de la necesidad de reparar o prevenir averías, y siniestros en las instalaciones, fuera del horario habitual, del personal de mantenimiento, con el fin de atender correctamente las instalaciones, todos los días y horas del año. Puesto que, en la empresa, se trabaja (en producción) también, todas las horas y días del año, en turnos que cubren esta producción continua.

Sin embargo, el personal de mantenimiento, trabaja, bien en turno central (de 7 a 15.10 horas), bien en turno partido (de 8 a 13.05 horas y de 14 a 17.25 horas), de lunes a jueves. Trabajando los viernes, de 7 o 8 (según el turno), y hasta las 13,30 horas. Dentro de la jornada ordinaria de trabajo, en la que se realizan las tareas de mantenimiento, de reparación o preventivo. Excepcionalmente y de manera voluntaria, este personal debe trabajar fuera de la jornada de horario laboral ordinario, con horas extraordinarias a fin de hacer reparaciones urgentes, en guardias de mantenimiento. Es cierto, que todo el personal tiene una jornada anual de 1.724 horas, sin incluir extra.

La empresa ofrece la pertenencia a estos equipos, a personas que, trabajando en unidades de mantenimiento del complejo industrial, tiene conocimientos y experiencia necesarios para poder realizar estas tareas. El sistema habitual de retenes, es estar de guardia una semana completa entre las 8 horas del un viernes y las 8 horas del viernes siguientes, fuera de la jornada normal de trabajo indicada. Adicionalmente, existe una guardia de fin de semana, que solo cubre esos dos días y los festivos que realizan los mandos superiores, de las unidades implicadas. No solo mantenimiento sino también fabricación.

En estos casos, el personal de guardia dispone de un teléfono móvil de la empresa para estar localizable, de manera que puedan acudir a la fábrica en menos de 30-45 minutos, que es lo que normalmente tarda el reten de guardia, desde la necesidad hasta que acude a fábrica.

Existen distintos equipos de guardia para cada área de actuación (personal eléctrico, medidas, control, laboratorio mecánica y calderería). En los que se combinan tanto personal de la empresa como de empresas contratistas especializadas en el área de que se trate. Cada equipo de reten de guardia semanal está compuesto por, al menos, un mando intermedio y un operario de mantenimiento, para garantizar la estructura de mando y responsabilidad. Como hay varios equipos de guardia para cada área, cada equipo viene a cubrir una guardia cada 4-5 semanas (en ello se funda la recurrida cuando afirma que el descanso semanal obligatorio lo computa a 14 días seguidos que no exceden, los afectados, siempre voluntarios), es decir no más guardia que una al mes.

Los trabajadores adscritos a guardia semanal, perciben una prima reten, que compensa su disponibilidad a ser llamados fuera de la jornada de trabajo y su compromiso de que acudirán a la llamada, que se percibe aunque no sea llamado. Pueden hacer vida normal en el radio de acción del móvil y para acudir en plazo razonable, periodo de disponibilidad que no se compensa con descanso (tampoco funda la demanda en esta disponibilidad sino en el trabajo efectivo).

En el caso de ser llamados, la actuación de la empresa consiste, con pacto con la representación de los trabajadores, en interpretación de la norma convencional (que es a lo que responde la respuesta negativa a la demanda de las actas que contenidas en los folios 181 y 182, por los sindicatos firmantes), para actuación en periodo de guardia, perciben prima de llamada, cuyo precio varía según se trate de personal de los Anexos I y II, del Convenio, y sean días laborales (de 6 a 22 horas, de 6 a 18 los viernes), o de otro periodo, con un precio mayor de prima. Que se percibe por cada llamada de guardia, con deducción en caso de que el equipo esté en fábrica (respecto del desplazamiento que en este caso no es necesario). Las horas extraordinarias que deba realizar, en la intervención, por cada hora extra se cobran los precios establecidos que incluyen el total de conceptos salariales y pagas que se cobran.

El trabajador, a su criterio, puede solicitar descansar las horas extra o cobrar su importe. La compensación de descanso por cada hora extra es de dos por una. Dependiendo del momento puede tener derecho a desayuno, comida y cena con cargo a la empresa, con el tiempo extra que se abona como tal, para tal actuación. Así como, una prima por kilometraje. Si el trabajo se realiza de noche, entre las 1 y 6 horas, se produce una compensación, además del abono de precio, en descansos al día siguiente (descanso entre jornadas), media jornada del día siguiente, independiente de la duración de la intervención, y no tiene que comenzar hasta el medio día siguiente. Si es la noche del jueves al viernes, se descansa todo el viernes, por ser jornada intensiva. Si la intervención dura más de cinco horas, entre las 0 y las 8, se tiene derecho a descansar toda la jornada siguiente, independientemente de la compensación por horas extra percibidas, aunque sea en descanso. Aunque los trabajadores en guardia trabajen al año menos de 1500 horas, por debajo de la jornada anual ordinaria, sin merma de retribuciones y primas.

El descanso entre jornadas es posible porque el mantenimiento de la fábrica está asegurado dado que el personal que no ha estado de guardia y cumple su jornada normal de trabajo, también realiza este trabajo. Por la naturaleza de los descansos adicionales, si el trabajo nocturno se realiza durante las noches del viernes, sábado, no genera derecho a los mismos, por cuanto no existe jornada de trabajo pare este personal ni los sábados ni domingos (si trabajan estos días es como horas extraordinarias).

Se prevé que si este personal ha estado trabajando la noche de viernes a sábado o de sábado a domingo, tuviera que seguir trabajando durante la jornada del sábado o el domingo (con horas extra), este personal debe ponerse en contacto con el ingeniero de guardia quien valorará la idoneidad de que ese personal siga trabajando o no, teniendo en cuenta las horas trabajadas y el tipo de trabajo de que se trate, pudiendo ser llamado otro personal para el trabajo diurno, aunque no esté de guardia. Por cuestión de seguridad y salud en el trabajo, el ingeniero responsable de la unidad de que se trate, podrá decir que dicho personal, no sigua trabajando en determinadas circunstancias.

En atención a lo expuesto, aunque gran parte de la revisión que propone, se extrae de la misma documental que analiza y funda la recurrida, no es trascedente a la litis, por mantener inalterada la conclusión básica y fundamental de la instancia, para la desestimación del recurso, que es el respeto de la empresa demandada a lo único cuestionado en el recurso, que es el cumplimiento e interpretación del descanso semanal en las guardias organizadas, en el pacto de cumplimiento del XVI Convenio de la Industria Química. Lo que a continuación se analiza, desde la perspectiva normativa.

Segundo.—Con apoyo procesal en la letra c) del artículo 193 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social, la parte actora recurrente, denuncia infracción de la sentencia recurrida, por aplicación indebida, de lo establecido en el artículo 23 del Pacto de Aplicación del Convenio Colectivo de la Industria Química e inaplicación del art. 12 de dicho Pacto, en relación con el art. 3.5 y 37, apartados 1 y 2, del Estatuto de los Trabajadores. La parte recurrente considera que es errónea la decisión de la instancia, que se funda en el acta del folio 183, en un acuerdo de una plataforma del pacto. Ya que la empresa no concede el descanso semanal, sustitutorio de la prestación de servicios en dichos días, fuera de su jornada ordinaria anual de 1.724 horas. Estima que la demandada no prueba el cumplimiento del descanso semanal, si se trabaja en viernes tarde, sábado, domingo o festivo. Sino únicamente la compensación retributiva. Considera que la organización del servicio de guardias cuestionado, en trabajo efectivo en fin de semana, es contrario a derecho mínimo necesario. Ponderando la jornada anual y semanal, del personal de mantenimiento y su horario diario, en los años 2011 y 2012. Lo que deduce del mismo informe de Solvay (obrante al folio 157) que funda, en parte, la recurrida.

Por lo que concluye instando la revocación de la recurrida y que se declare que los trabajadores que realizan guardia o renten fuera de su jornada ordinaria, mediante la continuación de su trabajo después de la finalización de su jornada o acudiendo a fábrica fuera de su horario habitual, con el sistema de compensación económica por la realización efectiva de trabajo descrita, solo tiene derecho a descanso compensatorio o sustitutorio si se traba de lunes a jueves, pero no, cuando lo hacen las noches del viernes, sábado, domingo o festivo, a pesar de ser reconocido como efectivo trabajo.

Reclama en definitiva que, conforme a lo establecido en el art. 23 del Pato de aplicación convencional, sobre la forma de compensación del trabajo efectivo prestado los días de descanso semanal de acuerdo a Convenio (viernes, sábados, domingos y festivos), las horas de guardia o reten fuera de la jornada ordinaria, no tienen descanso alternativo equivalente a las horas de efectivo trabajo, solicitando que se declare que estas horas de efectiva prestación de servicios, realizadas en los descansos semanales, deben dar lugar a derecho al trabajador al descanso semanal compensatorio que no ha disfrutado, o a su compensación económica alternativa, por no haber podido disfrutar del descansos semanales, condenando a las empresa a las consecuencias legales y económicas derivadas de esta declaración.

En primer término, respecto de éste último aspecto (consecuencias económicas derivadas del derecho pretendido), si se pretende la cuantificación económica para cada empleado afectado, más allá de la acción declarativa que también contiene la pretensión de la parte actora, excede del debate del conflicto colectivo que, en interpretación de lo preceptuado en el art. 153.1 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social y concordantes, no abarca condenas a reclamaciones económicas concretas, sino sobre demandas que afecten a intereses generales de un grupo genérico de trabajadores o a un colectivo genérico susceptible de determinación individual y que versen sobre la aplicación e interpretación de una norma estatal, convenio colectivo, cualquiera que sea su eficacia, pactos o acuerdos de empresa, o de una decisión empresarial de carácter colectivo, o de una práctica de empresa.

Reclamación económica concreta, que además debe ponderar circunstancias individuales de cada trabajador afectado, lo que desborda el cauce colectivo aquí seguido desde la presentación de la demanda (que ha ido modificando a lo largo de la tramitación del proceso) que solo se ciñe, por imperativo del referido marco colectivo y contemplada el descanso y/o retribución cuestionado, como acción declarativa, no de condena.

Por otro lado, la parte recurrente apunta cuestiones, que también exceden (aun siendo colectivas), de la demanda de conflicto planteado, cuando aludiendo a lo establecido en el art. 37 del ET y directivas comunitarias en materia de descanso semanal, refiere un posible incumplimiento por ilegalidad del Convenio Colectivo y Pacto colectivo de aplicación desarrollado, como mínimo legal. Pues, en su caso, de así pretenderlo abiertamente, debería formular demanda de impugnación de convenio o acuerdo colectivo por ilegalidad, que no es la acción seguida que da origen al procedimiento (STS S 4.ª de fecha 22-9-2011, rec. 203/2010, EDJ 2011/231647).

Aunque más bien, en la formalización del recurso, y ello es el objeto limitado del proceso, lo pretendido es que sumando el contenido del art. 37 del ET, directivas comunitarias, junto al del 23 del Pacto aplicativo en la empresa del Convenio sectorial, lo que impugna la parte recurrente es la decisión de empresa, por no respetar sus límites de descanso semanal obligatorio, a lo que es irrelevante acuerdo con la representación de los trabajadores, por ser derecho necesario, en la fábrica de Torrelavega, relativo a los operarios del servicio de guardia o renten semanal, y el descanso semanal, legal y convencionalmente establecido.

Ya se adelanta que, en este concreto extremo interpretativo o aplicativo (no relativo a impugnación de norma colectiva) el contenido del art. 37 del Estatuto de los Trabajadores como la normativa comunitaria, cuando garantiza un descanso semanal mínimo entre jornadas semanales de día y medio continuo (ampliada las doce horas entre jornadas diarias), se ve mejorado convencionalmente y en el Pacto aplicativo del Convenio en la empresa demandada (referido al derecho mínimo necesario legal y convencional irrenunciable del art. 3.5 del ET), en el art. 12, por la jornada anual de 1.724 horas para los años 2011 y 2012, y la semanal en el horario que concreta, de la tarde del viernes (desde las 13.30 horas), sábado y domingo y festivos, lo que excede del mínimo legal en medio día (reiteramos sumado el descanso diario entre jornadas). Que, para el personal de mantenimiento que integra las guardias de renten semanales, se ve concretado en el art. 23 relativo a plus de guardias y retenes domiciliarios, voluntarios, con las características y fines a que antes se ha hecho referencia (trabajo estrictamente necesario, para averías o trabajos que originen perjuicios en instalación o proceso productivo...), en cuyo apartado relativo a "Descansos", se estipulan los que la demandada acredita cumplir, y su concreción efectiva, pactada con la representación social en la empresa. En especial teniendo presente que no se dispone convencionalmente como derecho mínimo necesario, lo que la parte interpreta de la previsión del desarrollo en horario normal (art. 12 del Convenio), de la jornada efectiva, hasta las 13.30 horas, del viernes.

Luego, si como se pondera la recurrida de la documental que aporta la parte demandada, no se hace por cada equipo más de una guardia al mes. En periodos de catorce días, no se supera, el mínimo legal. Y, el convencional del Pacto aplicativo, interpretando literal y sistemáticamente, como lo hace el magistrado de instancia, los art. 12 y 23, que regula, tanto la jornada y horario ordinario; como, las guardias o retenes domiciliarias con llamadas para trabajo efectivo fuera de la referida jornada ordinaria, incluidos viernes tarde, sábados, domingos y festivos, en la forma en que se expresa en la recurrida. Y, no siendo, como la propia parte recurrente admite, cuestionada la exceso sobre la jornada ordinaria anual (de hecho se informa que el personal de guardias, está por debajo de la misma) sin que suponga merma alguna en salario el trabajo en fines de semana y festivos, por pertenencia a guardia, cuando en el art. 12 del Pacto aplicativo del convenio establece una jornada ordinaria y semanal, de trabajo efectivo, que para el personal de mantenimiento, ordinario supone el trabajo de lunes a viernes hasta las 13,30 horas, de lo que no se deduce que el descanso semanal deba ser también para el servicio de guardia, el mismo literalmente que aquel. Es decir, en el marco convencional pactado se establece de forma diferenciada (dentro del respeto a mínimos legales), una organización productiva que se traduce en una jornada anual que respetan los trabajadores que integren o no los servicios de guardia. Pero, una organización horaria distinta, según, voluntariamente integren o no dicho servicio de guardia. Fija para los trabajadores de jornada ordinaria, y, variable, según estén o no de guardia, declarando la recurrida, que la organización del servicio de guardia implantado, respeta, en todo caso, en periodos de catorce días, el descanso semanal obligatorio para los integrantes del reten de guarida. Junto a las concretas previsiones del Pacto aplicativo, en la empresa, de descanso y económicas, relativas a estos empleados.

Con el fin de asegurar reparaciones urgentes y averías o daños en la empresa, propios de un proceso productivo continuo, todos los días y horas del año, con relación en concreto al servicio de mantenimiento afectado (la demandada complementa aquellos supuestos en que no hay suficientes empleados o por la especialidad del servicio con contratas), establece un servicio que no implica presencia física en la empresa, con compromiso de acudir en tiempo razonable (en los términos pactados), que implica el trabajo fuera de la jornada ordinaria (no se cuestiona el descanso entre jornadas), en concreto desde el viernes tarde al domingo o festivos, que es lo previsto en compensación económica y de descanso en el art. 23 del citado Pacto aplicativo. Pero, que no podemos olvidar, no se impone ni convencional ni en el pacto aplicativo, que dicho personal deba tener idéntico descanso semanal que el trabajador con jornada ordinaria, no integrante de guardias que es lo regulado en el art. 12 del mismo Pacto. Y, que por la referida organización del servicio, en el citado periodo previsto en la normativa legal y comunitaria invocados, permite la referencia en periodo de 14 días, que se afirma compensa el trabajo efectivo que la directiva invocada 93/104/CEE parcialmente modificada por la Directiva 2004/34/CEE. Que en este litigio, acumulativamente en dos semanas, equivale a 24 horas, de exceso sobre el mínimo legal, que no se declara probado se sobrepase, ni de forma generalizada, ni siquiera individualmente (aunque ello, también desbordaría el proceso colectivo seguido).

No niega la parte demandada que el trabajo efectivo en su puesto de trabajo (no el de disponibilidad), afecte a los descansos mínimos de cada empleado (que reiteramos la norma convencional no regula expresamente, más allá del horario del personal de trabajo ordinario), y el Pacto aplicativo a la empresa de Solvay en Torrelavega, prevé expresamente, el ejecutado voluntariamente por los integrantes de guardias en fines de semana. Que, puede, de realizarse efectivamente (no lo implica estar disponible), y compensarse en periodos de hasta 14 días, en los que no se reiteran guardias.

Por lo que la actuación de la empresa, aquí impugnada, se adapta a la norma mínima legal (día y medio de descanso semanal, seguido) en periodos de 14 días), y el convencional que establece, tanto, en el art. 12 la jornada como el horario habitual u ordinaria; como, en el art. 23, aplicativo del Pacto en la fábrica, de las guardias o retenes, con la previsión del respeto de la jornadas, que compensa el descanso en la forma organizativa prevista. Sin perjuicio de que si, individualmente, algún trabajador, realiza trabajo en guardias, y no se respecte el mínimo legal en los referidos periodos de 14 días, siempre podrá reclamar, lo que en su derecho convenga, en demanda ordinaria. Pero, lo cierto es que de lo informado y declarado probado en la instancia, no se deduce que el pacto aplicativo impugnado, se incumpla con carácter sistemático y como práctica de empresa, el derecho al descanso semanal en los empleados que realizan trabajo efectivo cuando están de guardia en fines de semana.

Del relato de la recurrida, se deduce que los empleados que integran el reten de guardias tiene efectiva compensación en descanso semanal (la compensación económica no es discutida), siendo la elección del trabajador entre descansar el doble de horas trabajadas o una percepción (además de otras que en todo caso cobra, independientemente de esta opción) que responde el Plan aplicativo, cuando se trabaja en viernes tarde, a domingo, con exención total o parcial de jornada día siguiente cuando se pueda efectuar el descanso nocturno reparador, no repercute en el descanso semanal efectivo (referido siempre a esa posibilidad de abarcar 14 días). Sin que de la normativa legal o convencional se deduzca derecho infringido en el referido Pacto aplicativo, que es el seguido por la empresa demandada en la organización de guardias cuestionada.

Es reiterada la doctrina jurisprudencial contenida entre otras en la sentencia del Tribunal Supremo (Sala 4.ª), de fecha 13-5-2013 (rec. 84/2012, EDJ 2013/89759) y 4-2-2013 (rec. 33/2012, EDJ 2013/18810), así como la muy numerosa en ellas citadas, relativa sobre la materia interpretativa de normativa convencional que, en principio, atiende al máximo respeto a la interpretación llevada a cabo por la instancia, pues: "...la interpretación de los contratos y demás negocios jurídicos (y el convenio colectivo participa de tal naturaleza) es facultad privativa de los Tribunales de instancia, cuyo criterio, como más objetivo, ha de prevalecer sobre el del recurrente, salvo que aquella interpretación no sea racional ni lógica, o ponga de manifiesto la notoria infracción de alguna de las normas que regulan la exégesis contractual".

Debiéndose destacar, así mismo, que ha precisado: "...en materia de interpretación de cláusulas de convenios y acuerdos colectivos, en cuyo esclarecimiento se combinan las reglas de interpretación de las normas con las de la interpretación de los contratos, debe atribuirse un amplio margen de apreciación a los Órganos jurisdiccionales de instancia, ante los que se ha desarrollado la actividad probatoria relativa a la voluntad de las partes y a los hechos comitentes". Siendo aplicables los criterios interpretativos de acuerdos convencionales y normas, contenidos en los artículos 3 y 1281 y siguientes del Código Civil.

Aquí, no se menciona, ningún hecho concreto (menos aun afectante a la totalidad del personal que integra guardias o reten de mantenimiento), que vulnere la previsión legal y Convencional del sector o el pacto convencional aplicativo en la empresa demandada, en la materia del descanso semanal cuestionado que se haya incumplido. Pues, lo sucedido en la empresa, precisamente, se debió a acuerdo con la representación social y en respeto de lo pactado.

Interpretación que, además, contribuye a la conservación del contrato o acuerdo convencional en sus propios términos (art. 1281 del CC), según los hechos del momento del pacto y los coetáneos o posteriores (art. 1282 del CC), cuando se viene ejecutando así, pacíficamente, desde hace años.

Si se ve con claridad que lo que sostiene en realidad la parte es que se debe realizar una interpretación fragmentaria y literal del acuerdo, dando preferencia a los términos del art. 12, sin complementarlos con la interpretación sistemática en el marco legal y convencional vigente, que también se contienen en el 23. Cuando en la instancia se concluye que no está ni en la intención ni cabe entenderla comprendida en los términos del acuerdo (1283 del CC), a efectos de establecer la verdadera finalidad de la cláusula convencional, en la forma propuesta por la parte recurrente, respecto a idéntico descanso semanal previsto en aquel respecto de los equipos de guardia que realizan trabajo efectivo en fines de semana. No es posible sustituir dicha interpretación de la instancia por la interesada de parte.

La sentencia recurrida no incurren en esta interpretación en virtud de una consideración sistemática de las reglas, legal y convencional, en infracción alguna, que se ve reforzada por los criterios sistemático y finalístico de la norma pactada colectiva invocada en el recurso (art. 1285 y 1286 del CC).

Por lo que se desestima el recuro formulado y se confirma la sentencia recurrida.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


F A LL A M O S


 
Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por UNIÓN SINDICAL OBRERA, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número Cuatro de Santander de fecha 15 de mayo de 2013 (Proceso 467/12), en virtud de demanda de conflicto colectivo formulada contra la entidad recurrente contra la empresa SOLVAY QUÍMICA S.L., Secciones sindicales de COMISIONES OBRERAS y UNIÓN GENERAL DE TRABAJADORES, y en su consecuencia, confirmamos la resolución recurrida.

Notifíquese esta Sentencia a las partes y a la Fiscalía de la Comunidad Autónoma, previniéndoles de su derecho a interponer contra la misma, recurso de casación para la unificación de doctrina, regulado en los artículos 218 y siguientes de la Ley 36/2011, de 10 de Octubre, Reguladora de la Jurisdicción Social, que podrá prepararse ante esta Sala de lo Social del Tribunal Supremo, dentro de los diez días hábiles contados a partir del siguiente a su notificación.

Devuélvanse, una vez firme la sentencia, el proceso al Juzgado de procedencia, con certificación de esta resolución, y déjese otra certificación en el rollo a archivar en este Tribunal.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia en día de su fecha, por el Ilmo/a. Sr/a. Magistrado Ponente que la suscribe, en la Sala de Audiencia de este Tribunal. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Tu formación puede salirte gratis
Dossier productos tóxicos
III Congreso Compliance
 
Foros de formación