Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Andalucía 3402/2012 de 26 de noviembre


 RESUMEN:

Responsabilidad patrimonial de la Administración: Reclamación por daños y lesiones derivadas de caída de una bicicleta por mal funcionamiento del servicio público. Valoración de la prueba: Examen de la doctrina referida a la carga de la prueba, no habiéndose acreditado, en este caso, el anormal funcionamiento del servicio, ni el nexo causal con los daños sufridos.

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

RECURSO 392/2004

SENTENCIA NÚM. 3.402 DE 2.012

Ilma. Sra. Presidenta:

D.ª Beatriz Galindo Sacristán

Iltmos. Sres. Magistrados

D.ª María Luisa Martín Morales

D. Antonio Cecilio Videras Noguera

---------------------------------------------------

En la Ciudad de Granada, a veintiséis de noviembre de dos mil doce.

Ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, se ha tramitado el recurso número 392/2004, seguido a instancia de D. Maximino, que comparece representado por la Procuradora Doña María Isabel Olivares López y dirigido por el Letrado Don Sergio Bueno Illescas, siendo parte demandada el MUNICIPIO DE ALBOLOTE, representado por el Procurador Don David A. Ruiz Lorenzo y defendido por el Letrado Don Manuel A. Chía Mancheño; apareciendo como codemandada GROUPAMA SA, representada por la Procuradora Doña Cristina López Villar Suárez y defendido por el Letrado Don Carlos González-Sancho López. La cuantía del recurso es de 8.395,55 euros.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—- Interpuesto recurso contencioso-administrativo, se admitió a trámite el mismo y se acordó reclamar el expediente administrativo, que ha sido aportado.

Segundo.—- En su escrito de demanda la parte actora expuso cuantos hechos y fundamentos de derecho consideró de aplicación y terminó por suplicar a la Sala que dicte sentencia condenando al Ayuntamiento de Albolote a abonar a la recurrente a cantidad de 7.825,55 euros, en concepto de responsabilidad patrimonial, por los daños y perjuicios sufridos en accidente.

Tercero.—- En su escrito de contestación a la demanda, la Administración demandada y la codemandada, tras exponer cuantos hechos y fundamentos de derecho consideraron de aplicación, solicitaron sentencia por la que se desestime la pretensión anulatoria del acto impugnado y la condena al pago de indemnización.

Cuarto.—- Habiéndose solicitado el recibimiento a prueba, sin la celebración de vista pública, tras formular conclusiones, se señaló para deliberación, votación y fallo del presente recurso, el día y hora señalado en autos, en que efectivamente tuvo lugar, habiéndose observado las prescripciones legales en la tramitación del recurso.

Visto, habiendo actuado como Magistrado Ponente al Iltmo. Sr. D. Antonio Cecilio Videras Noguera.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—- Se impugna en el presente recurso contencioso-administrativo la resolución de la Alcaldía del Ayuntamiento de Albolote de 4 de noviembre de 2003, desestimatoria de la reclamación de responsabilidad patrimonial presentada el 6 de febrero de 2003, por D. Maximino, por los daños y lesiones sufridas el día 1 de febrero de 2003, cuando circulaba en bicicleta por el Paseo de Colón, bajando hacia el núcleo urbano del Albolote, cuando antes de llegar a la rotonda que canaliza el tráfico, al atravesar una zona en la que se encontraban una serie de obstáculos y resaltos limitadores de velocidad, sin señalizar, se cayó, produciéndose una serie de daños en diversos elementos de la bicicleta, daños materiales cuya reclamación asciende a las facturas presentadas por reparación de bicicleta, una chaqueta y un culotte, en total 570 euros, siendo el recurrente derivado al Hospital Universitario Virgen de Las Nieves, donde fue atendido de las lesiones sufridas, presentando un corte en el pómulo que requirió dieciocho puntos de sutura, estando de baja desde el día 3 de febrero hasta el día 19 del mismo mes y año, fecha del alta, valorando la incapacidad temporal en 686,88 euros, el perjuicio estético en 6.489,70 euros y el factor corrector por el perjuicio económico en 648,97 euros. El demandante basa su petición de indemnización en la existencia de obstáculos en la vía pública sin señalización.

Segundo.—- La Administración Local demandada basa la denegación de responsabilidad en los siguientes datos:

1.º) El Jefe de Mantenimiento de Obras y Servicios informa, con fecha 14 de febrero de 2003, que en la zona del accidente existen dos bandas sonoras, cuyo mantenimiento corresponde al Ayuntamiento de Albolote (folio 4 del expediente administrativo);

2.º) La Policía Local emite informe, con fecha de 14 de febrero de 2003, indicando la señalización existente en el sentido en el que circulaba el recurrente: a) disco de limitación de velocidad a 50 Km./h, acompañado de un panel informativo con la leyenda que dice: Atención bandas sonoras; b) disco de limitación de velocidad recordando que no se debe de sobrepasar los 50 Km/h, acompañado de un disco de peligro avisando de la existencia de una rotonda; c) disco de limitación de velocidad a 40 Km/h, acompañado de otro que indica el giro de la rotonda; y termina manifestando " Que respetando las indicaciones existentes y no intentando eludir las bandas sonoras no se entiende el por que de la caída a no ser que se produzca de una forma accidental por cualquier motivo ajeno al estado de la calzada (folio 5 del expediente administrativo).".

3.º) El Jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Albolote, con fecha 17 de marzo de 2003, comunica que "... el que suscribe no vio nada, que solamente acudió a la llamada de la gente pensando que se había producido un atropello. Que seguidamente avise a la Policía local para llamasen a los servicios sanitarios. Que el mismo ciclista manifestó que había sufrido una caída y que Protección Civil se hizo cargo de la bicicleta.".

4.º) En el fundamento de derecho cuarto de la resolución impugnada, se dice: " De los informes obrantes en el expediente no se deduje la existencia de indicios con relevancia suficiente para afirmar la relación de causalidad directa e inmediata entre el funcionamiento del servicio público de mantenimiento de las vías urbanas y el resultado dañoso producido, sin que las fotos aportadas sirvan como prueba de los hechos alegados. Las bandas sonoras estaban convenientemente señalizadas, no habiéndose producido el accidente de haber seguido correctamente las indicaciones que las mismas establecen, tal y como se desprende del informe de la policía local obrante en el expediente.".

Tercero.—- La Compañía aseguradora codemandada, además de reiterar lo argumentado por la Corporación local, añade: 1.º) que de la vestimenta del recurrente se puede deducir que es un ciclista profesional, lo que explicaría una velocidad mayor a la permitida; 2.º) que no habiendo solicitado en vía administrativa los perjuicios personales, no puede en vía jurisdiccional reclamar los días de baja y el perjuicio estético; y 3.º) que no existe conformidad en valorar en diez puntos el perjuicio estético, pues los dieciocho puntos de sutura no significa que vaya a quedar cicatriz o su entidad.

La primera manifestación de la Compañía aseguradora fue planteada al recurrente, quien el 6 de marzo de 2009, contestó que lleva toda la vida montando en bicicleta; que había pasado con anterioridad por el lugar del accidente, pero no había bandas sonoras; que desconocía la existencia de tres señales verticales, dos limitando la velocidad a 50 Km/h y una a 40.

Cuarto.—- De la prueba practicada, resulta relevante:

A) La fotografía aportada por el recurrente no da fe de que ese fuera el estado de la vía el día del accidente, ni aporta ningún otro dato adicional dada su pésima calidad.

B) La Policía Local emite informe, con fecha de 14 de febrero de 2003, "... con motivo de la caída sufrida por Don Maximino, al bajar por el puente que une la 323 con paseo de Colón, dicha bajada se encuentra señalizada de la siguiente manera :", indicando la existencia de tres discos de limitación de velocidad, el primero y el segundo a 50 Km./h y el tercero a 40 Km./h; estando el primer disco acompañado de un panel informativo con la leyenda que dice " Atención bandas sonoras "; lo que contradice frontalmente la afirmación del recurrente en su Fundamento de Hecho Primero, de que se encontraban " una serie de obstáculos y resaltos limitados de velocidad, sin señalizar.".

C) La contradicción es mayor sobre la ausencia de señalización, pues: a) primero, no la menciona en la reclamación administrativa; b) segundo, admite en el escrito de demanda " una serie de obstáculos y resaltos limitados de velocidad, sin señalizar."; y c) para finalizar, el 6 de marzo de 2009, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. Uno de Santa Fe, contestando a las preguntas de la aseguradora y, en concreto, a la Cuarta, " Diga como es cierto que dicha carretera tiene tres señales que limitan la velocidad, dos de ellas la limitan a 50 km./h y posteriormente un la limita a 40 km/h.", manifiesta " Que lo desconoce ".

Quinto.—- La Sala, valorando la prueba practicada, considera que el recurso no puede estimarse por incumplir el recurrente la carga de la prueba que le correspondía.

Desde la Sentencia del Tribunal Supremo, Contencioso, sección 1, del 28 de enero del 1972 (Recurso 14924/1971) se viene manteniendo la doctrina de que la carga de la prueba respecto al hecho, situación o funcionamiento del servicio público, así como del nexo causal entre los mismos y la lesión, ha de correr a cargo de la parte actora, como consecuencia de lo establecido en el artículo 1.214 del Código Civil, actual artículo 217 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, y por otra parte la existencia de fuerza mayor, a cargo de la titularidad de lo causante de la lesión.

Con carácter general, la prueba de las obligaciones incumbe a quien reclama su cumplimiento; en consecuencia, es al recurrente a quien corresponde probar la existencia del nexo causal indispensable para que surja la obligación de indemnizar (Sentencias del Tribunal Supremo de 17 de diciembre de 1998 [RJ 1998, 10310 ] y 30 de septiembre de 1999 [RJ 1999, 7886]).

Quien desea obtener la reparación que cree justa, como consecuencia de la a su juicio inadecuada prestación del servicio público, debe ser quien acredite que se produjo un acontecimiento que desencadenó un daño imputable al funcionamiento del servicio en cualquiera de sus manifestaciones, para que de ese modo se pueda achacar ese daño a la Administración como responsable de aquél (Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de octubre de 2004, RJ 2004, 7333).

El recurrente, entre sus contradicciones, no ha logrado acreditar cuál fue la verdadera causa de su caída de la bicicleta, que en la demanda indica que es la ausencia de señalización de las bandas sonoras; y, sin embargo, hay prueba suficiente como para determinar la existencia de tres señales de tráfico, limitadoras de la velocidad, estando la primera acompañada de un panel informativo con la leyenda "Atención bandas sonoras"; por lo que la sentencia sólo puede ser desestimatoria ante la falta de acreditación del anormal funcionamiento del servicio público, así como del nexo causal entre éste y los daños sufridos.

Sexto.—- No ha lugar a hacer expresa declaración sobre costas, conforme al artículo 139.1 de la Ley de la Jurisdicción, al no apreciarse la concurrencia de circunstancias concretas de especial relieve.

Vistos los preceptos legales citados y demás de pertinente y general aplicación, la Sala dicta el siguiente


FALLO


 
DESESTIMAR el recurso contencioso-administrativo interpuesto por D. Maximino contra la resolución del MUNICIPIO DE ALBOLOTE de 4 de noviembre de 2003, desestimatoria de la reclamación de responsabilidad patrimonial presentada el 6 de febrero de 2003, por los daños y lesiones sufridas el día 1 de febrero de 2003, cuando circulaba en bicicleta; confirmándose el acto administrativo por ser conforme a Derecho; sin que proceda hacer una expresa condena en costas.

Intégrese la presente sentencia en el libro de su clase y una vez firme remítase testimonio de la misma junto con el expediente administrativo al lugar de procedencia de este.

Así por esta nuestra sentencia que se notificará a las partes haciéndoles saber, que contra ella no cabe recurso alguno, definitivamente juzgando lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Tu formación puede salirte gratis
Dossier productos tóxicos
III Congreso Compliance
 
Foros de formación