Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Asturias 281/2013 de 19 de marzo


 RESUMEN:

Responsabilidad patrimonial de la Administración: Reclamación de daños y perjuicios por atropello del tren. Valoración de la prueba: No se aprecia negligencia en el maquinista, ni existía obligación de contar con cerramiento de las vías en la zona del accidente, por lo que no existe relación de causalidad directa.

OVIEDO

SENTENCIA: 00281/2013

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ASTURIAS

Sala de lo Contencioso-Administrativo

RECURSO: PO 1501/10

RECURRENTE: D. Baltasar

PROCURADOR: D.ª JOSEFINA ALONSO ARGÜELLES

RECURRIDO: FEVE (FERROCARRILES DE VIA ESTRECHA)

PROCURADOR: D. ARMANDO MORA ARGÜELLES LANDETA

CODEMANDADO: AXA CORPORATE SOLUTIONS ASSURANCE, S.A.

PROCURADOR: D. FRANCISCO JAVIER ALVAREZ RIESTRA

SENTENCIA n.º 281/13

Ilmos. Sres:

Presidente:

D. Julio Luis Gallego Otero

Magistrados:

D. Rafael Fonseca González

D. José Manuel González Rodríguez

En Oviedo, a diecinueve de marzo de dos mil trece.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias, compuesta por los Ilmos. Sres. Magistrados reseñados al margen, ha pronunciado la siguiente sentencia en el recurso contencioso administrativo número 1501/10 interpuesto por D. Baltasar, representado por la Procuradora D.ª Josefina Alonso Argüelles, actuando bajo la dirección Letrada de D. Enrique Valdés Joglar, contra FEVE, representada por el Procurador D. Armando Mora Argüelles Landeta, actuando bajo la dirección Letrada de D. Isaac González Azurmendi, siendo codemandada AXA Corporate Solutions, representada por el Procurador D. Francisco Javier Alvarez Riestra, actuando bajo la dirección Letrada de D. Francisco Fanego Rodríguez. Siendo Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. Julio Luis Gallego Otero.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Interpuesto el presente recurso, recibido el expediente administrativo se confirió traslado al recurrente para que formalizase la demanda, lo que efectuó en legal forma, en el que hizo una relación de Hechos, que en lo sustancial se dan por reproducidos. Expuso en Derecho lo que estimó pertinente y terminó suplicando que, en su día se dicte sentencia en la que estimando el recurso interpuesto, revoque la resolución recurrida por no estar ajustada a derecho, con imposición de costas a la parte contraria. A medio de otrosí, solicitó el recibimiento del recurso a prueba.

Segundo.—Conferido traslado a la parte demandada para que contestase la demanda, lo hizo en tiempo y forma, alegando: Se niegan los hechos de la demanda, en cuanto se opongan, contradigan o no coincidan con lo que resulta del expediente administrativo. Expuso en Derecho lo que estimó pertinente y terminó suplicando que previos los trámites legales se dicte en su día sentencia, por la que desestimando el recurso se confirme el acto administrativo recurrido, con imposición de costas a la parte recurrente.

Tercero.—Conferido traslado a la parte codemandada para que contestase a la demanda lo hizo en tiempo y forma, solicitando se dicte sentencia con desestimación del recurso, confirmando la resolución recurrida, con imposición de costas al actor.

Cuarto.—Por Auto de 21 de julio de 2011, se recibió el procedimiento a prueba, habiéndose practicado las propuestas por las partes y admitidas, con el resultado que obra en autos.

Quinto.—No estimándose necesaria la celebración de vista pública, se acordó requerir a las partes para que formulasen sus conclusiones, lo que hicieron en tiempo y forma.

Sexto.—Se señaló para la votación y fallo del presente el día 15 de marzo pasado en que la misma tuvo lugar, habiéndose cumplido todos los trámites prescritos en la ley.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—- La parte recurrente interpone recurso contencioso-administrativo contra la desestimación presunta por silencio de la empresa pública Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE), de la reclamación por responsabilidad patrimonial por los daños y perjuicios sufridos como consecuencia del atropello de su padre por el tren n.º 2817, en el punto kilométrico 46,600, del tramo de vía férrea de Cudillero a Gijón.

Con la acción ejercitada pretende se declare la nulidad de la resolución recurrida y se revoque la misma, por ser contraria al Ordenamiento Jurídico, y condene a FEVE (Ferrocarriles de Vía Estrecha, S.A.), en solidaridad con la entidad aseguradora AXA Corporate Solutions Assurance a pagar al actor la suma de 90.000 €, cantidad que deberá ser debidamente actualizada a la fecha de la sentencia, en el caso de la Aseguradora, con los correspondiente intereses legales privilegiados del artículo 20.4 de la Ley de Contrato de Seguro, desde la fecha del siniestro, y en caso de FEVE, mediante cualquiera de los procedimientos permitidos por el Artículo 141.3 de la Ley 30/1992.

Pretensiones declarativas y de condena con fundamento en los motivos siguientes: Concurren los requisitos legalmente exigidos para declarar la responsabilidad patrimonial de la Administración, estamos ante un claro e inequívoco supuesto de responsabilidad, toda vez que el atropello se produce en una zona de tránsito utilizada por los vecinos y gente del lugar como paso habitual, se corresponde con el antiguo paso a nivel de las vías del tren (PN clausurado n.º 009 "Las Escuelas"), que se encuentra cerrado para el tránsito de vehículos, pero no para el de personas; no existe señalización a efectos de advertir a terceros de la existencia de la vía y del paso de las unidades del tren por la misma, ni de la peligrosidad del lugar cuando la línea férrea en la que se produjo el accidente se caracteriza por una alta siniestralidad con varios atropellos; la zona en que se produjo el accidente se corresponde con una zona urbanizada en la que resulta preceptivo el cerramiento de la línea de ferrocarril, y que ha existido una demora de 1 hora y 22 minutos en la asistencia médica del lesionado al optar el maquinista por trasladarlo en tren al hospital, en lugar de avisar a una ambulancia, tratándose de un lugar perfectamente comunicado y sito a una distancia de dos kilómetros del hospital de Jove de Gijón.

Segundo.—A la demanda se opone la sociedad pública de ferrocarriles debido a la improcedencia de la pretensión, pues los hechos relatados descartan la concurrencia de los elementos esenciales necesarios que definen la responsabilidad patrimonial, toda vez que el accidente se produjo por la exclusiva culpa de la víctima, quien sin guardar la más mínima norma de prudencia y vulnerando la prohibición de de acceso y tránsito de personas por las vías férreas, transitaba a través de la plataforma ferroviaria. Causa que excluye la responsabilidad de la Administración, en tanto rompe con la necesaria relación de causalidad entre la actuación de la Administración y el resultado dañoso. No son aplicables los Reglamentos del Sector Ferroviario y de Ordenación de los Transporte Terrestres, al no encontrarse el tramo de la línea férrea en el que se produjo el accidente en ninguno de los supuestos que contemplan los artículos 39 y 290.

Por semejantes motivos interesa igualmente la desestimación del recurso la compañía aseguradora de la responsabilidad civil de la empresa pública demandada.

Tercero.—Enfrentadas las partes litigantes en la concurrencia de los requisitos exigidos para declarar la responsabilidad patrimonial de los demandados, en particular, la relación de causalidad entre el funcionamiento del servicio público y los daños ocasionados al atribuir y negar respectivamente la responsabilidad. Confrontados ambos criterios con la actividad probatoria realizada, consistente tanto en la aportación de las diligencias penales incoadas y que concluyen con la resolución de sobreseimiento provisional del Juzgado de Instrucción n.º 2 de Gijón, en razón de las circunstancias en que transitaba el fallecido por medio de la vía y en dirección al tren, la conducta imprevisible de éste al percatarse de la presencia del tren y que la actuación del maquinista, de apreciarse su negligencia, sería intrascendente a efectos penales, como en las pruebas practicadas en el presente procedimiento que se contraen a la historia clínica del fallecido, la calificación urbanística de la zona que según el informe emitido por el Ayuntamiento de Gijón se incluye en parte en categoría de Suelo de Infraestructuras de Transportes Urbano no Consolidado, y parte en desarrollo del ámbito PA-125 como Suelo Urbano no Consolidado, con la Calificación de Industrial, y último, en las características del lugar y la dinámica del accidente.

Del examen de la actividad probatoria sobre las premisas controvertidas respecto del accidente, resulta acreditado que el lugar del siniestro en el trayecto Pravia-Gijón, entre la estación de Veriña y el apeadero de Tremañes, de 10 a 20 metros dirección a Veriña del paso a nivel clausurado para el tráfico rodado por medio de unos carriles hincados en el suelo y una bionda de acero galvanizado horizontal que impide el paso de vehículos pero no de peatones, y que se corresponde con antiguo camino de Las Escuelas intersección de la vía férrea de FEVE. En dicho lugar no existe ningún tipo de señalización para el maquinista del tren, ni de aviso en las inmediaciones para terceras personas o peatones, ni cerramiento de la vía férrea, pudiendo accederse sin ningún tipo de problema al trazado viario, así como tampoco existe señal de vía, ni de senda peatonal, ni de camino para el tránsito de personas, al margen de la existencia de rastro de sendero que demuestra el uso esporádico de dicho paso y que, por comodidad, los vecinos del lugar o explotadores de los prados anexos, pueden utilizar ocasionalmente para sus desplazamientos. En cuanto a la forma de producirse el accidente y el traslado del lesionado debemos remitirnos a las manifestaciones del maquinista en las diligencias penales, único testigo presencial de los hechos, quien detalla que vio al padre del recurrente caminando por medio de la vía, en dirección hacia el tren, por lo que utilizo la bocina en varias ocasiones y como se encontraba bastante cerca y como no se apartaba de la trayectoria con movimientos oscilantes, activó el freno de emergencia sin poder evitar la colisión alcanzado a la citada persona con la parte delantera izquierda de la unidad, a consecuencia del impacto salió despedido aquél fuera de la vía, resultando con lesiones graves en cabeza, fractura de un brazo izquierdo, y contusiones en tronco y brazo derecho.

Con estos antecedentes no se aprecia negligencia en la actuación del maquinista, compartiendo la conclusión del Juzgado de Instrucción, con base según la parte recurrente en que no tomó las precauciones necesarias para evitar el accidente, teniendo en cuenta la visibilidad que contaba cuando avistó a la persona y que era una zona peligrosa por la presencia habitual de personas debido a la facilidad de acceso a la vía por el paso de peatones, ni por supuesto se estima el defectuoso funcionamiento del servicio por falta de señalización y de cerramiento de la vía, toda vez que estas afirmaciones se basan en deducciones indiciarias que no se corresponden con los elementos concurrentes. De este modo, teniendo en cuenta que el accidente no se produjo cuando la persona cruzaba el paso de peatones por un lugar de fácil acceso, sino en las proximidades de este lugar cuando transitaba por la vía en dirección al tren sin rastro de sendas peatonales, la actuación del maquinista del tren al percatarse de la presencia de la citada persona a la salida del tramo curvo que reflejan las fotografías, es conforme a las normas de circulación ferroviaria para estos casos circulando a velocidad inferior a la autorizada para dicho tramo ferroviario, sin que pueda considerarse peligroso por la circunstancia expuesta; que este empleado público avisó reiteradamente para que se apartara la persona con intervalos de dos segundos y que al no hacerlo accionó el sistema de frenada sin que pudiera detenerlo, contando con el tiempo de reacción normal y la distancia a la que se encontraba la persona. A la vista de la consideración precedente, carecen de relevancia las diferencias en los informes emitidos sobre la velocidad del convoy y el tiempo de reacción del maquinista con la distancia recorrida, teniendo en cuenta los actos de reacción sucesivos o simultáneos del mismo, toda vez que no puede considerarse un acontecimiento normal la presencia de una persona en las vías de ferrocarril con frecuente tráfico y en lugar alejado de las estaciones o apeaderos.

La misma calificación merece la evacuación del herido en el propio tren teniendo en cuenta que el maquinista no conocía punto de acceso para la ambulancia (fácil acceso y difícil localización del lugar que confirma el perito judicial), la distancia del lugar del siniestro a Gijón y que el viaje en tren para llegar a dicha ciudad es de breve duración, que en el tren viajaba personal sanitario como viajero, no constando que las lesiones fueran en ese momento de extrema gravedad, y a falta de prueba de que la dilación en la atención hospitalaria hubiera influenciado negativamente en el tratamiento y supervivencia del lesionado, que falleció transcurrido un tiempo y una evolución con momentos de estabilidad y pronóstico favorables.

Por lo expuesto, la causa del accidente es debida a la conducta de la persona fallecida quien no solamente accede a la vía por un antiguo paso a nivel y de fácil acceso para peatones, a pesar que estaba clausurado con barreras, sino que es alcanzado cuando transita por la vía en dirección del tren haciendo caso omiso, ni percatarse de las advertencias acústicas del maquinista para que se apartará de la trayectoria del tren. Descartada la conducta del maquinista como factor relevante por las consideraciones expuestas, valorando en conjunto las pruebas practicadas, resta analizar si concurre otro elemento para reprochar defectuoso funcionamiento del servicio ferroviario, habida cuenta que la vía no contaba con cerramientos para impedir el paso de peatones. Determinada la calificación urbanística de la zona como de intereses paisajístico, no existe obligación de la sociedad titular de la infraestructura de cerramiento de las vía, previstas para casos en que discurren por zonas urbanas y a velocidades elevadas.

En definitiva, no concurren los presupuestos para la viabilidad de la acción que se ejercita por el funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos, en particular, la relación de causalidad directa, inmediata y exclusiva de causa a efecto entre el daño o lesión patrimonial producida y el funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos. Requisitos que no se pueden desconocer al albur de que estamos ante una actividad de riesgo y de la existencia de responsabilidad objetiva, fundada exclusivamente en el elemento de lesión patrimonial del particular, pero sin tener en cuenta que una cosa es la abstracción de la culpabilidad en la conducta del agente, y otra bien diferente es que la conducta de la víctima pueda romper e interferir el nexo causal.

Tercero.—En la conducta de las partes litigantes no se aprecia mala fe ni temeridad en ejercitar la acción e interponer el recurso, ni concurren las circunstancias especiales que como presupuestos para la imposición de las costas que pudieran devengarse en esta instancia establece el artículo 139.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Vistos los preceptos legales citados y demás de pertinente aplicación,


FALLO


 
En atención a todo lo expuesto, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, ha decidido: Que desestimando el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Doña Josefina Alonso Argüelles, Procuradora de los Tribunales, en nombre y representación, de don Baltasar, frente a la desestimación presunta por silencio de la empresa pública Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE), de la reclamación por responsabilidad patrimonial por los daños y perjuicios sufridos, debemos confirmar y confirmamos el acto recurrido por ser conforme a derecho. Sin condena a las costas devengadas en la instancia.

Contra la presente resolución cabe interponer ante esta Sala, RECURSO DE CASACION PARA UNIFICACION DE DOCTRINA, en el término de TREINTA DIAS para ser resuelto por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Así por esta nuestra Sentencia, de la que se llevará testimonio a los autos, la pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación