Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Extremadura 169/2013 de 26 de septiembre


 RESUMEN:

Accidente de tráfico: Atropello de especie cinegética. Responsablidad patrimonial de la Administración: Examen de los requisitos necesarios para su apreciación que no concurren en este caso. Jurisdicción civil: Es la competente para solventar problemas entre particulares.

CACERES

SENTENCIA: 00169/2013

Rollo de Apelación: 111/13. P. Abreviado 66/13

Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Num. Uno de

MERIDA.-

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, integrada por los Iltmos. Sres. Magistrados del margen, en nombre de S. M. el Rey, ha dictado la siguiente:

SENTENCIA N.º 169

PRESIDENTE:

DON DANIEL RUIZ BALLESTEROS

MAGISTRADOS:

DOÑA ELENA MÉNDEZ CANSECO

DON MERCENARIO VILLALVA LAVA

DON RAIMUNDO PRADO BERNABEU

DON JOSE MARÍA SEGURA GRAU /

En Cáceres a veintiséis de septiembre de dos mil trece.-

Visto el recurso de apelación número 111 de 2013, interpuesto por el procurador Sr. Mena Velasco en nombre y representación de apelante DON Enrique, y como parte apelada LA JUNTA DE EXTREMADURA representados por el Sr. Letrado de la Junta y como codemandado EL CLUB DEPORTIVO LOCAL DE CAZADORES "LA BREÑA" representado por el Procurador Sr. Pozo Arranz contra sentencia 67/13 de fecha 08/04/2013 dictado en el recurso contencioso-administrativo 66/13, tramitado en el Juzgado de lo Contencioso- Administrativo número Uno de Mérida, a instancias de DON Enrique sobre: contra resolución de 16/11/2012 del consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio ambiente y Energía de la Junta de Extremadura desestimatoria de reclamación por daños y perjuicios sufridos por accidente provocado por animales.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—Por el Juzgado de lo Contencioso administrativo de Mérida, se remitió a esta Sala recurso contencioso administrativo número 66/2013, seguido a instancias de DON Enrique procedimiento que concluyó por Sentencia 67/13 del Juzgado de fecha 08/04/2013.

Segundo.—Notificada la anterior resolución a las partes intervinientes se interpuso recurso de Apelación por la representación de la parte recurrente dando traslado a la representación de la parte contraria; aduciendo los motivos y fundamentos que tuvo por conveniente.

Tercero.—Elevadas las actuaciones a la Sala se formó el presente rollo de apelación con fecha 16/07/2013 admitiéndose a trámite el presente recurso, quedando concluso para sentencia con citación de las partes.

Cuarto.—En la tramitación del presente rollo se han observado las prescripciones legales.-

Siendo Ponente para este trámite el Iltmo. Sr. Magistrado Especialista, Don MERCENARIO VILLALVA LAVA, que expresa el parecer de la Sala.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.—Manifiesta la apelante en la sentencia que en el punto Kilométrico donde sucedieron los hechos lindaba con el coto EX 347-01-L por ambos márgenes y que era explotado por el club deportivo local de Cazadores "la Breña", entidad que ostentaba, respecto a las piezas de caza, un aprovechamiento cinegético principal de caza menor y también secundario de caza mayor, precisamente en las modalidades de ciervo en rececho, trofeo y monterías con autorizaciones de monterías para jabalíes, gamos y ciervos en diversas fechas, entre ellas, la de 04/12/2011, muy cercana a la del accidente que nos ocupa, careciendo el coto de procedencia, de cerramiento cinegético perimetral y lineales en el punto kilométrico de referencia.

Segundo.—Señala el artículo 68 de la Ley 14/2010 de 9 de Diciembre de Caza de Extremadura que:

1. En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas la Administración de la Comunidad Autónoma responderá de los daños causados a las personas y sus bienes en los supuestos y casos previstos en la legislación estatal sobre tráfico y seguridad vial.

2. De los demás daños causados por estas especies la Administración autonómica sólo y exclusivamente responderá cuando las especies causantes provengan de terrenos integrados en reservas de caza, en cotos regionales de caza, en refugios para la caza constituidos de oficio en terrenos de titularidad pública, o en zonas de caza limitada cuya gestión se haya reservado la Administración pública, siempre que en cualquiera de estos casos se trate de terrenos sin valla cinegética o no se hayan adoptado medidas para reducir el exceso de carga cinegética de los terrenos correspondientes.

3. A los efectos prevenidos en los apartados anteriores, y demás de esta Ley, se entenderá que una especie cinegética procede de un determinado terreno cuando tenga en éste su hábitat, considerándose como tal el lugar de su reproducción, invernada o reposo; subsidiariamente y salvo prueba en contrario, se entenderá como tal el terreno que, no siendo del dominio público, aparece como más cercano al de la causación del evento dañoso. En ningún caso podrá tenerse como lugar de procedencia de una especie cinegética las franjas de dominio público asociadas a carreteras, vías o caminos de titularidad pública, ni otros terrenos no cinegéticos previstos en esta ley. La prueba de la procedencia corresponde a quien reclama.

Ha de tenerse en cuenta también que la Ley 17/2005, modificó el Texto refundido de la Ley de Tráfico de 1990, añadiendo una disposición adicional novena que señala que:

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas será responsable el conductor del vehículo cuando se le pueda imputar incumplimiento de las normas de circulación.

Los daños personales y patrimoniales en estos siniestros, sólo serán exigibles a los titulares de aprovechamientos cinegéticos o, en su defecto, a los propietarios de los terrenos, cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produce el accidente como consecuencia de su responsabilidad en el estado de conservación de la misma y en su señalización.

Tercero.—En el presente caso, la sentencia de instancia declara la desestimación del recurso frente a la Junta de Extremadura y declara la inadmisiblidad con relación al ente privado que también había sido demandado.

La apelante solicita que se declara la competencia de este orden jurisdiccional contencioso-administrativo y condene al Club Deportivo Local de Cazadores "La Breña" a abonar la cantidad reclamada.

Del citado suplico se deduce que se conforma la parte con la absolución de condena que se ha verificado a la Administración en la instancia.

Al margen de supuestos en que pueda existir una responsabilidad solidaria, especialmente en supuestos de responsabilidad patrimonial de la Administración y sobre la base del derecho a la tutela judicial efectiva sin indefensión y en evitación de dilaciones indebidas, el art. 3 de la Ley 29/98 señala que no corresponde al orden contencioso-administrativo las cuestiones expresamente atribuidas al orden civil, aunque estén relacionadas con la Administración Pública.

Corresponde a la Jurisdicción Civil, la competencia para resolver las controversias entre particulares, y aquéllas otras que no estén atribuidas primitivamente a otro orden jurisdiccional, no encontrándonos, en el caso, ante una cuestión que determine la aplicación del Derecho Administrativo, ya que la parte reconoce que a quien ha de condenarse es a un ente privado y todo lo cual nos conduce a confirmar la sentencia de instancia, y dicho ello al margen de otras cuestiones que en esta materia pudiesen plantearse doctrinalmente, pero que no concurren en el caso que nos ocupa.

Cuarto.—La sentencia no condena en costas en la instancia, pero razona adecuadamente sobre la inadmisión del recurso sobre el particular, de manera que procede la condena en costas en esta alzada, conforme al art. 139.2 de la Ley 29/98.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.

Por la potestad que nos confiere la Constitución Española:


FALLAMOS


 
Que en atención a lo expuesto debemos de desestimar y desestimamos el recurso de apelación presentado por D. Enrique contra la sentencia 67/2013 de 8 de abril del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número Uno de Mérida a que se refieren los autos, y en su virtud la debemos de confirmar y confirmamos, y todo ello con expresa condena en cuanto a las costas de esta segunda instancia para el apelante.

Y para que esta sentencia se lleve a puro y debido efecto, remítase testimonio junto con los autos al Juzgado de lo Contencioso Administrativo que dictó la resolución impugnada que deberá acusar recibo dentro del término de diez días y déjese constancia en el rollo.

Así por esta nuestra sentencia definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación