Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Palma de Mallorca 125/2010, de 15 de marzo


 RESUMEN:

La denunciante, una menor de edad, era objeto de constantes burlas por parte de sus compañeros, quienes llegan a colgar en la red fotografías suyas, junto con sus datos personales, provocando escarnio y humillación en la niña perjudicada.

SENTENCIA

En la Ciudad de Palma de Mallorca a quince de marzo del año dos mil diez. VISTO en segundo grado jurisdiccional por la

Sección Segunda de esta Audiencia Provincial de Baleares, el presente Expediente de Reforma registrado con el número 580/07, de los tramitados por el Juzgado de Menores número Dos de esta Ciudad, rollo de esta Sala número 91/09, seguidos por hechos que de haber sido mayor de edad penal sus autores, serían constitutivos de un delito de trato degradante, al haberse interpuesto recurso de apelación contra la sentencia recaída el 20 de enero del año 2.008, por el Procurador de los Tribunales don Gabriel Tomás Gili, actuando en nombre y representación del menor Eusebio, que fue admitido a trámite el siguiente día 17 de febrero, oponiéndose al mismo tanto el Ministerio Fiscal y como la letrado doña Victoria Ribas del Blanco, actuando en nombre y representación de la menor Sandra; siendo elevadas las actuaciones a esta Audiencia Provincial para su resolución el pasado 27 de marzo, y repartidas, su conocimiento correspondió a esta Sección, conforme a las vigentes normas de reparto en exclusiva.

Ha sido Ponente para este trámite el Iltmo. Sr. Don Joan Catany Mut, quien expresa el parecer del Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de procedencia, el 20 de enero del año 2.008, fue dictada resolución cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente:

"FALLO, Condeno al menor de edad en el momento de cometer los hechos Eusebio, como autor de un delito de trato degradante y se le impone la medida de 60 horas de pestaciones de servicios en beneficio de la comunidad, y para el caso de que no la cumpla voluntariamente, 4 fines de semana de permanencia en domicilio. Además la prohibición de aproximación, comunicación con la persona de la perjudicada, domicilio, lugar de trabajo, estudio y lugares habituales de esparcimiento, por tiempo de dos años.

Absuelvo al menor del delito de revelación de secretos que se le imputaba por el Ministerio Fiscal, declarando de oficio las costas ocasionadas.

Abónese el día de detención.

En concepto de responsabilidad civil, el menor, de forma directa, y sus padres de forma solidaria, indemnizarán a la perjudicada doña Sandra con la suma d 3.000 € por daños morales".

Segundo.-Conforme dispone el artículo 41 de la Ley Orgánica 5/2.000 de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, la preceptiva vista pública fue celebrada el pasado el pasado 3 de abril, habiéndose ya sido suspendida el 31 de marzo, por imposibiliad de asistencia del Abogado, interesando la revocación de la resolución impugnada el Abogado don Antonio Diéguez Seguí y oponiéndose a lo solicitado el Ministerio Fiscal, representado por el Iltmo. Sr. Don Bartolomé Marroig Mesquida.

Después de haber informado ambas partes lo que a su derecho convino, quedaron las actuaciones en mesa de la Sala para su deliberación y resolución.

La Abogado doña Victoria Ribas del Blanco, actuando en nombre y representación de la menor Sandra, también se opuso al recurso de apelación interpuesto.


HECHOS PROBADOS

Sometido el conocimiento pleno de lo actuado a esta Audiencia Provincial, procede declarar como hechos probados a los contenidos en la resolución impugnada, que se dan por reproducidos e incorporados a la presente, sin que existan términos hábiles para darles ninguna otra versión nueva o distinta.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Las anteriores diligencias fueron incoadas el 12 de noviembre del 2.007, en vurtud de denuncia interpuesta el anterior 30 de mayo ante la Jefatura Superior de Policía por doña Carmen, actuando en nombre y representación de su hija menor de edad Sandra, denunciando que entre el 22 y el 24 de nayo del 2.007 habían aparecido unas fotos de su hija en situaciones comprometidas y mostrando sus prendas íntimas, en la sección de contactos (gente) de infobalear en internet.

Dichas fotos fueron efectuadas por unas amigas de Sandra, llamadas Estrella y Herminia, ambas compañeras de clase de la dicente, ignorándose cual era su intención real tras su obtención.

El 25 de mayo recibió una llamada de la tutora de la clase de su hija, doña Marina, concertando una entrevista en el colegio San José Obrero, donde se le comunicó que el autor había sido Eusebio, posiblemente acompañado por terceros, y que Estrella y Herminia les dejaron las fotos para efectuar dicho propósito, estando además al corriente Salvadora y Alejandro que fue quien comunicó lo ocurrido a la dirección del Centro.

El coordinador de E.S.O. le manifestó que escolarmente no se podía hacer nada, por lo que el único procedimiento existente era el de acudir a la Policía, lo que así hizo de inmediato.

Segundo.-Las tensiones existentes en aquella clase han pasado a un lugar secundario, saliendo únicamente condenado Eusebio, o sea que practicamente el asunto que pervive es el de las fotografías exhibidas, estando reconocido quien, cómo y en que condiciones se tomaron voluntariamente y sólo falta determinar si quien las colocó en internet fue el acusado o terceras personas, o si lo hicieron de consuno.

Está de sobra probado que la denunciante era objeto e constantes burlas de parte de sus compañeros, el bueno, bonito y barato, la ropa china, las bajadas de los pantalones del acusado, las tetas pequeñas, los sujetaores rellenos, etc.; acciones que por prolongadas son suficientes para mantener la calificación, aunque la pregunta sigue siendo quien colgó las fotos en la red y desde luego todos los indicios apuntan a que fue el acusado quien lo hizo, aunque prácticamente en toda la vista el Abogado Antonio Diéguez Seguí pretendió convencernos de que existen otros métodos para que terceros hagan lo mismo pero pasando despecibidos, aunque para ello previamente tenían que haber recibido el soporte con las fotografías, que si bien es cierto fueron tomadas voluntariamente, su finalidad no era que fuesen publicadas, para molestar y degradar.

Tercero.-Dichas fotografías, exhibiendo parcialmente algunas prendas de lencería, fueron colgadas en la página web gestionada por la mercantil infobalear.com, a través de la conexión asignada al servidor automático del domicilio del menor y cuyo titular era el padre del mismo, haciéndose constar en el perfil automático denominado "concha play" donde aparecían dichas fotografías, los datos personales de la perjudicada, ofreciéndoles además a los visitantes la posibilidad de que pudiesen valorar las fotografías exhibidas y efectuar los comentarios que quisieran otorgándoles puntuaciones y pudiendo efectuar reparos, dejándolos allí registrados.

Divulgó tal hecho entre el resto de los escolares y compañeros, convirtiéndolos en públcos y notorios, provocando burlas, escarnio y humillación en la persona de la perjudicada.

Respecto a la autoría, la Policía Nacional en principio se dirigió a Cesareo, persona que gestiona la página web info.balear, solicitando a dicha mercantil que facilitara cuantos datos identificativos dispusieran en relación al usuario que colocó el denominado conxa-pley, respondiendo que tanto el alta como la baja fueron ralizados por el IP- NUM000 que se corresponde con el padre de Eusebio.

El perfil había sido preparado por Herminia y Felicidad y el resto de operaciones por ejecutado por Eusebio que lo niega, aun a pesar de tratarse del ordenador de su domicilio. A los folios 9.º y 10.º de la sentencia impugnada, constan un total de ocho indicios incrimnatorios en su contra; aún a pesar del poco tiempo, Eusebio se encargo de comunicar el evento en el colegio y de ahí la multitud de visitantes curiosos; y, aun cuando el menor recurrente niegue haber sido él quien colgara las fotos en internet, lo cierto y acreditado es que tal colocación de dichas fotografías de la perjudicada se efectuó desde la conexión de usuario del ordenador de su domicilio y a él se las proporcionaron las autoras; además y, como ya hemos dicho se jactaba de ello, provocando que todo el colegio tuviera conocimiento de ello, lo que desde luego consiguió dado el número de visitas en tan poco tiempo.

Cuarto.-Aunque el informe del apelante haya sido muy trabajado, intentanto buscar posibles mecanismos que justificaran que habían sido otros quienes habían colgado las fotos, el menor acusado acogiendose a sus derechos constitucionales no quiso declarar y en el plenario lo hizo solamente a preguntas de su defensor, lo que parece viciado, aunque constitucional, al faltar el requisito de la contradicción.

Con anterioridad resulta también extraño que no hubiese proclamado su inocencia, comunicando a los investigadores las circunstancias que sabía.

Quinto.-Cuando se formaliza la apelación se vierten toda una retahila de nulidades que no son tal. Ocurridos los incidentes del 2.007, la madre fue avisada por la tutora del centro, de que algo grave le ocurría a la hija; después, cuando fue enterada por el Director de que no era un problema escolar, se fue a la Policía Nacional a denunciarlo, cuando el menor ya había cumplido los 14 años por haber nacido el 17 de junio de 1.992. Puede que las impertinencias comenzaran antes, en el 2.005, pero continuaron quizás hasta el 2.008. Ninguna inmunidad o falta de jurisdicción existe como se pretende.

La redacción del artículo 173.1.º CP. es clara y no deja lugar a dudas, el que inflingiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral. Es posible que los hechos contenidos en las calificaciones provisionales no contengan la claridad deseable, mas ello no constituye motivo de nulidad alguno, al contrario era de esperar. El lapso de tiempo transcurrido fue lo suficientemente extenso y con muchos episodios, que lo volvieron complicado, aunque fueron ratificados por los testigos que todos se remitieron a la fase de instrucción en el plenario.

Sexto.-Por la misma razón no puede ser tenida en cuenta la circunstancia de la prescripción. Los hechos se iniciaron pociblemente en el año dos mil cinco, pero continuaron los mismos con distintas facetas hasta que estallaron en mayo del 2.007, cuando ya había cumplido la edad penal y la denuncia fue inmediata, no transcurrió el año del artículo 15.1.º y, si no ha prescrito el delito, tampoco ha prescrito la pena.

Séptimo.-Ninguna objetición puede oponerse tampoco a las penas establecidas por la señora Juez de Menores; es más, coincidían aproximadamente con las recomentadas por el Equipo Técnico y están inculídas en su artículo 7.º. Dados los hechos, también nos parece recomendable el alejamiento acordado al igual que adecuada la responsabilidad civil fijada.

Creemos por ello que en ningún error demostrado ha incurrido el señor Juez de lo Penal, cuando valoró la prueba ante el mismo desarrollada, y por ello se impone desestimar la apelación, lo que pronunciamos declarando de oficio las costas procesales causadas en la presente alzada, conforme autoriza el artículo 240 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

VISTOS los artículos citados, y demás de pertinente y general aplicación en el presente caso;


FALLAMOS


 
que debemos DESESTIMAR y DESESTIMAMOS el recurso de apelación interpuesto por el Procurador de los Tribunales don Gabriel Tomás Gili, actuando en nombre y representación del menor Eusebio, confirmando en su integridad la sentencia número 32, que el pasado 20 de enero del 2.008 dictó la Iltma. Sra. Magistrado Juez del Juzgado de Menores número Dos de esta Ciudad; y, recaída en sus diligencias número 580/07; lo que pronunciamos declarando de oficio las costas procesales causadas en esta alzada.

Así por esta nuestra sentencia, cuyo original se unirá al legajo correspondiente, testimonio al rollo para su archivo y certificación a la causa para su devolución, definitivamente juzgando la misma, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.=

Publicación.-Leída y publicada que fue la anterior resolución por el Iltmo. Sr. Magistrado Ponente que la suscribe don Joan Catany Mut, en el mismo día de su fecha, hallándose constituido en Audiencia Pública de todo lo cual doy fe.=


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación