Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 14 de julio de 1998


 RESUMEN:

Salarios de tramitación. No pueden ser considerados como obligaciones de estricta naturaleza salarial. La empresa principal no responde de ellos solidariamente con la empresa subcontratista. Sala General.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La cuestión planteada en el recurso es si los salarios devengados durante la tramitación de un despido, calificado de improcedente o nulo, acordado por una empresa subcontratista comprendida en el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores, son adeudados solidariamente por la empresa principal y la subcontratista. El requisito de contradicción entre sentencias, presupuesto necesario del recurso entablado, concurre entre la sentencia recurrida y la de 7 de julio de 1994 dictada por esta Sala, aportada y citada como tal por el recurso, en los términos exigidos en el artículo 217 de la Ley de Procedimiento Laboral pues en ambas sentencias se trata de demandas por despidos en las que los trabajadores demandaron tanto a la empresa subcontratista con la que estaban vinculadas con contrato de trabajo, como a la empresa principal, ambas sentencias declaran el despido improcedente y condenan a la empresa subcontratista al abono de la indemnización y a los salarios de tramitación, pero la sentencia recurrida absuelve a la empresa principal mientras que la de referencia decide que procede condenar solidariamente a la empresa principal al abono de los salarios de tramitación.

Segundo.-El recurso denuncia infracción del artículo 42.2 del Estatuto de los Trabajadores en relación con los artículos 26.1.2, 33, 56.1.b) del mismo Texto legal y artículos 110 y 111 de la Ley de Procedimiento Laboral y artículos 100, 106 y 109 de la Ley General de la Seguridad Social en su vigente Texto refundido. Ciertamente los preceptos citados en el recurso pueden ser interpretados en el sentido propugnado en el mismo, y así lo hizo la sentencia aportada como contradictoria dictada por esta Sala en 7 de julio de 1994. Ahora bien en la discusión sobre la naturaleza jurídica de los salarios de tramitación esta Sala tanto antes de la sentencia traída como contradictoria, como posteriormente, se ha inclinado con decisión a que en los mismos predomina el carácter indemnizatorio frente al salarial, y aunque si se llevan a sus últimas consecuencias, cualquiera de las dos tesis, la salarial o la indemnizatoria conducen a soluciones indeseables, lo que lleva a concluir que los salarios de tramitación constituyen un concepto jurídico propio con vertientes que los asimilan a los salarios y a la indemnización, lo cierto es que la doctrina de esta Sala en sentencia de 13 de mayo de 1991 dictada en Sala General atendiendo a finalidad perseguida por los mismos, declara expresamente: "La figura de los salarios de tramitación o salarios de tramite tiene una evidente y clara naturaleza indemnizatoria, pues con ellos se pretende, tanto en los despidos nulos como en los improcedentes, compensar al trabajador uno de los perjuicios que para él se derivan del hecho del despido, cual es el no percibir retribución alguna desde la fecha de del despido y durante la instrucción del despido correspondiente". Esta doctrina, como la propia sentencia citada razona, había sido ya esbozada por la de 29 de enero de 1987 y las de 27 de febrero, 30 de abril y 11 de mayo de 1990, y ha sido seguida por las de 2 de diciembre de 1992 y 19 de mayo de 1994. Rompiendo esta línea jurisprudencial se dicta la sentencia de 7 de julio de 1994 que se inclina por la naturaleza salarial de los salarios de trámite, sentencia aislada pues en la dictada en 14 de marzo de 1995, que es objeto de especial consideración en la sentencia impugnada por el presente recurso, vuelve a declararse de modo explícito la misma doctrina que ha sido literalmente transcrita.

Tercero.-El predominio de carácter indemnizatorio que la Sala ha conferido a los salarios de trámite, obliga a reconsiderar el criterio seguido por la sentencia, aportada como contradictoria, y a rectificarlo, ya que la obligación impuesta al empresario principal que responde durante el año siguiente a la terminación de su encargo de las obligaciones contraídas por los contratistas con sus trabajadores, por el artículo 42.2 del Estatuto de los Trabajadores se refiere "a las obligaciones de naturaleza salarial", y como se ha hecho ver en el fundamento precedente los salarios de trámite tienen vertientes salariales, como la obligación de cotizar por ellos, y una finalidad indemnizatoria como razonan las múltiples sentencias de esta Sala ya citadas, y por ello tanto si se concluye que constituyen un concepto propio como si se admite su exclusiva naturaleza indemnizatoria, nunca pueden ser conceptuados como obligaciones de estricta naturaleza salarial, únicas de las que es responsable solidario el contratista principal.

Cuarto.-Rectificado el criterio que la Sala siguió en la sentencia aportada como contradictoria, es obligado concluir que la interpretación que de los preceptos denunciados como infringidos en el recurso, realiza la sentencia recurrida se aviene con lo razonado en esta sentencia y en consecuencia el recurso entablado debe ser desestimado.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación