Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 28 de septiembre de 1998


 RESUMEN:

Rescisión contractual indemnizada. Estimación. Es indiferente que el impago o retraso continuado del salario venga determinado por la mala situación económica de la empresa.

CONTENIDO:

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Concurre en el presente recurso la contradicción invocada con la sentencia de la Sala de lo Social de Málaga del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 6 de septiembre de 1996, pues en aquélla la empresa no abonó al actor las pagas extraordinarias de Navidad de 1993 y de julio de 1994 hasta el 13 de octubre de 1994, después de interpuesta por el interesado su demanda de resolución unilateral del contrato, pagando entonces asimismo la paga de ayuda de estudios de mayo de 1994; la extraordinaria de julio de 1993 no fue abonada hasta el 13 de enero de 1994, y los atrasos por diferencias del Convenio de 1992 no fueron abonados hasta el 21 de enero de 1994; esto es un retraso que ha afectado a la totalidad de las pagas extraordinarias devengadas en los dos últimos años. En una y otra sentencia, aun contando con lo casuístico de los incumplimientos, no ha habido un nuevo retraso esporádico y ocasional, sino un comportamiento continuado. Los fallos de las sentencias son diferentes, pues distintos son los signos de sus pronunciamientos. Se da, por tanto, el requisito de contradicción exigido en el artículo 217 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Segundo.-Denuncian los recurrentes la infracción -violación por inaplicación indebida- del artículo 50.1.b) del Estatuto de los Trabajadores y de la jurisprudencia contenida en las sentencias de esta Sala de 24 de marzo de 1992 (recurso 413/1991) y 29 de diciembre de 1994 (recurso 1169/1994) dictadas ambas en casación para la unificación de doctrina. Se perfila en ellas una línea jurisprudencial con proyección unificadora, seguida, entre otras, por la sentencia de 25 de septiembre de 1995 (recurso 756/1995), que cita en su informe el Ministerio Fiscal. Como dijo la sentencia de 24 de marzo de 1992, con cita de la de 7 de julio de 1983, no es bastante un retraso aislado ocasional, sino que es preciso el retraso continuado, que no se da cuando el retraso es esporádico, de un solo mes (sentencia de 16 de junio de 1987), ni cuando la demora sea debido a un acuerdo formal o informal de las partes (sentencias de 13 de febrero de 1984 y 16 de junio de 1987). Salvo en algún supuesto, como el de la sentencia de 4 de diciembre de 1986, para la que es preciso un incumplimiento grave y culpable, pues hace una paridad con las causas originadoras del despido disciplinario, que se matiza más en la de 20 de enero de 1987, que exige que el retraso sea grave y culpable, continuado y persistente, y salvo también la de 21 de marzo de 1988, que sostiene que el artículo 50.1.b) no exige que el incumplimiento sea grave y culpable, la doctrina reiterada de la Sala, al examinar el alcance de la causa de resolución del artículo 50.1.b), entiende que el requisito de la gravedad delcomportamiento es el que modela y perfila encada caso la concurrencia del incumplimientoempresarial (sentencias de 24 de marzo de 1992 y 29 de diciembre de 1994); y ni siquiera la culpabilidades requisito para generarlo (sentencia de 24 de marzo de 1992), sino que incluso es indiferente, dentro del artículo 50, que el impago o retraso continuado del salario vengadeterminado por la mala situación económica de la empresa.

Tercero.-La sentencia recurrida ha quebrantado la unidad de doctrina y debe casarse y anularse, estimando el recurso de suplicación interpuesto en su día y revocando la sentencia de instancia; y con estimación de la demanda formulada debe declararse resuelto el contrato de los actores con abono de la indemnización establecida en el artículo 50.2 del Estatuto, sin hacer pronunciamiento sobre costas.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación