Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 28 de febrero de 2000


 RESUMEN:

Compensación y absorción. No es necesario oponer expresamente la compensación para que ésta pueda ser aplicada por el juzgador.

CONTENIDO:

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La empresa formula recurso de casación para la unificación de doctrina contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Málaga, que estimando el recurso de suplicación formulado por el trabajador le condenó al abono de determinadas cantidades, articulando al efecto dos motivos. En el primero cita como sentencia de contraste la de la misma Sala de 6 de marzo de 1995 y, denuncia como infringidos el artículo 26.5 del Estatuto de los Trabajadores en relación con los artículo 1195 y 1202 del Código Civil, sobre la no necesidad de oponer expresamente la compensación en el proceso laboral para que esta pueda ser aplicada por el juzgador. En el segundo motivo cita como sentencia de contraste la del mismo Tribunal Superior de Justicia de la Sala de Sevilla de 27 de noviembre de 1996, y alega infracción del citado artículo 26.5 del Estatuto de los Trabajadores en relación con el 39.3 del mismo texto legal y los artículos 1195 y 1202 del Código Civil, en cuanto a la posibilidad de compensar conceptos salariales no homogéneos.

En cuanto al primer motivo en ambas sentencias se plantea el problema de si la compensación y la absorción pueden ser aplicadas de oficio. La sentencia de contraste haciendo suya la jurisprudencia que cita (STS de 7 de marzo de 1988 Sala 1.ª), estima "que puede ser reconocida judicialmente sin necesidad de reconvención y ni siquiere requiere invocación expresa de excepción, ya que es una realidad fáctica, bastando con aportar las partes aquellos hechos de los que deduce su existencia", señalando en el fundamento cuarto de derecho que "hay que mantener el criterio según el cual por expresa disposición del art. 26.3 del Estatuto de los Trabajadores, todas aquellas retribuciones que las empresas abonen a sus trabajadores que sean superiores a los salarios contenidos en normas legales o pactadas, absorven y compensan en cómputo anual las mejoras que sucesivamente se puedan imponer en dichas normas y convenios ... de tal forma que si bien el empresario no puede suprimir la condición más beneficiosa existente, esta no queda fuera del régimen de la absorción y compensación directamente aplicable por expreso mandato del art. 26.4 del Estatuto de los Trabajadores licitud de la medida que en el caso examinado no queda contradicha por el propio convenio". En cambio la sentencia combatida expresa que "la compensación y absorción salarial que el art. 26.5 E.T. prevé no puede ser aplicada de oficio por el Juez; solución que deriva del principio dispositivo del proceso y de la facultad que tiene el empresario de renunciar a la misma".

Se da por tanto, el requisito de identidad exigido en el artículo 217 de la Ley de Procedimiento Laboral en cuanto ante supuestos idénticos recaen soluciones contrarias.

Segundo.-El artículo 26.5 del Estatuto de los Trabajadores dispone que "operara la compensación y absorción cuando los salarios realmente abonados, en su conjunto y computo anual, sean más favorables para los trabajadores que los fijados en el orden normativo o convencional de referencia". Precepto que viene a establecer, que dicho Instituto opera cuando se aprecie la existencia de dos situaciones que permitan la comparación, por lo que no es necesario que la parte alegue de forma expresa la compensación y absorción, sino que puede ser de forma tácita con la invocación de hechos de los que la misma resulte. Pues se ha de tener presente, como señala la sentencia de esta Sala de 10 de noviembre de 1998, (recurso 4629/1997) que "la compensación y la absorción, actualmente recogida en el precepto citado del Estatuto de los Trabajadores, pero con tradición muy arraigada en nuestro sistema jurídico por cuanto figuró en antiguas Ordenanzas y en los sucesivos Decretos reguladores del salario mínimo interprofesional a partir del primero que se dictó en el año 1963, siempre ha tenido como objeto evitar la superposición de las mejoras salariales que tuvieran su origen en diversas fuentes reguladoras del mismo, de forma que el incremento de un concepto salarial contenido en una fuente normativa o convencional quedaba neutralizado por cualquier otro incremento con origen en fuente distinta; así, el incremento del salario mínimo interprofesional es absorbido, y por lo tanto no acrece, el salario superior que percibiera ya un trabajador en base a lo previsto en el convenio o pacto regulador de sus condiciones de trabajo, y, por lo mismo, el incremento salarial previsto en un convenio colectivo es absorbido y queda neutralizado por el salario mayor que ya percibiera el trabajador afectado como consecuencia de gozar de un acuerdo particular entre él y su empresario. Como ya dijo esta Sala en sentencia de 26-XII-1989, la absorción y compensación de salarios juegan, en principio, siempre que se establece un nuevo cuadro de retribuciones, en virtud de un acto normativo o convencional, pues para poder operar necesita, en cualquier caso la existencia de dos situaciones que permitan la comparación y, en su caso, la compensación o absorción de los incrementos, cual se desprende de la propia literalidad del apartado 5 del artículo 26 de referencia."

Tercero.-Partiendo de lo antes expuesto y dado que la parte demandada en el acto de juicio al oponerse a la pretensión actora alegó que "el actor cobraba 55.000 pesetas de pluses, levantándose con posterioridad, la correspondiente acta de la Inspección de Trabajo" y, que son hechos probados: que las diferencias salariales reclamadas por realizar funciones de categoría superior en el período de febrero de 1996 a septiembre de 1997 ascienden a 916.149 pesetas; que el actor percibió en tal período, dentro y fuera de nómina una cantidad en concepto de verdadero salario incluso superior al correspondiente por las funciones de la superior categoría que realizaba. Procede aplicar la compensación y consecuentemente revocar la sentencia de suplicación confirmando la de instancia.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación