Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 1 de octubre de 1990


 RESUMEN:

Recurso de casación. Infracción de ley. Contrato de trabajo. Extinción por voluntad del trabajador.

CONTENIDO:

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El apartado tercero de los hechos probados de la sentencia recurrida afirma que: "El día 16 de mayo el demandante pidió a la empresa la liquidación correspondiente, acudiendo a la empresa el día 30 de mayo a hacerse cobro de la misma, sin que tal se produjera por discrepancias en la cuantía" . Y el recurso en su primer motivo, acogido al número 5 del artículo 167 de la Ley de Procedimiento Laboral, dice impugnar esta declaración. No especifica si interesa su supresión o la sustitución de su contenido por el documento y confesión a que se remite. Y es que, en lugar de apoyarse en un documento o pericia que evidencia la equivocación del juzgador de instancia, el recurrente con la cita de la carta de empresa obrante al folio 16 de los autos, que concuerda con lo afirmado por el magistrado, y la confesión prestada por el actor y recogida en el acta al folio 90, realiza por su cuenta una valoración de estos dos medios de prueba. Lo dicho basta para que el motivo decaiga, pues ni está adecuadamente formalizado al no proponer redacción alternativa al hecho combatido, ni la impugnación de hechos autorizada por el número 5 del artículo 167 de la Ley de Procedimiento Laboral, puede justificarse en una valoración nueva de la prueba, función que como reiteradamente viene declarando la Sala, atribuye el artículo 89 de la Ley de Procedimiento Laboral al juzgador de instancia en exclusividad. A ello se añade, como observa el Ministerio Fiscal en su informe, que la prueba de confesión, único indicio a que se remite el motivo para desvirtuar lo afirmado por la sentencia, no tiene carácter de documento a efectos del número 5 del artículo 167.

Segundo.-Bajo la tutela del número 1 del artículo 167 de la Ley de Procedimiento Laboral, el segundo motivo del recurso denuncia aplicación indebida del número 4 del artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores. El motivo por una parte insiste en los requisitos de voluntad clara, consciente, deliberada y firmemente expresiva del propósito de romper la relación laboral que la Sala viene resaltando en la extinción del contrato de trabajo por dimisión del trabajador. Por otra parte abunda en la crítica de los hechos declarados probados en la sentencia. Ceñida la discusión a la censura jurídica, única formalmente planteada, se ha de concluir en su improcedencia, pues la dimisión del trabajador, no es preciso que se ajuste a una declaración de voluntad formal, basta que la conducta seguida por el mismo manifieste de modo indiscutido su opción por la ruptura o extinción de la relación laboral. Y en este sentido la conducta descrita en los hechos probados de la sentencia, que hacen constar que el trabajador dejó de prestar sus servicios el 11 de mayo, requiriendo a un compañero suyo a que se fuera a trabajar con él, que al día siguiente entrega las llaves del vehículo a la empresa y el 16 del mismo mes solicita la liquidación, sin que muestre disconformidad ni reclamación alguna hasta el 30 de mayo en que acudió a la empresa para cobrar la liquidación correspondiente, pone bien a las claras que la cesación en la prestación del trabajo es decisión unilateral libre y firme del demandante que opta por la rescisión del vínculo laboral y en su consecuencia la sentencia recurrida no aplicó indebidamente el artículo 49.4 del Estatuto de los Trabajadores.

Tercero.-El último motivo del recurso que denuncia violación de los artículos 49.2 y 55.3 del Estatuto, desestimados los motivos precedentes está necesariamente condenado al fracaso y ello con independencia de la contradicción interna que el motivo entraña al pedir que se apliquen simultáneamente preceptos incompatibles como lo son la extinción del contrato por causas objetivas, artículo 49.12, y la declaración de despido improcedente o nulo, artículo 55.3, y ello porque extinguido el contrato de trabajo por voluntad del actor es evidente que la sentencia no viola ninguna de las normas que motivo cita.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación