Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. País Vasco de 7 de octubre de 2008


 RESUMEN:

Extinción del contrato por traslado del centro de trabajo. Desestimación. La distancia entre un centro y otro es de 31 km, no siendo notablemente gravoso para el demandante, por lo que no procede la extinción del contrato.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

1).-El actor Don Rodrigo, con DNI NUM000, presta servicios para la empresa Fundiciones Lombide, S.A., con categoría profesional de Oficial de 3ª y salario bruto mensual de 1.604,35 euros (53,48 euros) incluida prorrata de pagas extraordinarias.

2).-El trabajador ha venido prestando sus servicios en el centro de trabajo ubicado en c/Dr. Díaz Emparanza nº 31 de Bilbao.

3).-Obra en autos comunicado de la empresa fechado el 7/02/08 y firmado por la representación de los trabajadores con el siguiente contenido literal:

"Estimados Sres.:

En la condición de Administrador de esta Mercantil a la que represento y dadas las circunstancias e imposiciones de las Administraciones actuantes, por todos sabidas y conocidas, nos vemos en la obligación de modificar el Centro de Trabajo de Bilbao a Álava y a tales efectos les informo:

Con fecha 01 de abril de 2008 se trasladará definitivamente el centro de trabajo abierto en Vizcaya al nuevo ubicado en la Provincia de Álava, concretamente en Amurrio (Álava), Polígono Industrial de Murga, número cinco.

Todos ustedes se verán inmersos en una nueva ubicación del Centro de Trabajo sin necesidad, en principio, de un cambio de residencia.

La empresa adoptará las medidas oportunas y necesarias a todos los efectos y tratará de facilitar los traslados desde la sede de Bilbao a la del nuevo centro de trabajo.

En el deseo que esta medida sea entendida por todos ustedes anunciando, en breve, las políticas de actuación.

Y para que así conste a los efectos legales oportunos, firman el presente en Bilbao en lugar y fecha arriba indicados."

4).-La empresa entregó al Delegado de Personal notificación fechada el 5/03/08 del siguiente tenor:

"Estimado Sr. Alfredo:

En su condición de Delegado de Personal de esta Compañía le comunico, como ya conoce y sabe por conversaciones y comunicados anteriores, que con fecha 01 de Abril de 2008, esta Mercantil modificará su domicilio social y por tanto su nuevo centro de Trabajo se establecerá en Amurrio (Álava) Polígono Industrial de Murga, Número 5.

Desde la dirección de Fundiciones Lombide, S.A. queremos que esta modificación de Centro no altere a ninguna de las partes vinculadas laboralmente y por ello deseamos que haga uso de esta comunicación y se sirva velar, en su condición de Delegado de Personal, por tratar de alcanzar la paz social y el buen entendimiento de esta Compañía; Deseo que esperemos se una al que ya es nuestro.

Con relación a los últimos acontecimientos y en la esperanza de resolver algunas controversias suscitadas por el inminente cambio de Centro, esta Mercantil quiere dejar pautados algunos términos, quedando abierta y a su entera disposición para cualquier aclaración o estudio del tema que nos concierne, a los solos efectos de solventar las discrepancias o incertidumbres surgidas con algunos trabajadores a los que usted representa por su cargo.

Términos y Pautas

Primero

El artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores regula, bajo el título de "Movilidad geográfica", el cambio de lugar de prestación de servicios que exige cambio de residencia para el trabajador, distinguiendo entre dos modalidades diferentes: los traslados, como cambios permanentes o presumiblemente indefinidos y los desplazamientos, cuyo carácter es temporal o transitorio.

Entendiendo que los traslados y desplazamientos se rigen exclusivamente por el art. 40 ET, de manera que, o se aplican sus reglas o se aplica directamente el poder de dirección del empresario, argumentamos para ello que el artículo 41.5 ET remite directamente al artículo 40 para la materia de traslados, sin distinguir si se trata de traslados con o sin cambio de residencia.

Segundo

Existen, sin embargo, otro tipo de traslados, también llamados traslados "impropios", que no tienen actualmente cobertura legal. Se trata de traslados o cambios de centro de trabajo que no implican para el trabajador la necesidad de cambiar su residencia, a pesar de que en muchos casos supongan, y así lo entendemos como propios, cambios importantes para él:

Necesidad de modificación de hábitos, de invertir mayor tiempo en desplazarse de su casa al trabajo, superiores gastos de desplazamiento, dificultad de compaginar actividades formativas o de conciliar su vida laboral y familiar, etc.

Por otra parte el propio Convenio Colectivo de aplicación nada menciona ni viene a recoger previsión alguna en relación con los traslados de centro, sin cambio de residencia de los trabajadores.

Tercero

Ante la falta de cobertura legal, la Dirección de esta Mercantil pactará y ofertará con todos los trabajadores diversas compensaciones por los desplazamientos, cubriendo desde esta Compañía con los costos que se generen por el mayor gasto del desplazamiento.

Cuarto

En caso de no lograr, como es nuestro deseo, alcanzar un pacto en el seno de esta Empresa, el mecanismo compensatorio aplicable sería en virtud del ius-variandi del empresario, ius variandi reconocido en los artículos 5 c) y 20.1 del Estatuto de los Trabajadores decidiendo unilateralmente esta Mercantil, si practicar una compensación y qué cuantía satisfacer a nuestros trabajadores por los inconvenientes ocasionados por el cambio de centro de trabajo, a sabiendas que es un derecho que nace inicialmente de la empresa ya que no procede compensación por faltas de base legal, donde el trabajador no tendría derecho a indemnización alguna y el empresario es libre de efectuar estos cambios sin ningún condicionante o compensación.

Quinto

De todas formas y en contra de esa posibilidad debemos apuntar que con el traslado impropio no se está modificando de hecho la jornada efectiva de trabajo, sino meramente las condiciones extracontractuales vinculadas al mismo (tiempo de desplazamiento). La modificación sustancial de condiciones de trabajo sólo cabe predicarse de condiciones laborales y no de condiciones extracontractuales. Debemos recordar que el artículo 41 ET está específicamente previsto para la modificación de condiciones de trabajo, pero nunca para condiciones extracontractuales, como sería el caso que nos ocupa (gastos adicionales, aumento del tiempo necesario para acudir al trabajo, perturbación en el desarrollo de actividades formativas).

Sexto

A) No existe otra fuente de posibles compensaciones en los casos de traslados sin cambio de domicilio, que los pactos colectivos o individuales y los convenios colectivos y a falta de ellos se aplicará el ius-variandi del empresario.

B) Con el traslado impropio no se está modificando de hecho la jornada efectiva de trabajo, sino meramente las condiciones extracontractuales vinculadas al mismo (tiempo de desplazamiento).

Conclusiones

* Desde la Dirección de esta Mercantil somos conscientes que la falta de normativa reguladora del asunto que nos concierne puede generar un perjuicio a ustedes como trabajadores y por ello y a todos los efectos esta Mercantil aún no siendo obligatorio normativamente, pondrá a disposición de todos sus empleados los medios oportunos para poder desplazar desde la antigua sede de Bilbao a la nueva de Amurrio.

En su defecto tratará de compensar con los gastos, que previamente se justifiquen.

* El horario efectivo será el actualmente previsto, esto es de 7.20 horas a 15.00 horas, no existiendo variación alguna sobre el mismo y como contrapartida a los gastos de transporte a cargo de esta Mercantil y compensación a los mismos, esta Compañía sobreentiende que la duración del transporte no es tiempo efectivo de Trabajo."

5).-Don Rodrigo remitió a la Dirección de la empresa carta fechada el 5/03/08 que textualmente expresa:

"Muy Señor Mío:

Sirva la presente para acusar recibo de su comunicación referida al traslado del centro de trabajo.

A la vista de su contenido le comunico que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 40.1 del E.T ., es de mi interés proceder a la resolución indemnizada del contrato de trabajo, con derecho al percibo de una indemnización de veinte días por año, con máximo de una anualidad que salvo error u omisión asciende a 19.252,20 euros. Para dicho cálculo se ha tenido en cuenta la media de retribución percibida durante los meses de Enero y Febrero del año en curso, multiplicándose por doce mensualidades.

Dicha extinción del contrato tendría efectos el 31-03-08.

Le comunico la presente a los efectos oportunos para su constancia y archivo, rogándole que proceda de forma fehaciente a comunicarme su conformidad con mi petición.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo."

6).-La empresa contestó a la pretensión del actor en escrito de 11/03/08 con el siguiente contenido:

"Estimado Sr.:

Con relación a su comunicación de fecha cinco de marzo de dos mil ocho, y recibida el diez de marzo de dos mil ocho, y a efectos de evitar posibles errores sobre el cambio de Centro de Trabajo le indicamos que:

1.-Esta Mercantil no comparte que dicho cambio de centro de trabajo suponga una modificación sustancial de sus condiciones de trabajo actuales.

2.-Que sabiendo que "su intención de acogerse a lo establecido en el art. 40.1 del Estatuto de los Trabajadores, solicitando la extinción del contrato de Trabajo", esta Compañía no tiene previsto abonar la indemnización.

3.-Si su intención continúa siendo la de no prestar servicios en el nuevo centro de trabajo, deberá comunicar a esta Mercantil su deseo de causar baja voluntaria, en su defecto el hecho de no presentar ésta, ni realizar sus funciones en el nuevo Centro conllevaría un abandono del mismo, con las consecuencias jurídicas establecidas al efecto.

Sin otro particular, aprovechamos la ocasión para saludarle."

7).-La distancia entre el centro de trabajo de Bilbao y el nuevo sito en la localidad de Amurrio es de 31 kilómetros.

8).-Los trabajadores de la demandada que han comenzado a prestar servicios en el nuevo centro de trabajo mantienen un horario de trabajo efectivo de 7,20 horas a 15,00 horas, siendo trasladados a las nuevas instalaciones mediante vehículos puestos a su disposición de la empresa que salen del antiguo centro a las 6,45 horas, regresando a la finalización del trabajo por el mismo medio.

9).-A la fecha de celebrarse la vista el actor continúa prestando servicios en el centro de trabajo de Bilbao.

10).-El actor reside en una vivienda de su propiedad sita en el nº NUM001 del Barrio [...] de Bilbao a una distancia aproximada de 1.500 metros del centro de trabajo en la c/ Dr. Díaz Emparanza.

11).-Obra en autos como documento nº 13 del ramo de la parte actora Certificado del C.P. Ingeniero Benito que expresa que el actor acude al centro todos los martes y jueves a las 16,30 horas para buscar a sus hijos de 6 y 9 años.

12).-El actor presentó papeleta el 14/03/08 habiéndose celebrado la preceptiva conciliación el 3/04/08 con el resultado de intentada sin avenencia.

Segundo.-La parte dispositiva de la sentencia de instancia dice: Que estimando en lo sustancial la demanda interpuesta por Rodrigo contra Fundiciones Lombide, S.A. y Fogasa, debo declarar y declaro la extinción contractual de la relación laboral que unía a las partes con efectos desde la fecha de esta sentencia, condenando a la empresa demandada a estar y pasar por esta declaración así como a abonar al actor una indemnización de 19.252,20 euros.

Tercero.-Frente a la indicada resolución judicial se interpuso por la parte demandada recurso de suplicación, que fue impugnado de contrario


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La pretensión que se ejercita en la demanda origen del presente proceso consiste en la rescisión indemnizada del contrato de trabajo al amparo de lo dispuesto en el artículo 40, número 1, párrafo 4º, del Estatuto de los Trabajadores .

Según consta en la no impugnada relación fáctica de la sentencia, el actor tenía su puesto de trabajo en el centro de trabajo de la empresa demandada ubicado en Bilbao, ciudad en la que reside, hasta que en fecha 1 de abril de 2008, la empresa procedió al traslado definitivo de sus instalaciones a la localidad alavesa de Amurrio, distante 31 kilómetros de la anterior.

El órgano de instancia estimó la demanda, y declaró extinguida la relación laboral desde la fecha de la sentencia, con las consecuencias económicas inherentes. Basó su decisión en la consideración de que "aunque la modificación no vaya necesariamente acompañada de un cambio de domicilio, resulta sumamente gravosa para el trabajador exigiendo una elevada inversión diaria en tiempo de desplazamiento (70 minutos diarios, como mínimo), con las molestias de todo orden que de ello se derivan y de las que constituye un simple ejemplo - no menor - las dificultades o incluso imposibilidad de acudir a recoger a sus hijos pequeños al colegio, en el caso (no improbable conforme a las pautas de experiencia conocidas), de que las circunstancias del tráfico determinaran un retraso en el tiempo de realización del trayecto".

Segundo.-Frente la dicha sentencia, plantea la demandada un único motivo de suplicación, que funda en el artículo 191 c) de la Ley de Procedimiento Laboral, para denunciar la infracción de lo dispuesto en el artículo 40.1 del Estatuto de los Trabajadores, en relación con el artículo 33 del convenio colectivo para el sector de la Industria Siderometalúrgica de Bizkaia y la doctrina jurisprudencial y judicial que cita. Alega al respecto que la movilidad geográfica de que ha sido objeto el actor no puede encuadrarse en la regulada en el precepto aplicado indebidamente en la sentencia, pues no le aboca a realizar un cambio de residencia, y tampoco le ocasiona un perjuicio grave y notorio, dada la escasa distancia existente entre los dos centros de trabajo, la disponibilidad de medios de transporte público entre ambas villas y la puesta a disposición de un autobús por parte de la empresa. Añade la recurrente que el mantenimiento del horario de trabajo de 7,20 a 15 horas, le permite llegar a su antiguo centro de trabajo, situado a 1.500 metros de su domicilio, sobre las 15,35 horas, con tiempo suficiente para recoger a sus hijos a la salida del colegio, a las 16,30 horas, lo que, además, sólo hace martes y jueves. Advierte, finalmente, que el cambio geográfico no fue caprichoso sino que se produjo por imposición del Ayuntamiento de Bilbao.

El demandante, en el escrito de impugnación del recurso, sostiene por el contrario, que la aplicación de la disposición estatutaria debatida resulta adecuada, desde el momento en que la modificación del lugar de trabajo le ha ocasionado un doble perjuicio personal y familiar que justifica la acción rescisoria. En cuanto al primero, aduce que su residencia se encuentra a 5 minutos de su anterior centro de trabajo mientras que para desplazarse y volver del actual tiene que invertir 90 minutos diarios y en el trayecto está expuesto al riesgo de sufrir accidentes. En lo que concierne al segundo, señala que la medida empresarial le impide atender sus responsabilidades paternas. Como argumento complementario apunta que el nuevo centro de trabajo rebasa el radio de 30 kilómetros que establece el artículo 231.3 de la Ley General de la Seguridad Social, aplicable por analogía.

Tercero.-Planteados en esos términos el debate, su adecuada resolución exige realizar algunas consideraciones previas sobre la acción ejercitada en el proceso.

En primer lugar, ha de precisarse que la misma puede formularse no sólo en el supuesto de que la empresa haya seguido el procedimiento que establece el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores, sino también cuando lo haya incumplido. Lo decisivo en orden a su viabilidad es que el traslado de centro del trabajo lleve aparejado el cambio de domicilio del trabajador. Así lo asume implícitamente la recurrente al no hacer ninguna referencia a dicho extremo. En su consecuencia, las causas del traslado de las instalaciones de la empresa, que en todo caso no han quedado acreditadas en el proceso, carecen de cualquier relevancia decisoria.

Tampoco cabe olvidar que, a diferencia de lo previsto para las modificaciones sustanciales de las condiciones trabajo, el éxito de la acción rescisoria no está supeditado a la alegación y prueba de los perjuicios ocasionados por la actuación empresarial. Basta con que exija cambio de residencia.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que su ejercicio no está supeditado a la existencia de un efectivo cambio de residencia a la localidad en que radica el nuevo centro, ya que, como señala la sentencia 28/1999, de 8 de marzo, del Tribunal Constitucional, el derecho subjetivo y personal a determinar libremente el lugar donde se desea residir transitoria o permanentemente que el artículo 19 de la Constitución proclama, implica el reconocimiento a su titular del poder de configurar esa residencia con los elementos propios del domicilio, lo que significa que la libre elección de domicilio forma parte del contenido de la libertad de residencia constitucionalmente garantizada. Ello implica que, salvo excepciones que aquí no concurren, la empresa no pueda imponer un determinado domicilio al trabajador, y que en el supuesto de hecho de la norma cuya infracción se denuncia puedan subsumirse aquellos supuestos en los que al trabajador le resulta notablemente gravoso mantener su anterior residencia y desplazarse diariamente al nuevo lugar de trabajo, lo que, para evitar tales perjuicios, le exigiría el cambio de residencia.

Finalmente, procede resaltar que en defecto de disposición legal que especifique los criterios para determinar en qué supuestos se hace necesario variar el domicilio, - laguna que no aparece cubierta por la norma invocada por el recurrido, que contempla otra situación distinta en un ámbito diferente, ni por la cláusula alegada por la recurrente, que se limita a establecer el plazo mínimo con el que las empresas han de informar a los representantes de los trabajadores en los supuestos de traslados de centro de trabajo que no comporten cambio de residencia -, para verificar si el traslado del centro de trabajo a otro municipio requiere cambio de residencia habrá que valorar diversas circunstancias.

La principal es la distancia existente entre el centro de origen y el de destino, pues aunque no existe un umbral a partir del cual pueda entenderse que el traslado de las instalaciones exige alterar la residencia habitual, habrá que excluir, sin necesidad de mayores consideraciones, las distancias excesivamente cortas, e incluir, de la misma forma, las que sean muy largas. El problema surge cuando, como en el caso que nos ocupa, se trata de una distancia intermedia,- 31 kms. - lo que obliga a conjugar otras circunstancias, entre las que, a titulo ejemplificativo, pueden citarse la distancia entre ambos centros y el lugar de residencia del trabajador; la accesibilidad al nuevo centro desde el domicilio del trabajador y, en particular, los medios de transporte público disponibles y los facilitados, en su caso, por la empresa, así como sus horarios; el incremento en el tiempo de desplazamiento y su eventual incidencia en la esfera personal, profesional, familiar y social; el aumento de los gastos de transporte; la concesión por el empresario o el establecimiento pactado de compensaciones económicas o de otro tipo; el horario de trabajo y el turno de trabajo; el número de días laborables a la semana; y el porcentaje que representa el tiempo de desplazamiento en relación a la jornada diaria de trabajo.

Cuarto.-Hechas las anteriores consideraciones, la cuestión a resolver es la de si atendiendo a las circunstancias del caso en su conjunto, los perjuicios ocasionados al actor por el traslado de la sede de la empresa para la que trabaja, tienen la entidad suficiente como para alterar sustancialmente el equilibrio de las contraprestaciones inicialmente pactadas, y justificar la extinción indemnizada del contrato.

Pues bien, a la vista de los hechos probados, la Sala no puede compartir la decisión de instancia. El traslado de las instalaciones de Bilbao a Amurrio no puede reputarse notablemente gravoso para el aquí recurrido, hasta el punto de amparar el ejercicio de la opción rescisoria, habida cuenta que:

a) la empresa ha puesto a su disposición un autobús gratuito que sale del antiguo centro de trabajo a las 6,45 horas y recorre el trayecto en unos 35 minutos aproximadamente, lo que supone que para iniciar su jornada laboral a las 7,20 horas, no tiene que levantarse a una hora mucho más temprana que cuando trabajaba en el primitivo centro de trabajo, pues vive a 1500 metros del mismo;

b) el recorrido se realiza en buena parte por autopista;

c) su horario de trabajo le permite llegar a su antiguo centro de trabajo sobre las 15,35, con tiempo más que suficiente para recoger a sus hijos los martes y los jueves a las 16,30 horas;

d) el tiempo total invertido diariamente en el desplazamiento representa, aproximadamente, un 19 % de su tiempo de trabajo diario, lo que si bien supone una mayor onerosidad en relación a las condiciones iniciales, en las que suponía alrededor de un 4 %, carece de la entidad necesaria para hacer necesario el cambio de domicilio.

En su consecuencia, al no estimarlo así, y acordar la extinción indemnizada de la relación, la sentencia de instancia incurrió en la vulneración que se le imputa, por lo que procede su revocación y la desestimación de la demanda rectora de autos.

Quinto.-A tenor de lo prevenido por los artículos 201 y 233.1 de la Ley de Procedimiento Laboral, la estimación del recurso de suplicación interpuesto por la empresa conlleva, una vez firme esta resolución, la devolución del depósito que se vio obligada a efectuar así como de la cantidad consignada, y que no proceda imponerle el pago de las costas causadas.

Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación,


FALLAMOS


 
Estimamos el recurso de suplicación interpuesto por Fundiciones Lombide, S.A, frente a la sentencia de 12 de mayo de 2008, dictada por el Juzgado de lo Social número 9 de Bilbao, en proceso sobre extinción del contrato. En consecuencia y con revocación de su pronunciamiento, se desestima la demanda origen de las actuaciones, absolviendo a la demandada de las pretensiones deducida en la misma. Sin costas.

Una vez firme esta resolución, devuélvase a la empresa demandada el depósito de 150,25 euros, y la cantidad consignada para recurrir.


VOTO PARTICULAR

Que emite el I.S.M. don JUAN CARLOS ITURRI GÁRATE a la sentencia que dicta esta Sala en el recurso 2.130/08, al amparo de lo previsto en el artículo 260 de lo Ley Orgánica del Poder Judicial


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Con pleno respeto del parecer mayoritario, he de manifestar mi discrepancia con algunos puntos del razonamiento de la sentencia mayoritaria y lo que es más importante, con su fallo, pues me opongo a la estimación del recurso de la parte demandada, fundamentalmente porque entiendo que se consideró correctamente como notoriamente gravoso tal traslado sin cambio de residencia para el trabajador.

Asumo íntegramente tanto la fundamentación jurídica de la sentencia como los tres primeros fundamentos de derecho de la sentencia de la que discrepo, pues ya he dicho que la discordancia con mis compañeros reside en la aplicación de la interpretación jurídica que se hace de los artículos 5, 20 y 40 del Estatuto de los Trabajadores al caso de autos.

Segundo.-Hemos de reparar en que si la distancia es de 31 kilómetros entre el anterior centro de trabajo y el nuevo, tal distancia es tal en el caso del seguir la ruta mas corta y que, para seguirla, en parte, ha de pagarse el peaje de la autopista, pues parte de tal itinerario debiera hacerse a través de la misma. Pero solo en parte, pues otra debe hacerse por carreteras comarcales.

De otra parte, la solución empresarial de poner a disposición de los trabajadores un autobús, choca con el inconveniente de que impone al trabajador dedicación al trabajo por una hora y diez minutos mas de su tiempo, en cada uno de los días laborales. Es cierto que anteriormente el trabajador residía a unos mil quinientos metros del centro de trabajo. Pero es que ahora, para coger ese autobús, ha de acudir a aquel antiguo centro de trabajo para coger tal autobús empresarial y desde entonces se invierten 35 minutos en ir y 35 minutos en volver de media.

Por tanto, si asume tal opción de transporte empresarial, cada día laborable el trabajador ha de invertir otra hora y diez minutos más de lo que antes invertía en ir y volver al trabajo y trabajar. Considerado que se duerme unas ocho horas de medía, que el horario laboral es de siete horas y cuarenta minutos, el tiempo que antes invertía en ir al trabajo y el que ahora invierte, de coger tal autobús, entiendo que se alteran sustancialmente las bases negociales sobre las que se pactó el contrato de trabajo entre partes.

Si, por el contrario, opta por otra forma de transporte, ha de costeárselo el mismo. Si usa vehículo particular, ello supone otros 62 kilómetros de gasolina o gas-oil al día, una inversión de tiempo en ida y vuelta que, cuando menos, se ha de calcular en veinticinco minutos mas de ida y otro tanto de vuelta cada día laborable, mas abono del peaje correspondiente al tramo de autopista. Si usa el transporte colectivo, mayor es el tiempo invertido en el desplazamiento. Se llega a la misma conclusión.

A ello además cabría añadir los esporádicos problemas que el hecho de atascos y similares podrían producir en la recogida vespertina de los hijos por el demandante y que se destacan por el Juzgado. Aunque ciertamente se ha de presumir la regularidad en el servicio de autobús y en general, en las comunicaciones, algunos días, siempre de forma ocasional y aislada, puede surgir el problema que señala el Juez autor de la sentencia.

Considero que la decisión no sería la misma si el gasto o el tiempo perdido en ir y volver al nuevo centro de trabajo hubiese sido menor, pues todo es cuestión de límites. En este caso comparto la opinión del Juez, de que resulta excesivamente gravoso para el demandante tal cambio de centro de trabajo, considerando más la dimensión temporal que económica del problema suscitado al trabajador.

Tercero.-De lo anterior se deduce que considero que el recurso debió ser desestimado, con los pronunciamientos accesorios previstos en el artículo 233 punto 1 y 202 de la Ley de Procedimiento Laboral .

VISTOS: los artículos citados y los demás que son de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que desestimamos el recurso de suplicación planteado por Fundiciones Lombide, S.A. contra la sentencia de fecha 12 de mayo de 2.008, dictada por el Juzgado de lo Social número 9 de los de Bilbao en el proceso 271/08, en el que también es parte don Rodrigo . En su consecuencia, confirmamos la misma.

Se acuerda la pérdida de los depósitos constituidos por el demandado para recurrir, a los que se dará el destino legal.

Se impone al demandado el pago de las costas ocasionadas por su recurso, debiendo abonar cuatrocientos euros en concepto de honorarios de letrado de la parte impugnante de su recurso.




Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación