Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Murcia 714/2009, de 28 de julio


 RESUMEN:

Deportista profesional. Extinción del contrato de trabajo. Acoso moral. Vulneración de derecho fundamental. Desestimación. Indicios justificados por la demandada. Realización de entrenamientos.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y en el que consta sentencia, en la que figuran declarados los siguientes hechos probados: "PRIMERO. El actor D. Mario, viene prestando servicios para el Real Murcia club de Fútbol, SAD, como deportista profesional (jugador de fútbol) y lo hace desde el 31 de agosto de 2007 en virtud de un contrato suscrito el 1 de agosto de 2.007, aunque datado en el documento el 31 de agosto de 2.007. En el mismo se establecía un sueldo mensual bajo la especificación de "temporada 2007/2008. El jugador percibirá por todos los conceptos, la cantidad de 300.000 euros brutos mensuales, repartidos en once pagas de 27.272,73 euros brutos, así como las primas estipuladas con carácter general para toda la plantilla. En la cláusula adicional primera se pacta que "PRIMERA: En caso de que en la temporada 07/08 el jugador juegue 25 partidos oficiales de Liga o Copa, a sus efectos se entenderá por partido jugado aquel en el que el jugador juegue un mínimo de 45 minutos, y el Real Murcia C.F mantenga la categoría, tendrá derecho a una cantidad adicional de 300.00 euros brutos a abonar en CUATRO (4) pagos trimestrales, el primero el 30 de septiembre, el 30 de diciembre de 2008, 30 de marzo y el 30 de junio de 2009. SEGUNDA. TEMPORADA 2008/2009. El jugador percibirá por todos los conceptos, la cantidad de 1.200,00 euros brutos anuales, repartidos en DOCE (12) mensualidades. Si el jugador participa en 30 partidos oficiales de Liga o Copa, a sus efectos se entenderá por partido jugado a que en el que el jugador juegue un mínimo de 45 minutos, y el Real Murcia C.F. mantiene la categoría, renovará para la Temporada 09/10 en las mismas condiciones de la temporada 2008/2009. TERCERA. El jugador tendrá un derecho de rescisión unilateral a su favor a 30 de junio de 2.008, de manera que podrá desvincularse sin abonar cantidad alguna de la disciplina del Club. En el supuesto de que el club decida prescindir del jugador por decisión deportiva el Real Murcia estará obligado a abonarle la totalidad de su contrato. CUARTA. El jugador tendrá una ayuda de vivienda de 1000 euros brutos mensuales. CLAÚSULA DE RESCISIÓN: Salvo en lo establecido en la cláusula TERCERA . En caso de resolución unilateral, por parte del jugador del presente contrato, éste vendrá obligado a indemnizar al Real Murcia C.F, SAD con la cantidad de QUINCE MILLONES DE EUROS (15.000.000 ), en concepto de daños y perjuicios ocasionados, y en su caso por así fijarse de común acuerdo a tenor de lo previsto en el art. 16 del Real Decreto 1006/85 de 26 de junio". SEGUNDO. Ese mismo día 1 de agosto de 2007, el Real Murcia C.F, SAD y el actor en representación de la "Entidad mercantil MOCU. GESTIONES, S.L.", como administrador único de la misma, suscribieron un contrato de cesión de los derechos de imagen del futbolista D. Mario, a favor del Real Murcia C.F. SAD, durante las temporadas 2007/2008 y 2008/2009 . Por el mismo el Real Murcia C.F., SAD abonará a la compañía mercantil MOCU GESTIONES, S.L. durante la temporada 2007/2008 la cantidad de cuarenta y cinco mil euros brutos anuales (45.000) más los impuestos correspondientes de la siguiente forma: 4.090,90 mensuales más los impuestos correspondientes desde el 31 de agosto de 2.007 al 30 de junio de 2.008, ambos inclusive. Durante la temporada 2008/09 la cantidad de ciento ochenta mil euros (180.000 ) más los impuestos correspondientes de la siguiente forma: 15.000,00 mensuales más los impuestos correspondientes desde el 31 de julio de 2.008 al 30 de junio de 2.009 ambos inclusive. A su vez y el mismo día se suscribe otro acuerdo por el que: PRIMERO. Real Murcia C.F SAD ha adquirido los derechos de imagen del jugador D. Mario para las temporadas 2007/2008 y 2008/2009, según contrato de fecha 1 de agosto de 2.007 a la sociedad MOCU GESTIONES, S.L., obligándose, en contraprestación de su explotación, a pagar las siguientes cantidades por temporada: a) Temporada 2007/2008 la cantidad de 45.000; b) Temporada 2008/2009 la cantidad de 180.000. SEGUNDO. En virtud de los derechos de imagen adquiridos, Real Murcia CF, SAD y D. Mario expresamente convienen que la retribución expresada en las cláusula tercera y en la cláusula adicional segunda del contrato Federativo por ellos suscrito con fecha 1 de agosto de 2007 queda reducida o minorada para las temporadas 2007/2008 y 2008/2009 en una cuantía equivalente a las cantidades referidas en la cláusula primera punto a) y b) de este documento. TERCERO . De acuerdo con la cláusula primera y segunda de este contrato, el contrato federativo suscrito por el Real Murcia C.F. y D. Mario de fecha 1 de agosto de 2007 quedará redactado de la siguiente forma: El jugador percibirá para la temporada 2007/2008, las siguientes cantidades: a) Temporada 2007/2008 la cantidad de 255.000 (doscientos cincuenta y cinco mil euros) brutos anuales por todos los conceptos repartidos en once pagos. El Jugador percibirá para la temporada 2008/2009, las siguientes cantidades: a) Temporada 2008/2009 la cantidad de 1.020.000 (un millón veinte mil euros) brutos anuales por todos los conceptos repartidos en doce pagos." TERCERO. El actor suscribió el contrato cuando el equipo había conseguido el ascenso a primera categoría de la Liga Nacional de Fútbol. Al final de la temporada 2007/2008 el Real Murcia perdió la categoría y descendió a segunda división. CUARTO. El entrenador del equipo D. Diego fue confirmado en su puesto y comenzó la preparación de la siguiente temporada, adaptando la plantilla a las nuevas necesidades. En concreto presentó al Club, el día 30 de junio de 2008 la lista con los jugadores con los que no cuenta en principio para la temporada 2008/2009", que eran los siguientes: Secundino, Teofilo, Jose Ignacio, Carlos Manuel, Luis Miguel, Juan Antonio, Pedro Enrique, Alexander, Armando, Samuel, Tomás, Jose Francisco, Luis María, Juan Carlos, Marco Antonio, Alvaro, Mario y Balbino . Como consecuencia de ello, el Club comenzó las gestiones para reducir la plantilla, que culminaron en los siguientes resultados: Las Bajas a 30 de junio de 2.008: Alexander ( Pelanas ), Armando ( Armando ), Samuel ( Samuel ), Tomás ( Mantecas y Jose Francisco ( Jose Francisco ). Rescisiones: Teofilo ( Teofilo ), Secundino ( Secundino ), Jose Ignacio ( Jose Ignacio ), Carlos Manuel ( Carlos Manuel ), Luis Miguel ( Zapatones ), Juan Antonio (Notario), Pedro Enrique ( Pedro Enrique ), Victorio ( Victorio ) y Juan Ignacio . Traspasados: Isidoro ( Isidoro ) y Agustín . Cedidos: Alvaro (Ciudad de Compostela), Marco Antonio (Valladolid), Juan Carlos (Internación de Porto Alegre) y Luis María (Alja Zira). Mientras se decidía la situación de los jugadores considerados por el Club como disponibles, al no contar con ellos el entrenador, este último decidió dividir la plantilla de cara a la preparación de la pretemporada en dos. Por un lado aquellos jugadores con los que contaba, que se trasladarían a la localidad donde se llevaría a cabo la preparación y, por otro, el resto que a partir del día 4 de agosto de 2008 entrenaría en Murcia. A este respecto se programó el viaje a una localidad de Galicia de 21 jugadores y ocho técnicos, remitiéndose un fax a la encargada de programar el viaje, el día 16 de julio a las 17:13 horas, para el viaje a Mondariz. Antes de iniciar el viaje se les entregó a los jugadores la equipación deportiva consistente en pantalón corto y camiseta. QUINTO. Al actor el Club, tras publicarse en los periódicos que estaba considerado "transferible" y que no iba a viajar a Mondariz para la pretemporada; y tras también hacer declaraciones en diferentes periódicos sobre su intención de presentarse el día que lo tenían que hacer los jugadores con los que el entrenador pretendía configurar el equipo para la temporada siguiente; le remitió carta el 4 de julio de 2.008 en la que textualmente se decía lo siguiente: "Por medio de la presente, le manifestamos que deberá incorporarse a la disciplina del Club el próximo día 4 de agosto de 2.008, personándose a tal efecto en nuestras oficinas del 'Tstadio Nueva Condomina" (Finca lo de Casas. 30110-Churra. Murcia) a partir de las 10:00 horas de dicho día, a cuyo efecto deberá pernoctar la noche anterior en la ciudad de Murcia. Por otro lado, le recomendamos que hasta el día de su incorporación, proceda al cumplimiento del programa de trabajo y recomendaciones que aquí se adjuntan". A la carta se acompañaba un cuadro con el "programa de vacaciones temporada 2007/2008" para los días 11 de julio a 2 de agosto. La carta fue enviada mediante burofax el citado día 4 de julio de 2008, la misma fue remitida también a los jugadores D. Luis Miguel, D. Secundino, D. Carlos Manuel, D. Jose Ignacio, D. Pedro Enrique, D. Juan Antonio, D. Luis María, D. Alvaro, D. Balbino y D. Teofilo . El actor el día 15 de julio de 2.008 remitió carta al Club acusando recibo de la remitida a él, expresando la disconformidad por considerarlo un "apartamiento injustificado" un perjuicio para su formación como deportista principal, un incumplimiento de contrato, una vulneración a la ocupación efectiva, y una medida sancionadora; terminando por solicitar se le reincorporara a los entrenamientos con el resto de sus compañeros de la primera plantilla. A su vez ese mismo día presentó escrito ante la Comisión Mista AFE- LNFP solicitando se requiera al Club para el pagó al mismo de la cantidad de 49.179,20 euros que decía se le adeudaban. Ante la citada Comisión sólo se presentó denuncia por dos jugadores, el actor y D. Teofilo, quien posteriormente la retiró. El resto de los jugadores aceptó recibir un pagaré con vencimiento en el mes de septiembre que luego percibieron. La carta al Club fue contestada por otra de fecha 23 de julio, que obra en autos y se da por reproducida, donde se negaban las actitudes imputadas por el jugador y se volvía a citar al mismo para el día 4 de agosto. A su vez el Club contestó a la citada Comisión AFE-LNFP contestando a las imputaciones del jugador, obra en autos la carta y se da por reproducida. El Murcia reconoció una deuda de 33.014,68 euros, procediendo al ingreso de la misma en la cuenta de consignación de la LNFP, mediante transferencia de 29 de julio de 2.008. SEXTO. El día 4 de agosto el actor como otros seis o siete jugadores, se incorporó a los entrenamientos en Murcia, por aquel entonces los jugadores declarados no transferibles se encontraban desplazados en Mondariz. Las instalaciones de Cobatillas tienen dos campos, uno para entrenamiento principal y otro auxiliar, este último se encontraba impracticable y el otro el Club decidió reservarlo para la vuelta de los desplazados de Mondariz. Al tener suscrito un acuerdo entre el Club y el Ayuntamiento de Murcia para el uso por aquel de las instalaciones deportivas del Ayuntamiento, el actor y los seis compañeros entrenaron en el campo de fútbol de Santiago el Mayor, de titularidad municipal. Dicho campo tiene césped artificial. Los entrenamientos eran dirigidos por D. Obdulio en los mismos estaban presentes médico, masajista, utillero y preparador físico. Para la realización de los citados entrenamientos el entrenador del Club, D. Diego, dejó instrucciones escritas desde el 5 al 29 de agosto y desde el 1 el 12 de septiembre. SEPTIMO. El actor inició baja por incapacidad temporal el 12 de septiembre de 2.008, por trastorno ansio-depresivo, el actor aunque acudió al médico en Murcia, inmediatamente de obtenida la incapacidad se trasladó a Madrid y fue en esta ciudad donde procedió a adquirir, por lo menos una parte de los medicamentos recetados. Procediendo a guardar y sin arruga alguna tanto la prescripción farmacéutica, como los prospectos de los medicamentos y también los ticket de las farmacias. El actor ha tenido a su disposición una plaza de parking en el Estadio Nueva Condomina, fue invitado y acudió a la Cena del Centenario del Club celebrada el día 9 de diciembre de 2.008, fue invitado y no acudió a la realización de la foto oficial del equipo, contestando por carta su abogado. El traje oficial del Club le fue entregado en el mes de febrero de 2.008, después de que debiera hacérsele una reforma, al resto de la plantilla se le entregó poco antes de la Navidad 2008/2009. El actor fue alta médica el 24 de noviembre de 2.008, incorporándose a los entrenamientos conjuntos y jugando en los partidos oficiales. OCTAVO. El actor formalizó denuncia a la Inspección de Trabajo el 7 de agosto de 2008. La nómina del mes de julio de 2.008 se abonó el 23 de septiembre, la nómina de agosto se abonó el 22 de septiembre de 2.008, incorporándose el 26 al su entrenamiento en el "Estadio Nueva Condomina". El actor habla interpuesto papeleta de Conciliación el 5 de septiembre de 2.008 y demanda de extinción de contrato por vulneración de derechos fundamentales el 2 de octubre de 2.008. TERCERO. En la tramitación del presente proceso se han observado las prescripciones legales, salvo el plazo para dictar sentencia dada la carga de trabajo del Juzgado. CUARTO. El demandante no han ostentado en el último año la condición de representantes legales o sindicales de los trabajadores"; y el fallo fue del tenor siguiente: "Que desestimando la demanda de extinción de contrato interpuesta por Don Mario contra el Real Murcia Club de Fútbol, S.A.D, debo absolver a este de aquella".

Segundo.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por el letrado D. José Luis Fraile Quinzaños, en representación de la parte demandante, con impugnación del letrado D. Guillermo Martínez-Abarca Ruiz-Funes, en representación de la parte demandada.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El actor don Mario presentó demanda, sobre extinción DE contrato DE trabajo, contra la empresa Real Murcia Club DE Fútbol, SAD, en reclamación DE que se declarase la extinción del contrato DE trabajo por falta DE ocupación efectiva y vulneración DE DERECHOs fundamentales con abono DE la indemnización legal por incumplimiento contractual consistente en la cantidad que le restara contractualmente DE percibir a la fecha DE la extinción solicitada hasta la finalización DE la relación contractual al 30 DE junio DE 2009, así como el abono DE la indemnización adicional, por daños y perjuicios materiales y morales, ocasionados como consecuencia DE la vulneración DE DERECHOs fundamentales, el cuantía adicional DE 1.500.000 euros; demanda que fue desestimada por el Juzgado a quo al considerar que no existe acoso moral al actor para que rescindiera su contrato DE trabajo, así como no se aprecia un atentado ala integridad física o moral, ni a cualquier otro DERECHO fundamental.

Frente a dicho pronunciamiento se interpone recurso de suplicación por la parte actora; basado, en primer lugar, en la revisión de hechos probados de la sentencia recurrida, al amparo del artículo 191, b) de la Ley de Procedimiento Laboral ; y, en segundo lugar, en el examen del derecho aplicado, a tenor del artículo 191, c) de la Ley de Procedimiento Laboral, por infracción de normas sustantivas y de la jurisprudencia.

Segundo.-En cuanto al primero DE los motivos DE recurso, se interesa por la parte recurrente la modificación del HECHO probado sexto DE la sentencia recurrida, para que se adicione que, desde el 4 DE agosto y hasta el 12 DE septiembre DE 2008, fecha ésta en que inició el proceso DE incapacidad temporal, el actor no ha participado en ninguna DE las sesiones DE entrenamiento, técnicas, tácticas, gimnasio, charlas y demás actividades instrumentales DE la primera plantilla DE la demandada, desarrolladas en Cobatillas o la Nueva Condomina, y las sesiones DE entrenamiento, durante ese período, del actor y del grupo DE descartados se llevaban a cabo en campos DE césped artificial, en el que no se disputan partidos oficiales DE Segunda División, y se hacían, al menos hasta el 18 DE agosto sin balón, sin que las instalaciones DE Santiago El Mayor dispusiesen DE gimnasio, baño y masaje; así como que la pretemporada DE la primera plantilla comenzó el 10 DE julio DE 2008 y el actor no intervino en ninguno DE los seis partidos DE pretemporada programados por el cuerpo técnico DE la primera plantilla; todo lo cual se sustenta en acta notarial (folios 158 a 172), partes DE asistencia a entrenamientos del actor y otros compañeros (folios 315 a 323), declaraciones del Sr. Balbino al periódico La Verdad (folios 247 y 248), descripción DE las instalaciones DE la demandada en la página Web oficial (folio 258), oficio remitido por la demandada a la Real Federación Española DE Fútbol (folio 72), fecha DE comienzo DE las sesiones DE la pretemporada DE la primera plantilla y partidos amistosos (folios 136 a 138 y 143); adición que, si bien es cierta, pues así resulta DE los documentos mencionados, no es precisa su incorporación a los HECHOs probados, ya que, por un lado, no se aprecia error DE valoración DE los mismos por parte del Magistrado DE instancia, y, por otro lado, en HECHOs probados y en las apreciaciones que recoge el Magistrado DE instancia en los Fundamentos DE Derecho, pero con valor DE HECHO probado, se detallan los elementos DE HECHO relevantes y suficientes para decidir el caso que nos ocupa, por lo que la adición no aporta datos determinantes para la modificación del FALLO que se pudiese dictar, como después se dirá.

Asimismo, se solicita la revisión del hecho probado séptimo, para que se recoja todo lo relativo a la expedición del parte de baja, que la plaza de parking se le asignó al incorporarse tras la baja por incapacidad temporal, que no fue invitado ni asistió al partido de presentación de la primera plantilla y conmemorativo del centenario del Real Murcia, que no acudió a la realización de la foto oficial del equipo por encontrarse de baja, que nunca se le entregó traje oficial de verano, no se le permitió elegir dorsal al impedírsele participar en la reunión celebrada al efecto y que se incorporó a los entrenamientos conjuntos y participó en los partidos oficiales a partir de la jornada 18, celebrada el 3 de enero de 2009; todo lo cual se apoya en los documentos obrantes a los folios 293 a 302(partes de baja y confirmación), 353 (adjudicación a otro jugador de la plaza de parking que venía utilizando el actor en la temporada anterior), 261 (información de la página web oficial de la demandada sobre la celebración del partido del centenario del Club), 206 y 306 y 307 (carta de excusa a la realización de la foto oficial), 259 (fotografía de parte de la plantilla con traje de verano) y 260 (noticia relativa a la elección de dorsales), 680 (acta de la primera jornada de partido oficial en que cada jugador ya tiene su dorsal) y 782 (acta de partido de partido oficial de la jornada 18ª en que ya figura el actor con dorsal); adiciones que responden a una apreciación subjetiva del material probatorio alegado en legítima defensa de sus intereses, y que en modo alguno determina error de valoración por parte del Magistrado de instancia de los medios de prueba en que se sustenta el relato, quien ha valorado dicha prueba de manera objetiva, pero, en todo caso, de dicha prueba no se desprende que el actor no fuera invitado al partido de presentación del equipo y del centenario y que se le impidiese participar en la elección de dorsal, mientras que la participación en los entrenamientos conjuntos se produce el 24 de noviembre de 2008, aunque el primer partido oficial lo juega el 3 de enero de 2009, lo cual no es más que una libre decisión empresarial por medio del entrenador que consideraría que ese era el momento oportuno para ello, como después se verá.

También se interesa la modificación del hecho probado octavo de la sentencia recurrida, para que se haga constar que la nómina de julio de 2008 "fue abonada por la demandada al actor el día 23 de septiembre, mientras que al resto de componentes de la primera plantilla se abonó el día 13 de agosto de 2008", y que la incorporación al entrenamiento en el Estadio Nueva Condomina se produjo el "26 de noviembre de 2008", lo que se sustenta en los documentos de los folios 984 y 985 (listado de órdenes de pago de la nómina de julio de 2008), 622 (justificante de transferencia de la nómina de julio de 2008) y 192 y 202 (parte de baja y alta); adiciones que se han de rechazar ya que efectivamente la nómina de julio de 2008 se abonó al actor el 22 de septiembre de 2008, como así resulta del documento citado y que se recoge en el hecho probado, pero en modo alguno es cierto que al resto de componentes de la plantilla se abonase dicha nómina de julio de 2008 el 13 de agosto de 2008, sino que de los documentos mencionados a los folios 984 y 985 lo que refieren es que se dieron órdenes de abono de dicha nómina, pero en modo alguno la fecha en que se abonaron a cada uno de los componentes de la plantilla, sino que, incluso, al folio 178 figura que al Sr. Victorio se le abonó la mencionada nómina con valor de 14 de agosto de 2008, al Sr. Remigio el 18 de julio de 2008 (folio 180) y la nómina de agosto en 13 de agosto de 2008 (folio 181) al Sr. Pedro Jesús el 13 de agosto de 2008(folio 184), al Sr. Aureliano y al Sr. Hermenegildo el 16 de agosto de 2008 (folio 986), por lo que no puede sostenerse con base en la documental propuesta que todos los componentes de la plantiila, con excepción del Sr. Mario percibiesen la nómina de julio de 2008 el 13 de agosto de 2008; y, efectivamente, la incorporación del actor a los entrenamientos en el Estadio Nueva Condomina se produjo el 26 de noviembre de 2008, como así resulta de la documental referida, pero el Magistrado de instancia sólo cita el 26 sin fijación del mes concreto, y lógicamente, si el actor estuvo de baja hasta el 24 de noviembre, la incorporación debió realizarse con posterioridad, no pudo ser otra fecha más que el 26 de noviembre de 2008, lo que así se ha de deducir del hecho probado séptimo y lo relatado en el Fundamento de Derecho Tercero, apartado c), por lo que se hace innecesaria esta última adición.

Finalmente se solicita la adición de un nuevo hecho probado con el ordinal décimo, para que se haga constar que "D. Balbino jugador de la primera plantilla del Real Murcia SAD presentó demanda, apartado de las sesiones de entrenamiento en las mismas condiciones que el Sr. Mario, formuló demanda por extinción de contrato por causas imputables al empresario y tutela de derechos fundamentales, cuyo conocimiento corresponde correspondió al Juzgado de lo Social, n3 de Murcia( Autos 958/2008). Dicho procedimiento finalizó mediante acta de conciliación de fecha 5 de Enero de 2009, en la que el Real Murcia CF SAD reconoció la existencia de la causa de extinción invocada de contrario, y se obligó a abonar al demandante en concepto de indemnización la cantidad de 300.000 euros netos", lo que se basa en los documentos de los folios 216 a 232 de los autos (demanda, acta de conciliación, Auto aprobatorio de la misma y Convenio Colectivo para la Actividad del Futbol Profesional, suscrito entre la Liga Nacional de Fútbol Profesional y la Asociación de Futbolistas Profesionales Españoles; adición que no puede aceptarse ya que se trata de un supuesto individualizado que no es extrapolable al caso de autos, y, por tanto, nada aporta para resolver el caso que nos ocupa.

Por todo lo cual debe desestimarse este primer motivo de recurso.

Tercero.-Respecto del segundo motivo DE recurso, se alega la infracción DE los artículos 16.2, 7.4 y 7.5 y 15.1 del Real Decreto 1006/1985, DE 26 DE junio, en relación con lo establecido en el artículo 4.2,a) y 50.1,c) del Estatuto DE los Trabajadores, todos ellos en relación con el artículo 8 del Convenio Colectivo para la actividad DE fútbol profesional suscrito el día 31 DE julio DE 2008 y DE la doctrina contenida en la STJCE DE fecha 15 DE diciembre DE 1995 y doctrina jurisprudencial contenida, entre otras, en las sentencias del Tribunal Supremo DE fechas 21 DE enero DE 1992 y 21 DE enero DE 2002, y todo ello en relación con lo previsto en el artículo 413 DE la Ley DE Enjuiciamiento Civil ; denuncias normativas que no pueden prosperar ya que el artículo 7.4 del Real Decreto 1006/1985, DE 26 DE junio, regulador DE la relación laboral especial DE los deportistas profesionales dispone que "Los deportistas profesionales tienen DERECHO a la ocupación efectiva, no pudiendo, salvo en caso DE sanción o lesión, ser excluidos DE los entrenamientos y demás actividades instrumentales preparatorias para el ejercicio DE la actividad deportiva", y dicho DERECHO a la ocupación efectiva viene recogido en el artículo 4.2 del Estatuto DE los Trabajadores, con carácter general para todos los trabajadores, pero este DERECHO requiere DE ciertas matizaciones o concreciones cuando se trata DE deportistas profesionales, y es que su propia actividad precisa DE una adecuada preparación física que se adquiere y se mantiene y conserva mediante el propio ejercicio DE la profesión, aunque no se exige que siempre ello vaya acompañado DE la exhibición o competición pública, pudiendo el club o el entrenador prescindir DE los servicios del deportistas cuando se trata DE celebrar partidos o competiciones ante el público, por considerar que DE esa manera se pueden obtener mejores resultados debido a que el jugador no reúne las condiciones DE preparación o DE esfuerzo y compromiso que la competición exige, pero en ningún caso se le puede negar la participación en los entrenamientos, ni apartarlo DE las demás actividades instrumentales o preparatorias para el ejercicio posterior DE las tareas deportivas, y ello con la exclusiva finalidad DE mantener una adecuada preparación y una forma física idónea para cuando deba participar en el equipo.

De los hechos declarados probados se desprende que el entrenador del equipo de fútbol del Real Murcia no contaba en principio para la temporada 2008/09 con determinados jugadores en número de dieciocho, y por ello, el mismo dividió la plantilla en dos, de cara a la preparación de la pretemporada, y así los jugadores con los que contaba se trasladarían a la localidad donde se llevaría a cabo la preparación de la pretemporada, y los jugadores con los que no contaba comenzarían los entrenamientos el 4 de agosto de 2008 en Murcia, personándose en las oficinas del Club del Estadio Nueva Condominaa partir de las 10 horas, debiendo cumplir hasta el día de su incorporación con el resto de la plantilla el programa de trabajo y las recomendaciones que se adjuntaban, y el día mencionado el actor, junto con otros seis o siete jugadores se incorporó a los entrenamientos en los instalaciones de Santiago El Mayor, cuyo uso está cedido por el Ayuntamiento de Murcia, ya que los dos campos de fútbol, que el Club tiene en Cobatillas, se encontraban, uno impracticable y el otro reservado para la vuelta de los jugadores desplazados; los entrenamientos eran dirigidos por don Obdulio y estaban presentes un médico, masajista, utillero y preparador físico, y, asimismo, el entrenador Sr. Diego había dejado instrucciones escritas al respecto para los días 5 al 29 de agosto y 1 al 12 de septiembre, y en esta última fecha el actor fue dado de baja médica por trastorno ansioso depresivo.

Por lo tanto, y a la vista del relato de hechos no puede sostenerse que al actor no se le diera ocupación efectiva en los términos en que ésta debe ser apreciada en relación con los deportistas profesionales, como ya se ha indicado, puesto que al actor no se le negó la participación en los entrenamientos conforme a las instrucciones que dejó dadas el entrenador, no se le apartó de las actividades instrumentales o preparatorias para el ejercicio de la actividad deportiva, aun cuando en grupo distinto, pues aquellas instrucciones fueron dadas precisamente para que el actor, junto con otros, mantuviese una forma adecuada para cuando regresasen los restantes componentes de la plantilla, y poder así participar con el resto del equipo, como así sucedió, puesto que, tras la baja médica, y una vez dado de alta, el actor se incorporó a los entrenamientos y preparación con el resto de la plantilla (hecho probado séptimo y octavo) y posteriormente participó en competición oficial, como así figura al folio 782 de los autos, en acta de partido oficial.

Cuarto.-Asimismo, en el segundo motivo DE recurso se denuncia la infracción DE los artículos 14, 15 y 24.1 DE la Constitución y 180 DE la Ley DE Procedimiento Laboral, en relación con el artículo 1,101 del Código civil, en relación con la doctrina jurisprudencial contenida en las sentencias del Tribunal Supremo DE 17 DE mayo DE 2006 y 7 DE febrero DE 2007, por entender que han quedado acreditados unos indicios DE la vulneración DE los DERECHOs fundamentales invocados por esta parte en su demanda y ahora reiterados en el recurso DE suplicación, que no han sido desvirtuados DE contrario con una prueba contundente, y que denotan que el actor ha sido objeto DE una situación DE acoso moral, además DE un trato desigual injustificado con el resto DE la plantilla, y represaliado por haber sido el único que ha reclamado tanto contra las deudas DE la temporada anterior, como por el HECHO DE no aceptar su aislamiento DE las sesiones DE trabajo colectivas DE la plantilla, así como por se el único que se ha rebajado, junto con el Sr. Balbino, por la persistencia DE la decisión DE mantenerle apartado DE los entrenamientos DE la plantilla.

Efectivamente, cuando se alega la vulneración de derechos fundamentales corresponde al trabajador, cuando menos, la alegación y prueba de la existencia de indicios razonables de que la actuación empresarial lesión algún derecho fundamental, prueba dirigida a poner de manifiesto el oculto motivo que pudiese tener el empresario, y, una vez cumplida esta obligación del trabajador, recaerá sobre la empresa demandada la carga de probar que su actuación tuvo una causa justificada y obedeció a circunstancias diferentes a la vulneración de derecho fundamental alguno, como así se ha expresado la jurisprudencia (sentencias del Tribunal Constitucional de 221 de junio de 1989 (nº 114), del Tribunal Supremo de 9 de febrero y 15 de abril de 1996, y de esta Sala de 7 de enero de 2002 (nº 40, 41 y 42 ).

A tal efecto, la parte actora y recurrente refiere una serie de actuaciones empresariales que considera indicios acreditados del acoso moral sufrido por el trabajador demandante, como son: que éste no fue integrado en los entrenamientos en el mes de julio, apartamiento y aislamiento al hacerle entrenar en unas instalaciones diferentes y sin las condiciones adecuadas, cantidades adeudadas de la temporada anterior y reclamación de las mismas, imposibilidad de elegir dorsal, falta de provisión de vestimenta de verano, no reserva de la plaza de aparcamiento en el Estadio Nueva Condomina, ausencia del actor en el partido del centenario y baja médica por trastorno ansioso depresivo; variedad de indicios, que refiere la parte, cuya realidad fue justificada por la parte demandada, como así lo argumenta el Magistrado de instancia, y que no inciden en la vulneración de derecho fundamental alguno, o que, en todo caso, no permiten concluir la existencia de acoso moral sobre el trabajador demandante; y así, tal como ya se ha indicado, la razón de que el actor no fuera integrado en los entrenamientos del mes de julio de 2008 deriva de que el entrenador no contaba, en principio, con determinados jugadores, entre los que se encontraba el actor, para la temporada 2008/09, y por ello a éste, y a los que integraban el grupo, se les ampliaron las vacaciones y se dieron instrucciones al respecto, pero no se negó la participación en los entrenamientos conforme a las instrucciones que dejó dadas el entrenador, no se le apartó de las actividades instrumentales o preparatorias para el ejercicio de la actividad deportiva, aun cuando en grupo distinto, pues aquellas instrucciones fueron dadas precisamente para que el actor, junto con otros, mantuviese una forma adecuada para cuando regresasen los restantes componentes de la plantilla, y poder así participar con el resto del equipo, como así sucedió, por lo que, en este sentido, no existe trato diferenciado en relación con los jugadores que se encontraban en la misma situación que el actor, y ello con independencia de que no participase en los partidos de pretemporada.

Por otro lado, los entrenamientos fueron realizados por el actor y demás compañeros, hasta que algunos de ellos salieron voluntariamente del Club, hasta el día 12 de septiembre de 2008, tal como lo había indicado el entrenador (fecha en que el actor fue dado de baja médica), en las instalaciones municipales que el Club demandando utiliza por Convenio con el Ayuntamiento de Murcia en Santiago El Mayor, en el cual existe un campo de césped artificial, que el Club utiliza habitualmente ante la precariedad de sus propias instalaciones, y siempre bajo la dirección de D. Obdulio y la presencia de un médico, masajista, utillero y preparador físico, y ello ante la impracticabilidad de uno de los campos que el Club tiene en Cobatillas y la reserva del otro para cuando regresasen los restantes componentes de la plantilla.

Asimismo, se indica por el Magistrado de instancia con valor de hecho probado, y así resulta del hecho probado quinto, que todos los jugadores aceptaron, con excepción del actor, el ofrecimiento de unos pagarés con vencimiento en septiembre de 2008, que luego percibieron en la fecha estipulada, y al propio actor se le abonó la nómina del mes de julio en septiembre, lo mismo que la nómina de agosto, aunque el Club había ingresado en la LFP-AFE la cantidad reclamada por el actor, tras denuncia efectuada por éste ante la comisión de dicho organismo.

En relación con la adjudicación de dorsales, no se le dio el mismo hasta que se reincorporó tras la baja médica, puesto que, como señala en el Fundamento de Derecho Tercero c), con valor de hecho probado, el Magistrado de instancia, el actor no participó en la reunión de jugadores para repartirlos, y es que posiblemente cuando se llevó a cabo tal reparto éste no entraba en los planes del entrenador, por lo que es cuando se reincorpora tras la baja médica cuando se la adjudica el dorsal.

Respecto de la equipación de verano, no cabe duda de que el actor no la recibió, pues ésta se entregó al grupo de jugadores con los que contaba el entrenador y que se desplazaban para efectuar la pretemporada fuera de Murcia, por lo que en ese momento no se precisaba, pues se trataba de una vestimenta de paseo, pero sí que le entregó, aunque el traje oficial del Club lo tenía desde febrero de 2008 (hecho probado séptimo), y, asimismo, la plaza de aparcamiento en el Estadio Nueva Condomina la tuvo a su disposición (hecho probado séptimo )y se le reservó (lo que no resulta contradicho), aunque no la utilizó hasta que fue dado de alta médica.

Por lo que respecta al partido del centenario, indudablemente que fueron invitados exjugadores, expresidentes y exentrenadores, así como los jugadores de la plantilla con los que contaba en entrenador, concretamente los que Armando a participar en el partido de fútbol, que eran aquellos con los que contaban el entrenador, no constando que expresamente no le invitasen, pero sí que se ha acreditado que acudió a la cena del centenario, aunque no figura en la foto oficial ya que, cuando la misma se realizó, el actor se encontraba de baja.

Finalmente, no ha quedado acreditado plenamente que la baja médica por trastorno ansioso depresivo, de marcado carácter subjetivo, como refiere el Magistrado de instancia, tuviese como causa las actuaciones que el actor imputa al Club demandado, sin que, por otro lado, se llevase a cabo seguimiento alguno al respecto por el equipo médico de aquél, sino que se marchó a la residencia que tiene en Madrid y no regresó hasta que fue dado de alta.

Por lo tanto, y en tales circunstancias, no es posible acceder a la pretendida vulneración de derechos fundamentales, en su modalidad de acoso moral, ya que la actuación del Club demandado en relación con los indicios en que se basa la demanda y el recurso, se ha visto justificada y ello responde a la realidad, y el dato de la causa de la baja médica no consta que responda de manera efectiva a las acciones imputadas a la entidad demandada.

Por todo ello, y con aceptación de las razones expresadas por la sentencia recurrida, debe desestimarse este segundo motivo de recurso, confirmándose la sentencia recurrida.

F A L L O

En atención a todo lo expuesto, la Sala de lo Social de este Tribunal, por la autoridad que le confiere la Constitución, ha decidido:

Desestimar el recurso de suplicación interpuesto por D. Mario, contra la sentencia número 108 del Juzgado de lo Social número Uno de Murcia, de fecha 9 de Marzo de 2.009, dictada en proceso número 996/08, sobre Extinción de Contrato, y entablado por D. Mario frente a Real Murcia Club de Futbol, S.A.D. y confirmar, como confirmamos, el pronunciamiento de instancia.

Dese a los depósitos, si los hubiera, el destino legal.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación