Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cataluña 6661/2009, de 22 de septiembre


 RESUMEN:

Despido. Miembro del Comité de empresa durante el año anterior. No es preceptivo el trámite de expediente disciplinario. Prescripción de la falta. Desestimación. No consta fecha de conocimiento por el empresario y no han transcurrido seis meses.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Con fecha 4 de septiembre de 2008 tuvo entrada en el citado Juzgado de lo Social demanda sobre Despido disciplinari, en la que el actor alegando los hechos y fundamentos de derecho que estimó procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia en los términos de la misma. Admitida la demanda a trámite y celebrado el juicio se dictó sentencia con fecha 30 de enero de 2009 que contenía el siguiente Fallo:

"Que, desestimando la demanda interpuesta por Don Gervasio contra LESMA HANDING, SL Y OTRO UTE, debo absolver a la demandada de las pretensiones en su contra ejercitadas. "

Segundo.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los siguientes:

"Primero.-El actor ha venido prestando sus servicios para la empresa demandada, con la categoría profesional de agente de rampa, antigüedad desde el 16 de julio de 2004 y con un salario mensual bruto, incluida la parte proporcional de pagas extras de 1.250,66 € (hecho primero de la demanda y hojas de salario, folios 78 a 89, no controvertido).

Segundo.-El actor ha sido miembro del Comité de Empresa por el Sindicato Comisiones Obreras hasta la celebración de las últimas elecciones sindicales, en enero de 2008 (hecho primero de la demanda, no controvertido).

Tercero.-Mediante sendos escritos de fechas 23 y 30 de julio de 2008, respectivamente, la empresa demandada ha comunicado, en esas mismas fechas, al actor la incoación de expedientes contradictorios por hechos ocurridos los días 16 y 20 de mayo, el primero y 19 y 23 de julio de 2008, el segundo. En dichos escritos se indica quiénes son el Instructor y el Secretario para su tramitación. La apertura de dichos expedientes también la ha comunicado la empresa al Comité de Empresa en las mismas fechas que al actor (hecho segundo de la demanda y comunicaciones obrantes a folios 103 a 117, no controvertido) .

En fechas 31 de julio y 1 de agosto de 2008 el instructor de los expedientes contradictorios ha emitido sendos informes sobre los hechos en que se basaban los mismos. En ambos informes indica el instructor que informados el Comité de Empresa y el actor, no han presentado alegación alguna (informes obrantes a folios 120 a 123).

Cuarto.-Mediante comunicación escrita de fecha 1 de agosto de 2008 la empresa demandada ha procedido a despedir al actor por incumplimientos contractuales graves y culpables, previstos en el artículo 54.b) y e) ET y en los artículos 56.1 y 13 y 57.11 y 14 del Convenio Colectivo General del Sector del Handling, con efectos del mismo día 1 de agosto de 2008. Los hechos imputados en la carta de despido son los siguientes:

"El día 16 de Mayo de 2008 Don. Gervasio estaba atendiendo el vuelo procedente de Aarhus FR9386 y con destino a Doncaster el FR9693 con hora de llegada a las 12.40 y de salida a las 13.30.

El despachador del vuelo Maximino, que también es su Jefe de Equipo, le solicitó que retirara escalera de atrás de la aeronave en preparación a la salida de vuelo. Usted hizo caso omiso a la orden recibida de su superior y se ausentó de la zona donde estaba estacionada la aeronave dejando de este modo el vuelo sin asistencia y alegando que su turno de trabajo estaba a punto de terminar. Estos hechos sucedieron a las 13.25 hora y su jornada laboral finaliza a las 13.30 horas.

Abandonó su puesto de trabajo sin causa justificada (ya que aún le quedaban 5 minutos de trabajo) dejando un avión sin asistencia perjudicando de este modo el proceso productivo.

El día 20 de Mayo de 2008 Don. Gervasio estaba atendiendo el vuelo de Girona a Niederrhein FR9293 junto a los operarios Ramón y Roque . El vuelo traía 112 maletas y salía con 119 maletas, una cantidad de maletas que no impedían que el vuelo pudiera salir a la hora. Sin embargo, el despachador del vuelo, el Sr. Silvio, se percató de que la carga se estaba realizando a un ritmo excesiva y deliberadamente lento hasta el punto de que la aeronave estaba ya completamente asistida (limpieza, combustible, desembarque y embarque de pasajeros, etc...) pero todavía quedaban maletas por cargar. Al acercarse al grupo de operarios que cargaban para preguntar el motivo de la lentitud de la carga y pedirles un ritmo más rápido para asegurar la salida puntual del vuelio, los Sres. Ramón y Roque le contestaron que el Sr. Gervasio les había pedido que "no fueran rápidos al cargar para retrasar la salida del avión". Incumplimiento de sus funciones de trabajo.

Deslealtad, fraude y abuso de confianza en el desempeño de su puesto de trabajo.

El día 19 de Julio de 2008 el Sr. Gervasio desobedeció las órdenes de su Jefe de Equipo Juan Pedro quien le ordenó entregar las maletas del vuelo FR9803 en las cintas de llegadas. En lugar de seguir estas instrucciones se quitó el chaleco y la camisa y se puso a juguetear con su móvil dentro de la bodega del avión mientras el resto de sus compañeros realizaba su trabajo. Una vez finalizada la descarga y entrega de maletas, se le pidió que hiciera el remolcado ("push back") de la aeronave y también se negó marchándose a casa antes de finalizar su turno.

Indisciplina, desobediencia e incumplimiento inexcusable de las órdenes recibidas de sus superiores. Abandonó su puesto de trabajo sin causa justificada.

El día 19 de Julio de 2008 Don. Gervasio tenía que cargar las maletas del vuelo con destino a Fuerteventura. En total había tres carros de maletas por cargar. Cargó solamente uno y desapareció, dejando desatendidos los otros dos carros de maletas que faltaban por cargar y desobedeciendo la instrucción recibida por parte de su Coordinador de Rampa de realizar el remolcado ("push back") de la aeronave.

Indisciplina, desobediencia e incumplimiento inexcusable de las órdenes recibidas de sus superiores. Abandonó su puesto de trabajo sin causa justificada. Abuso de confianza en el desempeño de su puesto de trabajo.

El día 23 de Julio de 2008 Don. Gervasio, facturó el vuelo FR3769 con destino Luton. El Jefe de Equipo de este vuelo, Maximino, encontró entre las maletas facturadas por el Sr. Gervasio, 4 maletas cuyo destino era Frankfurt Hahn y no Luton.

Actitud negligente y descuido inexcusable en el servicio" (hecho segundo de la demanda y carta de despido, obrante a folios 126 y 127).

Quinto.-El día 16 de mayo de 2008, el despachador del vuelo, Jefe de Equipo del actor, Maximino, indicó al trabajador demandante que retirara la escalera de atrás de la aeronave que estaba atendiendo para preparar la salida del vuelo. El actor, sin hacer caso de la indicación, se ausentó dejando el vuelo sin asistencia y alegando que su turno había finalizado. Esto ocurrió a las 13.25 horas, cuando la jornada laboral del actor finaliza a las 13.30 horas (parte de incidencia obrante al folio 92 y testifical del Jefe de Equipo Maximino ).

Sexto.-El día 20 de mayo de 2008 el actor y otros dos trabajadores estaban atendiendo el vuelo Girona a Niederrhein FR9293, que traía 112 maletas y salía con 119 maletas. El despachador del vuelo, Silvio, al observar que faltaban cinco minutos para la salida y viendo que estaban trabajando a un ritmo lento y quedaban maletas por cargar, estando ya completamente asistida la aeronave en cuanto a limpieza, combustible, desembarque y embarque de pasajeros, se dirigió a los trabajadores para indicarles que fueran más rápidos a fin de que pudiera salir puntual el vuelo, manifestándosele que el actor había dicho que no fueran rápido al cargar para retrasar la salida. Ese trabajo, desde tres meses antes, lo hacían tres operarios y sólo en algún caso lo realizaban cuatro. El despachador pidió ayuda de otro operario, que no pudo acudir. El vuelo salió con retraso (parte de incidencia obrante a folio 90 y testifical del despachador Silvio y del trabajador Ramón ).

Séptimo.-El día 19 de julio de 2008 el Jefe de Equipo Juan Pedro ordenó al actor que descargara las maletas en cintas de llegadas. En lugar de hacerlo el actor se quitó el chaleco y la camisa y se puso a jugar con su móvil en la bodega, mientras el resto de sus compañeros realizaba su trabajo. Después Juan Pedro le dijo al actor que hiciera el remolcado ("push back") de la aeronave, que tampoco quiso hacerlo marchándose a su casa antes de finalizar su jornada. Ese mismo día el actor tenía que haber cargado tres carros de maletas del vuelo con destino a Fuerteventura. Cargó sólo uno y se fue dejando los otros dos, desobedeciendo también la orden de realizar el remolcado ("push back") de la aeronave (partes de incidencias obrantes a folios 101 y 102 y testifical del Jefe de Equipo Juan Pedro ).

Octavo.-El día 23 de julio de 2008 el actor facturó el vuelo FR3769 con destino Luton. El Jefe de Equipo, Maximino comprobó que entre las maletas facturadas por el actor había cuatro cuyo destino era Frankfurt Hahn, en lugar de Luton. Al facturar las maletas se van poniendo las correspondientes pegatinas que las identifican, a fin de luego revisar si se ha realizado correctamente. En una de las hojas de pegatinas, relativa al vuelo de Luton, había tres erróneas, con destino a Frankfurt y en otra hoja una errónea (documentos obrantes a folios 93 a 100 y testifical de Maximino ).

Noveno.-Con anterioridad a la fecha del despido la empresa demandada habló con el actor a fin de llegar a una solución pactada de la extinción del contrato de trabajo, sin que conste exactamente si se habló de cantidades y, en tal caso, de qué cantidades. También la empresa habló con el miembro del Sindicato CC.OO, Felipe en diversas ocasiones, manifestándole telefónicamente el día 1 de agosto de 2008 que no era posible acuerdo alguno y que se había despedido al actor (interrogatorio de las partes y testifical de Felipe y Gonzalo, representantes de CC.OO., no trabajadores de la empresa).

Décimo.-Con motivo de las elecciones a representantes de los trabajadores de la empresa demandada, en diciembre de 2007 el actor recavó firmas entre los trabajadores del centro, con total libertad y sin que la empresa le pusiera trabas o le obstaculizara en forma alguna (firmas obrantes a folios 16 a 21, sentencia del juzgado de lo social núm. 1 de Girona, folios 53 a 59 y testifical de Felipe, miembro de CC.OO.).

Undécimo.-Al actor se le han impuesto otras varias sanciones por faltas cometidas en septiembre y octubre de 2007 y en enero de 2008, algunas de las cuales han sido confirmadas judicialmente (sentencias obrantes a folios 60 a 71).

Duodécimo.-La demanda de conciliación extrajudicial se presentó el día 11 de agosto de 2008, intentándose dicha conciliación el día 26 de agosto de 2008, sin avenencia, dada la incomparecencia de la demandada y presentándose la demanda origen de estas actuaciones el día 2 de septiembre de 2008 (folios 22 y 2). "

Tercero.-Contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte actora, que formalizó dentro de plazo, y que la parte contraria Lesma Handing, S.L., y Otro Ute, a la que se dió traslado impugnó, elevando los autos a este Tribunal dando lugar al presente rollo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Recurre en suplicación el trabajador contra la sentencia de instancia que desestima la demanda y declara procedente el despido disciplinario objeto del litigio.

Al amparo del párrafo b) del art. 191 de la LPL se formulan los motivos primero y segundo que interesan la parcial revisión de los hechos probados quinto, sexto y séptimo.

Ninguna de tales pretensiones puede ser acogida, cuando el contenido de los hechos impugnados se sustenta exclusivamente en la prueba testifical practicada en el acto de juicio oral, en relación con los partes de trabajo en los que se recogen las incidencias e incidentes en los que se ha visto envuelto el demandante en las fechas que se consignan.

Debemos recordar la doctrina jurisprudencial reiterada que ha puesto de manifiesto como el proceso laboral es un procedimiento judicial de única instancia, en el que la valoración de la prueba es función atribuida en exclusiva al Juez " a quo", de modo que la suplicación se articula como un recurso de naturaleza extraordinaria que no permite al Tribunal entrar a conocer de toda la actividad probatoria desplegada en la instancia, limitando sus facultades de revisión a las pruebas documentales y periciales que puedan haberse aportado, e incluso en estos casos, de manera muy restrictiva y excepcional, pues únicamente puede modificarse la apreciación de la prueba realizada por el Juez de lo Social cuando de forma inequívoca, indiscutible y palmaria, resulte evidente que ha incurrido en manifiesto error en la valoración de tales medios de prueba. En cualquier otro caso, debe necesariamente prevalecer el contenido de los hechos probados establecido en la sentencia de instancia, que no puede ni tan siquiera ser sustituido por la particular valoración que el propio Tribunal pudiere hacer de esos mismos elementos de prueba, cuando el error evidente de apreciación no surge de forma clara y cristalina de los documentos o pericias invocados en el recurso.

El art. 191 b) de la LPL tan sólo permite invocar las pruebas documentales y periciales, careciendo de eficacia en suplicación la prueba testifical, que no puede ser valorada por la sala para rectificar la apreciación que de la misma hubiere podido hacer el juez de instancia.

A lo que hemos de añadir que el único motivo de derecho que luego se articula en el recurso, no guarda ni tan siquiera relación con el contenido de tales hechos probados, en la medida en que se centra exclusivamente en cuestiones formales relativas a la eventual prescripción de las faltas sancionadas con el despido y el incumplimiento de trámites formales por la empresa en la tramitación del expediente sancionador.

Segundo.-Idéntica solución desestimatoria merece el motivo tercero del recurso, que se formula por la vía del párrafo c) del art. 191 de la LPL, denunciando infracción de los arts. 60.2º del ET y 56.1º y 13º del convenio colectivo de aplicación, para sostener que se encontrarían prescritas las faltas objeto de sanción, y art. 68 del ET y doctrina jurisprudencial que se cita, para argumentar que no se ha tramitado correctamente el expediente disciplinario que resultaría preceptivo por haber sido en el año anterior miembro del comité de empresa.

La sentencia ya ha desestimado la pretensión de declaración de nulidad del despido por vulneración del derecho fundamental a la libertad sindical, sin que esta cuestión sea ahora objeto del recurso, con lo que únicamente queda analizar la posible improcedencia, que no nulidad, del despido por defectos de forma al no haberse tramitado correctamente el expediente disciplinario, según alega el demandante.

Pretensión que tampoco puede ser acogida, porque la garantía que establece el art. 68.1º letra a) del ET al exigir expediente disciplinario previo al despido, sólo es de aplicación a aquellos trabajadores que son miembros del comité de empresa o delegados sindicales en el momento del despido y no se extiende a quienes pudieron haberlo sido en el año anterior a los que se refiere para otro supuesto la letra c) de ese precepto legal.

Del mismo modo el art. 56.1º del ET reitera esta regulación al imponer la tramitación del expediente disciplinario con audiencia del comité de empresa, cuando el despido afecta a quien ostentan la condición de representante legal o delegado sindical de los trabajadores, sin extender en ningún caso esta formalidad a quien pudiere haberlo sido con anterioridad.

El recurrente dejó de ser miembro del comité de empresa en enero de 2008 y el expediente disciplinario se abre en julio de 2008 por los hechos ocurridos en el mes de mayo anterior, con lo que no ostentaba ya esta condición en aquella fecha y no estaba por lo tanto obligada la empresa a incoar expediente contradictorio por este motivo.

En cualquier caso y aún así, resulta que la empresa procedió a incoar expediente disciplinario previo al despido en fecha 23 de julio de 2008, notificando este hecho al trabajador y al comité de empresa sin que ninguno de ellos hubiere efectuado alegaciones, ampliando el expediente a otros hechos en posterior escrito de 30 de julio, igualmente notificado al trabajador y al comité, sin que tampoco se hubieren hecho alegaciones en ningún sentido. El despido se notifica posteriormente al demandante el 1 de agosto.

Parece que el trabajador pudiere estar afiliado al sindicato CCOO como afirma en su demanda, pero con independencia de que no conste este dato en los hechos probados, ni tan siquiera se menciona tampoco la eventual existencia de un delegado sindical en la empresa a los efectos del art. 56.1º párrafo cuarto del ET, y lo cierto es también que en el comité de empresa hay varios representantes de dicho sindicato que conocieron perfectamente la existencia del expediente disciplinario, habiendo llegado incluso a tratar la empresa del posible despido con representantes del sindicato en los términos que describe el hecho probado noveno.

No obstante, ya hemos dicho que de los arts. 56.1º y 68 del ET no se desprende que la tramitación del expediente disciplinario fuese necesaria cuando el trabajador dejó de ser miembro del comité de empresa varios meses antes, pero aún así dicho expediente se ha tramitado con audiencia del propio interesado y del comité de empresa, dándose incluso audiencia del escrito inicial y del correspondiente a la posterior ampliación de hechos imputados con anterioridad a la notificación del despido, con lo que se habría cumplido adecuadamente ese trámite. Y no consta fehacientemente la afiliación sindical actual del trabajador, ni la existencia siquiera de delegado sindical en la empresa, lo que haría innecesaria la audiencia previa a dicho delegado sindical, teniendo en todo caso perfecto conocimiento de todo ello el sindicato en cuestión con antelación al despido, tal y como expresamente se declara probado en el incontrovertido hecho probado noveno.

En lo que se refiere a la eventual prescripción de las faltas, que el recurrente alega ahora en trámite de recurso y parece confundir con el plazo de 20 días de caducidad para ejercitar la acción de despido, baste decir que el expediente disciplinario se abre el 23 de julio por los hechos acontecidos el 16 y 20 de mayo anterior, ampliándose el 30 de julio a los hechos de 19 y 23 de julio, con lo que no han transcurrido seis meses desde la comisión de los hechos, sin que conste el momento en el que la empresa pudiere haber tenido conocimiento de los mismos.

A lo que debemos añadir que en la demanda únicamente se invoca la condición de afiliado al sindicato CCOO, sin que se mencione siquiera las garantías del art. 68 del ET, ni la posible prescripción de las faltas, lo que constituiría alegación de cuestiones nuevas que no pueden ser admitidas en fase de un recurso de naturaleza extraordinaria como el de suplicación.

Debemos por ello desestimar el recurso del trabajador y confirmar en sus términos la resolución recurrida.

Vistos los preceptos legales citados, sus concordantes y demás disposiciones de general y pertinente aplicación

FALLAMOS

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por Gervasio contra la Sentencia de fecha 30 de enero de 2009, dictada por el Juzgado de lo Social 3 de los de Girona, en el procedimiento número 840/2008 seguido en virtud de demanda de despido formulada por el recurrente contra LESMA HANDING, SL y OTRO UTE, y en consecuencia, debemos confirmar y confirmamos dicha resolución en todas sus partes.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación