Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 16 de diciembre de 1996


 RESUMEN:

Procedimiento laboral. Cuando el auto resolviendo el recurso de reposición deja sin efecto la declaración inicial de incompetencia y admite a trámite la demanda no cabe la suplicación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El presente recurso de casación para unificación de doctrina se dirige contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Málaga, que decidió recurso de suplicación interpuesto contra un Auto del Juzgado de lo Social de Melilla, Auto que, a su vez, resolvió el recurso de reposición interpuesto contra el que había dictado el propio Juzgado, en términos del artículo 5 de la Ley de Procedimiento Laboral. La tramitación tuvo el siguiente desarrollo: Presentada la demanda, tras una primera providencia de admisión a trámite, el Juzgado de lo Social de Melilla dictó un Auto en 11 de enero de 1993, mediante el cual declaraba la incompetencia del Orden Social de la Jurisdicción, por razón de la materia, ya que se accionaba contra la Resolución de un concurso, convocado por un organismo estatal para cubrir una vacante de Técnico especialista de laboratorio, con carácter de interinidad; y la pretensión se basaba en la impugnación de la puntuación otorgada a la demandante al no tenerse en cuenta los servicios prestados en un hospital de la Cruz Roja.

Segundo.-Dicho Auto fue recurrido en suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, radicada en Málaga, quien dictó Auto el día 18 de marzo de 1994, mediante el cual inadmitía el recurso de suplicación, declarando que el remedio procedente era el de reposición. Interpuesto recurso de esta naturaleza, el Juzgado dictó un Auto en 25 de julio de 1994, por el que dejaba sin efecto el recurrido y reponía a las actuaciones a la providencia de 1 de septiembre de 1993, que admitió la demanda a trámite, haciendo nuevo señalamiento, en el día 27 de septiembre de 1994, para celebrar el acto del juicio.

Tercero.-Este Auto fue recurrido en suplicación ante la mencionada Sala de Málaga, quien ha dictado su sentencia de 9 de noviembre de 1995, en la que desestima el recurso de suplicación y confirma el Auto recurrido. Esta sentencia es objeto del presente recurso de casación para unificación de doctrina, que cita como contradictoria, las sentencias de esta Sala Cuarta del Tribunal Supremo, de 21 de julio de 1992, y de 11 de marzo de 1993, en que se ha declarado la incompetencia del Orden Social de la Jurisdicción para conocer de pretensiones consistentes en impugnar el resultado de concursos celebrados por alguna Administración Pública, para seleccionar personal a contratar a su servicio.

Cuarto.-Esta Sala ya ha tenido ocasión de verse en la necesidad de omitir todo pronunciamiento sobre el fondo de un recurso de casación para unificación de doctrina, porque el recurso de suplicación interpuesto y decidido era improcedente a tenor de los preceptos que señalan cuales son las Resoluciones susceptibles de tal recurso extraordinario. Así, cuando la materia litigiosa era clasificación profesional, en sentencias de 5, 17, y 25 de noviembre de 1993; cuando se trataba de la cuantía del subsidio correspondiente a una situación de incapacidad laboral transitoria, en sentencia de 22 de febrero de 1994, recurso número 3112/1992; y cuando la cuantía no alcanzaba el mínimo de 300.000 pesetas en debate sobre diferencias de prestaciones, en sentencia de 12 de febrero de 1994, recurso número 698/1993. En todos estos supuestos y para salvaguardar el orden público procesal, se declaraba la nulidad de los trámites referidos al recurso de suplicación y la firmeza de la resolución objeto de dicho recurso.

Quinto.-En el presente supuesto, y tal y como ha quedado dicho, el auto dictado por el Juzgado resolvió un recurso de reposición, dejando sin efecto el Auto así recurrido y reponiendo el procedimiento al momento de admitir a trámite la demanda. Contra esteAuto no procede recurso alguno, a tenor del artículo 183.2 de la Ley de Procedimiento Laboral, texto de 27 de abril de 1990, entonces vigente, pues la previsión del artículo 188.4 de la misma Ley abre el cauce de la suplicación para el Auto que resuelva la reposición contra el que declaró la incompetencia por razón de la materia, acto seguido de la presentación de la demanda; pero ha de entenderse cuando la reposición sea desestimada, con lo que se cierra el cauce procesal a la parte demandante; pero no cuando la reposición deja sin efecto aquella declaración de incompetencia y admite la demanda a trámite, pues así debe entenderse el artículo 5.º de la misma Ley Procesal, que rige estas declaraciones, y cuyo número 4, únicamente abre los recursos "contra el Auto de declaración de incompetencia", pero no contra el que declare la competencia, porque esta declaración defiere hasta la sentencia el definitivo pronunciamiento que deba recaer.

Sexto.-En virtud de lo expuesto, debe declararse que contra el Auto del Juzgado, de fecha 25 de julio de 1994 no cabe recurso de suplicación, por lo que ha de declararse su firmeza y la nulidad de todas las actuaciones llevadas a cabo en atención al así interpuesto y tramitado, debiendo seguirse las actuaciones por el Juzgado de instancia, hasta su definitiva y correcta conclusión.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación