Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. País Vasco de 18 de enero de 2005


 RESUMEN:

Servicio Vasco de Salud. Guardias médicas. Límite mensual y excepciones. Descanso semanal. Estimación parcial del recurso del Servicio de Salud. Prueba documental. Requerida y no aportada. Potestad del juez de dar por probados los hechos.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

"Primero.  Los demandantes vienen prestando sus sevicios profesionales por cuenta de Osakidetza-Servicio Vasco de Salud en el Hospital de Txagorritxu de Vitoria con la antigüedad y categoría profesional que se especifican en el hecho primero de la demanda y que se tiene aquí por reproducido.

Segundo.  Es aplicable el Acuerdo regulador de las condiciones de trabajo para el personal del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, Decreto 231/2000, de 21 de noviembre, obrante a los folios núm. 97 a 133.

Tercero.  Constan unidas a autos, folios núm. 175 a 196, las carteleras de trabajo de los demandantes correspondientes a los años 2001 y 2002, y que se tienen por reproducidas al efecto de incorporarlas al presente hecho.

Cuarto.  Los demandantes, durante los años 2001 y 202 han realizado las guardias que se detallan en las certificaciones expedidas por el Director de personal de la empleadora que obran a los folios núm. 145 a 162 y se tienen aquí por reproducidos.

Quinto.  Consta unida a las actuaciones copia de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo con fecha 16 de diciembre de 2002 en proceso de conflicto colectivo, recurso de casación núm. 1208/2001, folios núm. 197 a 211.

Sexto.  Los demandantes realizan habitualmente una jornada de trabajo de lunes a viernes de 8,00 a 15,00 horas, sin perjuicio de las guardias que les correspondan.

Séptimo.  Con fecha 17-12-2001 y 7-05-2002 los demandantes presentaron sendas reclamaciones previas ante Osakidetza-Servicio Vasco de Salud, sin que conste resolución expresa de las mismas."

Segundo.-La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice:

"Que estimando parcialmente la demanda deducida por D.ª Julieta, D.ª M.ª Rocío, D.ª Penélope, D. Fernando, D. Jesús Ángel, D.ª María Consuelo, D. Ramón, D.ª Amparo, D.ª Valentina, D.ª Carmen y D.ª Elvira frente a Osakidetza-Servicio Vasco de Salud, debo declarar y declaro el derecho de los demandantes a:

1.º  Descanso obligatorio de 36 horas con carácter semanal con repercusión en las guardias, de sábado a lunes.

2.º  No realizar guardias en exceso sobre tres guardias al mes a no ser con la debida justificación de su carácter extraordinario derivada de las necesarias adaptaciones, adecuaciones y oportuna racionalización de los efectivos que componen cada una de las unidades y de la demanda asistencial de las mismas y en todo caso sin excederse sistemáticamente con carácter mensual del indicado máximo o cuando el facultativo lo acepte de forma voluntaria.

3.º  La compensación, e inclusión dentro de la jornada máxima anual, de hora y media por cada hora trabajada en exceso sobre la jornada máxima diaria de 7 horas y a razón de dos horas en cuanto a las horas realizadas en exceso durante el período nocturno o en festivo.

Condenando a Osakidetza-Servicio Vasco de Salud a estar y pasar por esta declaración, y absolviendo a la demandada de las demás pretensiones ejercitadas en su contra.

Tercero.-Frente a dicha resolución se interpuso el recurso de Suplicación, que fue impugnado de contrario.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Osakidetza-Servicio Vasco de Salud formula recurso de suplicación contra la sentencia que parcialmente estimó la demanda que plantearon once médicos, personal estatutario que trabaja en el Hospital de Txagurritxu, de Vitoria-Gasteiz, en relación a diversos extremos relativos a tiempo de descanso semanal de su jornada laboral, número de guardias mensuales a realizar y compensación por jornada máxima diaria.

En su recurso, dicha entidad gestora de la prestación asistencia sanitaria termina por instar la revocación de la aludida sentencia, dictándose otra por la que, desestimándose íntegramente la demanda, se le absuelva de la misma. Al efecto, plantea cuatro diversos motivos, enfocados todos ellos por la vía del artículo 191 apartado c) de la Ley de Procedimiento Laboral (Real Decreto Legislativo 2/1995, de siete de abril).

Segundo.-En el primero de los indicados motivos se impugna el primer apartado de los tres en que se divide la condena a dicha parte demandada.

En el fallo de la sentencia se condena a Osakidetza a respetar el derecho de los demandantes al descanso obligatorio de treinta y seis horas con carácter semanal, con repercusión en las guardias, de sábado a lunes.

Se afirma en el aludido motivo que ello infringe directamente los apartados 3 y 4 del artículo 66 del acuerdo regulador de las condiciones de trabajo del personal de Osakidetza para el año dos mil, aprobado por Decreto 231/2000, de 21 de noviembre (BOPV de 7 de diciembre de tal año) y que se opone tal estimación al sentido de la sentencia de esta Sala de fecha 15 de mayo de dos mil uno (dictada en los procesos en primera instancia números 4/01 y 5/01) y la de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de fecha 16 de diciembre de dos mil dos, recurso 1208/01.

Sin embargo, como señala acertadamente la parte impugnante del recurso, tales puntos de aquel reglamento se refieren a la regulación del derecho de descanso posterior a la realización de guardia de presencia física y la forma en que se computa la guardia a los efectos de jornada, fijándose que se considera horario complementario. Lo mismo acontece con las aludidas sentencias, que trataron sobre lo mismo, fijándose, en definitiva, exclusivamente: "... Estimamos parcialmente las demandas, para declarar que el personal afectado por el conflicto tiene únicamente derecho a descansar durante un mínimo de doce horas ininterrumpidas desde la salida de la guardia de presencia física, si prestan servicios en virtud de contrato de trabajo, siendo sólo de once horas si lo realizan en virtud de vínculo estatutario. Desestimamos las demandas en todo cuanto sus peticiones excedan del descanso que Osakidetza viene reconociendo a los afectados por el conflicto al finalizar las guardias de presencia física.."

Como ya apuntaba la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 11 de diciembre de dos mil dos, recurso 379/02, son distintos uno y otro descanso, el que se ha de observar con posterioridad a la guardia y el semanal, aunque el primero pueda quedar incluido en el descanso semanal obligatorio, cuando la guardia se realiza en víspera de domingo o festivo.

Ello ya obliga a desestimar el motivo, máxime cuando la Magistrada autora de la sentencia, en el fundamento de derecho segundo párrafo primero, señala como la oposición de Osakidetza no se mantuvo sobre la premisa de que no procediesen los derechos reclamados conforme a la Ley, sino que su actuación respetaba los mismos y de hecho, en la fase de alegaciones, según se lee en el acta del juicio, la recurrente dijo: "descanso obligatorio de 36 horas se cumple escrupulosamente por Osakidetza en todos los trabajadores". Consideramos que no cabe ahora alterar los términos del debate planteado en juicio (artículo 85 de la Ley de Procedimiento Laboral).

Además, debiera recordarse que tal derecho, bien que con respecto de la entidad gestora INSALUD, ha sido declarado por el Tribunal Supremo en múltiples ocasiones y entre las recientes, en las sentencias de su Sala Cuarta de fecha 31 de marzo, 21 y 18 de febrero de 2000, recursos 58/98, 62/99 y 4280/98, sobre la base de aquel acuerdo entre la Administración Sanitaria central y las centrales sindicales de 22 de febrero de 1992 que ya se señalaba en demanda.

Por último, a la conclusión de que, cuando menos debieran respetarse treinta y cinco horas de descanso semanal se llega de considerar el artículo 5 de la Directiva 93/104, de 23 de noviembre de la Comunidad Europea, que dice: "los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para que todos los trabajadores disfruten, por cada período de siete días, de un período mínimo de descanso ininterrumpido de veinticuatro horas, a las que se añadirán las once horas de descanso diario establecido en el artículo 3 El período mínimo de descanso a que se refiere el párrafo primero incluye, en principio, el domingo".

Hemos de recordar que la aplicabilidad directa de aquella Directiva al personal de la recurrente ya fue declarada en la sentencia de conflicto colectivo, proceso en primera instancia 19/02, de fecha 11 de marzo de dos mil tres, que ha sido confirmada recientemente por la de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de fecha doce de julio de dos mil cuatro, recurso 80/03.

Tercero.-Igual suerte desestimatoria merece el segundo motivo de impugnación, en el que se alega que esa misma parte del fallo infringe el artículo 52 de la Ley 55/2.003, de 16 de diciembre, por el que se aprueba el Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud y también por diversas razones.

En primer lugar, porque ya se ha dicho que Osakidetza asumió en juicio que tenía esa obligación legal y no cabe cambiar ahora lo entonces dicho.

En segundo lugar, dada la fecha de presentación de la demanda y la de entrada en vigor de tal Ley, se llegaría a igual conclusión por aplicación del artículo 410 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil (Ley 1/2000, de siete de enero), dados los efectos que produce la admisión de la demanda, Ley de Enjuiciamiento que es aplicable de forma subsidaria al proceso laboral, dado lo dispuesto en su artículo 4 y en la disposición adicional primera número 1 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Por otra parte, con la interpretación integradora de los diversos apartados del citado artículo 52 llega a la conclusión que señala la parte impugnante del recurso, de alcanzarse aquellas treinta y seis horas de descanso semanal, sumadas las veinticuatro de su párrafo primero y las del descanso mínimo diario del 51.2, al que alude el propio párrafo primero del artículo 52, lo que es perfectamente lógico, si tenemos en cuenta el mínimo fijado en la aludida Directiva, a cuya trasposición alude el punto IV de la Exposición de Motivos de la propia Ley de dieciséis de diciembre de dos mil tres.

Cuarto.-En el tercer motivo de impugnacion se afirma que la citada sentencia infringe el artículo 66.2 de los mencionados acuerdos, en el particular del fallo de la misma, relativa al límite de guardias que en el mes puede imponer Osakidetza a los demandantes y las excepciones a dicho número de tres.

No se sostiene el argumento relacionado con el carácter declarativo de la demanda. En juicio, lo que se discutió, según se ha dicho, no es que no fuese legal la declaración que pretendían los demandantes, sino si cumplía o no Osakidetza con el derecho que éstos pretendían se declarase y de hecho, se afirmó en fase de alegaciones por la recurrente que el límite de tres guardias al mes ya venía regulado y que en el caso, la media de los demandantes alcanzaba las 2.94 guardias al mes. Dado el planteamiento de la litis, debió probar o que no se alcanzaba aquella cifra de tres al mes o que concurrían los supuestos de excepción que la norma prevé.

Como señala el Juzgado, cada uno de los demandantes es el que tiene el derecho a que no se supere el límite de tres guardias cada mes, salvo los supuestos de excepción previstos en tal artículo, según se deduce de la simple lectura del aludido precepto, sin que quepa ir a ponderaciones globales por años y de calculando la media entre los demandantes, como se pretendió en juicio.

En el caso de autos, de los hechos probados se deduce que, de forma generalizada en el caso de los demandantes (hecho probado cuarto), se han superado tales límites mensuales, quedando descartado que mediase ofrecimiento y aceptación voluntaria de tal superación por los recurrentes y sin prueba que concurriesen razones derivadas de las necesarias adaptaciones, adecuaciones y oportuna racionalización de los efectivos que componen cada una de las Unidades y de la demanda asistencial de las mismas.

El hecho de que se añada en el fallo la frase "y en todo caso sin excederse sistemáticamente con carácter mensual" ciertamente es ocioso, pues cabe superar los límites en meses sucesivos si en los mismos se da uno de los dos supuestos de excepción y por tanto, procede suprimirlo del fallo, adaptando el mismo de forma lo más fiel posible al principio general y las excepciones que el citado artículo 66 norma, de donde deriva el derecho de los demandantes, en este caso, claramente incumplido, como se ha dicho.

Quinto.-En el último motivo de impugnación, se aduce la infracción del artículo 94.2 de la Ley de Procedimiento Laboral y de la doctrina del Tribunal Constitucional y de la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

En este motivo se discute el tercer punto condenatorio del fallo recurrido y se hace con inicial cita del artículo 25 de aquel Decreto del año 2000 del Consejero de Sanidad del Gobierno Vasco.

Antes que todo, se ha de decir que, en cuanto a la cita del mencionado artículo 94.2, consideramos que, con independencia de si se considere adecuado o no formular el motivo por tal vía del apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral o por la de su apartado a), lo que llevaría a estudiar otra serie de requisitos, en todo caso, hemos de señalar que allí se regula una facultad potestativa del Juzgado el dar por probados hechos relativos a prueba documental requerida a una parte y no apartada por la misma, sin causa justificada. Pues bien, en este caso, se hizo uso de tal facultad, sin que conste que por ello se cometiera ilegalidad alguna: se pidió determinada prueba por los demandantes en orden a acreditar la jornada diaria que habían realizado en el período discutido y se admitió por el Juzgado en providencia que devino firme, al no ser impugnada por nadie. En juicio ni se aportó tal prueba ni se dio explicación o justificación alguna de tal conducta omisiva. No cabe considerar infringido tal precepto.

Tampoco cabe entender probada la jornada diaria que los demandantes desplegaron por las carteleras. En primer lugar, porque la propia recurrente no lo ha solicitado por la vía y requisitos previstos en el artículo 191 apartado b) de la Ley de Procedimiento Laboral en relación con su artículo 194.3. En segundo lugar, porque las mismas sólo reflejarían las jornadas ordinarias y guardias que se habían asignado a cada uno de los demandantes con carácter previo, no que ésas fuesen las realizadas y que efectivamente se entrase y se saliese en el horario asignado con carácter general a cada una de las jornadas ordinarias o a las guardias. En las carteleras citadas, se supone que se entra y se sale del trabajo en el momento asignado con carácter general a cada jornada, mas no reflejan ni acreditan que ello fuese así: los demandantes alegaban que ello no era así y pidieron prueba que fue admitida, sin que la demandada contestase en forma al requerimiento.

En cuanto a la afirmación judicial de que no consta se superase el cómputo de jornada efectiva anual, es cierto que así se señala en el fundamento de derecho cuarto, en base a la consideración del Tribunal Supremo sobre cómo se han de computar los períodos dedicados a guardias, mas ello no impide el que, en cada jornada diaria, se deba determinar si se ha superado o no el límite de las siete horas por jornada, pues en caso positivo, debiera hacerse la compensación indicada en la norma. Los demandantes alegaron tal superación y consta, según lo dicho, que se parte de tal superación y de ahí se justifica el interés actual, directo, material e inmediato de los demandantes en la declaración que la recurrente cuestiona en este motivo y que, por ello, se ha de mantener, conforme la propia doctrina que la recurrente cita en este motivo.

Sexto.-Lo anterior lleva a la parcial estimación del recurso, modificando la sentencia recurrida únicamente en cuanto al añadido "y en todo caso sin excederse sistemáticamente con carácter mensual" que se suprime del segundo apartado del final del fallo, de conformidad con lo razonado en el fundamento de derecho cuarto de esta sentencia, desestimándose el resto de motivos.

Ello, así como la consideración de entidad gestora que tiene la recurrente, impone el que no proceda pronunciamiento condenatorio en materia de costas procesales (artículo 233.1 de la Ley de Procedimiento Laboral).

FALLO

Que estimamos parcialmente el recurso de suplicación formulado por Osakidetza-Servicio Vasco de Salud contra la sentencia de fecha 18 de abril de 2004, dictada por el Juzgado de lo Social número 1 de los de Vitoria-Gasteiz en el proceso 420/02 seguido ante el mismo y en el que también son partes doña Julieta, doña Rocío, doña Penélope, don Fernando, don Jesús Ángel, doña María Consuelo, don Ramón, doña Amparo, doña Valentina, doña Carmen y doña Elvira B.-A. En su consecuencia, confirmamos íntegramente la misma, salvo que en el ordinal segundo de la parte final del fallo suprimimos la frase " y en todo caso sin excederse sistemáticamente con carácter mensual del indicado máximo", manteniendo el resto de sus pronunciamientos.

Cada parte deberá abonar las costas del recurso que hayan sido causadas a su instancia.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación