Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 3 de abril de 1997


 RESUMEN:

Accidente de trabajo. Responsabilidades: empleador (directa), Mutua (pago anticipado, al margen de la falta de afiliación y cotización del trabajador) e INSS y TGSS (subsidiaria caso de insolvencia empresarial).

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El primer problema a resolver, es si concurre en el supuesto litigioso el presupuesto de contradicción, presupuesto que la parte recurrida manifiesta no existir. Un juicio comparativo entre la sentencia impugnada, dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria en 3 de octubre de 1995 y la contraria, pronunciada por la Sala de lo Social de este Tribunal Supremo en 11 de diciembre de 1995, permite dar una respuesta afirmativa. En efecto:

1. La sentencia impugnada contempla una situación en que la empresa recurrida había suscrito en fecha 20 de julio de 1992, propuesta de Convenio de Asociación con la codemandada Mutua Asepeyo. Sobrevino el accidente de trabajo en 9 de diciembre de 1992, en momento en que el empleador no había dado de alta, ni cotizado por el trabajador, y en el que éste inició situación de incapacidad temporal. La sentencia condenó al pago de la prestación a la empresa y al pago anticipado de la misma al Instituto Nacional y a la Tesorería General de la Seguridad Social, sin perjuicio de su derecho de reintegro frente al empleador responsable directo. Se exonera a la Mutua de Accidentes de Trabajo del anticipo del pago, en razón a que la Mutua Patronal no debe asumir el riesgo, "en virtud de la propuesta de asociación formulada por la empresa que no llegó a afiliar a sus trabajadores".

2. En la sentencia de "comparación", dictada por esta Sala en 16 de junio de 1995 también se contempla el problema de si cabe condenar a la Mutua de Accidentes de Trabajo al pago de las prestaciones derivadas de accidente de trabajo, cuando esto se produce en fecha en que el empresario -declarado responsable directo- no había dado de alta al trabajador.

3. Existe, pues, igualdad sustancial en los supuestos de las sentencias en comparación, en su triple vertiente de hechos, fundamentos y pretensiones entre litigantes en idéntica situación jurídica, con resultado final de pronunciamientos contradictorios. No desvirtúa esta contradicción, ni el hecho -irrelevante- de la diferente clase de prestaciones, ni tampoco que en la resolución impugnada existiera una propuesta de asociación, pues como en la misma se dice, con cita del artículo 204.4 de la Ley General de Seguridad Social, "las Mutuas han de aceptar toda propuesta empresarial de asociación y no pueden resolver el convenio por falta de pago de cuota", de forma que en las resoluciones judiciales contrastadas, el núcleo esencial a resolver es el mismo: si a pesar de la falta de afiliación del trabajador, la Mutua de Accidentes de Trabajo debe anticipar el pago de las prestaciones, sin perjuicio de su derecho, caso de insolvencia del empleador, de reintegrarse de las entidades gestoras de la Seguridad Social.

Segundo.-Constatada y verificada la existencia del primer requisito de este recurso, cual es el de contradicción, es preceptivo entrar a conocer del motivo de infracción legal aducido: "artículos 96 y 204 de la Ley General de la Seguridad Social de 30 de mayo de 1974 (hoy, artículos 126 y 70 respectivamente, del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobada por Real Decreto Legislativo 1/1994,de 20 de junio) en relación con el artículo 94.2 de la Ley General de la Seguridad Social de 21 de abril de 1966".

La cuestión ha sido ya reiteradamente decidida por esta Sala -entre otras sentencias, las de 18 de julio y 7 de octubre de 1991; 30 de marzo, 28 de septiembre y 20 de octubre de 1992; y 23 y 30 de enero, 6 y 12 de febrero, 6 de marzo, 23 de abril, 3, 9 y 21 de mayo, 10, 14 y 17 de junio de 1993- en el sentido de reafirmar que, aparte de la responsabilidad directa del empleador en el pago de la prestación, procede también su pago anticipado por la Mutua de que se trate, en aplicación del principio de automaticidad -y por ello, independientemente de la falta de afiliación y cotización del trabajador en la Seguridad Social- con el alcance que le atribuye el artículo 96.3 de la Ley General de la Seguridad Social, y sin perjuicio de su derecho a repercutir contra el empresario incumplidor y de la responsabilidad subsidiaria que contrae el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social caso de insolvencia de la empresa. A tal doctrina -y dando por reproducida la argumentación contenida en las citadas sentencias de esta Sala- ha de estarse, al no haber sobrevenido otras circunstancias que aconsejen un cambio en la decisión.

Tercero.-En virtud de lo expuesto, y conforme al informe del Ministerio Fiscal, procede casar y anular la sentencia impugnada. Ello conduce a resolver el debate en los términos planteados en suplicación, lo que acarrea la estimación del recurso de tal clase interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y Tesorería General de la Seguridad Social, y la revocación parcial de la sentencia de instancia, condenando, consecuentemente, a la Mutua Aseguradora a anticipar, el pago de la prestación litigiosa, sin perjuicio de su derecho de repetición frente al empleador, y caso de insolvencia de éste, frente a las entidades gestoras, sin hacer expresa imposición de costas procesales.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación