Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Canarias de 14 de marzo de 2005


 RESUMEN:

Jurisdicción Laboral. Incompetencia. Derechos de imagen de futbolista profesional. Relación mercantil. Prueba documental. Falta de aportación de la solicitada. "Ficta documentatio". Facultad, no obligación, del juez.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Que según consta en Autos, se presentó demanda por Guillermo, en reclamación de cantidad siendo demandado Tenerife CF, SAD, y celebrado juicio y dictada Sentencia, el día 10-5-2004, por el Juzgado de referencia, con carácter estimatorio de la excepción de prescripción respecto a todas las cantidades anteriores a 26-6-2001.

Segundo.-Que en la citada Sentencia y como hechos probados, se declaran los siguientes:

"Primero.  El actor don Guillermo suscribió con la demandada el 15-6-1996 contrato de trabajo para las temporadas 1998 a 2001, si bien el 26-11-1999 suscribieron nuevo contrato con duración de tres temporadas 1999-2000, 2000-2001 y 2001-2002, en el que se pactaban las siguientes retribuciones:

- Sueldo mensual: 660.377 ptas./mes ? 14; 3.968,95 euros ? 14.

- Prima de contrato: (los días 30 de junio de 2000,2001 y 2002): 81.901.917 ptas., 492.240,43 euros.

- Primas por partido: Las que cada temporada establezca el Club.

- Otras retribuciones: 125.000 ptas.; 751,27 euros.

Ayuda, vivienda más automóvil.

En la cláusula adicional primera del contrato se estipula que si el equipo ascendiera a Primera División la Prima de contrato se incrementaría en 141.174,95 euros (23.489.530 ptas.).

Segundo.  El 26-11-1999 el CD Tenerife, el actor y la Compañía mercantil 'Darling Promotions Limited', titular de los derechos de imagen y publicitarios del jugador, suscribieron contrato de cesión de derechos de imagen por el que esta última cedía al Club los referidos derechos durante las temporadas 1999-2000, 2000-2001 y 2001-2002.

El Club, como contraprestación a la cesión de derechos de imagen objeto del contrato, se obligó a pagar a la citada Compañía la cantidad de 48.254.397 ptas. (290.014,77 euros) en tres plazos de 16.084.799 ptas. (96.671,59 euros) cada uno, a ser abonados el día 30-6-2000, 1 y 2.

Tercero.  El 16-8-2001 el Club abonó al actor la suma de 81.901.917 ptas. (bruto), que tras descuento de IRPF y anticipos resultó en un total líquido de 36.166.477 ptas., en concepto de Prima de contrato correspondiente a la temporada 2000-2001.

Cuarto.  El 28-6-2002 el Club abonó al actor en igual concepto, por la temporada 2001-2002, la suma de 633.415,35 euros (bruto) que tras descuentos de IRPF y anticipos resultó en un total líquido de 334.041,99 euros.

Quinto.  Se ha intentado sin efecto el 4-12-2002 conciliación ante el SEMAC por papeleta presentada el 20-11-2002, teniendo la primera reclamación extrajudicial fecha de 28-6-2002 por escrito del actor dirigido al Club."

Tercero.-Que por el Juzgado de lo Social N.º 2 de Santa Cruz de Tenerife, se dictó Sentencia, cuyo Fallo literal dice: Que estimando la excepción de prescripción respecto a todas las cantidades anteriores a 26-6-2001, la de pago de cantidades por Primas correspondientes a temporadas 2000-2001 y 2001-2002, así como la falta de legitimación activa respecto a los derechos de imagen reclamados, y desestimando íntegramente la demanda interpuesta por Don Guillermo debo absolver y absuelvo a la empresa Tenerife CF, SAD, de las pretensiones en su contra formuladas.

Cuarto.-Que contra dicha Sentencia, se interpuso Recurso de Suplicación por la parte Guillermo, siendo impugnado de contrario. Recibidos los Autos por esta Sala, se formó el oportuno rollo y pase al Ponente. Señalándose para votación y fallo el día 7 de marzo de 2005.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Frente a la sentencia de instancia, que desestimó la pretensión deducida en la demanda, dirigida a que se declare el derecho del actor a percibir la cantidad de 1.440.584,32 euros y se condene a la Empresa Tenerife, CF, SAD, a que le pague la referida cantidad, recurre la representación Letrada de aquél, formulando al amparo de la letra a) del artículo 191 de la LPL, un primer motivo de recurso en el que solicita la nulidad de actuaciones por vulneración del artículo 209.2 de la LEC pues a su criterio, en la sentencia se omite toda referencia a la alegación hecha sobre la naturaleza de las cantidades reclamadas en concepto de cesión de derechos de imagen, lo que causa indefensión a la demandante. Motivo que se desestima desde ya pues la sentencia de instancia cumple adecuadamente con el precepto denunciado y con el artículo 120.3 de la Constitución toda vez que en los antecedentes de hecho hace un resumen de las pretensiones de las partes, mediante la remisión a la demanda, origen de estas actuaciones, y matiza en el cuerpo de la resolución con apoyo en los hechos declarados probados, haciendo referencia a los derechos de imagen, en el fallo o parte dispositiva. Es más, si la recurrente entienda, que los hechos declarados probados, sobre los que la Magistrada llega a las conclusiones jurídicas que el no comparte, dispone de los cauces que le brinda el propio precepto 190 de la LPL, en sus aportados b) y c) para rebatirlos, como realmente hace en los siguientes motivos.

Segundo.-Por el cauce de la letra b) del artículo 191 de la LPL, se solicita que al ordinal primero de los hechos declarados probados se le dé la siguiente redacción: "El actor don Guillermo suscribió con la demandada el 15-6-1996 contrato de trabajo para las temporadas 1996 a 2001. En el referido contrato se establece, entre otras cosas, que por la prestación de sus servicios Don Guillermo percibirá la cantidad total de ciento cuarenta millones novecientas cuarenta y siete mil trescientas setenta y cinco pesetas (140.947.375 ptas.) y distribuido el pago entre el contrato federativo y el abono de los derechos de imagen del jugador a la sociedad titular de los mismos, en un porcentaje del 60% y 40% respectivamente" (Estipulación segunda). Asimismo desde la fecha de firma del contrato el Jugador autoriza al Club la explotación de sus derechos de imagen (Estipulación octava), como estaba previsto las partes con fecha de 1 de agosto de 1996 suscribieron el contrato de trabajo federativo y el de cesión de derechos de imagen, en el que interviene, además, del actor la sociedad "Darling Promotions Limited", Posteriormente con fecha de 26 de noviembre de 1999, se suscriben dos nuevos contratos federativo y de cesión de derechos de imagen, por los que se amplía la vigencia de la relación laboral hasta el 30 de junio de 2002, y se elevan las cantidades pactadas inicialmente. Motivo que no ha de prosperar por reiterativo toda vez, que en el hecho probado que se quiere modificar y en el hecho probado segundo de la sentencia recurrida se recogen, aunque con otras palabras, lo que se quiere introducir en el relato fáctico, por lo que sería intrascendente a los efectos del fallo. La única novedad que presenta el texto alternativo propuesto es que la sentencia dice que los litigantes subscribieron contrato de trabajo el 15-6-1996, para las temporadas 1998 a 2001, en lugar de decir para las temporadas 1996 a 2001, pero al tratarse de un mero error material ninguna transcendencia tiene en cuento al fallo al ser subsanable en cualquier momento.

Tercero.-Con el mismo amparo procesal que el motivo anterior, se solicita en el motivo tercero del recurso que se adicione al relato fáctico de la sentencia recurrida un nuevo hecho probado del siguiente tenor literal: "Con fecha 28 de junio de 2002 el actor remitió al Club demandado un escrito en el que se da cuenta de las conversaciones mantenidas por las partes en relación a las cantidades adeudadas que se detallan en ese Escrito. El mismo concluye con la petición de que "te agradecería comprobaseis si los datos que obran en mi poder son correctos y, en su caso, me indiques la forma en el que se procedería a abonar las cantidades pendientes de percibir por el jugador". El Club con la misma fecha envió un fax para dar cuenta de la recepción del citado escrito, en el que se hace constar que en el día de la fecha, he recibido tus cartas relativas a los jugadores Don Guillermo y Don Braulio (Barata), que serán estudiadas por los servicios jurídicos de este Club", sin que conste acreditado que el Club posteriormente hubiese manifestado su oposición a ninguna de las cantidades reclamadas y reflejadas en el Escrito del actor". Para ello se apoya en los documentos obrantes en autos a los folios 67 a 72, consistentes en el documento remitido por el jugador al Club Tenerife el 28-6-2002 y el fax respuesta del Club. Motivo que debe decaer porque los documentos en que se apoya sólo se evidencian, tal como los interpreta la Magistrada "a quo", que se trata de una reclamación de primas de contrato correspondientes a las tres temporadas estipuladas desde 1999 hasta 2001, pero nada más, ya que lo único que acreditan es lo que literalmente dicen.

Cuarto.-En el correlativo motivo del recurso se inte-resa, amparándose en la letra b) del artículo 191 de la LPL, y en los documentos obrantes en autos a los folios 180 a 195 y consistente en la documentación aportada por el Club que el ordinal tercero de los hechos declarados probados sea substituido por el siguiente texto alternativo: "El 18-8-2001 el Club abonó al actor la suma de 81.901.917 ptas. (bruto), que tras descuento de IRPF y anticipos resultó en un total líquido de 36.166.477 ptas., por diferentes conceptos retributivos correspondientes a la Temporada 2000-2001, a excepción de la prima de contrato que se imputó a la Temporada 1999-2000, cantidad que la demandada, a pesar de haberse acordado judicialmente, no acreditó que hubiera sido abonada con anterioridad". Motivo destinado al fracaso porque para el éxito de la modificación de hechos probados es preciso que se substente en documento precisos que evidencien el error del Magistrado 'a quo' no siendo de recibo apoyarse en una serie de documentos, ya valorados por el Juez de instancia, pues ello supone que la Sala analice, seleccione y valore, supliendo la labor de la parte recurrente. Pero es que en el caso, existe un documento subscrito por el actor en el que reconoce haber percibido la cantidad correspondiente a la temporada 2000-2001 y además aclara su demanda en el acto del juicio diciendo que en realidad la prima de contrato que reclama es la correspondiente a la temporada 1999-2000.

Quinto.-Con base en el apartado c) del artículo 191 de la LPL, se acusa a la sentencia recurrida en el quinto motivo del recurso de infracción del artículo 94.2 de la LPL, en relación con los artículos 328 y 329 de la LEC porque se acordó judicialmente, a instancia de parte, requerir al Club Tenerife, que aportara la documentación acreditativa de los pagos realizados por todos los conceptos al demandante durante la vigencia de la relación laboral y el Club no aportó los documentos en los que se reflejaban las cantidades abonadas al jugador e imputadas a la temporada 1999-2000, por lo cual la Magistrada de instancia debió haber estimado como probada la versión de los hechos realizada por la demandante o haber motivado su negativa a aplicar el efecto procesal previsto en las normas procesales denunciadas como infringidas. Según previene el artículo 94 de la LPL, denunciado como infringido en relación a los artículos 328 y 329 de la LEC, "Los documentos pertenecientes a las partes deberán aportarse al proceso, si hubieran sido propuestos como medio de prueba por la parte contraria y admitida ésta por el Juez o Tribunal". Si no se presentasen sin causa justificada, podrán estimarse probadas las alegaciones hechas por la contraria en relación con la prueba acordada". Pues bien como se desprende este precepto la falta de aportación de la prueba solicitada deja al arbitrio judicial la valoración de la conducta de la parte incumplidora a los efectos de que se entiendan probados o no los hechos correspondientes, pero no le obliga a una afirmación, "ficta documentatio".

Sexto.-Este motivo denunciando infracción de los artículos 2.a) LPL, y 10 de la LEC, incurre en el defecto procesal de ampararse en la letra c) pues debió hacerlo en la letra a) del artículo 191 de la LPL, porque lo que se solicita es la nulidad de la sentencia por negar al actor la condición de parte legítima para reclamar al Club las cantidades que debe abonar por el concepto de derechos de imagen. Según la normativa denunciada los órganos jurisprudenciales del Orden Social conocerán de las cuestiones litigiosas que se promueva entre empresarios y trabajadores, como consecuencia del contrato de trabajo; y tendrán la condición de parte procesal legítima quienes comparezcan y actúen en juicio como titulares de la relación jurídica u objetiva litigiosa. Aplicando dichos preceptos al caso enjuiciado en que según cuenta el relato fáctico de la sentencia el CD Tenerife, el actor y la Compañía Darling Promotion Limited, titular de los derechos de imagen y publicitarios del jugador subscribieron el 26-11-1999, un contrato de cesión de derechos de imagen por el cual la citada Compañía cedía al Club los referidos derechos durante las temporales 1999-2000, 2000-2001 y 2001-2002 por el precio de 290.014,77 euros, es claro que los preceptos denunciados no han sido infringidos porque el titular del objeto litigioso de los derechos de imagen no es el jugador-actor, sino Darling Promotion Limited ya que el actor aparte del contrato de trabajo en el que se determinan sus retribuciones salariales del que es competente este orden jurisdiccional social subscribió el acuerdo paralelo, al que antes nos hemos referido, de naturaleza mercantil en el que se pactan las condiciones económicas derivadas de los derechos de imagen del actor lo que ya no constituye salario pues no se paga al jugador sino a una sociedad y no se abona por la prestación por parte del jugador de sus actividades profesionales sino el pago del uso de ese derecho de imagen, conclusión que se impone a la vista de los artículos 7.3 y 8 del RD 1006/1985 y 32 del Convenio Colectivo para la actividad del Fútbol profesional. En este sentido se dan en el caso tanto la incompetencia de jurisdicción como la falta de legitimación activa porque en definitiva la naturaleza de los derechos de imagen en el supuesto que nos ocupa son de naturaleza mercantil.

Séptimo.-En el último motivo del recurso y por la adecuada vía procesal se acusa a la sentencia recurrida de infracción del artículo 59.1 del ET. El motivo no ha de alcanzar éxito porque la primera reclamación extrajudicial llevada a cabo por la actora, según los hechos declarados probados, es de 8-6-2002 y además la papeleta de conciliación previa a la demanda origen de estas actuaciones tiene fecha de 20-1-2002, es claro que las cantidades reclamadas, anteriores a junio de 2001 están prescritas. En base a lo razonado procede, previa desestimación del recurso la confirmación de la sentencia de instancia.

FALLO

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de suplicación, interpuesto por Guillermo contra la sentencia del Juzgado de lo Social de referencia de fecha 10-5-2004, en virtud de demanda interpuesta por Guillermo contra "Tenerife CF, SAD", en reclamación de cantidad y en consecuencia debemos confirmar y confirmamos la sentencia de instancia.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación