Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Andalucía de 21 de abril de 2005


 RESUMEN:

Extinción del contrato por voluntad del trabajador en base a incumplimientos empresariales. Desestimación. "Mobbing". Desestimación. Las actuaciones del empresario vienen justificadas por el proyecto empresarial.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Que según consta en autos se presentó demanda por doña Amelia sobre despidos siendo demandado "Telecomunicaciones Antequera, S.A." habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia en fecha 28 de septiembre de 2004. La parte dispositiva de dicha resolución expresa "I. Que debo desestimar y desestimo la totalidad de las excepciones opuestas en los presentes autos. II. Que debo desestimar y desestimo la demanda en reclamación de vulneración de derechos fundamentales interpuesta por Dña. Amelia frente a 'Telecomunicaciones Antequera, S.A.' y habiendo sido llamado a juicio el Ministerio Fiscal, absolviendo a la demandada de los pedimentos deducidos en su contra en la presente demanda".

Segundo.-En la sentencia aludida se declararon como hechos probados los siguientes:

"Primero. Doña Amelia mayor de edad y domiciliada en Antequera desempeña su actividad por cuenta de la empresa 'Telecomunicaciones Antequera, S.A.' como presentadora y debiendo percibir una retribución mensual de 1.413,20 euros por todos los conceptos. Ello a virtud de los siguientes contratos que se unen a los autos y se dan aquí por reproducidos:

-5-4-2005 a 15-5-1995 contrato para 'campaña de Semana Santa y preparación de programas para primavera'. Jornada parcial de 12 horas sobre las 40 habituales semanales en la actividad.

-16-5-1995 a 15-7-1995 contrato a tiempo completo otorgado para 'preparación de programas para la temporada de verano'.

-18-7-1995 a 17-1-1996 contrato a tiempo completo otorgado para 'preparación de programas para la temporada de verano y otoño'.

-1-2-1996 a 30-9-1996, contrato para obra o servicio determinados, para 'realización y presentación de programas informativos para el canal local de TV hasta cambio de los mismos o necesidades de personal'.

-1-10-1996 a 31-3-1999 contrato por lanzamiento de nueva actividad 'servicio de TV por cable denominado Multivisión Antequera'.

-1-4-1999 hasta la actualidad. No constando el otorgamiento de nuevos contratos.

Segundo. Se da aquí por reproducida la siguiente documental unida a los autos:

-Baja por enfermedad de 21-4-2003 que continua en la actualidad.

-Nóminas de la actora hasta mayo 04, pagadas.

-Elección de la actora como delegada de personal 17-12-1999.

Tercero. En febrero de 2000 la actora dimitió como responsable del canal Local Teleantequera.

Cuarto. En una reunión de junio de 2001 fue conminada por el entonces gerente de la empresa a salir por la puerta, lo que fue interpretado por diversos asistentes como una invitación a marcharse de la misma.

Quinto. En octubre de 2002 fue requerida un viernes por la tarde noche a cubrir una información en el sábado, a pesar de que contaba con ese día como libre.

Sexto. La actora ha venido realizando labores de archivo de cintas y vídeos, hallándolas en muchas ocasiones trastocadas en relación a sus carátulas.

Séptimo. En marzo de 2003 se produjo la inclusión de la emisora en una cadena local de ámbito nacional, habiendo iniciado sus funciones como director el Sr. Braulio al menos en enero de 2003, designado por la nueva cadena. Con tal motivo fue enviada junto con otros compañeros a Marbella para un curso de actualización, siendo requerida para volver a las dos semanas por el director y puesta al frente de programación y noticias, cuando la actora había realizado normalmente programas sociales.

Octavo. Determinadas reuniones se realizaban sin asistencia y conocimiento de la trabajadora a pesar de repercutir en su actividad.

Noveno. El programa 'Barrios' que realizó la actora hasta 2003 vio menguar su dotación material, lo que perjudicó la buena marcha del mismo.

Décimo. En la transmisión de la Semana Santa del 2003, la actora se vio excluida de la locución que realizaba con otras dos compañeras, a pesar de que había venido realizándola desde hacía varios años y de que el guión se había elaborado entre las mismas

Undécimo. En el momento de la entrega de los partes de baja, se han emitido por la dirección diversas expresiones jocosas indicativas de la poca credibilidad que les inspiran los mismos.

Duodécimo. Interpuesta papeleta de conciliación el 17-6-2004 se tuvo por intentada sin efecto el 5-7-2004. Compareció a dicho acto la empresa demandada.

Decimotercero. La demanda jurisdiccional se interpuso el 9-7-2004.

Decimocuarto. La demanda jurisdiccional se interpuso el 9-7-2004."

Tercero.-Que contra dicha sentencia anunció Recurso de Suplicación la parte actora, recurso que formalizó, siendo impugnado de contrario. Recibidos los autos en este Tribunal con fecha 24 de febrero de 2005 se proveyó el pase de los mismos a ponente para su examen y resolución.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

Primero.-La actora, directora de la empresa demandada, gestora de cadena local de radio y televisión, interpone demanda solicitando la extinción indemnizada de su relación laboral basada en incumplimientos laborales graves del empresario que atentan a sus derechos fundamentales. La sentencia desestima íntegramente la pretensión por considerar que la conducta de la empleadora no puede calificarse como constitutiva de "mobbing", obedeciendo las decisiones adoptadas a su facultad organizativa en atención a las específicas circunstancias del proyecto empresarial. Frente a la misma se alza la trabajadora mediante el presente recurso de suplicación, articulado a través de un motivo de revisión fáctica y dos de censura jurídica a fin de que, revocada la de instancia, sea estimada la demanda, en su pretensión principal o subsidiaria.

Segundo.-Por el cauce del apartado b) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral solicita la trabajadora recurrente la modificación del relato fáctico declarado probado por el Magistrado de instancia con la finalidad de adicionar a aquella redacción un nuevo ordinal con el siguiente texto: "La baja por enfermedad de la actora de 21-4-2003 obedece a un trastorno adaptativo mixto con ansiedad y estado de ánimo depresivo desencadenado por un factor de estrés psico-social de naturaleza laboral, existiendo relación de causa a efecto entre la conflictividad del medio laboral y el cuadro clínico expuesto". Basa su pretensión revisoria en los documentos obrantes a los folios 52 a 57 de las actuaciones, esto es, informe pericial del doctor Gregorio.

El motivo debe fracasar pues, además de que persigue sustituir la valoración del material probatorio efectuado por el Magistrado "a quo" en base a documentos y periciales ya tenidos en cuenta (olvidando que el cauce ahora analizado no es instrumento sustitutivo de la valoración que de la prueba realice el Juez de instancia, para lo que es soberano frente a las partes como frente a la Sala al tratarse de un recurso extraordinario y no una segunda instancia), los datos fácticos que la recurrente pretende introducir en la resultancia fáctica de la sentencia combatida, más que hechos concretos, constituyen conclusiones y conceptos jurídicos predeterminantes del fallo ("existiendo relación de causa a efecto entre la conflictividad del medio laboral y el cuadro clínico expuesto").

Tercero.-Sin citar el cauce procesal adecuado, que no sería sino el del apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral, denuncia la recurrente en su primer motivo del recurso, la infracción del artículo 50.1.c) del Estatuto de los Trabajadores por considerar, en síntesis, que la conducta de la empleadora es claramente constitutiva de " mobbing" por el acoso moral continuado al que se ha visto sometida la trabajadora.

Comenzar expresando que no existe en nuestro ordenamiento jurídico descripción de lo que se viene conociendo bajo el la expresión "mobbing" lo que conduce a determinar qué elementos caracterizan la figura jurídica de referencia y si concurren en el caso presente. Pues bien, recogiendo el sentir de la doctrina científica y el pronunciamiento de los tribunales de justicia, tales elementos caracterizadores son los siguientes: 1) el bien jurídico protegido, que no es otro sino el derecho a la dignidad personal del trabajador, de ahí su directo enlace con el derecho constitucional tutelado en el artículo 15 de la Constitución Española. 2) La forma en que se produce la lesión de ese derecho, lo que implica por parte del sujeto activo (empresario u otros trabajadores compañeros del ofendido) una conducta caracterizada por: a) un acoso u hostigamiento a un trabajador mediante cualquier conducta vejatoria o intimidatoria de carácter injusto; b) reiteración en el tiempo de dicha conducta, siguiendo una unidad de propósito; c) perseguiruna finalidad consistente de modo específico en minar psicológicamente al acosado, logrando así de modo efectivo algún objetivo que de otro modo no hubiera conseguido el acosador.

Sentado qué cabe entender por "mobbing", la consecuencia directa que se deduce es que no tienen cabida en tal concepto situaciones de trastorno por ansiedad del trabajador a consecuencia de factores tales como el estrés laboral, la falta de adaptación al ambiente laboral marcado por el empresario o los compañeros, u otras irregularidades cometidas por el empresario con la finalidad de obtener una ventaja laboral de forma indebida pero ajena a la específica intención de socavar la dignidad personal del trabajador.

Pues bien, sobre tales premisas, se debe dar respuesta al interrogante de si la conducta que denuncia la trabajadora y que imputa directamente a la empresa, constituye o no "mobbing". Tal conducta se concreta, examinada con atención la redacción de hechos probados, en someter a la trabajadora a un régimen horario superior al ordinario, en su cese al frente de un programa, asistencia a cursos de formación y en la escasez de medios para el desempeño de su quehacer laboral, circunstancias que pudieron dar lugar al agotamiento físico e, incluso, psíquico. Pero tales actuaciones empresariales no pueden considerarse constitutivas de "mobbing". Primero, porque el tiempo que transcurre entre ellas no permite apreciar la necesaria unidad de acción. Segundo, porque las conductas que se valoran se produjeron en el marco de determinadas decisiones adoptadas razonablemente por la dirección de la empresa. En efecto, el cese de la trabajadora al frente de un programa de locuación, por el hecho de quedar incluida la emisora en una cadena de ámbito nacional, lo que motivó, de un lado, que quedase al frente de la misma un tercer trabajador y el cambio de las tareas de la actora, que pasó a dirigir la programación y noticias y, de otro, la necesidad de seguir el oportuno curso de actualización profesional. Es posible que la actora no compartiese las medidas adoptadas e, incluso, que las mismas le produjesen estrés laboral, pero lo cierto, como bien razonó el Magistrado de instancia, es que no alcanzan la gravedad necesaria para calificar la conducta empresarial como constitutiva de "mobbing" lo que conduce, al no apreciar la Sala la infracción denunciada, a la desestimación del primer motivo de censura jurídica.

Cuarto.-Sin citar tampoco el cauce procesal para su segunda censura jurídica (idéntico al de la primera), denuncia la recurrente la vulneración del artículo 50.1.c) del Estatuto de los Trabajadores. Aduce en su discurso que si la conducta de la empleadora no se considerase constitutiva de "mobbing", al menos debe tener como consecuencia la extinción indemnizada de la relación de la relación laboral pues aquélla no puede prestar su trabajo ante lo insoportable de la situación, con un cuadro de angustia y distimia (sic). Pero al quedar acreditado, según se expresó en el anterior fundamento de derecho, que las medidas de la empleadora tuvieron plena justificación en atención a las circunstancias del proyecto empresarial, especialmente sensible, como razonó el Magistrado de instancia, a la renovación de programas y personas, a excepción del exceso de jornada producido, susceptible de ser indemnizado mediante el ejercicio de la oportuna acción, tampoco se ha producido vulneración grave de los deberes laborales del empresario como para justificar la extinción ahora solicitada lo que conduce a la desestimación del motivo, por su efecto el recurso y la confirmación de la sentencia combatida.

FALLO

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por la representación de D.ª Amelia contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número 7 de Málaga con fecha 28 de septiembre de 2004 en autos sobre extinción de contrato de trabajo, seguidos a instancias de dicha recurrente contra "Telecomunicaciones Antequera, S.A.", habiendo intervenido el Ministerio Fiscal, confirmando la sentencia recurrida.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación