Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Valencia 97/2006, de 13 de enero


 RESUMEN:

Extinción del contrato. Voluntad del trabajador. Incumplimiento grave del empresario. Retrasos continuados desde el año 1996 en el pago de salarios incluso en el subsidio por incapacidad temporal.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La sentencia recurrida de fecha 20 de mayo de 2005, dice en su parte dispositiva: Fallo: "Que desestimando la demanda formulada por D.ª Paloma debo absolver y absuelvo a la empresa 'Grupo Viviar Bicarbonat SL'."

Segundo.-Que en la citada sentencia y como Hechos probados se declaran los siguientes:

"Primero. Que la demandante D.ª Paloma, con D.N.I. núm. NUM000, viene prestando sus servicios para la empresa demandada 'Laboratorios Viviar S.L.' con antigüedad de 28-11-1989, categoría profesional de envasadora, correspondiéndole un salario mensual prorrateado de 1000,12 euros. La empresa demandada se dedica a la actividad de industria química, siendo aplicable a la relación laboral entre las partes el convenio colectivo general estatal de la industria química. La mercantil demandada absorbió a la empresa 'Químicas Bicarbonat S.L.' mercantil para la que la actora venía prestando sus servicios. La empresa demandada se hallaba inmersa en un proceso concursal desde hace seis o siete años.

Segundo. Que la actora permaneció en situación de excedencia por cuidado de un hijo nacido el 7-11-2002, en el período 27-2-2003 a 26-9-2004, fecha en la que se reincorporó al trabajo prestando servicios desde dicho día hasta el 27-10-2004 en que inició situación de IT. La empresa demandada no abono a la actora los salarios que devengo en el citado mes de prestación de servicios. La demandada no abono a la actora el pago delegado de la prestación de IT que generó a partir del 27-10-2004, por lo que la misma formuló solicitud de pago directo ante el I.N.S.S. pasando a percibir la prestación por pago directo.

Tercero. Que el 9-3-2005 se celebró ante el SMAC el acto de conciliación con el resultado de intentado sin efecto."

Tercero.-Que contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandante, habiendo sido debidamente impugnado. Recibidos los autos en esta Sala, se acordó la formación del rollo correspondiente y su pase al Ponente.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La sentencia de la instancia, que rechaza la demanda interpuesta por la actora en solicitud de ver extinguida su relación laboral por incumplimiento empresarial, es impugnada por la misma actora, la cual, con amparo en el apartado b) del art. 191 de la LPL, presenta una abundante modificación fáctica, que excluiría la totalidad de los hechos citados en la misma, con el siguiente esquema alternativo:

1. Que el hecho primero diga que "por el Juzgado de 1.º Instancia núm. Uno de Paterna se dictó en fecha 25-1-1999 Auto por el que se declaró a la demandada en estado de suspensión de pagos e insolvencia provisional, dictándose en fecha 1-7-2002 auto de aprobación del Convenio en su día presentado, levantándose la suspensión de pagos acordada" (doc. 13).

2. Se pretende la sustitución del segundo, por el siguiente contenido: "En fecha 29.5.98 previa interposición por la actora de demanda por despido, 'Químicas Bicarbonat SL' alcanzó con aquella un acuerdo plasmado en acta de conciliación celebrada ante el Juzgado núm. 5 de los de valencia, por medio del cual, previo reconocimiento por la empresa de la improcedencia del despido, la oferta de readmisión y abono de salarios de tramitación fue aceptada por la trabajadora despedida, comprometiéndose la demandada a abonar esos salarios en el plazo máximo de cuatro meses a contar desde el día 29-5-1998 (doc 10).

3. Que el tercero, tenga el siguiente contenido: "Mediante sentencia del Juzgado de lo Social 16 de los de Valencia, de fecha 17-9-1998 'Químicas Bicarbonat SL' fue condenada a abonar a la trabajadora la cantidad de 271.792 pesetas de principal mas 27.179 pesetas por intereses, a consecuencia de salarios adeudados entre Marzo de 1997 y febrero de 1998" (doc.11).

4. Que el texto de tal ordinal sea el siguiente; "por sentencia del Juzgado de lo Social número Nueve de los de Valencia, de fecha 9-3-2001 Químicas Bicarbonat SL fue condenada a abonar a la actora la cantidad de 225.812 ptas. en concepto de salarios garantizado en relación con prestaciones por desempleo por el período 29-5-1998 a 15.5.99 cantidad que se hizo efectiva cuando, interpuesta demanda ejecutiva, ambas partes llegaron a un acuerdo, por medio del cual, la empresa le abonó a cuenta 75.270 ptas., quedando el resto pendiente de pago hasta el día 7-7-2002 dado que se aplazó el resto de la deuda para ser satisfecha los días 23-5-2002 y 7-7-2002 por importe cada uno de los plazos de 75.271 ptas. (doc. 12).

5. Se pretende que el ordinal 5.º diga: "El día 15-10-2003 el Juzgado de lo Social número cuatro de los de valencia dictó sentencia condenando a la demandada a abonar a la actora la cantidad de 2087,41 euros correspondientes al período 1996 a 1998". Doc. 13.

6. Que el hecho sexto quede redactado de la manera que sigue: "Desde el año 2001 la demandada no incrementa los salarios de sus trabajadores al no aplicar aumentos ni revisiones salariales, hecho éste que ha llevado a algunos de ellos a formular demandas ante el juzgado de lo Social, estimadas y respecto de cuyos créditos reconocidos se han visto obligados a interponer ejecución de sentencias por falta de pago voluntario de la empresa". Docs. 14 a 19.

7. Que el hecho del mismo número diga: "Del mismo modo la demandada mantenía deudas con la TGSS a fecha de 3-9-2004 que le embargo bienes para cobro de las mismas" doc. 20.

8. Que conste un hecho octavo donde se diga: "En fecha 16-11-2004 la actora y otros compañeros de trabajo formularon denuncias contra la empresa ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de valencia, en base a que desde 2001 no se les aplican incrementos ni revisiones salariales según Convenio Colectivo, ni se cotiza en consecuencia por un salario debida que no se viene abonando como corresponde desde ese año, y que va suponiendo progresivamente un crédito mayor a su favor y una deuda progresiva mayor para la empresa, tanto en lo que es su abono a los trabajadores como en las cotizaciones a la SS", docs. 23 y 24.

9. Que contenga lo integrado por la sentencia como hecho segundo, a lo que se añada que la IT en la que esta incursa actualmente la actora es "IT generada por amenaza de aborto" doc. 39.

10. En el que se integraría el contenido del hecho numerado en la sentencia como tercero.

Y efectivamente todos y cada uno de los hechos que alternativamente se proponen tienen su acreditación documental, reveladora de que los problemas de impagos y retrasos en el cumplimiento de las obligaciones de la empresa han sido abundantes y reiterados, cuya mención ha sido excluída de la sentencia de la instancia en la consideración de tratarse de obligaciones ya satisfechas o pasadas. Sin embargo, no carece de trascendencia el análisis global de cuales vienen siendo las relaciones entre empresa y trabajador cuando la pendencia viene de lejos y debe atribuirse al incumplimiento generado por sola una de las partes. Por tanto, constando la veracidad del contenido de los hechos expuestos, que no son negados por la empresa, que se limita a expresar las dificultades económicas planteadas tras una inicial situación concursal y una posterior fusión con otra empresa, también en situación de concurso, debe otorgarse relevancia a tales hechos, y, por tanto, y dado que la causa del incumplimiento, legalmente formulado, afecta también a los retrasos, deben aceptarse las ampliaciones efectuadas por la parte recurrente, y, por tanto, admitir la nueva redacción de hechos.

Segundo.-Al amparo del apartado c) se formula otro motivo, que la parte denomina undécimo, en el que se alega que la juzgadora de la instancia ha efectuado una interpretación incorrecta de lo dispuesto en los arts. 50.1 b) y c) del Estatuto de los Trabajadores en relación con las sentencias del Tribunal Supremo de fechas 13-2-1984 y 3-1-1986, pues el presente supuesto recoge una caso de retrasos e impagos continuos de la empresa desde el año 1996, que justifica ampliamente la rescisión indemnizada del contrato.

Para poder analizar el concreto supuesto de hecho, es necesario conocer las pautas jurisprudenciales que han venido estableciendo el marco de valoración de incumplimientos tales como los alegados en el presente supuesto, pues como ya expuso esta Sala en sentencias de 11 de enero del 2001, n.º 114/2001 y de 16 de febrero del mismo año, (núm. 941/2001), los casos de incumplimiento empresarial son no solo casuísticos sino de una variedad casi particularizada al caso concreto. La sentencia del Tribunal Supremo de 25 de enero de 1999, que menciona la jurisprudencia de esa misma Sala, reflejada, entre otras, en las SSTS/IV 24-III-1992 (recurso 413/1991) -invocada como de contraste-, 29-XII-1994 (recurso 1169/1994), 25-IX-1995 (recurso 756/1995) y 28-IX-1998 (recurso 930/1998), considera que: "Conforme a la jurisprudencia de esta Sala, cabe entender que una interpretación conjunta de los apartados b) y c) del art. 50.1 ET exige para que prospere la causa resolutoria a instancia del trabajador basada en 'la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado', que es necesaria la concurrencia del requisito de 'gravedad' en el incumplimiento empresarial, y que a los efectos de determinar tal 'gravedad' debe valorarse exclusivamente si el retraso o impago es o no grave o trascendente en relación con la obligación de pago puntual del salario ex arts. 4.2.f) y 29.1 ET, partiendo de un criterio objetivo (independiente de la culpabilidad de la empresa), temporal (continuado y persistente en el tiempo) y cuantitativo (montante de lo adeudado)." La particularización de la gravedad se pone de manifiesto en otras resoluciones, como la del mismo Tribunal de fecha 13 de julio de 1998 (rec. 3688/97), en la que se entiende, al analizar si existe contradicción entre dos supuestos en que existía, respectivamente, retrasos por impago de tres meses de salario y una paga extra y otro de cuatro meses y una extra, que: "La igualdad en los supuestos de hecho en materia de extinción de contratos de trabajo por falto de pago de salarios, es difícil que pueda producirse, salvo casos excepcionales, por lo que es preciso realizar una cuidada individualización de cada uno de los casos, atendiendo a las peculiares circunstancias subjetivas y objetivas configuradoras de los mismos. La falta de pago o retrasos continuados en el abono de los salarios pactados, y su incardinación o no en el artículo 50.b del Estatuto de los Trabajadores, depende fundamentalmente de las circunstancias, datos y elementos que en cada caso específico concurran.".

Es decir que, con independencia de las razones subjetivas del trabajador, que le llevan a solicitar la resolución del contrato, el criterio objetivo de exigir reiteración y persistencia en el impago o retraso ha llevado a entender que existe reiteración cuando, con independencia de cualesquiera otras circunstancias de incumplimiento del empresario el retraso alcanza a cuatro mensualidades, es decir a algo más que tres meses y una extra, siempre y cuando no haya existido pacto entre partes debido a especiales circunstancias de la empresa. Esta Sala ha declarado en anterior ocasión, (rec. 1669/00) en la que la determinación de la gravedad del caso concreto, constituía la base de la resolución del conflicto, que debe atenderse a la consideración de esa gravedad desde la perspectiva de si el retraso o impago resulta trascendente desde la perspectiva de la obligación de pago puntual del salario establecida en los artículos 4.2 f) y 29.1 ET, lo que en palabras de la sentencia del T.S. de 25 de enero de 1999 debe hacerse partiendo de los criterios objetivo, temporal y cuantitativo citados antes. Y que la particularizaron de la gravedad, depende fundamentalmente "de las circunstancias, datos y elementos que en cada caso especifico concurran" tal y como estableció la sent. del TS 13 de julio de 1998, rec. 3688/97) ya citada, pues ello es el elemento que sirve para la concreción del supuesto de hecho.

Y a la vista de las menciones anteriores, es evidente que se debe afirmar la existencia de un incumplimiento de la empresa en la obligación de abonar puntualmente el salario de la trabajadora, pues existe una constatación de que tales retrasos, no propiamente impagos sucesivos, pues han sido demandados y sentenciados y ejecutados en ocasiones diversas, constituyen casi la tónica generalizada desde el año 1996 hasta la actualidad, que han obligado a demandar, al menos, en cuatro ocasiones y que, aunque no implican la acumulación de mensualidades impagadas, pues en el momento presente solo se debe una de ellas, sí constituyen un retraso constante, reiterado y sin solución de continuidad de las obligaciones de la empresa en el cumplimiento de sus obligaciones, de la más importante de ellas, que es la de abonar el salario por el trabajo recibido por el trabajador en los momentos pactados para ello. Es evidente, a la vista de lo antes expuesto, que la conducta de la empresa ha devenido en una actitud crónica, de constante y reiterado incumplimiento de sus obligaciones, que se ha mantenido durante varios años, y cuya gravedad no deja de existir porque en el caso concreto de la actora, la misma haya estado disfrutando de un período de excedencia por cuidado de hijo. Por ello tal conducta debe calificarse de incumplimiento reiterados y continuos, así como graves, ya que incluso han recaído sobre las últimas prestaciones por IT que la actora se ha visto obligada a reclamar directamente de la SS ante el impago empresarial. Y ningún remedio consta que la empresa esté aplicando para remediar una contingencia como ésta, que afecta tan directamente a quienes necesitan disponer del salario todos y cada uno de los meses y con puntualidad, ya que ordinariamente las cargas que pesan sobre las percepciones salariales son también de carácter periódico y contínuo. Por tanto, y en coherencia con resoluciones anteriores de ésta misma Sala que ha aplicado también ésta misma posición a asuntos similares (sent 29 abril 2002, núm. 1765), deberá revocarse la sentencia de la instancia y darse lugar a la extinción solicitada.

FALLO

Se estima el recurso de suplicación interpuesto por la representación de Dña. Paloma contra la sentencia de fecha 20 de mayo del 2005 dictada por el Juzgado de lo Social numero nueve de Valencia en autos de juicio verbal por extinción contractual por voluntad del trabajador, seguido con el núm. 217/2005, en el que ha sido parte demandada la empresa "Grupo Viviar Bicarbonat", antes "Laboratorios Viviar SL".

Se revoca la sentencia de la instancia. En el sentido antes indicado, y con estimación de la demanda interpuesta por la actora se declara extinguida la relación laboral por incumplimiento empresarial, condenando a la empresa a que abone a la demandante en concepto de indemnización la cantidad de 45 días de salario por año trabajado, a razón de 30 euros de salario/día.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación