Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Palencia 138/2010 de 1 de junio


 RESUMEN:

Desahucio: Falta de pago. Declaración de que no ha lugar a la resolución del contrato de arrendamiento de fincas rústicas por falta de pago, ya que este impago de rentas no ha quedado acreditado.

PALENCIA

SENTENCIA: 00138/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE

PALENCIA.

Sección 001.

Domicilio. PLAZA ABILIO CALDERON 1.

Telf. 979. 16.77.01

Fax: 979. 74.64.56

ROLLO: RECURSO DE APELACION 158/2010.

Juzgado Procedencia: Jdo. Primera Instancia núm. 1 CERVERA DE PISUERGA.

Procedimiento de Origen: JUICIO VERBAL DE DESAHUCIO 72/2009.

Este Tribunal compuesto por los Señores Magistrados que se indican al márgen ha pronunciado,

EN NOMBRE DEL REY

La siguiente:

SENTENCIA NUMERO CIENTO TREINTA Y OCHO

SEÑORES DEL TRIBUNAL:

ILMO. SR. PRESIDENTE

DON CARLOS J. ALVAREZ FERNANDEZ

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS:

DON MAURICIO BUGIDOS SAN JOSE

DON MIGUEL DONIS CARRACEDO

En la Ciudad de Palencia, a uno de Junio de dos mil diez.

Vistos, en grado de apelación ante esta Audiencia Provincial, los presentes autos de Juicio Verbal de Desahucio por falta de pago provenientes del Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Cervera de Pisuerga, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia recaida en el mismo de fecha 29 de Enero de 2.010, entre partes, de una, como apelante DOÑA Eva, defendida por el Letrado D. Jaime Esquete López y de otra, como apelada DON Moises y DON Teodoro, representados por la Procuradora Doña Emma Pastor Saldaña y defendidos por la Letrada Doña Teresa Ramos Gutierrez, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado DON MAURICIO BUGIDOS SAN JOSE.

Se aceptan los antecedentes fácticos de la sentencia impugnada.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Que el Fallo de dicha sentencia literalmente dice: "FALLO.- Debo desestimar y desestimo íntegramente la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales, D. Francisco Javier Espinosa Puertas en nombre y representación de D.ª Eva contra D. Moises y D. Teodoro declarándose que no ha lugar a la resolución del contrato de arrendamiento de fincas rústicas por falta de pago, con imposición de costas a la parte actora".

Segundo.-Contra dicha sentencia interpuso la parte actora el presente recurso de apelación que fue admitido en ambos efectos, y previo traslado a las demás partes para que presentaran escritos de impugnación u oposición, fueron elevados los autos ante esta Audiencia, y al no haber sido propuesta prueba, es procedente dictar sentencia.

Se aceptan los Fundamentos de Derecho de la resolución recurrida en tanto no se opongan a los de la presente resolución.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El Juzgado de Primera nstancia núm. 1 de Cervera de Pisuerga dictó sentencia en fecha 29 de Enero de 2.010, por la que desestimó la demanda presentada por Doña Eva, dirigida contra Don Constantino y Fabio y D. Modesto, y en la que se pedía se declarase resuelto el contrato de arrendamiento rústico que se describía en autos, y se condenase a los codemandados a dejar libres, vacuas y expeditas las fincas rústicas objeto de dicho contrato, y a que condenasen a los actores al pago de la cantidad de 220 Euros más interés legal de dicha suma. Contra dicha sentencia se alza la representación de Doña Eva que entiende la existencia de error en la valoración probatoria, todo ello en recurso del que dado traslado a la contraparte fue objeto de oposición con el resultado que obra en autos.

En el escrito de demanda se decía que los actores tenían arrendadas a los demandados siete fincas en término de Mantinos, en los pagos que describían, y después de exponer las diferentes circunstancias referidas al arrendamiento rústico y la actual propiedad de las fincas, concluía afirmando el impago de la renta correspondiente al año agrícola de 2.008, y de ahí la petición que formulaba. La Juzgadora "a quo", después de resolver la alegación referida de falta de legitimación activa de la parte actora formulada por los codemandados en forma desestimatoria, y entrando a conocer del fondo del asunto, entendió que no había quedado acreditado el impago de rentas y de ahí la solución absolutoria, con la que no está de acuerdo la parte recurrente, que insiste en su escrito de recurso que las rentas correspondientes al año 2.008 no están satisfechas, motivo que es el que habrá de estudiarse en el fundamento jurídico siguiente.

Segundo.-Expuesto en el anterior fundamento el motivo de recurso que ha de considerarse, se advierte que la Juzgadora "a quo" en su sentencia dice que las rentas que se reclaman están pagadas y que el hecho de no haber satisfecho cantidad alguna correspondiente al año 2.008, es porque las mismas se habían entregado por error en concepto de renta en el año 2.006, aunque después se hace una disquisición acerca de los últimos pagos realizados en concreto en el año 2.009 y en fecha 12 de marzo y en 28 de diciembre de 2.009, afirmando que estos últimos no lo han sido con efectos enervatorios. Por el contrario en el escrito de recurso se dice que los pagos que se realizaron en 12 de abril de 2.006 y 5 de diciembre de 2.006 eran los correspondientes a los años 2.005 y 2.006; que propiamente en el año 2.008 no se efectuó ningún pago; y que el de fecha 12 de marzo de 2.009 correspondería al año 2.008, fue satisfecho después de presentada la demanda, aunque antes de la citación a juicio, y no puede tener efectos enervatorios y ello en razón a la disposición derogatoria única contenida en la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil, que en su extremo 2-7.º derogó los Artículos 123 a 137 de la Ley de Arrendamientos Rústicos de 31 de diciembre de 1.980, que permitían la enervación. La representación de D. Teodoro y D. Moises insiste en la tesis de la sentencia de instancia y abunda en el hecho de que en la renta para este año 2.010 ya estaría satisfecha, y que la confusión de fechas en cuanto al pago de rentas nace de una llamada telefónica acaecida después del fallecimiento de la madre de la actora, por parte de uno de los copropietarios a los apelados, diciendo que no se habían abonado las rentas de la campaña del año 2.005, lo que motivó un primer ingreso en el año 2.006, seguido de otro posterior del mismo año, pero que fueron redundantes y de ahí que la renta esté satisfecha en su totalidad.

Tanto la versión de la parte apelante como la de la apelada podrían ser asumibles en cuanto que explican el porqué del doble pago realizado en el año 2.006, aunque en distinta forma; mientras que el actor y apelante dice que el doble pago es consecuencia de una carta remitida por el Señor Letrado director de actuaciones, en que se reclamaba la actualización y puesta al día en el pago de rentas, carta cuya copia obra como documento núm. 2 de los presentados con el escrito de demanda; los demandados y apelados dicen de una llamada telefónica que les confundió, y que no había hasta entonces ningún retraso en el pago de las rentas; y así también en autos no aparece ningún tipo de documentación o prueba testifical prestada por persona distinta a los que son parte en el procedimiento, que verifique los pactos relativos a la forma de pago y fechas; y es por ello que el criterio de la Juzgadora "a quo" ha de ser mantenido.

Sabido es que el Artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil impone la carga de la prueba a quien afirma un hecho, y por ello en el presente caso hubiese debido de ser la actora quien de forma indubitada hubiese acreditado los extremos antedichos, que en el momento de la presentación de la demanda sería el impago de las rentas reclamadas; lo que justificaría su reclamación y la resolución del contrato de arrendamiento, pero su versión, creible, se opone a la también creible de la parte demandada, sin prueba contundente que verifique la certeza de una o de otra, y de ahí que la resolución dictada se mantenga.

Cierto es que la costumbre en la Provincia es, a falta de pacto escrito o en todo caso expreso, la de pagar las rentas antes de la finalización del mes de Septiembre para las fincas de secano y del 31 de diciembre para las fincas de regadío; pero las mismas fechas que se exponen en el escrito de recurso y que están suficientemente adveradas en los documentos números 2 al 8, que indican de los pagos realizados en los meses de Agosto, Septiembre, Abril y Diciembre de 2.006, Diciembre de 2.007 y Marzo de 2.009, indican una secuencia en los pagos no suficientemente aclarada en su origen con la prueba practicada, y por ello el recurso debe de ser desestimado; bien que esta Audiencia no hace pronunciamiento, por no ser motivo de recurso, en cuanto a si las rentas correspondientes al año 2.010 están satisfechas o no, como se pretende por la parte apelada.

Tercero.-No obstante lo anterior, esta Sala sí entiende que las circunstancias de hecho que se deducen de lo dicho tanto en la sentencia de instancia como en la presente, incluso el propio contenido de recurso, referido a fechas de pagos, sucesiones en la propiedad de las fincas, etc., comportan una confusa situación de hecho, que aunque no sirva para fundamentar la estimación de la demanda, justifica la no imposición de costas, de primera instancia, en estricta aplicación de lo establecido en el Artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y porque las dudas que tales circunstancias de hecho generan, justifican el ejercicio de la acción en grado superior al normal.

Cuarto.-COSTAS.- No se hace pronunciamiento al producirse la estimación parcial del recurso. (Artículo 398 de la Ley de Enj. Civil).

VISTOS, los Artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que, ESTIMANDO PARCIALMENTE el recurso presentado por la representación de DOÑA Eva contra la Sentencia de 29 de Enero de 2.010 dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Cervera de Pisuerga en autos de que dimana el presente Rollo de Sala, debemos REVOCAR como REVOCAMOS PARCIALMENTE la misma, únicamente para dejar sin efecto el pronunciamiento condenatorio en costas que en ella se hace, DECLARANDO no haber lugar a hacer pronunciamiento en tal materia; y manteniendo sin embargo el resto de pronunciamientos que constan en la sentencia de instancia, y sin hacer pronunciamiento en las costas de esta alzada.

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamientos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente de la misma DON MAURICIO BUGIDOS SAN JOSE, estando el Tribunal celebrando audiencia pública en el día de su fecha, de todo lo cual yo el Secretario, certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación