Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 300/2010 de 2 de junio


 RESUMEN:

Herencia: División. Desestimación de la oposición a las operaciones particionales practicadas por el contador partidor. Cuaderno particional: Impugnación. Desestimación. Legítima: Concepto. Consideración de la legítima como "pars hereditatis".

MADRID

SENTENCIA: 00300/2010

AUD. PROVINCIAL SECCION N. 14

MADRID

Rollo: RECURSO DE APELACION 199 /2010

SENTENCIA N.º

Ilmos. Sres. Magistrados:

AMPARO CAMAZON LINACERO

JUAN UCEDA OJEDA

PALOMA GARCIA DE CECA BENITO

En MADRID, a dos de junio de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 14 de la Audiencia Provincial de MADRID, los Autos de DIVISION HERENCIA 319/2007, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 16 de MADRID, a los que ha correspondido el Rollo 199/2010, en los que aparece como parte apelante Dña. Elena, representada por la procuradora Dña. TERESA CASTRO RODRÍGUEZ, y como apelado Dña. Raimunda, representada por el procurador D. IGNACIO BATILLO RIPOLL, quien formuló oposición al recurso en base al escrito que a tal efecto presentó, sobre división de la herencia, y siendo Magistrado Ponente la Ilma. Sra. D.ª PALOMA GARCIA DE CECA BENITO.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 16 de Madrid, en fecha 24 de abril de 2009 se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es de tenor literal siguiente: "Se DESESTIMA la OPOSICIÓN formulada por D.ª Elena, frente a D.ª Raimunda, respecto de las operaciones particionales practicadas por el contador partidor D. Ángel Beades de las Heras, todo ello con imposición de costas a la parte promotora del presente incidente.".

Segundo.-Notificada la mencionada resolución, contra la misma se interpuso recurso de apelación por la parte Dña. Elena, al que se opuso la parte apelada Dña. Raimunda, y tras dar cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 457 y siguientes de la LEC, se remitieron las actuaciones a esta sección, sustanciándose el recurso por sus trámites legales.

Tercero.-Por Providencia de esta Sección, se acordó para deliberación, votación y fallo el día 25 de mayo de 2010.

Cuarto.-En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Primero.-La demanda presentada en la primera instancia por doña Elena planteaba solicitud de división judicial de las herencias deferidas por sus padres, don Baltasar y doña Vicenta, previa liquidación de la sociedad de gananciales del matrimonio de los causantes, concurriendo como llamadas a suceder la demandante y su única hermana doña Raimunda, en cuya virtud se formó inventario y se confeccionó cuaderno particional por el contador-partidor designado al efecto, que resultó impugnado por doña Elena. Alega la impugnante que en el testamento otorgado por doña Vicenta se dispone expresamente que instituye única heredera a su hija doña Elena, en tanto que lega la legítima estricta a su también hija doña Raimunda, lo que a su entender significa que no procede asignar a esta última, en el cuaderno particional, la totalidad de uno de los dos inmuebles integrados en la masa hereditaria, cuyo valor iguala prácticamente al del otro inmueble, asignado a doña Elena, y con obligación para doña Raimunda de indemnizar a ésta del exceso en su porción. Por el contrario, estima la impugnante que ambos bienes habrían de adjudicarse a la única heredera, sin perjuicio de que ésta satisfaga a la legataria el importe del legado en metálico.

Segundo.-La sentencia dictada en la primera instancia desestima la impugnación del cuaderno particional, razonando que la doctrina jurisprudencial declara que la legítima no tiene la consideración de "pars valoris", como simple derecho de crédito del legitimario, sino que constituye una "pars hereditatis", es cuenta herencial, y ha de ser abonada con bienes de la herencia, pues los legitimarios son cotitulares directos del activo hereditario y no se les puede excluir de los bienes hereditarios, salvo hipótesis excepcionales, de igual forma que por el carácter de orden público propio de la legítima no puede ser limitada ni gravada, debiendo llegar al heredero legítimo con el pleno dominio de los derechos que la integran.

Tercero.-Frente al expresado pronunciamiento interpone recurso de apelación doña Elena, en el que tras exponer su conformidad con las operaciones particionales de la sociedad legal de gananciales del matrimonio formado por los causantes, así como con las operaciones divisorias de la herencia deferida por don Baltasar, reitera los motivos de impugnación ya planteados en la primera instancia en cuanto a las operaciones divisorias y adjudicaciones realizadas respecto de la herencia deferida por doña Vicenta, en los términos expresados en el primer fundamento de esta resolución.

La alegación de la apelante se atiene a la literalidad del testamento otorgado por la causante cuando instituye heredera (única) a su hija doña Elena, y designa legataria (respecto de la legítima estricta) a doña Raimunda, a cuya vista considera que no cabe adjudicar a esta última uno de los dos únicos bienes inmuebles de la herencia, sino que ambos habrían de adjudicarse a doña Elena, sin perjuicio de satisfacer ésta a doña Raimunda en metálico la cantidad que le corresponda por el legado de su porción de legítima.

El razonamiento de la parte impugnante, reiterado en apelación, incurre en un error de planteamiento relativo al concepto y naturaleza de la legítima, respecto de la que dispone el art. 806 Cc. que "legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la Ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos", a la vista de cuyo precepto se ha planteado doctrinal y jurisprudencialmente la cuestión de si la legítima constituye una "pars hereditatis", una "pars valoris", una "pars valoris bonorum" o una "pars bonorum". Al respecto, y siguiendo la solución adoptada por el Tribunal Supremo, la legítima se conceptúa como una "pars hereditatis", lo que significa que los legitimarios son herederos y cotitulares directos del activo hereditario, y no cabe su exclusión de los bienes hereditarios salvo supuestos excepcionales. En ese sentido se pronuncia el Tribunal Supremo en Ss. 31.Ene.1970, 8.May.1989 o 26.Abr.1997.

Declara el Tribunal Supremo en esta última resolución que esta Sala acepta aquella tesis según la cual la legitima es "pars hereditatis" y así la sentencia de 8 de mayo de 1989 dice que "la sentencia de 31 de marzo de 1970 establece que en nuestro Ordenamiento, por tener dicha institución (la legitima) la consideración de "pars hereditatis" y no de "pars valoris", es cuenta herencial y ha de ser abonada con bienes de la herencia, porque los legitimarios son cotitulares directos del activo hereditario y no se les puede excluir de los bienes hereditarios, salvo en hipótesis excepcionales -arts. 829, 838, 840 y párrafo.º del artículo 1056 del Código Civil -; esta calificación de la legítima como "pars hereditatis", parte alícuota del caudal hereditario con todo su activo y su pasivo, no impide que el testador pueda disponer de alguno de los bienes de la herencia en su totalidad a favor de un legitimario o de otra persona siempre que se respete la legitima de sus herederos forzosos y ésta se pague con bienes de la herencia. El artículo 864 que se cita como infringido regulador del llamado legado de cosa ajena, es inaplicable a esta litis; de acuerdo con lo dicho sobre la naturaleza de la legítima".

Cuarto.-Las restantes alegaciones del recurso no fueron planteadas en el trámite de impugnación de la primera instancia, sino que se suscitan por primera vez ex novo en esta fase de apelación, contraviniendo el principio general "pendente apellatione nihil innovetur", manifestación del más amplio "lite pendente nihil innovetur", y reflejado en reiterada doctrina jurisprudencial condensada en S. T.S. 9.Jun.1997, con cita de las de 28.Nov. y 2.Dic.1983, 6.Mar.1984, 20.May. y 7.Jul.1986 y 19.Jul.1989, en el sentido de que no pueden tenerse en cuenta, a fin de decidir sobre ellas, las pretensiones formuladas en la fase del recurso de apelación, al ser trámite no procedente a tal propósito, pues aunque dicho recurso permite al Tribunal de segundo grado conocer en su integridad del proceso, no constituye un nuevo juicio ni autoriza a resolver problemas o cuestiones distintos de los planteados en la primera instancia; lo que al propio tiempo vulneraría los principios de defensa e igualdad de partes.

Por todo lo cual procede desestimar el recurso.

Quinto.-Desestimando el recurso de apelación y de conformidad con lo dispuesto en el art. 398 L.E.c., procede condenar a la parte apelante al pago de las costas causada en esta alzada.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación


FALLAMOS


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora Sra. Castro Rodríguez en representación de doña Elena, contra la sentencia dictada en autos de división judicial de herencia seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número 16 de Madrid, bajo el número 319 de 2007, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS dicha resolución en todos sus pronunciamientos, condenando a la parte apelante al pago de las costas causadas en esta alzada.

Hágase saber al notificar esta resolución las prevenciones del art. 248.4 de la LOPJ.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaria para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación