Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Guadalajara 190/2010 de 3 de noviembre


 RESUMEN:

Reclamación de cantidad: Error en la valoración de la prueba. Desestimación. La empresa demandada alquila una máquina posteriormente averiada, no abonando el importe de su reparación, que es lo que se reclama.

GUADALAJARA

SENTENCIA: 00190/2010

PASEO FERNANDEZ IPARRAGUIRRE NUM. 10

Tfno.: 949-20.99.00 Fax: 949-23.52.24

ROLLO: RECURSO DE APELACION (LECN) 219/10

Procedimiento de Origen: Proc. Verbal 1650/09

Juzgado de Procedencia: Juzgado de 1.ª Instancia e Instrucción n.º 5 de Guadalajara

APELANTE: ALQUILERES PACO, S.L.

Procurador: Lydia Peña Díaz

Abogado: Javier Martínez Atienza

APELADO: Justino

Procurador: Santos Pascua Díaz

Abogado: Ángel Mario Sánchez Díaz

ILMA. SRA. MAGISTRADA D.ª MARIA DEL CARMEN MARTINEZ SANCHEZ.

SENTENCIA N.º 189/10

En Guadalajara, a tres de noviembre de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante la Audiencia Provincial de GUADALAJARA, los Autos de procedimiento Verbal 1650/09, procedentes del JUZGADO DE 1.ª INSTANCIA NUM. 5 de GUADALAJARA, a los que ha correspondido el Rollo n.º 219/10, en los que aparece como parte apelante, ALQUILERES PACO, S.L., representado por la Procuradora de los tribunales, D.ª Lydia Peña Díaz, y asistido por el Letrado D. Javier Martínez Atienza, y como parte apelada, Justino, representado por el Procurador de los tribunales, D. Santos Pascua Díaz, asistido por el Letrado D. Ángel Mario Sánchez Díaz, sobre reclamación de cantidad, siendo Magistrada Ponente la Ilma. Sra. D.ª MARIA DEL CARMEN MARTINEZ SANCHEZ.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan los correspondientes de la sentencia apelada.

Segundo.-En fecha 27 de abril de 2010 se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "Desestimo la demanda presentada pro Alquileres Paco, S.L. frente a D. Justino, y en consecuencia, absuelvo a éste último de los pedimentos formulados en su contra. Todo ello con expresa condena en costas, de las que responderá la parte demandante".

Tercero.-Notificada dicha resolución a las partes, por la representación de ALQUILERES PACO, S.L. se interpuso recurso de apelación contra la misma; admitido que fue, emplazadas las partes y remitidos los autos a esta Audiencia, se sustanció el recurso por todos sus trámites, llevándose a efecto la deliberación y fallo del mismo el pasado día 2 de noviembre.

Cuarto.-En el presente procedimiento se han observado las prescripciones legales con inclusión del plazo para dictar sentencia.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se interpone recurso de apelación contra la sentencia de 27 de abril de 2010 en la que se desestimaba la demanda rectora de estos autos, con costas para la actora. El recurso de apelación se funda en un posible error en la apreciación de las pruebas en que podría haber incurrido la Juzgadora al entender que a la vista de la prueba aportada no sólo a su instancia sino también por la contraria no existe lugar a dudas de que el demandado alquiló la máquina posteriormente averiada y no abonó el importe de su reparación, que es la cantidad que se está reclamando, y ello por su propia conducta ya que desde febrero de 2009 y hasta el momento de interposición de la demanda nada había objetado al envío de la factura correspondiente a esa reparación, de que el testigo, Sr. Justino, es claro en cuanto a aseverar las circunstancias alegadas en demanda y esta persona era la encargada de entregar la máquina y recogerla, lo que incluso reconoce el representante legal de la actora, y sobre todo porque la documental aportada da crédito a la reclamación, inclusive conforme a la factura aportada por la demandada con n.º 900.137 que se refiere a la recogida de una máquina y cambio por otra contemplando los periodos de facturación de cada una, con lo que en definitiva las conclusiones a las que llega la Juzgadora son erróneas y la demanda debía prosperar al estar acreditados todos y cada uno de los extremos para ello. La Juzgadora, sin embargo, considera que por parte de la actora no se han acreditado dichos extremos, ya que aún reconociendo ambas partes relaciones comerciales concretadas en el arrendamiento de maquinaria, no se ha acreditado que efectivamente una de ellas se averiara y que lo fuera en poder del demandado con lo que le incumbiría su reparación, y ello conforme a las normas de la carga de la prueba, aportándose únicamente en apoyo de la demanda documentos redactados unilateralmente sin datos suficientes de identificación de la máquina en cuestión, únicamente el modelo, o una prueba testifical que entiende que debe ser considerada con reservas dado que el testigo es trabajador de la actora, mientras que en la documental presentada por el demandado sí constan los factores identificativos de las máquinas arrendadas, factores de los que adolece la documentación de la actora, y que son la base de la demanda, con lo que en definitiva no habiéndose acreditado que la máquina arrendada al demandado sea la averiada, y en todo caso aunque se considerara que así fuera tampoco se acredita que se produjera la avería estando en su poder la única consecuencia posible era la desestimación de la demanda.

Segundo.-Quiero recordar, antes de entrar en el fondo del asunto, que la valoración de las pruebas es una facultad reservada a los órganos de instancia, sin perjuicio de que se demuestre que las conclusiones extraídas por el Juzgador de su análisis de las pruebas resulten arbitrarias, absurdas o contrarias a las reglas de la experiencia, en cuyo caso este Tribunal, por la propia naturaleza del recurso de apelación, tiene competencia para revocar, adicionar, suplir o enmendar la sentencia inferior, dictando al respecto de todas las cuestiones debatidas el pronunciamiento que proceda, a excepción de aquellos aspectos en los que, por conformidad o allanamiento de las partes, algún punto litigioso hubiera quedado firme y no es, por consiguiente, recurrido, pero en este sentido, debemos insistir en que prevalece la valoración que de las pruebas realicen los órganos judiciales por ser más objetiva que la de las partes, dada la subjetividad de éstas por razón de defender sus particulares intereses, a las que está vedada toda pretensión tendente a sustituir el criterio objetivo de los jueces por el suyo propio (SSTS de 1 de marzo de 1994 [RJ 1994\1633 ] y de 3 de julio de 1.995 [RJ 1995\5425], entre otras). En este sentido se pronuncia la Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de junio de 2008 [RJ 2008\4470] en la que se insiste en que la valoración de la prueba es función de la instancia (SSTS 8 de abril de 2005, 29 de abril de 2005, 9 de mayo de 2005, 16 de junio de 2006, 23 de junio de 2006 [RJ 2006\5558 ], 28 de julio de 2006 [RJ 2006\6376 ] y 29 de septiembre 2006 [RJ 2006\8804]). Y en este caso entiendo que la valoración de la prueba no incurre en error alguno, es correcta y está exhaustiva y adecuadamente motivada, y por las razones que paso a exponer. Como bien dice la Juzgadora la actora, a quien incumbe probar los extremos alegados en su demanda para fundamentar su pretensión, aporta para ello con su demanda unos documentos, factura y orden de reparación de una máquina que se identifica únicamente por el modelo, documentos elaborados unilateralmente por ella misma, y trae a juicio un testigo, reconocido por la parte demandada como la persona con la que habitualmente se relacionaba ya que no se niegan las relaciones comerciales concretadas en arrendamiento de maquinaría que mantenían las partes, aportando la demandada documentación al efecto, y quien efectivamente declara que retiró la máquina averiada dicho testigo no aporta dato alguno, aparte de las dos circunstancias que considera la Juzgadora que no han quedado acreditadas como son que la máquina cuya avería se reclama sea la retirada al demandado y que se averiara estando en su poder, sobre otra circunstancia relevante, añado, para la resolución del pleito y es la causa de la avería puesto que aceptando, hipotéticamente, la tesis de la actora la avería pudo deberse no sólo a una actuación negligente imputable al demandado sino también a la antigüedad de la máquina con el consiguiente desgaste, mal mantenimiento por parte de su propietaria, o inadecuado uso por parte, no de este arrendatario, sino de otro, con lo que son tres los extremos que quedan sin prueba, la identificación de la máquina, el que se averiara estando en poder del demandado y la causa, y este último aspecto resta importancia al documento aportado por el demandado, y al que tanta importancia concede la apelante, factura n.º 900.137, y que manifiesta que no ha sido valorado, referente a la retirada de una máquina y entrega de otra, con diferentes periodos de facturación correspondientes a dos máquinas, puesto que aunque, como he adelantado, considera que ello es así en cuanto a la correspondencia con la factura de reparación y que la avería se produjo con la máquina en poder del demandado no consta que la misma fuera imputable a él. Con lo que en definitiva, de entrada, la documentación aportada con la demanda no identifica la máquina ni permite establecer la correlación con una máquina de las arrendadas al demandado, cuya documentación si contiene esos datos identificativos, y en consecuencia no queda acreditado que esa factura que se reclama sea la correspondiente a la reparación de la máquina que consta retirada en esa factura aportada por el demandado, desconociéndose incluso las causas de la retirada, pero es que aunque se tuviera por ciertos todos los extremos alegados en demanda tampoco consta acreditada la causa de la avería y que ello fuera imputable al demandado y en consecuencia la responsabilidad de su abono, careciendo de relevancia la circunstancia de que desde febrero, que se gira la factura de reparación, hasta julio de 2009 en que se interpone la demanda el demandado no manifieste reparo alguno, y ello porque no consta el momento en que le fue efectivamente entregada la factura y el tipo de contabilidad que lleva, aparte de su derecho a reaccionar o no ante esa reclamación, en definitiva cuando tuvo conocimiento de la reclamación porque el requerimiento que se aporta con la demanda es de junio, con lo que poco margen de actuación se le concede. Con lo que en definitiva coincido con la Juez en que efectivamente por parte del actor no se ha acreditado los hechos que fundamentan su pretensión y la única consecuencia posible era y es la desestimación de la demanda.

Tercero.-Por todo lo expuesto procede desestimar el recurso de apelación interpuesto y confirmar íntegramente la resolución recurrida. Las costas de esta alzada se imponen al apelante.

Vistos los preceptos legales citados, y demás de general y pertinente aplicación,


FALLO


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de ALQUILERES PACO, S.L., debo confirmar íntegramente la resolución recurrida, con imposición de las costas de esta alzada para el apelante, y, en su caso, con pérdida del depósito constituido en el Juzgado de instancia.

Así, por esta Sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

Publicación.-Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por la Ilma. Magistrada Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo la Secretario certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación