Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Aragón 111/2010 de 24 de febrero


 RESUMEN:

Reducción del ISD por convivencia con el causahabiente: Adquisición mortis causa de vivienda habitual, por parte de la hermana mayor de sesenta y cinco años del causahabiente. Acreditación de la convivencia en dicha vivienda durante los dos años anteriores al fallecimiento. Reducción del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones procedente.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00111/2010

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ARAGÓN.

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO (Sección 2.ª).

-Recurso número 410 del año 2.007-

SENTENCIA N.º 111 de 2.010

ILUSTRÍSIMOS SEÑORES

PRESIDENTE:

D. Jaime Servera Garcías

MAGISTRADOS:

D. Eugenio A. Esteras Iguácel

D. Fernando García Mata

-------------------------------

En Zaragoza, a veinticuatro de febrero de dos mil diez.

En nombre de S.M. el Rey.

VISTO, por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE

ARAGÓN (Sección 2.ª), el recurso contencioso-administrativo número 410 de 2.007, seguido entre partes; como demandante DOÑA Manuela, representada por la Procuradora de los Tribunales D.ª María Eugenia Lostal Prada y asistida por el abogado D. Jesús Vera García; y como Administración demandada la ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO, representada y asistida por el Sr. Abogado del Estado y como codemandada la DIPUTACIÓN GENERAL DE ARAGÓN, representada y asistida por el letrado de la Comunidad Autónoma. Es objeto de impugnación la resolución de la Sala Primera del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón de 28 de junio de 2007 por la que se desestima la reclamación número 50/1470/04 interpuesta frente a resolución desestimatoria del recurso de reposición interpuesto contra liquidación provisional por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Procedimiento: Ordinario.

Cuantía: 3.413,48 euros.

Ponente: Ilmo. Sr. Magistrado D. Fernando García Mata.


ANTECEDENTES DE HECHO:


 
Primero.-La parte actora en el presente recurso, por escrito que tuvo entrada en la Secretaría de este Tribunal en fecha 4 de diciembre de 2.007, interpuso recurso contencioso administrativo contra la resolución citada en el encabezamiento de esta resolución.

Segundo.-Previa la admisión a trámite del recurso y recepción del expediente administrativo, se dedujo la correspondiente demanda, en la que tras relacionar el recurrente los hechos y fundamentos de derecho que estimaba aplicables concluía con el suplico de que se dictara sentencia por la que, con estimación del recurso se anule la resolución recurrida y las que la misma confirma, procediendo a la devolución a la recurrente de la cantidad de 3.413,48 euros.

Tercero.-La Administración demandada y codemandada, en sus respectivos escritos de contestación a la demanda, solicitaron, tras relacionar los hechos y fundamentos de derecho que, por su parte, estimaron aplicables, que se dictara sentencia por la que se desestimase el recurso interpuesto.

Cuarto.-Recibido el juicio a prueba y practicada la propuesta declarada pertinente con el resultado que es de ver en autos, se celebró la votación y fallo el día señalado, 17 de febrero de 2.010.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.-Se impugna en el presente proceso por la parte actora la resolución de la Sala Primera del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón de 28 de junio de 2007 por la que se desestima la reclamación número 50/1470/04 interpuesta frente a resolución desestimatoria del recurso de reposición interpuesto contra liquidación provisional por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Segundo.-Como antecedente fáctico cabe destacar, en cuanto interesa a la resolución de la litis, que del expediente administrativo se desprende que el hermano de la demandante, D. Alejandro, falleció el 20 de agosto de 2003 en la residencia de la tercera edad de Figueruelas, soltero y sin descendencia, habiendo instituido heredera a la demandante, la cual al autoliquidar la herencia se aplicó la reducción por vivienda habitual, en base a ser mayor de 65 años y haber convivido con su hermano los dos últimos años debido a su enfermedad, practicándose liquidación por la Dirección General de Tributos de la DGA dejando sin efecto la reducción, resolución que fue recurrida en reposición siendo desestimado el recurso al no estimarse acreditada la convivencia, ya que el causante falleció en una residencia y aparecer la hermana domiciliada en la Avda. de DIRECCION000 n.º NUM000 de Zaragoza. Recurrida en vía económico-administrativa dicha resolución la misma fue desestimada por la resolución recurrida, por cuanto de la certificación aportada se desprende que el causante durante los trece meses anteriores a su fallecimiento residió de manera efectiva y permanente en el centro Asistencial de Figueruelas, por lo que la vivienda sita en Zaragoza, c/ DIRECCION001 NUM001, NUM002, dejó de tener la condición de vivienda habitual.

Tercero.-En apoyo de su pretensión señala la parte recurrente que la resolución del TEAR incurre en un error motivado por el error del certificado aportado ya que en el mismo se dice que el causante y la demandante estuvieron viviendo en la residencia hasta su fallecimiento en agosto de 2004, cuando lo cierto es que falleció en agosto de 2003, residiendo en la misma escasamente un mes por lo que la vivienda de la DIRECCION001 en ningún caso perdió el carácter de habitual, habiendo convivido ambos hermanos los dos últimos años según se desprende de la documentación aportada con el expediente -diversas declaraciones, certificado de consumo de agua del período 2000-2004 y recibo de agua caliente correspondiente a febrero-abril 2003- por lo que estima y solicita se le reconozca el derecho a la reducción aplicada.

Cuarto.-La reducción, cuya aplicación constituye el objeto de controversia, viene regulada en el artículo 20.2.c) de la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones que dispone que "del mismo porcentaje de reducción -95%-, con el límite de 122.606,47 euros para cada sujeto pasivo y con el requisito de permanencia señalado anteriormente -diez años siguientes al fallecimiento del causante-, gozarán las adquisiciones "mortis causa" de la vivienda habitual de la persona fallecida, siempre que los causahabientes sean cónyuge, ascendientes o descendientes de aquél, o bien pariente colateral mayor de sesenta y cinco años que hubiese convivido con el causante durante los dos años anteriores al fallecimiento".

El primer requisito para la aplicación de la misma es que se trate de la vivienda habitual del causante, requisito que la resolución recurrida estima incumplido, inducida por el error en que incurren las certificaciones de 7 de junio de 2004 emitidas por la Directora del Centro Asistencial Figueruelas -en las mismas señala (folio 26) que D. Alejandro residió del 25 de julio de 2003 hasta su fallecimiento el 20 de agosto de 2004 y que igualmente (folio 25) la demandante permaneció en la misma desde el 25 de julio de 2003 hasta el 20 de agosto de 2004, cuando lo cierto es, y así se certifica en fase probatoria que D. Alejandro residió desde el 25 de julio de 2003 hasta su fallecimiento el 20 de agosto de 2003 y su hermana desde el 25 de julio de 2003 hasta el 31 de agosto de 2003 "en que causó baja voluntaria en el Centro con motivo del fallecimiento de su hermano con el cual estaba e la residencia"-. Por ello, habiendo quedado acreditado que el causante sólo pasó en dicha Residencia unos días, motivado el ingreso en la misma por la agravación de su enfermedad, ha de estimarse que efectivamente y como se afirma por la demandante el domicilio sito en Zaragoza, c/ DIRECCION001 NUM001, NUM002 constituía su residencia habitual.

No discutiéndose que la demandante, hermana del causante, supere la edad de 65 años, exigida en la norma transcrita, niega la Administración demandada que haya quedado acreditado que la misma haya "convivido con el causante durante los dos años anteriores al fallecimiento". En dicho sentido señala que tenía su domicilio en la DIRECCION000, como se desprende de la escritura otorgada el 12 de marzo de 1999 y la de aceptación de 22 de septiembre de 2003, no constando certificado de empadronamiento de la misma y negando eficacia, frente a las manifestaciones efectuadas en las escrituras públicas, a las declaraciones presentadas, añadiendo que el consumo de 1 de octubre de 2002 era superior al de abril de 2000 mes en el que todavía vivía en la Avda de DIRECCION000.

No obstante este Tribunal estima, a la vista del conjunto de la prueba practicada, acreditada la convivencia exigida en el precepto referido. Así debe de reconocerse que, como señala el Abogado del Estado en su escrito de contestación, tanto en la escritura de poder aportada de 12 de marzo de 1999, como en la escritura de aceptación de herencia de 22 de septiembre de 2003, la demandante hace constar como domicilio propio el sito en la Avda. de DIRECCION000 n.º NUM000 de Zaragoza; sin embargo, debe tenerse en cuenta que la primera escritura es anterior en más de cuatro años al fallecimiento, por lo que el que tuviera allí su domicilio en dicha fecha en nada afecta al cumplimiento del requisito controvertido, y en cuanto a la segunda tiene escasa fuerza probatoria, si tenemos en cuenta que en la misma escritura se hace constar que manifiesta "advertida por mi, el notario, de la pena en que incurriría en caso de falsedad en el presente documento público, que ha convivido con su hermano fallecido, durante los dos años anteriores al óbito del mismo". Por otra parte, el hecho de que vivían juntos, cuidando la demandante de su hermano es fácilmente deducible del hecho acreditado de que ambos se trasladaron juntos a la Residencia en la que fallece D. Alejandro, de la que causa baja la demandante con motivo del fallecimiento de su hermano, estimando este Tribunal acreditada la antigüedad exigida en la norma de la convivencia en el domicilio de la DIRECCION001, tanto de las declaraciones aportadas como documental en el expediente -de vecinos, conserje y abogada-, como de la documental correspondiente a consumos de agua, de la que se desprende un nulo consumo de agua caliente y la reiterada ausencia dentro de los dos años anteriores al fallecimiento de D. Alejandro, que impidió se efectuara en diversas ocasiones la lectura del contador y del mínimo consumo de agua que en dicho período se produce.

Quinto.-En atención a lo expuesto procede la estimación del recurso, con anulación de la resolución recurrida y de las que la misma confirma, procediendo la devolución de las cantidades indebidamente ingresadas, y todo ello sin que haya motivos que determinen un especial pronunciamiento en cuanto a Costas.


F A LL A M O S.


 
Primero.-Estimamos el recurso contencioso-administrativo número 410 del año 2.007, interpuesto por DOÑA Manuela, contra la resolución citada en el encabezamiento de la presente resolución, y en su virtud anulamos la resolución recurrida y las que la misma confirma, acordando igualmente la devolución a la recurrente de la cantidad indebidamente ingresada de 3.413,48 euros.

Segundo.-No hacemos especial pronunciamiento en cuanto a costas.

Así, por esta nuestra sentencia, de la que se llevará testimonio a los autos principales, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado ponente, celebrando la Sala audiencia pública, en el mismo día de su pronunciamiento, doy fe.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación