Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. País Vasco de 4 de abril de 2006


 RESUMEN:

Modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Condición más beneficiosa para cuatro trabajadores. Supresión de la manutención. Desestima el recurso interpuesto por la empresa. Ésta no prueba como incide en la empresa la supresión de la manutención, o el gravamen que supone su mantenimiento.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

1. La demandante es Delegada de Personal de la empresa HOTELNOR SA., encuadrada en el sector de Hostelería, siendo su actividad principal la del Hotel. El ámbito de afectación del presente conflicto colectivo es de todo el personal de la empresa, si bien en la actualidada solamente cuatro trabajadores son los que vienen disfrutando de la manutención a cargo de la empresa.

2. Los trabajadores que disfrutan de derecho a la manutención se les descuenta en la nómina mensual el importe fijado anualmente por el Convenio Colectivo en concepto de manutención, siendo dicho importe para el año 2004 de 54,16 euros.

3. El día 30.9.2004 la empresa colocó en el tablón de anuncios una nota comunicando que a partir del día siguiente quedaban suprimidas las comidas del personal de la empresa.

4. Por sentencia del Jdo. de lo Social núm. 2 de esta ciudad de fecha 22.12.2004, en autos 838/04, se desestimó la demanda formulada por la Delegada de Personal, considerando ajustada a derecho la medida tomada por la empresa. Esta resolución fue recurrida ante el Tribunal Superior de Justicica del País Vasco, que en sentencia de fecha 26.4.2005 estimó el recurso dejando sin efecto la medida adoptada por la demandada de suprimir el derecho de manutención de sus trabajadores, remitiendo a la empresa a seguir el procedimiento del art. 41 ET para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

5. En fecha 22.6.2005 la empresa comunicó por escrito a todos los trabajadores de la empresa que a partir del día 1.8.2005 que quedaba suprimido el servicio de manutención, justificándolo en razones de índole económico porque según la comunicación suponía un importante perjuicio económico para la actividad, y en razones de producción en base a que solamente lo utilizaban un número muy reducido de trabajadores.

6. El art. 19 del Convenio Colectivo de la Hostelería de Guipuzcoa establece: "Tendrán derecho a manutención y alojamiento aquellos trabajadores que lo tiene reconocido por el presente Convenio Colectivo Básico, siendo la manutención de calidad, variada y en cantidad suficiente".

7. El art. 19 del del sector Convenio Colectivo del sector correspondiente al año 1992 señala: "Tendrán derecho a manutención y alojamiento aquellos trabajadores que lo tiene reconocido por la Ordenanza Laboral de Hostelería de 28.2.1974, siendo la manutención de calidad, variada y en cantidad suficiente".

8. La empresa está dada de alta en el Impuesto de Actividades Económicas en los epígrafes referidos a las actividades de "Servicios de hospedaje en hoteles y moteles", en "Cafetería dos tazas" y en "Venta menor de tabaco en máquina titular establecimiento".

9. Desde el mes de mayo de 2002 no hay servicio de comedor para los clientes de la empresa, si bien se sirven comidas, ocasionalmente alojamiento y comida a ciertos colectivos de mujeres maltratadas e inmigrantes, alcanzando en los últimos tiempos una media de dos mensuales, y asimismo se preparan dentro de lo que es la cafetería, desayunos, bocadillos y pinchos.

10. Se ha intentado la cociliación adminsitrativa previa, con el resultado de sin avenencia.

Que estaimando la demanda presentada por María, como Delegada de Personal, contra la empresa HOTELNOR S.A., debo declarar injustificada la modificación sustancial de las condiciones de trabajo acordada por la empresa, debiendo reponer a los trabajadores en las anteriores condiciones de trabajo.

Segundo.-La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice:

Que estimando la demanda presentada por María, como Delegada de Personal, contra la empresa HOTELNOR S.A., debo declarar injustificada la modificación sustancial de las condiciones de trabajo acordada por la empresa, debiendo reponer a los trabajadores en las anteriores condiciones de trabajo.

Tercero.-Frente a dicha resolución se interpuso el recurso de Suplicación, que fue impugnado por el demandante.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Se entabla recurso de suplicación por HOTELNOR SA, frente a la sentencia del Juzgado de lo Social que ha estimado la demanda de conflicto colectivo por modificación sustancial de condiciones de trabajo interpuesta por la Delegada de Personal, declarando injustificada la acordada por la mercantil, consistente en suprimir el derecho a la manutención que ha venido disfrutando el personal de la empresa.

El recurso se instrumenta en dos motivos respectivamente destinados a la revisión de la crónica judicial y al examen del derecho aplicado.

Sostiene la recurrente, que concurre la causa económica en la que se apoya la supresión del servicio de comida, pues la condición más beneficiosa de la que disfrutan los afectados por el conflicto (sólo cuatro trabajadores de la plantilla), supone un coste muy superior para la empresa respecto del descuento en nómina que practica por el servicio ofrecido a éstos. Argumenta que resulta un grave obstáculo desde el punto de vista organizativo o productivo, existiendo una situación de crisis en la empresa, rotunda en la cafetería, que le faculta para acordar la modificación, máxime cuando en mayo de 2002 cerró el restaurante y el derecho reconocido supone mantener el personal de cocina necesariamente en horas de comida.

La resolución de instancia, afirma en primer término que estamos ante una condición más beneficiosa, al haberlo declarado así esta Sala en sentencia de 26-4-05 que revocó la dictada por el Juzgado de lo Social núm. 3 de San Sebastián el 22-12-04, estableciendo que la supresión de la misma no podía ser unilateralmente adoptada por la empresa sino que requería seguir los trámites de las modificaciones sustanciales. En segundo lugar, entiende que pese a haberse acomodado la demandada al procedimiento legal establecido en el artículo 41 del ET, no ha justificado las razones económicas ni de producción aducidas como basamento de la medida, ni existe una alteración de las circunstancias concurrentes que permita a la mercantil suprimir la condición más beneficiosa que vienen disfrutando los trabajadores afectados por el conflicto colectivo.

Se ha presentado escrito de oposición al recurso por parte de la representante legal de los trabajadores.

Segundo.-La alteración de la crónica judicial exige para su viabilidad, como hemos expuesto en múltiples sentencias de la Sala, la concurrencia de una serie de requisitos: a) que la modificación que se pide sea relevante a los efectos de la resolución de la causa, trascendiendo al fallo; b) su apoyo en prueba pericial o documental y c) que se demuestre fehaciente con tales medios probatorios error, omisión o arbitraria interpretación de las pruebas por parte del Juzgador.

Es decir la modificación pretendida no puede quedar desvirtuada por otros medios probatorios que hayan sido aceptados por el Juzgador de los que quepa deducir una interpretación distinta a aquélla que obtiene la parte, pues ante posibles contradicciones debe prevalecer el criterio objetivo e imparcial del Juzgador de instancia sobre el legítimo, pero parcial e interesado, de la parte, pues aquél es soberano para la apreciación de la prueba, con tal que su libre apreciación sea razonada, exigencia que ha puesto de manifiesto la doctrina constitucional (STC 24/90 de 15 febrero).

Bajo estas premisas debemos abordar la adición al ordinal 8.º de la sentencia del texto que se postula del siguiente tenor: "La empresa presentó en el ejercicio 2004 unos beneficios en la actividad de 10.644,30 euros, si bien arrastra unos rendimientos negativos de ejercicios anteriores de 257.130,10 euros. La cafetería presentó individualmente unas pérdidas de 3.798,29 euros en 2003, y de 20.536,61 euros en el 2004", que sustenta en los documentos obrantes a los folios 222 a 224 de los autos en cuanto a la situación de la cafetería, y en el obrante al folio 257, consistente en el Impuesto sobre sociedades del ejercicio 2004 presentado por la mercantil.

Para el examen de la alteración fáctica interesada hemos de partir, tal y como refleja la instancia, del dato de la actividad económica a la que dedica la empresa, hotel y cafetería, figurando de alta en el IAE en ambos epígrafes, si bien y como manifiesta el Juzgador la ejercida con carácter principal es la de hotel.

La sentencia en su fundamento de derecho tercero analiza y valora los documentos que ahora se invocan en cuanto a la situación de la cafetería, y manifiesta respecto de los mismos que las pérdidas que señalan no tienen la más mínima referencia en la contabilidad oficial, ni existe constancia de que tales datos se hayan extraído de dicha contabilidad, tampoco los criterios empleados para imputar los ingresos y los gastos, ni en qué medida afecta al balance y a la cuenta de explotación la supresión de la manutención a los cuatro trabajadores a los que está atañe esta medida.

Por tanto el complemento a introducir supone la sustitución de la valoración probatoria llevada a efecto por el Juzgador, por la efectuada por la parte, sin que se demuestre que aquél haya incurrido en error o arbitrariedad al valorar tales documentos.

Es más, la Sala a la vista de los mismos no puede sino compartir la conclusión que extrae el Magistrado "a quo".

Respecto del ejercicio 2004, en efecto se colige del Impuesto sobre sociedades el beneficio que apunta la recurrente, como también las pérdidas que arrastra de ejercicios anteriores, admitidas expresamente por la parte contraria.

Pero estos datos no se muestran relevantes para la resolución del litigio, desde el momento en que se desconoce cuál es la concreta incidencia de la supresión de la manutención en la situación de la empresa, no sólo económica sino también de otra índole como a continuación veremos, decisivo para la resolución de la cuestión planteada.

Tercero.-La censura jurídica que contiene el segundo y último de los motivos, debidamente amparada en la letra c) del artículo 191 de la LPL, denuncia la infracción del artículo 41.2 del ET en relación con el 51 del mismo texto legal.

Se erige este motivo sobre los siguientes extremos: a) La supresión del servicio de restaurante o comedor en la empresa desde mayo de 2002; b) La cocina queda limitada a la atención de la barra de a cafetería; c) Sólo cuatro trabajadores disfrutan del derecho a la manutención, en concreto los que atienden la barra de la cafetería (dos turnos de mañana, dos de tarde), que significa dos comidas y dos cenas diarias, por las que abonan al mes cada uno de los poco más de 50 euros; d) La eliminación del servicio de restaurante fue por las pérdidas que acarreaba, si bien la cafetería sigue presentando pérdidas.

Desde el punto de vista jurídico incide en la mayor flexibilidad que dota la doctrina jurisprudencial a los supuestos del artículo 41.2 del ET en relación con los del artículo 51 del mismo texto legal, de tal modo que las pérdidas no tienen que poner en peligro la viabilidad futura de la empresa.

El artículo 41 ET establece la posibilidad para la empresa de acordar cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo, y dispone que se entenderá que concurren las causas a que se refiere este artículo "cuando la adopción de las medidas propuestas contribuya a mejorar la situación de la empresa a través de una más adecuada organización de sus recursos, que favorezca su posición competitiva en el mercado o una mejor respuesta a las exigencias de la demanda".

Como señala el Tribunal Supremo en sentencia de 17-5-05, R 2363/04, la interpretación literal del precepto conduce a pensar que no es la "crisis" empresarial sino la "mejora" de la situación de la empresa el punto de referencia de la justificación de las razones en que se ha de apoyar la decisión empresarial modificativa de condiciones de trabajo.

Se trata únicamente de que tal decisión, mediante una más adecuada organización de los recursos, favorezca la posición competitiva de la empresa, o la eficacia del servicio prestado por la misma, o una y otra cosa a la vez, sin que haya de acreditarse la superación de vicisitudes negativas, conclusión que se desprende de la comparación de lo que ordena el artículo 41 del ET con lo que disponen los artículos 51 y 52.c. también del ET para el despido colectivo y para el despido objetivo por necesidades de la empresa.

Señala así el alto Tribunal que mientras que en estos preceptos es más estricta y limitada el concepto de razonabilidad de la medida, imponiendo de manera expresa que las respectivas decisiones empresariales de despedir contribuyan a objetivos más exigentes, bien a "superar una situación económica negativa de la empresa", para las causas económicas en sentido estricto de los despidos colectivos, bien a "garantizar la viabilidad futura de la empresa y del empleo en la misma" para las técnicas, organizativas y de producción de los despidos colectivos, o a la "superación de situaciones económicas negativas" según contempla el artículo 52.c., para las causas económicas en sentido estricto de los despidos objetivos por necesidades de la empresa), o para "superar las dificultades que impidan el buen funcionamiento de la empresa" (art. 52.c., para las técnicas, organizativas y de producción de los despidos objetivos por necesidades de la empresa).

Y la razón de ser de este diferente trato legal de las decisiones modificativas y extintivas, radica "en que los intereses en juego no son los mismos cuando la decisión empresarial supone la pérdida del empleo ("flexibilidad externa" o "adaptación de la plantilla") que cuando significa un mero cambio en el modo o en las circunstancias de ejecución del trabajo ("flexibilidad interna" o "adaptación de condiciones de trabajo"). La distinta valoración o ponderación de estos intereses explica que la facultad de gestionar con flexibilidad interna la organización del trabajo, que es manifestación de la "libertad de empresa" y de la "defensa de la productividad" reconocidas en el art. 38 de la Constitución, se atribuya al empresario con márgenes más holgados que la facultad de flexibilidad externa o de "reestructuración de la plantilla", la cual ha de encontrar un punto adecuado de equilibrio entre la "libertad de empresa" y el "derecho al trabajo" de los trabajadores despedidos reconocido en el art. 35 del propio texto constitucional".

El Juzgador de instancia ha tomado en consideración la diferencia de criterios a manejar en este supuesto de modificación sustancial en el que se aducen razones económicas y productivas, respecto de los que deben considerarse cuando se está ante un despido colectivo u objetivo por causas económicas o productivas, no obstante lo cual su solución no es coincidente con la que pretende el recurrente precisamente por no existir constancia del modo en que la supresión de la condición se traduce en una eficacia del servicio prestado, o de qué manera se favorece la posición competitiva en el mercado de la empresa.

La sentencia recoge que la manutención es una condición más beneficiosa que ostentan los trabajadores afectados por el conflicto colectivo, en la actualidad cuatro, y así lo declaró esta Sala en la sentencia de 26-4-05, R 592/05, a quienes se descuenta un importe mensual por dicho servicio de 54,16 euros conforme a lo fijado en el convenio colectivo de aplicación. La empresa, cuya actividad preponderante es la de hotel pero también explota la cafetería, acordó el 22-6-05, y tras haber seguido el trámite contemplado en el artículo 41 del ET para proceder a la modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo de carácter colectivo, la supresión del mismo alegando un importante perjuicio económico para la actividad y razones de producción, por utilizarlo solamente un reducido número de trabajadores. Desde el mes de mayo de 2002 no hay servicio de comedor para los clientes de la empresa, pero se sirven ocasionalmente comida y se proporciona alojamiento para determinados colectivos (mujeres maltratadas, inmigrantes), alcanzando una media de dos mensuales. Se preparan dentro de la cafetería desayunos, bocadillos y pinchos.

Ni consta cómo incide en la marcha de la empresa la eliminación de la manutención de los cuatro trabajadores que la ostentan como condición más beneficiosa, ni se constata que emplee específicamente a una persona en la confección de comidas para éstos, puesto que no se prueba que lo realice distinta empleada que la que se ocupa de realizar los pinchos que se sirven en la cafetería ni se prueba, en fin, una variación de las circunstancias que motivaron la concesión de la mejora de tal entidad que permita a la mercantil desvincularse de lo asumido.

Respecto de este último extremo, la supresión del restaurante no se constituye en motivo capaz de entrañar esa variación de las circunstancias, dado que lo que ha quedado huérfano de prueba es que suponga a la mercantil un gravamen el mantenimiento de la manutención con repercusión en su posición en el mercado, o que entorpezca de alguna manera la eficacia del servicio ofrecido.

Cuanto antecede provoca la desestimación del recurso de suplicación, confirmando la sentencia de instancia en su integridad.

Cuarto.-En materia de costas procesales, cada parte se hará cargo de las causadas a su instancia en aplicación de lo dispuesto en el artículo 233.2 de la LPL.

FALLAMOS

Se desestima el recurso de suplicación interpuesto por HOTELNOR S.A. contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de San Sebastián dictada el 8.11.2005 en los autos de conflicto colectivo 596/05 seguidos por María -Delegada de personal contra HOTELNOR S.A..Se confirma la misma. También se acuerda la pérdida del depósito de ciento cincuenta euros con veinticinco céntimos, al que se dará el destino legalmente previsto cuando esta sentencia sea firme.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación