Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Valencia 654/2007, de 8 de febrero


 RESUMEN:

Infracciones y sanciones. Comunicación de sanción. Requisitos. Fecha de la sanción y hechos que lo motivan. Fin: evitar indefensión. Falta de comunicación de la sanción al comité de empresa. No conlleva la nulidad de la misma.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La sentencia recurrida de fecha 28 de septiembre de 2006, dice en su parte dispositiva: "Fallo: "Que desestimando la demanda interpuesta por Juan Carlos, frente a la empresa Consulteco S.L. y fondo de Garantía Salarial, debo confirmar la sanción por falta muy grave de suspensión de empleo y sueldo por 45 días impuesta a dicho trabajador por la empresa demandada en su comunicación escrita de fecha 7 de marzo del año 2006. ".

Segundo.-Que en la citada sentencia y como Hechos probados se declaran los siguientes: "Primero. El demandante, Juan Carlos, mayor de edad, con D.N.I. núm. NUM000, y vecino de Novelda, viene prestando sus servicios por cuenta y orden de la empresa CONSULTECO S.L., dedicado a la actividad de Control de Calidad de Obras y Estudios, con la Categoría de profesional de Ayudante Oficios Varios, antigüedad desde 13-1-1992, y salario mensual con inclusión de prorratas de 979,29 euros. Segundo. Por carta de fecha 7 de marzo de 2006, la empresa demandada procedió a sancionar al actor con cuarenta y cinco días de suspensión de empleo y sueldo por la comisión de falta muy grave, alegando al efecto en la referida carta que: "El día 3 de marzo de 2006, siendo las 17,45 horas, y después de pedir, en el exterior del lugar de trabajo, un cigarrillo a D.ª Estíbaliz, trabajadora de la empresa y superior del trabajador sancionado, plenamente consciente y sabedor de la taxativa prohibición de fumar en el interior de la nave en que se encuentra la mercantil, para la que presta sus servicios, y habiéndosele advertido en reiteradas ocasiones por el responsable de producción D. Jesús Carlos, así como por la Sra. Estíbaliz de la prohibición expresa de fumar en el interior de la nave, existiendo en el interior carteles que advierten dicha prohibición, entró en la nave fumando, en una clara provocación, siendo visto por varios compañeros de trabajo y superiores, los cuales le reprendieron su actitud y le conminaron a que saliese al exterior o apagase el cigarillo. Tal actitud se ha repetido ya en varias ocasiones. Tales hechos que han quedado descritos, vulneran la prohibición expresa de fumar en el centro de trabajo y que a tal efecto dispone en articulo 7.a) de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, así como el artículo 54.2 b) del texto refundido de la Ley de Estatuto de los Trabajadores y 27.1 b) del Convenio Colectivo del sector, en cuanto que hizo caso omiso de las advertencias de dos superiores jerárquicos, manteniendo una actitud de indisciplina y desobediencia reiterada. El artículo 27.1 c) último párrafo del XII Convenio Colectivo Nacional de Empresas de Ingeniería y Oficinas de Estudios Técnicos determina que la reincidencia en falta grave aunque ser de distinta naturaleza, dentro del mismo trimestre, siempre que hayan sido objeto de sanción; y demás establecidas en el artículo 54 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, constituirá una falta muy grave que se le impone la cual se encuentra regulada en el artículo 27.2 c) del propio Convenio Colectivo antes citado", y carta de sanción incorporada a autos se da por reproducida. Tercero. Los hechos de la carta de sanción han quedado probados mediante la testifical de D.ª Estíbaliz, y Don Jesús Carlos; el conocimiento expreso por el actor de la prohibición de fumar en el interior de la nave; de lo que había sido reiteradamente advertido y conocía por los carteles que así lo indican en el interior; la advertencia de la Sra. Estíbaliz cuando tras darle en el exterior un cigarro a su petición, el actor entró con el cigarrillo encendido en la nave; la puesta en conocimiento de ello por dicha Sra, al Jefe de Producción Sr. Jesús Carlos, la advertencia de este, el comportamiento del actor al comportarse con gestos y actitudes desafiantes respecto de dicho jefe de producción ante su advertencias; y la salida del actor para volver a entrar en la nave seguidamente con el cigarro encendido. El actor fue sancionado por la empresa el 1 de febrero 2006 por la comisión de falta grave, confirmada por la sentencia del Juzgado de lo Social número cuatro de fecha 15-6-2006, en el procedimiento 186/06. Cuarto. El actor no ostenta la condición de representante legal o sindical de los trabajadores. Quinto. Instado el preceptivo acto de conciliación tuvo lugar el pasado día 12 de abril de 2006, ante el SMAC con el resultado de celebrado sin avenencia. ".

Tercero.-Que contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandante. Recibidos los autos en esta Sala, se acordó la formación del rollo correspondiente y su pase al Ponente.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El recurso que se examina se estructura formalmente en cinco motivos dedicados todos ellos al examen de infracciones de normas sustantivas o jurisprudencia.

Al amparo de lo dispuesto en el artículo 191 c) de la Ley de procedimiento laboral denuncia la representación letrada del recurrente la infracción del art.58.2 del Estatuto de los Trabajadores en relación con los arts. 114.3 y 80.1 c) de la Ley de procedimiento laboral. Se argumenta que la carta de sanción no especifica suficientemente las fechas aludidas a las "ocasiones" anteriores de advertencia sobre la prohibición de fumar, debiendo tomar el juzgador de instancia solo los hechos imputados en la carta y no otros distintos.

Es cierto que la facultad disciplinaria que ostenta la empresa ante la posibilidad de sancionar incumplimientos contractuales del trabajador requiere que aquella se formalice de forma escrita mediante comunicación al afectado, haciéndose constar la fecha y los hechos que motivan la sanción. Tales requisitos tienen por finalidad proporcionar al trabajador información suficiente y evitar cualquier indefensión permitiéndole impugnar los hechos imputados, de ahí que solo los alegados en la susodicha comunicación pueden ser objeto de estudio en sede judicial. Pues bien, del contenido de la carta de sanción literalmente trascrita en el ordinal segundo del relato histórico que contiene la sentencia se observa que la misma cumple con todo rigor los condicionamientos formales exigidos en la normativa aludida en el motivo. Así, se relata en la comunicación escrita notificada al trabajador, tanto el día en que los hechos se produjeron (3/3/2006) como las circunstancias imputadas al mismo y que consistieron en incumplir la orden dada tanto de advertencia por parte de sus superiores como la escrita mediante carteles de prohibición de fumar en el interior de la nave. Ello se considera suficiente para que el mismo tuviera un claro conocimiento previo de las imputaciones efectuadas,ajustándose el escrito a los términos legales, lo que comporta la desestimación del primer motivo de recurso.

Segundo.-Los apartados segundo y quinto del escrito de formalización tienden a denunciar la infracción de la sentencia del TSJ de esta Comunidad de fecha 11/4/2002, así como de los arts. 27.1 b) y 27.1 c) del Convenio Colectivo Nacional de Empresas de Ingeniería y Oficinas de Estudios Técnicos. Sostiene el recurrente que la calificación de los hechos fue incorrecta al no poder aplicarse reincidencia pues la sanción precedente de fecha 1/2/2006 se encontraba impugnada en la fecha en que fue impuesta la ahora recurrida, y señalando que el aludido precepto convencional exige el respeto al principio de proporcionalidad, pareciéndole excesiva la sanción impuesta, por lo que la misma deberá comportar no solo la calificación de grave sino también la imposición de diez días de suspensión de empleo y sueldo.

En primer término conviene señalar que la sentencia aludida en el recurso no constituye jurisprudencia por lo que no puede ser invocada a efectos de hacerla valer en este excepcional recurso, sin perjuicio de señalar que precisamente la sentencia recurrida toma en consideración la solución adoptada por este Tribunal para rechazar la alegada reincidencia. Hay que indicar que en orden a poder aplicar la referida reincidencia en falta grave, el propio texto convencional alude a que la misma resultaría procedente aunque la falta fuera de distinta naturaleza, siempre que apareciera cometida dentro del mismo trimestre, y hubiera sido objeto de sanción. La resolución recurrida ya declaró que como quiera que la anterior sanción no había adquirido firmeza no resultaba aplicable la reincidencia en falta precedente, de ahí que no se alcanza a comprender la alegación de dicho extremo cuando la propia sentencia combatida expresamente rechaza la aludida reincidencia que de nuevo se plantea en el motivo. En cuanto a las alegaciones vertidas sobre si se ha guardado la debida proporcionalidad entre los hechos, la falta y la sanción debemos señalar que cuando se produce una adecuación de las conductas imputadas a la descripción de faltas y se recogen en el cuadro sancionador correspondiente de la norma reglamentaria o convencional aplicable al caso, y el incumplimiento encaja en los supuestos tipificados como falta muy grave sancionable hasta con el despido, debe declararse la procedencia de la sanción por haber sido calificada la falta adecuadamente por el empresario pues, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 58 ET, corresponde al empresario la facultad de imponer la sanción que estime apropiada, dentro del margen que establezca la norma reguladora del régimen de faltas y sanciones. Pues bien, tal y como mantuvo la resolución ahora impugnada, quedó probado y acreditado que el actor desobedeció las órdenes impartidas por sus superiores (Sra. Estíbaliz y Sr. Jesús Carlos) sobre la prohibición de fumar en general y sin excepciones dentro del interior de la nave, figurando en su interior carteles que advierten de dicha prohibición, constando que el demandante ya había sido objeto de advertencias anteriores sobre dicha cuestión, por lo que la inclusión de los hechos a la existencia de una desobediencia al estricto cumplimiento de dichas órdenes, que eran además de obligado cumplimiento, tal y como establece el art.7.-a) de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, sobre medidas sanitarias frente al tabaquismo, se revela como ajustada al catálogo de sanciones previstas en el texto convencional pues dentro de las denominadas faltas muy graves se alude a las "demás establecidas en el artículo 54 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores", es decir, la indisciplina o desobediencia en el trabajo, y dentro del catálogo de faltas muy graves se encuentra la de suspensión de empleo y sueldo de once días a dos meses, y habiendo impuesto la demandada dicha suspensión por cuarenta y cinco días, la misma se enmarcaría en lo previsto en la norma aludida.

Tercero.-En el motivo tercero del recurso se alude a la infracción de lo previsto en el art.27.3 del Convenio del sector, sosteniéndose que la empresa no facilitó al delegado sindical información sobre la sanción impuesta al trabajador, por lo que la misma debe ser dejada sin efecto.

El indicado precepto dispone que la facultad de imponer sanciones corresponde a la dirección de la empresa, que pondrá en conocimiento de los representantes legales de los trabajadores, las que se refieran a faltas graves o muy graves. Pues bien, aparte de señalar que la cuestión ahora planteada no figura fuera alegada en la instancia, y que por lo tanto, se trataría de un tema de debate nuevo que se plantea por primera vez en el recurso, hay que indicar que el demandante, como consta en el relato que figura en el hecho probado cuarto de la sentencia, no ostenta cargo alguno de carácter representativo o unitario ni tampoco figura afiliado a algún sindicato para los que sí se exige la realización de especiales garantías. La falta de información o de puesta en conocimiento al delegado sindical sobre la sanción impuesta al actor no acarrea sin más la nulidad de la misma pues como indica la sentencia del Tribunal Supremo de 21/3/1991: Es doctrina constante y reiterada de la Sala -S. 26.10.1982 (RJ 1982\6254) y las que en ella se recogen; SS. 12.7.1988 (RJ 1988\5804) y 14.6.1988 (RJ 1988\5290)-, que la falta de información al Comité de Empresa establecida en el art. 64-1-6 E. T., y en los Convenios Colectivos para las faltas muy graves, no determina «ex» lege la nulidad del mismo, declaración judicial de nulidad, que el legislador ha reservado para las especialísimas circunstancias contempladas en el art. 102-2 L. P. Laboral, sino únicamente la comisión de una infracción de tipo administrativo que podrá ser corregida en el ámbito de la administración.

Cuarto.-En un último apartado de recurso se alude a la infracción del art.14 de la Constitución y 4.2 c) y 17 del Estatuto de los trabajadores, planteándose que se da una situación de discriminación pues a otros trabajadores que fuman en la empresa no se les sancionó.

Para desestimar el motivo basta indicar que no figura dato alguno en la sentencia que ponga en evidencia el referido trato discriminatorio en los términos planteados pues la situación de tolerancia insinuada por parte de algunos testigos y aludida en la sentencia, no invalidaría el reproche efectuado al actor en cuanto sí consta que al mismo se le efectuaron reiteradas advertencias sobre la prohibición de fumar en el centro de trabajo y el hecho acreditado el mismo día 3/3/2006 de que no entrara con el cigarrillo encendido a la nave haciendo caso omiso a tal comunicación entrando en el local a pesar de la expresa advertencia, y motivando su proceder, tras haber efectuado dicha conducta en ocasiones precedentes, la sanción que ahora se impugna, circunstancias que en ningún caso aparecen toleradas o consentidas por el empresario en relación a otros trabajadores de la empresa.

FALLO

Que debemos desestimar y desestimamos el Recurso de Suplicación interpuesto en nombre de D. Juan Carlos contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social núm. UNO de Alicante de fecha 28 de septiembre de 2006 en virtud de demanda formulada por el recurrente, contra la empresa Consulteco S.L. y el Fondo de Garantía Salarial, en reclamación por sanción, y en su consecuencia, debemos confirmar y confirmamos la sentencia recurrida.

La presente Sentencia, que se notificará a las partes y al Ministerio Fiscal, no es firme; póngase certificación literal de la misma en el rollo que se archivará en este Tribunal y también en los autos, que se devolverán al Juzgado de procedencia tan pronto adquiera firmeza para su ejecución.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación