Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 16 de noviembre de 1998


 RESUMEN:

Accidente de trabajo "in itinere". Inexistencia. Fallecimiento repentino tras la salida del trabajo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La sentencia que hoy se combate, ha revisado la declaración de hechos probados de la sentencia de instancia para hacer constar en relación con el causante, que "con fecha del 2 de septiembre de 1996 al salir del trabajo, sobre las 20 horas, cayó al suelo. Fue trasladado al Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, falleciendo sobre las 21 horas. La causa fundamental de su muerte es la Miocardiopatía hipertrofia (sic) (posiblemente hipertrófica) que padecía, existiendo la posibilidad de que la muerte le haya sobrevenido por una arritmia mortal por disfunción ventricular, no habiéndose observado en el estudio microscópico del corazón áreas de isquemia. Don Luis B. vivía en el domicilio familiar en el momento del accidente". En la sentencia de comparación se declaran como hechos probados "que el fallecimiento se produjo de forma súbita en el metro, cuando se dirigía desde su domicilio a la indicada gestoría a fin de iniciar la jornada vespertina; realizaba su trayecto habitual".

Concurre en el supuesto litigioso el presupuesto de viabilidad del recurso, pues ante hechos, fundamento y pretensiones substancialmente iguales, se llegaron a pronunciamientos distintos, pues mientras la combatida entiende que no estamos en presencia de un evento indemnizable, la de contraste llega a la solución contraria. El tema de debate se concreta en determinar si ha de ser calificado accidente laboral, la muerte súbita ocurrida en el trayecto de ida y vuelta al trabajo.

Segundo.-Si bien en un determinado momento la jurisprudencia de la Sala VI de este Tribunal calificó como accidente esa exteriorización súbita de la dolencia, en una ampliación de la doctrina del accidente "in itinere", sentencia entre otras y a vía de ejemplo del 7 de junio de 1976, esta tendencia fue abandonada en las sentencia del 23 de marzo de 1981 y 27 de febrero de 1984 y en la doctrina de unificación que deniega esta calificación, como inician las sentencias citadas en el informe del Ministerio Fiscal del 4 de julio de 1995, 21 de septiembre de 1996, sentencia ésta donde se recogen algunas de las citadas anteriormente, pues no puede ampliarse la presunción de laboralidad establecida en el actual artículo 115.3, para los acaecidos en el tiempo y lugar del trabajo.

En justificación de esta doctrina hay que tener en cuenta que el accidente "in itinere", fue una creación jurisprudencial recogida posteriormente por el legislador en el texto articulado primero de la Ley General de la Seguridad Social, y es la manifestación típica del accidente impropio, que actualmente se consagra con carácter autónomo en el artículo 115.3 de la Ley General de la Seguridad Social, con la misma redacción del artículo 84.3 del texto de 1974, que suprimía la referencia a la "concurrencia de las condiciones que reglamentariamente se determinen" que establecía el texto inicial anteriormente citado, accidente impropio, en cuanto no deriva directamente de la ejecución del contenido de la relación de trabajo, sino de las circunstancias concurrentes, cual es el desplazamiento que derivan de la necesidad de hacer efectiva esa obligación sinalagmática, en forma tal que si esta no hubiera existido, no se hubiera producido la necesidad del desplazamiento y en consecuencia el accidente.

La presunción del legislador en el accidente "in itinere" se establece para la relación de causalidad con el trabajo, pero no en relación a la lesión o trauma que no es discutido. Por el contrario en relación con el número 3 del artículo 115, que se estima como infringido, la presunción establecida por el legislador se mueve en otro nivel, pues hace referencia a que la lesión exteriorizada en el tiempo y lugar de trabajo, y también con distinta intensidad, pues la presunción lo es "iuris tantum" es decir, admite prueba en contrario, mientras que el accidente "in itinere" se produce automáticamente esa calificación "tendrán la consideración" dice el legislador, siempre claro está que concurran los requisitos jurisprudenciales que se señalan para su calificación, lo que produce una inversión en la postura de las partes pues en éste el trabajador o sus causahabientes han de demostrar que concurren esos requisitos, mientras que en el ocurrido en el tiempo y lugar de trabajo es el patrono o las entidades subrogadas quienes han de justificar que esa lesión no se produjo por el trabajo.

En consecuencia no pueden ampliarse, mezclándolas, estas dos presunciones claramente diferenciadas por el legislador, como en esencia se pretende en el recurso que ha de ser desestimado por cuando la sentencia combatida sigue esa doctrina unificada.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación