Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. País Vasco 2520/2007, de 2 de octubre


 RESUMEN:

Extinción del contrato de trabajo por voluntad basada en incumplimiento contractual grave del empresario. Agresión física al trabajador, causándole lesiones.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por Demanda y terminó por Sentencia, cuya relación de Hechos Probados es la siguiente:

1.º"Que D. Ramón, viene prestando sus servicios para la empresa "HIERROS MAVI, S.L." en virtud de un contrato de naturaleza indefinida a jornada completa, desde el día 18 de junio de 2004, con la categoría profesional de chófer y percibiendo un salario bruto mensual de 1.590,77 euros.

2.º Que sobre las 13.15 horas del día 17 de julio de 2006, el Sr. Ramón llegó en el camión que habitualmente conducía al domicilio de la empresa, sito en el Polígono Industrial "IGARA" de Ormaiztegi (Guipúzcoa), y una vez allí fue abordado por el Sr. Héctor legal representante de la empresa "HIERROS MAVI, S.L.", el cual le dijo, que debía de cogerse las vacaciones de verano del año 2006 únicamente en una de las quincenas del mes de agosto y no todo el mes de agosto como había previamente indicado, a lo que el Sr. Ramón indicó que estaba cansado y que ya lo pensaría después, al tiempo que se dirigió hacia los vestuarios. Una vez allí el Sr. Ramón y el Sr. Héctor comenzaron a discutir, y en un momento de la discusión acalorada en la que estaban enfrascados, el Sr. Ramón movió su brazo arañando sin querer al Sr. Héctor en el brazo derecho, ante lo cual el Sr. Héctor se abalanzó sobre el Sr. Ramón cogiéndolo por el pecho y el cuello, consiguiendo finalmente zafarse de su agresor, momento en el que apareció el hermano del Sr. Héctor al vestuario alertado por los gritos que estaban dando, el cual intentó calmar los ánimos de los implicados en la pelea.

3.º Que como consecuencia de dicha agresión, el Sr. Ramón sufrió una contractura cervical derecha, siendo tratado mediante calor y antiinflamatorios, cursando baja desde la fecha del incidente hasta la actualidad con el diagnóstico de ansiedad reactiva a situación laboral.

4.º Que el Sr. Ramón denunció el día 17 de julio de 2006 al Sr. Héctor ante la Comisaría de la Ertzantza de Zumárraga por la agresión sufrida. El Sr. Héctor también denunció al Sr. Ramón por los mismos hechos el día 18 de julio de 2006.

5.º Que el día 8 de agosto de dos mil seis, se intentó Conciliación ante la Delegación Territorial de Guipúzcoa del Departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno Vasco, terminando el acto sin avenencia ante la imposibilidad para llegar a un acuerdo entre las partes".

Segundo.-La Parte Dispositiva de la Sentencia de Instancia dice:

"Que DEBO ESTIMAR Y ESTIMO la demanda interpuersta por D. Ramón contra la mercantil "HIERROS MAVI, S.L.", DECLARANDO EXTINGUIDA la relación laboral existente entre las partes a partir de la fecha de la presente resolución, DEBIENDO las partes estar y pasar por esta declaración, CONDENANDO a la mercantil "HIERROS MAVI, S.L." al pago al Sr. Ramón en concepto de indemnización, de la suma de SEIS MIL CUATROCIENTOS SESENTA Y NUEVE EUROS CON SESENTA CENTIMOS (6.469,60 euros)".

Tercero.-Frente a dicha Resolución se interpuso el Recurso de Suplicación por "HIERROS MAVI, S.L.", que fue impugnado por la parte actora, Don Ramón.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La instancia ha dictado sentencia estimando la demanda que D. Ramón dirigió frente a la empresa "HIERROS MAVI, S.L." y ha declarado extinguida la relación laboral existente entre las partes, condenando a la demandada al abono de la indemnización correspondiente, todo ello con base en la previsión del artículo 50.1.c) ET.

Frente a dicha Resolución se alza en suplicación la empresa, dirigiendo censura exclusivamente jurídica.

El artículo 191.c) de la Ley de Procedimiento Laboral recoge, como motivo para la interposición del Recurso de Suplicación, el examen de las normas sustantivas o de la Jurisprudencia, debiendo entenderse el término "norma" en sentido amplio, esto es, como toda norma jurídica general que traiga su origen de autoridad legítima dentro del Estado (incluyendo la costumbre acreditada, las normas convencionales y los Tratados Internacionales ratificados y publicados en el Boletín Oficial del Estado).

Debe matizarse, por otra parte, la referencia legal a las "normas sustantivas", en el sentido de que existen supuestos en los que la norma procesal determina el Fallo de la Sentencia de instancia, sin que pueda alegarse su infracción por la vía de la letra a) del ya precitado artículo 191 de la ley procesal laboral, lo que ocurre en los casos de cosa juzgada, incongruencia, contradicción en el Fallo y error de derecho en la apreciación de la prueba.

Ha de remarcarse también que la infracción ha de cometerse en el Fallo de la Sentencia, lo que significa que la Suplicación no se da contra las argumentaciones empleadas en su Fundamentación Jurídica, sino contra la Parte Dispositiva que, al entender del recurrente, ha sido dictada infringiendo determinadas normas sustantivas, que deben ser citadas, por lo que no cabe admitir la alegación genérica de una norma, sino que debe citarse el concreto precepto vulnerado, de manera que si el derecho subjetivo conculcado se recoge en norma distinta de la alegada, la Sala no podrá entrar en su examen, salvo error evidente, ya que su objeto queda limitado al estudio y resolución de los temas planteados.

Segundo.-Con amparo en el precitado artículo 191.c) de la Ley de Procedimiento Laboral, impugna el recurrente la Sentencia de instancia, alegando la infracción de lo dispuesto en el artículo 50.1.c) ET, argumentando, en esencia, que la falta de respeto ha sido mutua entre empresario y trabajador, que la discusión se originó por las vacaciones y que el objetivo del trabajador es arruinar al empresario y que así se lo dijo, y que el empresario sólo quería hablar con el trabajador y cumplir sus obligaciones.

Recordemos ahora los hechos enjuiciados, tal como nos los proporciona la instancia, en relato no combatido por el trabajador, sin que podamos estar a otros hechos que el recurso alega de manera informal. Los hechos a tener en cuenta son los siguientes: el trabajador demandante presta servicios desde el 18 de junio de 2004 mediante relación laboral indefinida, con categoría de chófer; el día 17 de julio de 2006, al llegar a la empresa hacia las 13.15 horas, fue abordado por el Sr. Héctor, representante legal de la empresa, quien le dijo que las vacaciones las debía coger en una quincena del mes de agosto y no todo el mes, respondiendo el trabajador que ya lo pensaría y dirigiéndose a los vestuarios; una vez allí, se produjo una discusión acalorada entre ambos y, en un momento dado, el Sr. Héctor se abalanzó sobre el trabajador cogiéndolo por el pecho y el cuello, hasta que éste se zafó del agresor; a consecuencia de ello, el trabajador ha sufrido una contractura cervical y ha estado de baja con diagnóstico de ansiedad reactiva a su situación laboral; ambas partes se han denunciado mutuamente en la comisaría de la Ertzaintza.

El artículo 49 ET prevé las causas de extinción del contrato de trabajo, entre las cuales contempla, en su apartado 1.j) la de la "voluntad del trabajador fundamentada en un incumplimiento contractual del empresario". Esta causa de extinción del contrato viene desarrollada en el artículo 50 del mismo texto legal, en el que se prevén diversas "causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato".

Dichas causas son las siguientes: a) Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que redunden en perjuicio de su formación profesional o en menoscabo de su dignidad; b) La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado; c) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41 de la presente Ley, cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.

El supuesto que nos ocupa habrá de ser abordado desde la perspectiva de esa amplísima causa definida como "cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario", toda vez que no tiene cabida en ninguna de las otras. Pues bien, el derecho del trabajador recogido en el artículo 4.2.d) ET a su integridad física tiene su correlativo deber empresarial de respetar esa integridad. En el presente caso, si bien es verdad que la discusión fue mutua, está acreditado que el Sr. Héctor siguió al trabajador demandante hasta los vestuarios y que, en la discusión acalorada, se abalanzó sobre él y le causó lesiones, todo ello tras haber sido arañado sin querer por el trabajador.

La conducta del representante de la empresa es grave, tanto en el modo de producirse como en las consecuencias que la misma ha tenido para el trabajador. En efecto, no sólo se trata del momento del abalanzamiento sobre el trabajador, sino de la discusión que inició sobre una cuestión a debatir con tranquilidad entre las partes, faltando a la prudencia debida en sus relaciones con este concreto trabajador.

Realmente no se aprecia que pueda seguir exigiéndose al Sr. Ramón que continúe vinculado laboralmente a una empresa cuyo representante ha tenido con él el trato distinto, lo que supone que la instancia, habiendo declarado la extinción solicitada, no ha incurrido en la infracción jurídica denunciada.

Ello nos lleva a desestimar el recurso y a confirmar en su integridad la sentencia recurrida.

Tercero.-Procede condenar en costas a la empresa recurrente, por no gozar del beneficio de justicia gratuita (art. 233.1 LPL), costas en las que se incluirán los honorarios del Letrado de la parte demandante, que ha impugnado el recurso, lo que se fija en 300 euros.

FALLAMOS

Que desestimamos el Recurso de Suplicación interpuesto por la empresa "HIERROS MAVI, S.L.", frente a la Sentencia de 15 de marzo de 2007 del Juzgado de lo Social núm. 3 de Donostia, en autos núm. 693/2006, confirmando la misma en su integridad.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación