Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 14 de junio de 2000


 RESUMEN:

Despido nulo. Recurso de suplicación. Consignación extemporánea. Defecto insubsanable.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La actora formula recurso de casación para la unificación de doctrina contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en 11 de mayo de 1999, que funda en un único motivo, sosteniendo la inadmisibilidad del recurso de suplicación contra la sentencia de instancia dictada en 23 de septiembre de 1998, por el Juzgado de lo Social núm. 29 de Madrid, por falta de consignación por la empresa al tiempo del anuncio del recurso de suplicación del importe de los salarios de tramitación. Debe indicarse que la sentencia del Juzgado, aclarada por auto de 22 de octubre de 1998, declaró el despido de la actora nulo condenando a la demandada a su readmisión y al pago de los salarios desde la fecha del despido; que con fecha 20 de octubre de 1998, se anunció por la empresa recurso de suplicación aportando unicamente el justificante del ingreso de 25.000 ptas por depósito, y que por providencia de esa misma fecha se tuvo por anunciado el recurso de suplicación; que en 11 de noviembre de 1998, se recibió en el Juzgado el ingreso por la empresa de 1.106.322 ptas. por salarios; que por providencia de 19 de noviembre de 1998 se tuvo por consignada dicha cantidad pese a la oposición de la actora, resolución recurrida en 13 de enero de 1999, al igual que había sido recurrida también en reposición con anterioridad al proveido primero de 20 de octubre de 1998. El Juzgado por Auto de 1 de febrero de 1999, resolvió ambos recursos de reposición estimando en parte en el interpuesto contra el proveído de 20 de octubre de 1998, reconociendo el error sufrido, dado que solo se consignó el importe del depósito de 25.000 ptas. y desestimando el interpuesto contra el proveído de 19 de noviembre de 1998, que tuvo por consignada la cantidad de 1.106.000 ptas. por considerar que tratándose de una omisión subsanable la consignación efectuada subsanada la anterior omisión, requririendo a la actora para que consignara el resto de 380.565 ptas. dado lo improcedente de los descuentos efectuados por la empresa partiendo del salario reconocido en la sentencia de 255.167 ptas. En la sentencia ahora impugnada sin entrar en el examen de la inadmisibilidad o no del recurso de suplicación, de nuevo planteada por la actora en trámite de impugnación del recurso, se decretó la nulidad de la sentencia de instancia por insuficiencia de hechos probados retrotrayéndose las actuaciones al momento anterior a la fecha de la misma con el fin de que se dictara otra nueva, completandose el relato fáctico con libertad de criterio.

Segundo.-En el presente recurso, se insiste como ya se ha dicho, en la inadmisibilidad del recurso de suplicación postulando la firmeza de la sentencia de instancia dado la total falta de consignación del importe de la condena al tiempo del anuncio del recurso de suplicación omisión insubsanable, alegando que lo decidido por la Sala de Madrid estaba en contradicción con lo resuelto por las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia de Galicia en 3 de diciembre de 1996 y la Rioja en 19 de diciembre de 1995.

Tercero.-El Ministerio Fiscal en trámite de informe solicitó la nulidad de actuaciones peor proceder la inadmisibilidad del recurso de suplicación cuestión planteada, con carácter previo, en trámite de impugnación del recurso de suplicación y no resuelta en dicha sentencia, causante de indefensión y a tenor de los artículos 238 y 240 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, lo que obliga a reponer las actuaciones en el momento anterior a dictarse sentencia.

Cuarto.-Se impone para resolver sobre el recurso, examinar, la existencia de contradicción entre la sentencia recurrida y la más moderna de las seleccionadas de contraste dictadas por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 3 de diciembre de 1996. Existe dicha contradicción, pues en ambos casos se contemplaban supuestos de despidos nulos, aunque por distintas causas, condenando al empresario al pago de salarios de tramitación, planteándose en la instancia la cuestión de la inadmisibilidad del recurso, dado que, al tiempo de la preparación del recurso no se consignó cantidad alguna del importe de dichos salarios, haciéndolo más tarde, al ser requerido por el Juzgado, para que subsanaran la omisión sufrida, una vez que se estimó el recurso de reposición contra el proveído que tuvo por preparado el recurso, por estimarlo subsanable; en el caso de la sentencia de contraste en suplicación se volvió a plantear la cuestión analizandola la Sala con carácter previo, dictándose fallo declarando la inadmisibilidad del recurso de suplicación y la firmeza de la sentencia de instancia por entender que el Juzgado aplicó erroneamente los artículos 193.2 y 228 de la L.P.L., pues al no haber consignado cantidad alguna por el importe de los salarios no podía hacer uso del medio de impugnación, pues la efectuada se produjo extemporáneamente, aunque lo fuese a requerimiento del Juzgado, que por lo demás era ineficaz, al tratarse de un defecto insubsanable.

En la sentencia recurrida la parte actora, al impugnar el recurso planteo la misma cuestión previa resuelta en la sentencia de contraste y la Sala no entró en su examen, por lo que implícitamente aceptó lo resuelto en el Juzgado de instancia, en donde se planteó por la vía del recurso de reposición dicha cuestión resolviendola en sentido contrario, como ya se ha relacionado.

Quinto.-Acreditada la contradicción, debe entrarse en el examen de dicha cuestión, nunca motivo planteado en el recurso; la tesis correcta es la de la senencia de contraste. El artículo 193.2 de la L.P.L. establece que si el recurrente infringiera el deber de consignar o de asegurar la cantidad objeto de condena, el órgano judicial declararía tener por no anunciado el recurso; esto es lo acaecido en el presente caso en donde la empresa recurrente omitió totalmente la consignación del importe de la condena limitándose a constituir el depósito, haciéndolo más tarde de forma extemporánea e incompleta; no se trata del supuesto de insuficiencia de consignación previsto en el número 3 del artículo 193 en donde sí que procedía subsanar la omisión sino la falta total de consignación. En estos casos, el Tribunal Constitucional ha declarado que si bien la subsanación constituye un remedio justo para las irregularidades o defectos en el cumplimiento de las exigencias procesales, ello no puede invocarse ni procede acordarla cuando lo que se ha producido es un incumplimiento frontal y pleno de los requisitos, en consecuencia cuando, como aquí sucede, el requisito de la consignación fue incumplido en su totalidad, no puede considerarse suceptible de subsanación, no solo porque así lo viene contemplando el artículo 207.2 L.P.L., sino porque así lo ha interpretado igualmente el Tribunal Constitucional, cual puede apreciarse en su sentencia 343/1993, de 22 de noviembre, en la que expresamente ha considerado insubsanable la falta total de consignación argumentando que en estos supuestos en los que "hay inexistencia de actividad consignataria y no sólo insuficiencia, no cabe la subsanación, ya que no puede dejarse al arbitrio de la parte la ampliación del plazo..." previsto en la LPL para recurrir. Este carácter insusanable de la falta absoluta de consignación ha sido igualmente acogido por Auto de esta Sala de lo Social de 3 de marzo de 1997 y 11 de enero de 1999.

Por tanto, estimando el recurso procede que se case y anule la sentencia recurrida y resolviendo la cuestión previa planteada el impugnar el recurso de suplicación de la empresa, se decreta la firmeza de la sentencia de instancia y nulidad de todo lo actuado por el Juzgado con posterioridad, sin que haya lugar a devolver la cantidad consignada extemporaneamente del importe de la condena, que quedará afecta para el aseguramiento de la ejecución de la sentencia. Devuélvanse el depósito constituido para recurrir en suplicación.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación