Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 4) de 5 de noviembre de 2001


 RESUMEN:

Salarios. El pago puede verificarse mediante transferencia bancaria.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La parte actora formula recurso de casación para la unificación de doctrina, contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que confirmando la de instancia desestimó en parte la demanda, concretamente "en reconocer el derecho del actor a percibir su salario mediante dinero efectivo o cheque bancario". Denuncia infracción del artículo 29.4 del Estatuto de los Trabajadores por entender, que si bien, tanto el talón como la transferencia bancaria o el dinero en efectivo, son modalidades lícitas y válidas para proceder al pago, sin embargo, si la modalidad de abono consiste en transferencia bancaria se habría de contar con la aceptación expresa del trabajador. Cita como sentencia de contraste la del Tribunal Superior de Justicia de Valencia de 13 de marzo de 1992 (recurso 570/91). La contradicción existe, por cuanto, la sentencia combatida señala que la forma de abono del salario es de libre designación empresarial y, que en consecuencia, tiene facultad la empresa para obligar al trabajador a que facilite una cuenta bancaria; mientras que la sentencia de comparación llega a la conclusión contraria, de que el empresario no puede obligar al trabajador a realizar un contrato con un tercero (entidad bancaria), para conseguir una prestación básica de su contrato, como es la remuneración.

Segundo.-El artículo 29.4 del Estatuto de los Trabajadores establece que "El salario, así como el pago delegado de las prestaciones de Seguridad Social, podrá efectuarlo el empresario en moneda de curso legal, o mediante talón u otra modalidad de pago similar a través de entidad de crédito, previo informe al comité de empresa o delegado de personal". De esta formulación legal se desprende, que corresponde al empresario la opción entre el pago en metálico y el pago mediante talón u otra modalidad de pago similar a través de entidades de créditos. Lo confirma el inciso final del precepto, en cuanto obliga a informar previamente al Comité de empresa o delegados de personal, circunstancias éstas que en el supuesto de autos no son discutidas. Y, al aludir la norma a "modalidad de pago similar a través de entidades de crédito", no cabe duda que alcanza a la transferencia bancaria, que es una modalidad de pago no sólo similar a la realizada mediante talón o cheque, sino que incluso viene dotada de mayor seguridad. Lo que no supone una limitación a la libertad del individuo, que surge extraña al contenido obligacional que comporta la relación determinante de la prestación de servicios, pues como expresa el Ministerio Fiscal en su dictamen "no se trata, por tanto, de incidir en la obligación del trabajador de aperturar una cuenta corriente, sino de decidir sobre el derecho del empresario a cumplir sus obligaciones en la forma que permite el E.T. a cuyo cumplimiento debe colaborar el trabajador de acuerdo a los principios de la buena fe y de las obligaciones que le impone el art. 5.º del E.T. como derivadas del contrato de trabajo" . Además la apertura de cuenta corriente o cartilla de ahorros por el trabajador o persona a quien designe, como indispensable receptor de aquella, es una conducta usualmente aceptada y adoptada en la sociedad actual, criterio que resulta apto para enjuiciar el alcance de la norma conforme al artículo 3.1 del Código Civil (de acuerdo con la realidad social en el tiempo en que se aplica), salvo que se pruebe que exista una razón seria y fundada para que el trabajador pueda mantener la negativa al establecimiento de la relación bancaria controvertida.

Es más en este sentido ya se pronunció esta Sala en sentencia de 29 de octubre de 1993 (recurso 4088/92) al señalar, que "La transferencia bancaria constituye una modalidad de pago admitido por el artículo 29.4 del E.T. Esto supuesto, tal orden de transferencia y el ingreso efectivo en la cuenta del trabajador sustituyen a la firma de éste en la nómina, dado que la misma carece, ya, de sentido una vez que el empleado ha recibido el salario mediante el ingreso en su cuenta bancaria, hecho que ha de ser notificado por el Banco correspondiente" .

Por su parte, el Acuerdo sobre cobertura de vacíos alcanzado entre la COE y la Cepime con la CC.OO. y la UGT, publicado en el B.O.E. de 9 de junio de 1997 en virtud de resolución de la Dirección General de Trabajo, de 13 de mayo de 1997, destinado fundamentalmente a cubrir los vacíos de contenidos producidos por la desaparición de las Ordenanzas Laborales, y de aplicación en todos los sectores y subsectores productivos relacionados en el Anexo I, entre los que se recogen las empresas de Radiocomunicación, Radiodifusión y Teléfonos (empresas de contratas y locutorios telefónicos), dispone en el artículo 16.1 que, "El pago del salario en efectivo se hará en el lugar de trabajo por períodos mensuales, quincenales o semanales, según la costumbre observada en cada empresa. También podrá efectuarse por medio de cheque nominativo, o transferencia bancaria, en cuyo caso el cheque se entregará o la transferencia se realizará en la fecha habitual de pago".

Por último, se podría añadir, que el artículo 2.2 de la Orden del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social 27 de diciembre de 1994 sobre modelo de recibo salarial, recoge como modalidad de pago similar al abono con talón, la transferencia bancaria, ya que después de aludir en el apartado número 1 al abono en moneda de curso legal o mediante cheque o talón bancario, expresa que "Cuando el abono se realice mediante transferencia bancaria, el empresario entregará al trabajador el duplicado del recibo sin recabar su firma, que se entenderá sustituida, a los efectos previstos en el apartado anterior, por el comprobante del abono expedido por la entidad bancaria".

Tercero.-A tenor de lo antes expuesto procede conforme al dictamen del Ministerio Fiscal, la desestimación del recurso sin hacer especial pronunciamiento en costas.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación