Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Madrid 527/2010 de 6 de mayo


 RESUMEN:

El presente recurso contencioso administrativo tiene por objeto determinar la conformidad o no con el ordenamiento jurídico, de la resolución presunta desestimatoria por silencio administrativo, de la reclamación de Responsabilidad Patrimonial por mala praxis de los servicios sanitarios. Desestimación: No se aprecia ni negligencia ni mala práctica en la asistencia prestada al paciente en los diversos hospitales en los que fue estudiado y tratado.

SENTENCIA

En la Villa de Madrid a seis de mayo del año dos mil nueve.

Visto por la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el presente recurso contencioso- administrativo n.º 413/07, interpuesto por el Procurador de los Tribunales Sr. Pidal Allendesalazar en nombre y representación de D. Marco Antonio, contra la resolución presunta desestimatoria de la Reclamación de Responsabilidad Patrimonial de la Administración formulada en fecha 16-1-07; ha sido parte la Administración demandada, representada por sus Servicios Jurídicos y ha intervenido como codemandada "QBE INSURANCE", procesalmente representada por el Procurador de los Tribunales Sr. Abajo Abril.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Interpuesto el recurso y seguidos los trámites prevenidos en la ley, se emplazó a la demandante para que formalizara la demanda, lo que verificó dentro de plazo, mediante escrito en el que se suplica se dicte sentencia declarando no ajustada a derecho la resolución administrativa objeto de impugnación.

Segundo.-El Letrado de la Comunidad contesta a la demanda, mediante escrito en el que suplica se dicte sentencia en la que se confirme la resolución recurrida por encontrarse ajustada a derecho.

Tercero.-Recibido el pleito a prueba se practicaron las propuestas y admitidas con el resultado que obra en autos, y se emplazó a las partes para que evacuasen el trámite de conclusiones prevenido en el artículo 78 de la Ley de la Jurisdicción y, verificado, quedaron los autos pendientes para votación y fallo.

Cuarto.-En este estado se señala para votación el día *, teniendo lugar así.

Quinto.-En la tramitación del presente proceso se han observado las prescripciones legales.

Siendo Ponente el Magistrado Ilmo. Sr. D. Juan Miguel Massigoge Benegiu.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El presente recurso contencioso administrativo tiene por objeto determinar la conformidad o no con el ordenamiento jurídico, de la resolución presunta desestimatoria por silencio administrativo, de la reclamación de Responsabilidad Patrimonial formulada por la actora en fecha 16-1-07.

Segundo.-Los hechos sucintamente expuestos conforme se derivan del expediente administrativo, prueba practicada y alegaciones de las partes son los siguientes: D. Marco Antonio, de 50 años de edad:

"El 4.1.2002 ingresa en el S. Cirugía Cardíaca del H. Gregorio Marañón, remitido desde el S. de Cardiología, con diagnóstico clínico y angiográfico de enfermedad coronaria de dos vasos.

Se le realiza una coronografía que manifiesta estenosis severa del T.C.I. distal que engloba D.A. y tronco Cx. FE. Conservada.

El 4.1.2002 se realiza intervención quirúrgica para proceder a revascularización coronaria mediante doble by-pass coronario con mamaria a la arteria descendente anterior distal con radial a la arteria segunda marginal.

La intervención transcurre y finaliza sin incidencias.

En el postoperatorio inmediato el paciente tiene que ser reintervenido por sangrado abundante, sin encontrar ningún punto sangrante.Se limpia el campo de coágulos y se cierra de nuevo, diagnosticándose de trastorno de la coagulación.

El resto del postoperatorio transcurre sin complicaciones, por lo que el 14.1.2002 es dado de alta, con tratamiento de Aspirina Infantil, Norvás, Zucor y Trankimacin, además de Vernies sublingual si dolor torácico y Dolalgial, si tuviera dolor en la herida operatorio.

d) En septiembre de 2003, D. Marco Antonio, acudió a la consulta privada del Dr. Florentino en la Fundación Jiménez Díaz, aportando informes de varios centros sanitarios a los que había acudido tras la intervención quirúrgica de by pass aortocoronario en noviembre del 2002 (H Clínico San Carlos, Txagorritxu, H. Carlos III, Hospital de Vinaroz). En todos los casos las molestias que presenta son dolores atípicos en tórax, a veces en relación con el esfuerzo, y en dos ocasiones F.S. En varias de estas consultas se evidencia líquido pericárdico en escasa cantidad y es tratado con A.A.S. por considerar que padece una percariditis recidivante tras pericardiotomía.

En la consulta con Don. Florentino se realiza Ecocardiograma con resultado de ligera colección de líquido pericárdico en torno a AD. Sin derrame valorable en otras localizaciones.

No se puede completar el estudio del paciente porque este no se realiza las pruebas solicitadas ni acude a ninguna consulta posterior por estar al parecer, ingresado en el H. Clínico San Carlos.

c) El 20.11.2003 ingresa en el Hospital Carlos III de Madrid, Servicio de Cardiología, por dolor torácico atípico, opresivo mamario izdo que se incrementa al sentarse y disminuye decúbito dorsal.

El paciente había hecho vida normal tras la intervención quirúrgica de 11 meses antes en el H. Gregorio Marañón de doble by-pass coronario.

También había presentado cuatro episodios de taquicardia paroxística, en relación con el decúbito, durante esos 11 meses.

El 27.11.2003, estando ingresado se despertó a las 5 horas de madrugada con sensación de desvanecimiento y MM.SS. adormecidos. Según el paciente era el 5.º episodio del mismo tipo en el último año.

La exploración física fue normal.

En el resto de las pruebas realizadas:

Analítica: anticuerpos antinucleares (ANA) positivos 1/80.

Rx de tórax: sin cardiomegalia. Atelectasias lamiares en base izda.

ECG: sugestivo de pericarditis con descenso del segmento PR, con ondas T picudas difusas en todo el ECG.

Ecocardiolograma- Doppler. Derrame pericardio en dos fases: densa en cara posterior y abundante, fase líquida global y ligera. Aurícula izda dilatada (48mm). VI de tamaño normal, con espesor parietal conservado y FE del 63%. Otras válvulas normales, no se observan alteraciones segmentarias de la contractilidad. En el Doppler patrón de llenado de aspecto restrictivo. Inicio de restricción, constricción?.

Ergometría con Talio: Prueba concluyentes alcanzando 10 METS. Se observa las mismas molestias que basalmente relata en forma de opresión en hemotórax izdo. Eléctricamente negativa, ausencia de arritmias y TA normal.

Ergometría con Talio 201: sin alteraciones significativas. FEVI del 66%.

Durante su internamiento no se pudo descartar que estuviera hacinto una pericarditis constrictiva.

Se aconsejó mantener el tratamiento con Inacid y revisión hospitalaria cada seis meses para observación detallada del derrame pericárdico posterior con ecocardiograma de control y Resonancia Magnética en el próximo estudio.

El 3.12.03 fue dado de alta estable clínicamente y con diagnóstico de Pericarditis recurrente tras by-pass aortocoronario. Derrame pericárdico posterior abundante.

d) Desde mayo a noviembre de 2004 el paciente fue estudiado y tratado de nuevo en el H. Clínico San Carlos, a donde llegó ya con el diagnóstico de Pericarditis Postericardiotomía (Síndrome de Dresler) Recidivante.

Había sido tratado en diversos hospitales con distintas pautas de tratamientos antiinflamatorios, sin conseguir el control de su sintomatología.

Para descartar que el dolor torácico que presentaba fuera isquémico aunque clínicamente no lo sugería, se realizó coronariografía el 18.8.2004 que no evidenció enfermedad de los puentes coronarios ni disfunción de ventrículo izquierdo.

El 16.7.2007 se había realizado ecocardiograma, en el que se encontró derrame pericardico leve sin compromiso hemodinámico.

En una RMN cardíaca, realizada el 8.11.2004 el diagnóstico radiológico fue de pericardio normal por lo que fue dado de alta.

d) El 29.8.2006 fue asistido en el Hospital General Vall de Hebrón de Barcelona, por presentar dolores torácicos con carácter de pericarditis. En el ecocardiograma se apreciaba derrame pericárdico ligero. Se le aconsejó tratamiento antiinflamantorio de AAS, 6 mg/día, durante tres semanas, valorando evolución".

e) El 29.11.2006 se le realizó nuevo ecocardiograma en la Unidad de Ecocardiografía del Instituto Cardiovascular del H. Clínico San Carlos, con resultado de engrosamiento pericárdico, derrame pericárdico con fibrina en su interior. Signos leves de constricción.

El 31 de mayo de 2007 el actor acude a una consulta al Hospital Clínico San Carlos en cuyo informe consta con claridad que existe una TC informada "pericardio de grosor totalmente normal".

El 1 de junio de 2007 es trasladado desde su centro de salud, al que había acudido por presentar una opresión y dolor torácico acompañado de cortejo vegetativo de 2-3 mn de duración, al Hospital Universitario Gregorio Marañón, donde se le realiza analítica con CPU, RX PA y Cot tórax y ECG, siendo el juicio clínico el de dolor torácico en pac con pericarditis crónica en estudio y seguimiento por cardiólogo de zona.

El 2 de junio de 2007 en el Hospital Clínico San Carlos, informa sobre diversa pruebas realizadas. ETE, Ergo y una TAC aportada por el paciente, todos ellos con resultados normales. En ese mismo informe se hace referencia al diagnóstico de pericarditis crónica emitido por el Hospital Vall dZHebron.

El 16 de junio de 2007 el actor es remitido por el SUMMA 112 al Hospital Gregorio Marañón por referir el actor síntomas poco definidos como opresión sin dolor pero a punta de dedo en región intraclavicular izquierda y a veces bradicardia, que lo relaciona con actividad ligera), siendo diagnosticado por el SUMMA de dolor torácico inespecífico-pericarditis crónica. En el Hospital, tras la realización de analítica, Rx y ECG es diagnosticado de dolor torácico atípico secundario a pericarditis crónica, pautándose el tratamiento farmacológico oportuno.

El 20 de junio de 2007 se solicita en otra consulta del Hospital Clínico San Carlos una RMN y se reflejan los resultados una analítica previamente realizada.

El 27 de junio de 2007 el paciente acude nuevamente al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos por dolor torácico opresivo desde la mañana sin esfuerzo. Se realizan analítica, ECG y Rx torax y las conclusiones a las que llega el facultativo que les examina es que la exploración física es totalmente anodina y tras consultar con su doctora del ambulatorio, se le recomienda que se optimice con tratamiento analgésico por la unidad del dolor, a la que se remite, y se pauta la realización de una RMN al quedar dudas del origen del dolor.

El 1 de julio de 2007 el actor avisa a una UVI móvil del SESCAM por dolor precordial a despertar angor pectoral, que en opinión del médico que le atendió no precisaba de tratamiento urgente en ese momento y pautando control por su médico el lunes. No consta ese control por el médico habitual uno o dos días después de este episodio.

El 21 de julio de 2007 el paciente acude al Servicio de urgencias del Complejo Hospitalario Torrecárdenas (Almería) -ajeno al SERMAS- por dolor torácico opresivo. No irradiado, de inicio en reposo y de 4 horas de evolución, que no se ha menguado por 2 CFN SL. NO cortejo vegtativo. No disnea(...) Actualmente ha disminuido el dolor, aunque refiere que la evolución es a oleadas. Se realiza exploración física (normal), analítica RX, ECG, es examinado por el Servicio de cardiología, siendo el Juicio diagnóstico emitido el de Pericarditis constrictiva, dolor torácico no coronario, pautándose tratamiento farmacológico, control por MAP y revisión en cardiología.

El 3 de agosto de 2007, la ergometría realizada al paciente en el Hospital Clínico San Carlos es informada como normal. El 13 de agosto de 2007 el actor acude al Servicio de Urgencias de este hospital por astenia, no presentado dolor torácico, ni fatiga, dolor en hemotórax izquierdo al inspirar profundo. Se realiza Rx torax AP+Lat que es informada sin hallazgos significativos, analítica normal. ECG y aportala ergometría del 3 de agosto. El diagnóstico es de astenia inespecífica, manteniéndose el mismo tratamiento que venía tomando, y pautando revisión por cardiólogo(cita preferente) y MAP.

El 30de agosto de 2007 el actor acude nuevamente al Servicio de Urgencias del Hospital Vall dZHebrón (Barcelona) por un dolor torácico atípico y tras su visita a su cardiólogo, según se refiere en el informe de alta de esta asistencia, manteniéndose el diagnóstico de dolor torácico atípico."

Tercero.-La parte actora alega en esencia en apoyo de su pretensión, que concurren los requisitos determinantes de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración, a tenor de lo dispuesto en el artículo 139 y siguientes de la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, por entender que el recurrente sufre una Pericarditis post By-Pass que le limita físicamente y le afecta psicológicamente lo que se ha producido por una clara negligencia en la actuación de los Servicios Públicos de Salud de Madrid con infracción de la lex artis al no diagnosticar dicha Pericarditas ni abordarse su tratamiento.

Solicita con estimación del recurso contencioso-administrativo una indemnización por importe de 195.000€.

La Administración demandada se opone a las alegaciones de la actora considerando que no ha existido mala praxis en la asistencia prestada al actor aplicando los medios técnicos y humanos exigidos por su patología siguiéndose todos los protocolos establecidos solicitando la desestimación del recurso contencioso- administrativo.

La parte codemandada se opone asimismo a las alegaciones de la actora alegando en primer lugar la prescripción de la acción ejercitada por cuanto la incorrección en la intervención quirúrgica y abordaje de la patología presentada se habría producido en fecha de la intervención, esto es el 4-1-02 no formulándose la reclamación sino el 16-1-07 y si el error de diagnóstico es el correspondiente al de la Pericarditis, nos encontraríamos ante daños permanentes habiéndose emitido el diagnóstico en fecha 30-XI-03 consecuencia de la patología de base presentada siendo los sucesivos episodios sufridos por el actor manifestaciones de la propia Pericarditis.

En cuanto al fondo entiende que no ha existido infracción alguna de la lex artis solicitando la desestimación del recurso contencioso-administrativo.

Cuarto.-Ha de rechazarse la prescripción alegada por la codemandada por cuanto del examen de la demanda no se desprende que la actora relacione la Pericarditis que padece con la incorrección de la intervención quirúrgica que padeció en fecha 4-1-02 respecto a lao que no efectúa alegación alguna sino con un defectuoso tratamiento posterior al no abordarse adecuadamente la enfermedad que padecía.

Quinto.-La cuestión objeto de controversia es, por lo tanto, determinar o no un supuesto de responsabilidad patrimonial de la Administración por el funcionamiento de los servicios públicos y a tal respecto, es Jurisprudencia y Doctrina constante que la responsabilidad de las Administraciones Públicas, en el Ordenamiento Jurídico Español, tiene su base en el principio genérico de la tutela efectiva, artículo 24 de la Constitución u de manera específica en el artículo 106.2 del Texto Constitucional, al disponer que los particulares, en los términos establecidos por la Ley, tendrán derecho a ser indemnizados por toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo casos de fuerza mayor, siempre que sean consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos; por su parte, los artículos 139.1 y 2 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y Procedimiento Administrativo Común, así como los artículos 121 y 122 de la Ley de Expropiación Forzosa, determinan el derecho de los particulares a ser indemnizados por el Estado de toda lesión que sufran siempre que sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos y el daño sea efectivo, evaluable económicamente e individualizado; responsabilidad patrimonial objetiva de la Administración que, según Jurisprudencia constante del Tribunal Supremo precisa la concurrencia de los siguientes requisitos, a saber:

a) La efectiva realidad del daño o perjuicio, evaluable económicamente e individualizado en relación a una persona o grupo de personas.

b) Daño consecuencia del funcionamiento normal o anormal del servicio público, homologándose como tal, toda actuación, gestión, actividad o tareas propias de la función administrativa que se ejerce, incluso por omisión o pasividad con resultado lesivo, en una relación directa, inmediata y exclusiva de causa a efecto, sin intervención de elementos extraños que pudieran influir, alterando el nexo causal.

c) Ausencia de fuerza mayor.

d) que el reclamante no tenga el deber jurídico de soportar el daño.

En relación con la doctrina, anteriormente expuesta, se hace necesario, aludir a los parámetros que permitan determinar el grado de corrección de la actividad administrativa a la que se imputa el daño, que permita diferenciar los supuestos en los que el resultado dañoso se pueda imputar a la actividad administrativa y aquellos y aquellos otros en los que el resultado se ha debido a la evolución natural de la enfermedad y al hecho de la imposibilidad de garantizar la salud en todos los casos.

Este parámetro de determinación de la normalidad en la asistencia sanitaria se encuentra, generalmente, en el criterio de "la lex artis" (STS 14/10/02), basado en el principio básico de que la obligación profesional de la medicina es de medios y no de resultados, es decir, la obligación es de prestar la debida asistencia médica y no de garantizar, en todo caso, la curación del enfermo. Por lo tanto, el criterio de la "lex artis" es un criterio de normalidad de los profesionales sanitarios que permite valorar la corrección de los actos médicos y que impone al profesional el deber de actuar con arreglo a la diligencia debida, es decir, para que la lesión no pueda calificarse de antijurídica, la actuación médica o la técnica quirúrgica empleada ha de ser la correcta de acuerdo con el estado del saber de forma que sus resultados no hubieran podido evitarse según el estado de los conocimientos aplicables, criterio hoy recogido por el artículo 141.1 de la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, en redacción dada por la Ley 4/1999 al establecer que "no serán indemnizables los daños que deriven de hechos o circunstancias que no se hubiesen podido prever o evitar, según el estado de los conocimientos de la ciencia o de la técnica existentes en el momento de producirse aquellos...".

Sexto.-En el caso presente, del examen del conjunto probatorio obrante en el expediente y aportado a los presentes Autos, se desprende lo siguiente:

El Informe de la Inspección Médica obrante al folio 85 del expediente pone de manifiesto lo siguiente:

"El paciente fue exahustivamente estudiado en los diversos hospitales a los que acudió tras el alta de su intervención quirúrgica de by pass aortocoronario en Noviembre de 2002.

Las exploraciones realizadas manifestaban un derrame pericárdico leve sin signos de constricción, y el diagnóstico (síndrome pericardico psotperiocardiotomía) y el tratamiento (contrainflamatorios no esteroideos y AAS) fue coincidente, aunque no se pudo controlar la sintomatología del paciente.

El síndrome pericardico postpericardiotomía es una complicación posible de las lesiones pericárdicas como las consecutivas a una cirugía cardíaca en la que es preciso abrir el pericardiocomo es el caso del paciente, y aunque se presenta principalmente entre las semanas 2.ª a 10.ª tras la cirugía también puede hacerlo meses o años después.

Se considera una patología autoinmune debida a la manipulación del pericardio, y no es posible prevenirla ni evitarla en los casos en que se presenta.

El tratamiento indicado es el que recibió el paciente en todos los hospitales en que fue estudiado, variando las pautas para tratar de controlar su sintomatología.

7.ºConclusiones:

De todo lo anterior se deduce que no se aprecia ni negligencia ni mala práctica en la asistencia prestada a D. Marco Antonio en los diversos hospitales en los que fue estudiado y tratado."

El informe pericial aportado por la actora emitido por el Dr. Justino de fecha 17-7-09 formula las siguientes conclusiones:

"Primero.- Que DON Marco Antonio fue diagnosticado de Pericarditis post By- Pass.

Segundo.-Que dicha Pericarditis no se ha abordado convenientemente, dejando evolucionar sin procurar las pruebas diagnósticas suficientes para determinar su origen.

Tercero.-Que la Pericarditis es una secuela, que al no ser abordada y corregida le limita desde un punto de vista físico.

Cuarto.-Que asimismo dicha situación invalidante le está afectando psicológicamente produciendo una fuerte carga de ansiedad, que se ha cronificado en una situación ansioso depresiva.

Quinto.-Por todo ello entiendo que se ha vulnerado la Lex Artis Ad Hoc."

En el acto de ratificación Don Justino a preguntas de la actora manifiesta que se pudo haber evitado la pericarditis crónica al no hacerse todas las pruebas necesarias ni en el tiempo conveniente existiendo un período en vacío entre Diciembre de 2003 y Agosto de 2006 sin tratamiento adecuado.

A preguntas de la codemandada manifiesta que existe ausencia de pruebas diagnósticas sin que la enfermedad autoinmune tenga origen genético y que desde el año 2003 en que se diagnostica la pericarditis el tratamiento no fue correcto por incompleto; las preguntas 4.ª, 5.ª y 6.ª son del tenor literal siguiente:

"A LA CUARTA: Si la pericarditis sufrida por este paciente fue o no previsible, a lo que manifiesta que no se pueden prevenir los resultados si no se hace un estudio completo. S.S.ª le pone de manifiesto que la respuesta entraña cierta contradicción en sí misma puesto que si la enfermedad es imprevisible no hay razones para hacer un estudio previo del futuro enfermo a lo que manifiesta que desde un primer momento el paciente refirió dolores en el pecho.

A LA QUINTA: Que es posible que el paciente se abandonara un poco y que es una postura bastante general; que el Sr. Marco Antonio era un atleta y que estos pacientes son los más difíciles porque se creen que nunca les va a pasar nada.

A LA SEXTA: Cómo se le debía haber abordado la pericarditis del Sr. Marco Antonio en el año 2002, a lo que manifiesta que él no ha dicho que no se abordara sino que no se abordó convenientemente."

Séptimo.-De lo expuesto entiende la Sala por una parte que no puede apreciarse ni error ni retraso diagnóstico del padecimiento sufrido por el actor que tras el alta en fecha 14-1-02 de su intervención de revascularización coronaria mediante doble by -pass aorto coronario acude en fecha 20-XI-03 al Hospital Carlos III de Madrid donde tras las pruebas pertinentes es diagnosticado el alta el 3-XII-03 de pericarditis recurrente tras by-pass aortocoronario y derrame pericárdico posterior abundante.

Tal diagnóstico en definitiva no se discute por la parte acota ni el informe pericial aportado por la misma pone de relieve error alguno del mismo ni retraso en su obtención, siendo por otra parte coincidente con el obtenido en los diversos centros sanitarios a los que había acudido previamente el actor.

Por otra parte la cuestión central alegada por la recurrente es la de si existió un tratamiento adecuado para la enfermedad padecida por el actor lo que se niega por el perito de la actora concretando a la pregunta Tercera de la codemandada que el tratamiento fue incompleto durante los años 2003, 2004, y 2005.

No obstante de la historia clínica y del informe de la inspección médica se aprecia que el actor fue tratado coincidentemente en los diversos centros a los que acudió con contrainflamatorios no esteroideos y AAS si bien no se pudo controlar la sintomatología del paciente y así el propio informe pericial pone de manifiesto que en Noviembre de 2003 en el Hospital Carlos III se le instaura dieta sin sal y tratamiento farmacológico con Tenormin, Inacid, Adiro, Ranuben, Lifeml y Lexatin, tras diversas consultas en Noviembre de 2004 en el Hospital Clínico San Carlos se le revisa tratamiento con Dinisord Retard, Omeprazol 20, Zocor 40, Adiro 100 y Syscor, y ya en fecha 29-8-06 en el Hospital General Vall dZHebron de Barcelona se le aconseja tratamiento antiinflamatorio de AAS 6 mg/día.

Pues bien, es lo cierto que el informe pericial no concreta en forma alguna de qué manera debió completarse dicho tratamiento para resultar adecuado especialmente si se tiene en cuenta que viene a coincidir con el reflejado en el citado informe en el apartado "tratamiento" de las consideraciones Médicas, cuestión que tampoco resulta concretada por el Sr. Perito en el Acta de Ratificación.

En definitiva, sin consideramos que el diagnóstico fue acertado y los sucesivos tratamiento prescritos fueron los adecuados sin precisarse en forma alguna cómo debían ser completados, a juicio del Sr. Perito de la Sala no puede apreciar en el mismo sentido expuesto por la Inspección Médica infracción alguna de la lex artis en el tratamiento del actor lo que obliga a la desestimación del presente recurso contencioso-administrativo.

Octavo.-No se aprecian circunstancias para efectuar una expresa condena en costas de conformidad con lo dispuesto en el art. 139 LJ.


FALLAMOS


 
Que DESESTIMANDO el presente recurso contencioso-administrativo interpuesto por el presente recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Procurador de los Tribunales Sr. Pidal Allendesalazar en nombre y representación de D. Marco Antonio, contra la resolución presunta desestimatoria de la Reclamación de Responsabilidad Patrimonial de la Administración formulada en fecha 16-1-07, DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS la conformidad de la misma con el ordenamiento jurídico.

No ha lugar a imponer las costas a ninguna de las partes personadas.

Así, por esta nuestra sentencia, juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Magistrado Ilmo. Sr. D. Juan Miguel Massigoge Benegiu, Ponente que ha sido para la resolución del presente recurso, estando celebrando audiencia pública esta Sala, de lo que, como Secretario de la misma doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación