Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 300/2009, de 14 de abril


 RESUMEN:

Falta por imcumplimiento de obligaciones familiares. No hay vulneración del principio acusatorio porque se respetan los hechos y además se trata de tipos penales homogéneos, donde el bien jurídico protegido es el mismo. Por lo tanto en este supuesto se le condena por la falta antes señalada a la pena de 1 mes de multa.

SENTENCIA

En la ciudad de Barcelona, a 14 de abril de 2009

Visto en grado de apelación, por la Ilma. Sra. Magistrada de la Sección Octava de esta Audiencia D.ª MERCEDES ARMAS GALVE, el rollo de apelación número 183/08, dimanante del Juicio de Faltas seguido con el número 276/08 por el Juzgado de Instrucción n.º 2 de los de Mollet del Vallés, por una FALTA DE INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES FAMILIARES, autos que penden de recurso de apelación formulado por la denunciada Santiaga contra la sentencia dictada en fecha 17 de septiembre de 2008 por la Ilustre Juez del expresado Juzgado.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de Instrucción indicado en el encabezamiento en la fecha expresada se dictó Sentencia en cuya parte dispositiva textualmente se dice: "FALLO: HAIG DE CONDEMNAR I CONDEMNO A Santiaga com autor d'una falta contra les persones prevista a l'article 622 CP, a la pena de multa de dos mesos a raó de 6 euros diaris (360 euros), amb la responsabilidad personal subsidiària en el cas d'impagament de la mateixa."

Segundo.-Notificada dicha resolución a todas las partes interesadas, contra la misma se interpuso recurso de apelación por parte de la Sra. Santiaga, en cuyo escrito, tras expresar los fundamentos del recurso que tuvo por pertinentes, interesó la revocación de la sentencia y el dictado de fallo absolutorio.

Tercero.-Admitido a trámite dicho recurso se dio traslado del mismo al resto de las partes personadas, para que en el término legal formularan las alegaciones que tuvieren por conveniente a sus respectivos derechos, con el resultado que es de ver en autos. Evacuado dicho trámite se remitieron a esta la Audiencia Provincial de Barcelona, para su conocimiento y resolución.

Cuarto.-Recibidos los autos y registrados en esta Sección y sin celebrarse vista pública al no solicitarse ni estimarse necesaria, quedaron los mismos para Sentencia.


HECHOS PROBADOSÚnico.-Se ratifica el relato de la instancia.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se aceptan y dan por reproducidos los de la Instancia, en todo lo que no contradigan la presente resolución.

Segundo.-Tres son los motivos en los que fundamenta el recurrente su apelación.

En primer lugar, se alega que los hechos objeto de enjuiciamiento deben ser ventilados en la jurisdicción ordinaria, con fundamento en que se trata de garantizar el interés de la menor y explicando cómo el denunciante no ha hecho siempre uso de lo contemplado en la sentencia civil, pues, desde que se dictó la sentencia en tal sentido, no ha disfrutado de su hija todos los fines de semana que coinciden con un puente.

Tal motivación carece de trascendencia en la sede penal en la que nos encontramos, pues lo ocurrido en otras ocasiones no es objeto de pronunciamiento en estos autos: se trata de determinar si, en el puente del 1 de mayo del 2008 la denunciada causó, con su comportamiento, una lesión en los derechos del otro progenitor, sin que resulten aquí de recibo las interpretaciones que se hacen por el apelante relativas a que lo previsto en la sentencia civil "...no implica la obligación de que todos los puentes se los tome el denunciante...", porque es lo cierto que, en todo caso, en las fechas que aquí nos traen sí se había tomado por el padre la decisión de ejercer su derecho de visita y ver y estar con su hija Helena.

Por lo que hace a la alegada infracción del principio acusatorio, la recurrente, efectivamente, ha sido condenada por una falta del artículo 622 C.P.

Le asiste la razón a la parte en su alegación de que los hechos por los que se sostuvo acusación y por los que se pronuncia condena contra la denunciada, cristalizados en haber incumplido su obligación de haber impedido, y por tanto incumplido, el régimen de visitas a favor del padre establecido en sentencia judicial, no son subsumibles en la figura penal descrita en el artículo 622 del CP que castiga las infracciones leves del régimen de custodia, en cuanto que, efectivamente, es la denunciada (y no el padre) quien posee la custodia de las hijas menores y no puede ser, por tanto, sujeto activo de dicha infracción.

Tal se desprende de la propia sentencia dictada en la primera instancia en la que la Juez a quo describe el contenido de injusto del citado precepto para después, incomprensiblemente, subsumir los hechos que entiende probados en el mismo, cuando en realidad tales hechos lo eran en el tipo penal previsto en el artículo 618 del CP.

Dicho artículo, que castiga el incumplimiento leve de las obligaciones familiares establecidas por resolución judicial en supuestos de separación y divorcio, es el que debió ser aplicado y debe serlo en esta Alzada, a pesar de la errónea calificación jurídica del Ministerio Fiscal, siendo ello posible porque: a) no se vulnera el principio acusatorio en cuanto se respetan los hechos (que son los sostenidos por la acusación) y se trata de tipos penales homogéneos en los que el bien jurídico protegido es el mismo y, por demás, el tipo penal previsto en el artículo 618 es menos grave que el previsto en el artículo 622 del CP; b) la parte denunciada ha conocido los hechos y ha podido defenderse de ellos, razón por la que ninguna indefensión se le causa.

Así las cosas, tampoco puede estimarse la pretensión del recurrente en el sentido de haberse cometido en la sentencia dictada una quiebra del principio acusatorio, debiendo, simplemente, modificar la calificación jurídica que, lo hemos visto, en nada afecta a los hechos probados ni a la pena que debe aplicarse.

Finalmente, es también objeto de impugnación la pena aplicada por la Juez a quo, que es la máxima prevista en el artículo 622 C.P., sin que ningún razonamiento se dé en la sentencia que explique tal individualización

También en este aspecto debe darse la razón a la recurrente, ya que, aunque el artículo 638 C.P. deje al Juzgador la potestad de aplicar la pena de las faltas según su prudente arbitrio, es precisamente esta facultad la que obliga a actuar con mayor cautela y precisión, individualizando cuidadosamente la pena que se aplica y explicando el porqué, de manera satisfactoria.

En su virtud, y teniendo en cuenta la aplicación del artículo 618 y no la del 622, como ya se ha razonado, se considera ponderada una pena de 1 mes de multa a razón de 6 euros diarios, cantidad ésta que se estima adecuada, a la vista de las circunstancias socioeconómicas de nuestro país, al desconocerse cuáles sean los concretos ingresos de la denunciada. La pena se individualiza en atención a que no sólo no fue posible que el denunciante pudiera ver a su hija, sino que no se evitó su traslado, desde Almería, al domicilio materno para recogerla, con el consecuente trastorno y dispendio que ello conlleva.

Por todo lo expuesto, y en virtud de las atribuciones que me confiere la Constitución Española,


FALLO


 
Que ESTIMANDO PARCIALMENTE el recurso de apelación interpuesto por la denunciada Santiaga contra la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción n.º 2 de Mollet en fecha 17 de septiembre de 2008, en sus autos de Juicio de Faltas num. 276/08; debo REVOCARLA PARCIALMENTE, en el sentido de dictarse el siguiente Fallo:

"Que debo condenar y condeno a Santiaga como autora de una falta por incumplimiento de obligaciones familiares del artículo 618 C.P., a la pena de 1 mes de multa con cuota diaria de 6 euros y arresto sustitutorio en caso de impago. Se la condena, además, en costas."

Se declaran de oficio las costas causadas en esta Alzada.

Notifíquese a las partes la presente sentencia, haciéndoles saber que contra la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno. Líbrese testimonio de esta sentencia y remítase juntamente con los autos principales al Juzgado de su procedencia para que se lleve a efecto lo acordado.

Así por esta mi sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronuncio, mando y firmo.

E/

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por la Ilma. Sra. Magistrada que la dictó, estando celebrando audiencia pública, de lo que doy fe-.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación