Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cataluña de 26 de mayo de 2004


 RESUMEN:

Modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Sentencia estimatoria. Ejecución. Sustitución por indemnización y resolución contractual, a petición del trabajador.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-En doce de noviembre de 2002 se dictó auto por el juzgado de los de instancia cuya parte dispositiva, a la letra dice: "Que estimando la demanda de ejecución instada por doña Marta debo declarar y declaro la extinción de la relación laboral que unía a la anterior con la empresa demandada 'Transports El Rapid D'Esplugues', condenando a ésta a abonar a la parte actora la indemnización de 18.337,3 euros".

Segundo.-La anterior resolución fue aclarada por auto de fecha veintidós del mismo mes de noviembre en el siguiente sentido: "Dispongo que debo aclarar y aclaro el auto dictado en fecha 12-11-2002 en el sentido de indicar que el nombre correcto de la empresa demandada es 'Transports El Ràpid D'Esplugues, S.L.'".

Tercero.-La anterior resolución fue recurrida en reposición por la demandada, al que se le dio el trámite correspondiente siendo impugnado de contrario y resuelto por auto de fecha veinticuatro de febrero de 2003 cuya parte dispositiva, a la letra dice: "Se estima parcialmente el recurso de reposición planteado por la defensa de la demandada 'Transports El Rapid d'Esplugues, S.L.' contra la resolución de 12 de noviembre de 2002, en el sentido de fijar la indemnización en favor de la actora Sra. Marta en 7.233,65 euros, confirmando la resolución en sus restantes pronunciamientos, así como los efectos jurídicos que, salvo en lo atinente a la corrección numérica que ahora se practica, haya podido producir tal auto".

Cuarto.-Contra dicho auto anunció recurso de suplicación la parte demandada, que formalizó dentro de plazo, y que la parte contraria, a la que se dio traslado lo impugnó, elevando los autos a este Tribunal dando lugar al presente rollo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Único.-Contra el auto del Juzgado de lo Social núm. 8 de esta ciudad de Barcelona de fecha 24-2-2003 resolutorio de recurso de reposición frente al de 12-11-2002 dictados ambos en ejecución de sentencia y por el que se estima la demanda de ejecución instada por D.ª Marta y declara la extinción de la relación laboral que unía a la anterior con la empresa demandada, condenando a ésta a abonar a la parte actora la indemnización de 7.233,65 euros, se formaliza recurso de suplicación por la representación letrada de la empresa "Transportes El Rapid d'Esplugues" a través de un solo motivo procesalmente amparado en la letra a) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral por infracción por inaplicación de los artículos 138.7 y 279.1 y 2 de la L.P.L. en directa relación con el artículo 50.1.c) del E.T.

Se alega en síntesis al respecto que el objeto del proceso sobre "modificaciones sustanciales" es principal y básicamente declarativo o una declaración de nulidad de la decisión empresarial. En el deber de reintegro del trabajador en las condiciones de trabajo alteradas por tal decisión, hasta el punto que, en un apartado 7, el propio artículo 138, establece la regla general que su ejecución se efectuará en sus propios términos, salvo de que el trabajador inste esa ejecución específica prevista en los artículos 277, 278 y 279 de la L.P.L.

Los "propios términos" es pacífico e indiscutido, dice la entidad recurrente la orden empresarial de cambio de centro de trabajo desde Sant Joan Despí hacia Gavá operado el 22-3-2002, por lo tanto la separación de la actora en su situación anterior a la decisión empresarial pasaba por el deber de reintegrarla a Sant Joan Despí que es lo que ha realizado, de ahí que la introducción de lo que se califica de "condiciones de trabajo" de ser ciertos podían dar lugar a una demanda extintiva del artículo 50 del E.T. al tratarse de elementos sustanciales no resueltos en la instancia, ni debatidos en el pleito y en clara contradicción con la sentencia declarativa que pretendían ejecutar. En definitiva afirma la entidad recurrente no acreditada la sustitución irregular en Sant Joan Despí de la actora, debió deferir el conocimiento de la decisión empresarial de cambio de centro o reconducir esa pretendida modificación sustancial de condiciones a una acción iniciada en el procedimiento adecuado y al no haberlo hecho se infringen las normas procesales invocadas con la consiguiente indefensión y es por ello que debe declararse la nulidad de lo actuado desde el auto 12-11-2002 reponiendo las actuaciones en ese instante procesal para que el Juez en la instancia se resuelva, exclusivamente, sobre el cumplimiento o no de la sustitución de la actora en las condiciones locativas de trabajo en Sant Joan Despí.

La redacción de probanzas que consta en el escrito recurrido son las siguientes: a) Que por sentencia de 22 de julio de 2002 emitida por este Juzgado de lo Social en los presentes autos núm. 346/2002 se declaró nula la modificación de las condiciones de trabajo impuestas por la empresa a la actora, condenando a la empresa demandada a estar y pasar por la anterior declaración. Contra la anterior sentencia no cabía interponer recurso alguno (folios 41 y s.s.). b) Que en fecha 20 de septiembre de 2002 la empresa demandada comunica a la actora mediante burofax el contenido de la comunicación obrante al folio 76, indicando que en cumplimiento de la sentencia recaída en estos autos la actora debía incorporarse a su elección el día 20 o el día 23 de dicho mes. La empresa demandada destina a la actora a un local almacén en Sant Joan Despí en las condiciones de adecuación que evidencian las fotografías obrantes en el ramo de prueba documental de la parte actora a las cuales me remito -documentos 1 al 7 fotografías ramo de prueba documental de la parte demandada-. c) Que la empresa en la fecha anteriormente señalada ya había cerrado el centro y trasladado la oficina donde la actora trabajaba junto a sus otros compañeros y a todos los trabajadores de la empresa al nuevo centro sito en Gavá -hecho pacífico, corroborado por los testigos actuantes-. d) Que la parte actora presta servicios en las condiciones que se alegan en el escrito de ejecución de la sentencia instado por la parte actora tal como se constata valoración conjunta de la prueba de interrogatorio y de la prueba testifical practicada.

Con tales antecedentes el recurso necesariamente ha de fracasar. La norma sustantiva que rige las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo en el artículo 41 del E.T. que literalmente dispone en relación con las reclamaciones judiciales individuales contra las mismas lo siguiente. La sentencia declarará la modificación justificada o injustificada y en este último caso, reconocerá el derecho del trabajador a ser repuesto en las anteriores condiciones.

El artículo 138 de la L.P.L. reproduce lo previsto en el artículo 41 del E.T. al decir que la sentencia que declare injustificada la medida reconocería el derecho del trabajador a ser repuesto en sus anteriores condiciones de trabajo. No cabe sino concluir que del carácter injustificado de la medida acordada nace un auténtico derecho del trabajador a la reposición en sus condiciones de trabajo anteriores a la modificación, puesto que así lo establece tanto el artículo 41 del E.T. y el citado artículo 138 de la L.P.L.

El desconocimiento de ese derecho en vía de ejecución de sentencia sería radicalmente contrario al derecho constitucional a la tutela judicial efectiva reconocida en el artículo 241 de la C.E. por lo que en todo caso habrá de garantizarse judicialmente la ejecución de lo dispuesto en la sentencia.

No obstante la reposición del trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo, es con carácter general una obligación de hacer (o, para ser precisos, de deshacer lo indebidamente hecho) de naturaleza personalísima, que no puede ser normalmente llevada a cabo por sustitución de la parte obligada a través de la acción del órgano judicial. Por ello podrá ser sustituido por su equivalente pecuniario y la correspondiente indemnización de daños y perjuicios, sin que a diferencia de lo dispuesto para la ejecución del despido improcedente por la L.P. Laboral, haya norma que establezca para estos casos una indemnización tasada legalmente en caso de sustitución por la misma de la ejecución en especie.

Lo que el artículo 138 de la L.P.L. establece en sus números seis y siete no puede ser en modo alguno interpretado como una prohibición de ejecución del fallo de la sentencia que, declarando injustificada una modificación, obligue a la reposición del trabajador en las anteriores condiciones que disfrutaba, puesto que tal interpretación sería como se ha dicho, frontalmente contraria al derecho a la tutela judicial efectiva del trabajador, que se extiende no sólo al acceso al proceso en su fase declarativa, sino también a la ejecución del fallo.

En relación con la extinción del derecho fundamental a la tutela judicial de los derechos e intereses legítimos, la doctrina consolidada por el Tribunal Constitucional, que a título de ejemplo se resume en el fundamento jurídico primero de la sentencia 194/1991, de 17 de octubre dictada en el recurso de amparo 1327/1988, nos dice: "que la tutela judicial efectiva garantizada por el artículo 24.1 de la Constitución comprende el derecho a la ejecución de las sentencias en sus propios términos, sin el cual carecerían precisamente de efectividad las resoluciones judiciales, que no obstante este principio general, hay casos en los que, en trámite de ejecución de sentencia, la transformación de una condena establecida en su parte dispositiva por su equivalente pecuniario podrá ser más o menos acertada en el plano de la legalidad ordinaria o, si se quiere contrario a la misma, pero ello por sí solo no vulnera el derecho fundamental recogido en el artículo 24.1 de la Constitución (sentencia del T.C. 58/1983 fundamento jurídico tercero; razonamiento que se reitera en la sentencia del T.C. 69/1983. Fundamento jurídico tercero que, en principio, corresponde al órgano judicial competente deducir las exigencias que impone la ejecución de la sentencia en sus propios términos, interpretando en caso de duda cuales deben ser estos y actuando en consecuencia, sin que sea función del T.C. sustituir a la autoridad judicial en este cometido (STC 125/1987, fundamento jurídico segundo, reiterada en la sentencia del T.C. 167/1987 y fundamento jurídico cuarto), y, en definitiva, que tan constitucional es una ejecución de sentencia que cumple el principio de identidad total entre lo ejecutado y lo establecido en el fallo, como una ejecución en la cual, por razones atendibles, la condena sea sustituida por su equivalente pecuniario (autos T.C. 528/1986 fundamento jurídico segundo y 700/1986, fundamento jurídico segundo). En consecuencia el órgano judicial al que se reclama el reconocimiento y tutela del derecho a ser repuesto en las condiciones o lugar de trabajo anteriores a la modificación o traslado debe derivar una sentencia condenando a la empresa a tal reposición si la pretensión estuviese fundada. En este momento el derecho fundamental de tutela judicial "ex" artículo 24.1 de la C. no ha terminado la actuación porque ésta se extiende a la ejecución de la sentencia. Y en principio, el contenido de lo que el juzgado ejecute debe guardar una identidad material con el dar, hacer o no hacer en el que consiste la condena contenida en el fallo de la sentencia. Pero, y aquí, el T.C. declaró a la tutela judicial no protege en todo caso esta identidad, sino que el juez o Tribunal, en función de las circunstancias concurrentes y según las disposiciones de la Ley (lo que constituye un problema de mera legalidad de su actuación judicial, al que es ajeno el T.C.) podrá sustituir, el dar, hacer o no hacer de la condena por su equivalente pecuniario.

Por tanto los números seis y siete del artículo 138 de la L.P.L. dispone de forma análoga a lo que ocurre con la ejecución definitiva de las sentencias de despido, es que la ejecución de las sentencias en materia de modificación de condiciones de trabajo que declaren la misma nula han de ser ejecutadas en especie, admitiendo "a sensu contrario", que en el caso de modificaciones declaradas simplemente injustificadas la obligación de deshacer lo indebidamente hecho pueda ser sustituida por su equivalente pecuniario y la correspondiente indemnización de daños y perjuicios cuando lo indebidamente hecho en este caso es no proceder a reintegrar la trabajadora en sus anteriores condiciones de trabajo o lo hiciese de modo irregular.

La referencia contenida en los números seis y siete del artículo 138 de la L.P.L. a la resolución contractual indemnizada "ex" artículo 50 del E.T. sólo pueden ser interpretadas procesalmente, en el sentido de que si el trabajador lo pide se podrá acordar dicha resolución contractual directamente en el procedimiento de ejecución sin necesidad de instar nuevo proceso mediante una nueva demanda.

Cuando, como se ha expuesto, la empresa no readmite regularmente a la actora en su puesto de trabajo, deviene en aplicación la resolución del contrato de trabajo que le ligaba a la demandada con la indemnización fijada en la interlocutoria que se recurre, procediendo en consecuencia la desestimación del recurso y la confirmación del auto recurrido con los efectos de los artículos 202 y 233 de la L.P.L. al no haberse infringido la normativa invocada en el recurso.

FALLO

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por "Transportes El Ràpid d'Esplugues, S.L." contra el auto de fecha 24-2-2003, dictado por el Juzgado de lo Social núm. 8 de Barcelona, en el procedimiento núm. 346/02, promovido por D.ª Marta contra el recurrente; y en consecuencia debemos confirmar y confirmamos el mismo, condenando a la empresa recurrente al pago de las costas procesales incluidos los honorarios del letrado de la parte impugnante del recurso que se fijan en 600 euros, pérdida del depósito constituido para recurrir.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación