Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. País Vasco de 13 de octubre de 2010


 RESUMEN:

Recargo de prestaciones: No procede. Inexistencia de disconfort. Temperatura agradable.

N.I.G. 48.04.4-10/000134

SENTENCIA N.º:

SALA DE LO SOCIAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DEL PAÍS VASCO

En la Villa de Bilbao, a trece de octubre de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma del País Vasco, formada por los Iltmos. Sres. D. MANUEL DIAZ DE RABAGO VILLAR, Presidente en funciones, D. JUAN CARLOS ITURRI GARATE y D. JUAN CARLOS BENITO BUTRÓN OCHOA, Magistrados, ha pronunciado

EN NOMBRE DEL REY

la siguiente

SENTENCIA

En el Recurso de Suplicación interpuesto por Estibaliz contra la sentencia del Juzgado de lo Social num. Nueve de los de Bilbao de fecha veintitrés de Abril de dos mil diez, dictada en proceso sobre revocación recargo prestación por faltas de medida de seguridad - AEL -, y entablado por CONFEDERACION HIDROGRAFICA DEL CANTABRICO frente a INSS, Estibaliz, FREMAP MUTUA DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL N 61 y TGSS.

Es Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. JUAN CARLOS ITURRI GARATE, quien expresa el criterio de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

Primero.-La trabajadora Doña Estibaliz, con DNI NUM000 y NAF NUM001, a fecha 23/01/07 prestaba sus servicios como administrativa para la empresa CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL CANTÁBRICO, dándose por expresamente reproducida la SJS n.º 8 de Bilbao dictada el 5/10/07 en sus autos 502/07 (y aportada como documento n.º 9 de la ramo de la trabajadora codemandada) en la que se estima la demanda de cesión ilegal presentada por Doña Estibaliz frente a la CONFEDERACIÓN y la empresa TRAGSATEC, declarando el derecho de la entonces actora a adquirir la condición de personal laboral indefinido en la empresa cedente o cesionaria, condenando a la CONFEDERACIÓN a hacer a la actora trabajadora indefinida de su plantilla desde el 1/02/95.

Segundo.-Obra en autos como documento n.º 3 del ramo de prueba de la empresa demandante Análisis y Evaluación del Puesto de Trabajo de administrativo en CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL NORTE (actualmente del CANTÁBRICO) elaborado el 30/01/05 que se da por expresamente reproducido, en cuyo apartado 6.2 bajo el epígrafe "Temperatura" se recoge como factor de riesgo la posibilidad de disconfort térmico proponiéndose medidas técnicas consistentes en controlar el mantenimiento de los niveles dentro de los rangos preceptivos, y en su punto 30 bajo la rúbrica "Condiciones Termiohigrométricas" a la pregunta "¿Resulta agradable la temperatura existente durante la mayor parte del año en su puesto de trabajo?", se contesta "SÍ".

Tercero.-La actora causó baja por IT derivada de enfermedad común con el diagnóstico de "trastorno depresivo" desde el 6/02/06 hasta el 14/03/06 y desde el 30/05/06 hasta el 13/10/07. Tales periodos de IT fueron considerados derivados de AT de conformidad con el artículo 115.2 e) TRLGS, mediante resolución de la Dirección Provincial del INSS de 21/05/08.

Cuarto.-Por la Inspección de Trabajo se emitió informe con fecha 29/04/09 obrante en el expediente administrativo y que se da por íntegra y expresamente reproducido si bien, a los efectos de interés actual, presenta el siguiente contenido parcial:

"2. La trabajadora interpuso ante esta Inspección una denuncia contra la Confederación Hidrográfica del Norte y TRAGSATEC el día 23 de enero de 2007 por acoso moral en el trabajo.

En resumen, los hechos entonces denunciados y que volvieron a ponerse de manifiesto en la comparecencia del pasado día 18 de febrero a la que antes hemos aludido, se pueden sintetizar del siguiente modo:

. La trabajadora ha compartido durante cerca de 12 años el mismo espacio de trabajo con otras dos empleadas de la Confederación Hidrográfica, las Señoras Adriana y Carmen.

. Con ambas mantenía diferencias en lo relativo a la percepción de frío o calor en el espacio que comúnmente ocupaban. Estibaliz, por lo general, consideraba que en las oficinas hacía excesivo calor mientras que sus compañeras estimaban lo contrario. Por este motivo, ella solía tener abierta la ventana que estaba situada enfrente de su mesa mientras que sus dos compañeras solían encender unos aparatos calefactores que ponían detras de sus asientos para compensar el frío que sentían.

. En diciembre de 2005 se jubilaron el Jefe de Servicio y el Jefe de la Sección de Vertidos y quedaron vacíos sus despachos. Para cubrir su ausencia, en tanto se designaban nuevos responsables, se desplazaba un día a la semana la responsable de la Delegación de San Sebastián Leocadia.

. Ante esta nueva situación sus dos compañeras pretendieron, en un principio, que se las trasladara a alguno de los despachos que estaban ahora vacíos para así no tener problemas de temperatura con Estibaliz. Trasladaron a Leocadia esta petición pero ésta consideró que no era procedente que estuviesen en otras habitaciones ya que debían estar atendiendo al público. Le señalaron también que el problema era que Estibaliz abría la venta y que por esta razón ellas tenían frío.

. Leocadia consideró inicialmente que si la ventana estaba cerrada y los calefactores apagados el problema estaría solucionado. Pero Estibaliz argumento que el edificio tenía una calefacción central que estaba todo el día puesta y que si ella no podía abrir la ventana iba a pasar mucho calor.

. Ante esta situación Leocadia tomó la decisión de proponer a Estibaliz su traslado a otra habitación del centro de trabajo, concretamente a una estancia que hasta entonces solamente servía para el almacenamiento de carpetas de archivo y en la que solo ocasionalmente se encontraba el chófer de la delegación. Esta decisión no se ejecutó de forma inmediata y tardó algunos días en materializarse.

. A partir del momento del traslado empezó a producirse una situación de claro enfrentamiento y tensión entre Estibaliz y sus dos compañeras de trabajo que, al parecer, solamente se manifestaba los días en que Leocadia se encontraba ausente. Estibaliz relata que la sometieron a frecuentes insultos, empujones, portazos y comentarios ofensivos, y que llegó un momento en que comenzó a sentirse aislada en su trabajo ya que no le pasaban los recados telefónicos y no le pasaban información que concernía a su trabajo. Para no sentirse aislada no cerraba la puerta de la estancia en la que se encontraba, lo cual provocaba que sus compañeras volvieran a quejarse del frío que entraba por la ventana de esa habitación. Señala también que en algún momento le pusieron la radio a muy alto volumen y frente a sus súplicas para que lo bajasen sus compañeras lo ponían más alto aún. Manifiesta también que Leocadia era conocedora de esta situación y no hizo nada salvo recomendarle que cerrara la puerta de la habitación, cosa que ella no deseaba hacer puesto que eso hubiera incrementado su aislamiento en el trabajo. Y así transcurrieron los acontecimientos hasta que ella cayó de baja por Incapacidad Temporal el día 6 de febrero y se lo comunicó por teléfono a Leocadia.

. Al día siguiente, 7 de febrero, le comentó lo que pasaba a Maika, persona que trabajaba en la oficina de San Sebastián y que hacía de intermediaria entre TRAGSETEC y las personas que estaban contratadas y le puso al habla con Mario, Jefe del Servicio Oriental de la Confederación Hidrográfica del Norte con sede en Oviedo. Le indicaron que se lo habían comentado a Mario pero que él no podía hablar con ella porque no disponía de tiempo para ello.

. Estibaliz relata que volvió de nuevo a trabajar el 14 de marzo pero la situación seguía igual y nadie se preocupó ni adoptó alguna medida para solucionar el conflicto que mantenía con su compañeras. Ese mismo día habló con Mario por teléfono y éste le dijo a su juicio debía de cerrar la puerta del archivo, que era su estancia de trabajo a lo que ella se negó. Relata también que seguían sin pasarle llamadas telefónicas y sin comunicarle cuestiones que le afectaban en su trabajo como las relativas a las informaciones que se publicaban en boletines oficiales y todo lo que había acontecido durante su ausencia por enfermedad.

. A los pocos días de su vuelta le llamó Valeriano, Jefe de TRAGSATEC en Oviedo, y le indicó que se pasaría por Bilbao para hablar con ella sobre este tema. Estuvo hablando con él y le contó todo lo que había pasado y él le dijo que hablaría del tema con sus compañeras y con la Dirección de Recursos Humanos de la empresa. No se adoptó posteriormente ninguna medida al respecto.

. Después relata que se crearon nuevos problemas con sus compañeras y Leocadia en lo relativo al reparto de tareas y la atención al público así como en el uso de un ambientador para su habitación de trabajo. Manifiesta que se había creado un ambiente contra ella en la oficina y que en ella nadie le hablaba. Señala que Valeriano la llamó por teléfono en un par de ocasiones para preguntarle si había denunciado a sus compañeras y que Mario (Jefe del área oriental de Oviedo de la Confederación) vino varias veces a la oficina pero en ninguna ocasión habló con ella y que se despedía de todo el personal menos de ella, ignorándola.

. Que a finales del mes de mayo de 2006 se produjo la visita del Inspector de Trabajo, Pedro Francisco, y que después de la visita sus compañeras llamaron a Leocadia para contárselo y ésta debió llamar a Valeriano que a su vez le llamó por teléfono a la trabajadora para preguntarle si se había pasado un Inspector de Trabajo por la oficina y si esto era consecuencia de que ella había denunciado.

. Al día siguiente de estos hechos, el 30 de mayo de 2006, la trabajadora cayó de nuevo en situación de Incapacidad Temporal y desde entonces no volvió a prestar servicios para la empresa estando en situación de tratamiento con medicación para dormir y ansiolíticos.

3. Por parte de la Confederación Hidrográfrica del Norte, se manifestó por Leocadia en su comparecencia ante esta Inspección lo siguiente:

. Le correspondió a ella, como responsable de la oficina de San Sebastián, sustituir al Jefe de la Oficina de Bilbao tras su jubilación durante un periodo transitorio que se prolongó durante aproximadamente un año. Durante este tiempo acudía a la oficina de Bilbao una vez por semana.

. A su llegada, las compañeras de trabajo de Estibaliz, Adriana y Carmen, le expusieron que pasaban frío en la oficina como consecuencia de que su compañera abría siempre las ventanas. Ella consideró que por las mañanas hacía frío en las oficinas y que la solución adecuada y correcta era que por un lado se cerrasen las ventanas y que por otro se apagasen los radiadores que las dos trabajadoras tenían encendidos junto a sus asientos para compensar el frío producido por la apertura de la ventana.

. Como observó que la adopción de esta medida no gozaba del acuerdo de Estibaliz, le propuso a ésta el traslado de su despacho a una estancia que servía de archivo y que tenía una ventana que miraba a un patio interior que podía tener abierta. Estibaliz le manifestó que de esta forma se la iba a aislar.

. Estibaliz se trasladó a dicha estancia y en ella abría la ventana pero también abría la puerta para evitar su sensación de aislamiento y esto provocaba que sus compañeras volvieran a tener frío.

. Afirma que tuvo conocimiento directo por Estibaliz de la situación de persecución y acoso que ésta manifestaba sufrir por parte de sus compañeras. En los días en que ella estuvo presente (uno a la semana) nunca hubo conductas ofensivas entre ellas.

. Sus compañeras presentaron una queja al Comité de empresa por la conducta seguida por Estibaliz. Con fecha 3 de febrero se presenta dicha queja y en ella se dice, en síntesis, que Estibaliz se empeñaba en mantener siempre las ventanas y las puertas que dan a la calle abiertas tanto en verano como en invierno teniendo que soportar temperaturas muy bajas y que ello les obligaba a trabajar incómodas por el frío y los resfriados que sufrían como consecuencia de ello.

Que cuando Estibaliz llegaba por las mañanas abría todas las ventanas y puertas y al cabo de media hora su despacho quedaba completamente helado teniendo que encender unas estufas eléctricas que les servían de bien poco, ya que al estar todo abierto la oficina no cogía calor y al quedar abiertas puertas y ventanas se generaban corrientes molestas. Situación que se ha repetido durante muchos años.

Esta situación la habían puesto en conocimiento de Leocadia que había decidido cambiarla de despacho y ponerla en uno que pudiera tener la venta abierta, pero ella no se conformó con la ventana abierta y además quería que la puerta que comunicaba con su despacho también estuviera abierta, con lo cual seguían en la misma situación.

Por eso rogaban al Comité de empresa que se tomaran las medidas oportunas para garantizar condiciones laborales y ambientales adecuadas a la normativa vigente.

. También como consecuencia de la presente actuación inspectora ambas trabajadoras han presentado un escrito ante esta Inspección en el que afirman que en ningún momento ha existido hacia Estibaliz una conducta de acoso por su parte sino más bien al contrario. Señalan que fue la conducta de Estibaliz de abrir las ventanas la que provocaba cambios de temperatura en las oficinas vulnerando la normativa de prevención de riesgos laborales. Manifiestan que cuando Estibaliz se trasladó a distinta estancia seguía abriendo a primera hora todas lan ventanas de la oficina incumpliendo de este modo las instrucciones dadas por Leocadia. Y manifiestan, por último, su desacuerdo con las conclusiones manifestadas por el Inspector actuante Pedro Francisco como consecuencia de la visita que hizo al centro de trabajo en el mes de mayo de 2006 alegando también una supuesta vulneración del principio de contradicción en este expediente administrativo que a su juicio es "fase previa a un proceso judicial".

(...) 8. Pero en lo que respecta a la Confederación Hidrográfica del Norte, consideramos que sí ha habido un incumplimiento por omisión de las obligaciones básicas previstas en los Art. 14.2, 15.1.a) y b) y 16.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales arriba mencionadas.

Estos incumplimientos por omisión no deben, en términos genéricos, imputarse a una conducta malintencionada de los directivos de la empresa sino a la falta de ejecución de la obligación que el Art. 14.2 y Art. 16.1 LPRL establece de realizar la prevención de los riesgos laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores en lo que respecta a las tres situaciones detectadas de disconfort térmico, falta de adaptación y compatibilidad del trabajo a las características personales y psicofísicas de la trabajadora afectada y a la falta de adopción de medidas tendentes a eliminar o reducir un problema de estrés en el trabajo.

Conforme al Art. 16.1 LPRL "la prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta". El Art. 1.1 del RD 39/1997 que aprueba el Reglamento de Servicios de Prevención dispone que "la integración en todos los niveles jerárquicos de la empresa implica la atribución a todos ellos, y la asunción por estos, de la obligación de incluir la prevención de riesgos en cualquier actividad que realicen u ordenen y en todas la decisiones que adopten". La Guía Técnica del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajos señala respecto al cumplimiento de esta obligación que "la integración de la prevención en el Sistema de gestión implica que cualquier actividad es objeto de una única gestión (no hay una gestión de su parte productiva y otra de la preventiva) de la cual es básicamente responsable una unidad determinada (a uno u otro nivel jerárquico), aunque para desarrollar sus funciones necesite, en mayor o menor grado, la colaboración del Servicio de prevención".

La integración de la prevención hubiera supuesto en este caso, o bien que las personas responsables de la dirección de la empresa hubieran debido tener conocimientos adecuados y suficientes de prevención de riesgos para afrontar por sí mismas todos los problemas de prevención de riesgos laborales que se ha descrito (esta sería según la Guía Técnica del INSHT la integración máxima) o bien que dichas personas tuvieran al menos el conocimiento de que ante los problemas e incidentes que afecten a la seguridad y salud de los trabajadores se debe consultar al Servicio de Prevención en el supuesto de que el personal de la dirección no sepa cómo afrontarlos (y éste sería el supuesto de integración mínima según dicha Guía Técnica).

En este caso concreto, resulta evidente que no se ha hecho uso del Servicio de Prevención para afrontar estos problemas aunque se haya dado además la casual circunstancia de que tampoco han faltado ocasiones para recurrir al mismo aprovechando la presencia del Técnico de dicho servicio en el centro de trabajo para efectuar la evaluación de riesgos y el seguimiento de las medidas por él propuestas al tiempo que sucedieron estos acontecimientos.

Entendemos que esta circunstancia solo puede ser debida al desconocimiento de los responsables de la empresa de las utilidades que dicho tipo de servicios que les pueden proporcionar en cualquiera de las tres situaciones analizadas, todo lo cual induce lógicamente a considerar que la gestión de la prevención no ha sido debidamente integrada en la gestión ordinaria de la empresa.

A la vista de estas consideraciones, concluimos que los esfuerzos y medidas que ha adoptado la Confederación Hidrográfica del Norte para afrontar las situaciones de riesgo para la salud de la trabajadora Estibaliz han sido claramente insuficientes en relación con los que podría y debería haber llevado a cabo de conformidad con lo dispuesto en la legislación de prevención de riesgos laborales y que por dicho motivo consideramos pertinente realizar las siguientes ACTUACIONES.

. Proponer la imposición de un recargo de prestaciones a la CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL CANTÁBRICO a favor de la trabajadora Estibaliz en un 40 por 100, atendiendo a las circunstancias que han concurrido, en los términos establecidos en el Art. 123 de la Ley General de la Seguridad Social por el incumplimiento de las medidas previstas en los artículos 14.2, 15.1.a) y b) y 16.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Art. 1 y 2 del Reglamento de Servicios de Prevención aprobado por Real Decreto 39/1997, y haber tenido dichos incumplimientos una relación de causalidad con los daños a la salud sufridos por la trabajadora".

Quinto.-Incoado expediente en materia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de Seguridad e Higiene en el trabajo, tras los trámites oportunos se dictó Resolución de la Dirección Provincial del INSS de Bizkaia con fecha 30/06/09 denegando la petición de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad contra la empresa CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL CANTÁBRICO.

Sexto.-Interpuesta reclamación previa por la trabajadora el 27/08/09, la misma fue estimada mediante resolución de 12/11/09 por la que se declaró la existencia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo así como la procedencia de que las prestaciones de Seguridad Social derivadas del accidente de trabajo citado, sean incrementadas en el 40% con cargo exclusivo a la empresa demandante.

Séptimo.-Se tiene por reproducido el expediente administrativo.

Segundo.-La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice:

"Que estimando la demanda interpuesta por CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL CANTÁBRICO contra INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, Estibaliz y FREMAP MUTUA DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL N 61, debo dejar si efecto la resolución administrativa impugnada de 12/11/09, acordando en su lugar negar la existencia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad contra la empresa CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL CANTÁBRICO."

Tercero.-Frente a dicha resolución se interpuso el Recurso de Suplicación, que fue impugnado de contrario.

Cuarto.-El 16 de julio de 2010 se recibieron las actuaciones en esa Sala, deliberándose el recurso el 13 de octubre.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Doña Estibaliz plantea recurso de suplicación contra la sentencia que ha estimado la demanda que en su día formuló la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y revoca el recargo por falta de medidas de seguridad impuesto a tal empresa por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, al entender que mediaba infracción de reglamentos en la conducta empresarial generadora de dos procesos de incapacidad temporal que tal recurrente inició en el año 2006.

El Magistrado autor de la sentencia reitera que el único dato de acoso es la propia declaración de la recurrente, siendo negado taxativamente tanto por las compañeras, supuestas acosadoras, como por la empresa, que, en materia de prevención de la salud laboral de la trabajadora, el servicio de prevención externo comprobó la adecuación de local, que además la cuestión no era de temperatura térmica del local, sino de mala relación personal entre las tres trabajadoras, que ya se tuvieron en cuenta las circunstancias personales de la demandante al ofrecérsele la propuesta de cierre de la ventana y de la calefacción y luego con la ulterior y cumplida de paso a otra dependencia y que también la empresa intentó arreglar debidamente tal situación con tales instrucciones.

La demandante discrepa de tal pronunciamiento en el escrito de formalización del recurso, en el que termina por pedir que se revoque el mismo y se desestime aquella demanda, con mantenimiento del recargo del cuarenta por ciento en las prestaciones de Seguridad Social fijado al contestar e la reclamación previa que dicha recurrente planteó contra la resolución inicialmente denegatoria del recargo citado.

Al efecto plantea dos motivos de impugnación. En el primero pretende la adición de un nuevo párrafo al hecho probado cuarto de la sentencia, razón por la que lo enfoca por la vía prevista en el apartado b del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral (Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril). El segundo, enfocado por la vía prevista en el apartado c de tal precepto, parte del presupuesto de considerar infringido el artículo 123 de la Ley General de la Seguridad Social (Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1004, de 20 de junio) en relación con los artículos 14, punto 2, 15 punto 1, letras a y b y 16, puntos y 2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995, de 8 de noviembre).

La parte demandante, la aludida Confederación, ha presentado un escrito de impugnación del recurso en el que se opone a ambos motivos de impugnación, terminando por pedir que se desestime tal recurso y se confirme la sentencia recurrida.

Segundo.-Primer motivo de impugnación.

El contenido de tal párrafo sería el siguiente: " En sendos informes de 27 de septiembre de 2007 y de 15 de enero de 2008, el Dr. Baltasar, del Servicio Público de Salud, vincula la IT iniciada por Estibaliz en 2006, con una situación de acoso laboral".

Es cierto que constan esos dos informes en autos, en los folios 314 y 315 de autos, más es evidente que los mismos no sirven para dar por acreditado el acoso. El citado médico emite los mismos en base al referido de la recurrente, que siempre ha señalado que hubo acoso, más tal médico por sí no puede ver que se produjeron actos de hostigamiento constitutivos de acoso, que, de producirse, se habrían producido en el lugar de trabajo. Tampoco compareció a juicio para explicar la razón de tal aseveración.

De otra parte, tampoco el Inspector de Trabajo y Seguridad Social consideró mediante acoso, lo que también el Magistrado descarta luego de oír como testigos a las dos trabajadadoras de la demandante que se dice que eran las acosadoras, extremo éste negado por la empresa.

Compete al Magistrado autor de la sentencia valorar la prueba practicada (artículo 97 punto 2 de la Ley de Procedimiento Laboral), siendo que esta Sala no puede revisar toda la prueba para llegar a realizar a nuevas y distintas convicciones sobre lo fáctico, sino que únicamente puede admitir hecho distinto si se le acredita que hubo error judicial al valorar la prueba a través de prueba documental o pericial (artículo 191 apartado b de la Ley de Procedimiento Laboral en relación con su artículo 194 punto 3).

Como ya se ha dicho, no evidencian aquellos dos informes médicos la existencia de tal acoso.

Tercero.-Segundo motivo de impugnación.

1.- El recargo tiene por base las prestaciones de Seguridad Social. En este caso, dos procesos de incapacidad temporal, que si en principio fueron declaradas obedientes a enfermedad común, por resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social de fecha 21 de mayo de 2008 (folio 255 de autos) fueron declaradas por contingencia de accidente de trabajo.

De su lectura se desprende que se tuvo en cuenta una sentencia el informe de la Inspección de Trabajo narrado en el hecho probado cuarto de la sentencia ahora impugnada, la sentencia de esta Sala de fecha 17 de marzo de 2008 (recurso 244/2008) y aquellos informes doctor Baltasar.

La sentencia de esta Sala, al igual que la ulterior de fecha 30 de septiembre de 20008, recurso 1675/2008 se refieren a un despido declarado improcedente, con cesión ilegal de trabajadores entre la actual demandante y una sociedad, empresario formal, cesión a la que se refiere también la segunda. En nada tratan de un supuesto acoso.

Ya se ha dicho también cuál es el contenido de aquellos informes.

2.- Anteriormente se ha dicho que se ha de partir de que no consta existiese acoso.

Se trata de ver si hubo o no incumplimiento reglamentario relevante en la causación de aquellas bajas, lo que el Juzgado descarta y la recurrente afirma, reiterando las imputaciones realizadas en el acta de Inspección.

3.- En cuanto a la detección de disconfort térmico.

El servicio de prevención de riesgos laborales si que detectó el riesgo de disconfort térmico y fijó la medida de control del mantenimiento de los niveles dentro de los rangos preceptivos. También señaló que la temperatura existente durante durante la mayor parte del año en el original puesto de trabajo de la demandante era "agradable".

De otro lado, la depresión no se debió a ese disconfort térmico, sino a la situación tensional mediante entre la demandante y dos compañeras surgida sobre sobre si había o no calor en la oficina, lo que es distinto de considerar que objetivamente hubiese tal disconfort térmico.

Debe considerarse además que la empresa ya tomó una primera medida, cual fue dejar cerradas las ventanas y apagada la calefacción y ante el desagrado de la recurrente, se le cambia la ubicación del puesto de trabajo a una dependencia, donde ya puede abrir la ventana, si bien entonces consideraba que tenía tener la puerta abierta, para evitar el aislamiento. Con la ventana abierta y entrando la corriente, surge de nuevo la problemática entre las tres, como es de ver.

En relación a la detección del disconfort, por excesivo calor, que era lo que motivaba la actuación de la recurrente, abriendo ventanas, se ha de considerar que ella misma afirma que la situación de tensión se produce al jubilarse dos jefes, en diciembre de 2005 y es en 7 de febrero 2006 cuando se inicia la primera baja. No parece que, en Bilbao, sea época de calor la indicada. Tampoco es la época del año de más calor el otro interlapso laboral con tensión en tal año 2006: entre 14 de marzo y el 30 de mayo de tal año.

En este punto, estamos conformes con el Magistrado. No consideramos que el hecho de que no consten las concretas mediciones, que en su caso serían realizadas por aquel servicio externo de prevención, pudiera ser causa de aquellas bajas.

4.- Imputación de falta de adaptación y compatibilidad con las características personales de la actora.

Consideramos que el empresario ya tuvo en cuenta la personal circunstancia de la recurrente al ordenar primero aquel cierre de ventanas y de calefacción y luego el cambio de la ubicación del puesto de trabajo. Consideramos que no cabe entender que medie infracción de los preceptos que cita la recurrente en el recurso ni de uno que no cita y está relacionado con el tema: el artículo 25 punto 1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

5. Imputación de falta de adopción de medidas tendentes a evitar o reducir un problema de "estrés" en el trabajo.

Entendemos que se ha de considerar el propio lapso temporal en el que acontecen los hechos y que el empresario si que adoptó medidas, circunstancias ambas ya especificadas. También en este punto, compartimos el razonamiento judicial.

Cuarto.-Costas.

Desestimándose el recurso, no procede pronunciamiento sobre costas procesales de esta instancia en atención al artículo 233 punto 1 de la Ley de Procedimiento Laboral y el artículo 2, letra d de la Ley 1/1.996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita, dado el derecho que asiste a la parte recurrente (beneficio de justicia gratuita).

VISTOS: los artículos citados y los demás que son de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que desestimamos el recurso de suplicación formulado en nombre y representación de doña Estibaliz contra la sentencia de fecha veintitrés de abril de dos diez, dictada por el Juzgado de lo Social número 9 de los de Bilbao en el proceso 20/2010 seguido ante ese Juzgado y en el que también han sido parte Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Fremap, mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social número 61, el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social y confirmamos la misma.

Cada parte deberá abonar las costas de este recurso que hayan sido causadas a su instancia.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal, informándoles de que no es firme, pudiendo interponer recurso de casación para la unificación de la doctrina en los términos y con los requisitos que se detallan en las advertencias legales que se adjuntan.

Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimiento.

Así, por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgado, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

E/

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia en el mismo día de su fecha por el/la Iltmo/a. Sr/a. Magistrado/a Ponente que la suscribe, en la Sala de Audiencias de este Tribunal. Doy fe.

ADVERTENCIAS LEGALES.-

Contra esta sentencia cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.

Además, si el recurrente hubiere sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingresado en esta Sala el importe de la condena; o bien aval bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiere en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social, una vez se determine por ésta su importe, lo que se le comunicará por esta Sala.

El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la secretaría de esta Sala de lo Social al tiempo de preparar el recurso, la consignación de un depósito de 300 euros.

Los ingresos a que se refieren los párrafos anteriores se deberán efectuar, o bien en entidad bancaria del grupo Banesto (Banco Español de Crédito), o bien mediante transferencia o por procedimientos telemáticos de la forma siguiente:

A) Si se efectúan en una oficina del grupo Banesto (Banco Español de Crédito), se hará en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones de dicho grupo número 4699-0000-66-1733/10.

B) Si se efectúan a través de tranferencia o por procedimientos telemáticos, se hará en la cuenta número 0030-1846-42- 0005001274, haciendo constar en el campo reservado al beneficiario el nombre de esta Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, y en el campo reservado al concepto el número de cuenta 4699 -0000- 66 -1733/10.

Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya tengan expresamente reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigasen en razón a su condición de trabajador o beneficiario del regimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación