Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Teruel 125/2010 de 18 de junio


 RESUMEN:

Derecho de propiedad: Desestimación de la acción declarativa de dominio y de rectificación registral sobre la propiedad de una finca rústica, pues no se considera acreditado el error que se denuncia en la descripción de la finca contenido en el título de propiedad, inscrito en el Registro de la Propiedad.

TERUEL

SENTENCIA: 00125/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL

DE TERUEL

ROLLO NÚMERO 74/2010.

ORDINARIO 428/2009.

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCIÓN NÚMERO DOS DE TERUEL

SENTENCIA NÚM 125

ILMOS. SRES:

PRESIDENTE.

DÑA. MARÍA TERESA RIVERA BLASCO

MAGISTRADOS.

DÑA. MARÍA DE LOS DESAMPARADOS CERDÁ MIRALLES.

D. JUAN CARLOS HERNÁNDEZ ALEGRE (SUPLENTE)

En Teruel dieciocho de junio de 2010.

Visto ante esta Audiencia Provincial el recurso de apelación interpuesto por D. Eulogio, representado por el Procurador de los Tribunales D. Carlos García Dobón y asistido por el Letrado D. José Montón Zuriaga, contra la sentencia dictada el 23-12-2009, por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Teruel, en los autos de procedimiento ordinario seguidos con el número 428/2009, en el que han intervenido como partes el apelante como demandante y D. Leopoldo como codemandado, aquí parte apelada, representado por la Procuradora de los Tribunales Dña. Pilar Cortel Viciente y asistido por la Letrada Dña. María Lahoz García.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
ACEPTANDO los antecedentes de hecho de la sentencia recurrida y;

Primero.-La sentencia recurrida contiene la siguiente parte dispositiva:

"Desestimando íntegramente la demanda presentada por el Procurado Sr. García Dobón, en nombre y representación de D. Eulogio, debo absolver y absuelvo a todos los demandados de las peticiones dirigidas contra ellos.

Con expresa condena en costas al actor".

Segundo.-Contra la mencionada sentencia fue preparado y se interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación por la representación reseñada en el encabezamiento, admitido a trámite, y evacuado el traslado por la parte contraria con su escrito en el sentido de oponerse, fueron remitidos los autos a esta Audiencia. No habiéndose considerado necesario la celebración de vista tuvo lugar la votación y fallo de la causa el día señalado en las actuaciones.

Tercero.-En la tramitación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.

VISTO, siendo Ponente la Iltma. Sra. Magistrada Dña. MARÍA DE LOS DESAMPARADOS CERDÁ MIRALLES.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Ejercitada por la representación de la parte demandante acción declarativa de dominio y de rectificación registral, pretendiendo que se declarara la propiedad del demandante, aquí apelante, sobre la siguiente:

" Finca rústica sita en el término municipal de Formiche Alto en la partida Cerrado de las Eras, de 6.403,75 metros cuadrados de superficie, que linda Norte, camino de Cedrillas y Sociedad de Montes; Sur, Agustín e Cesar; Este, carretera y Sociedad de Montes; y Oeste, camino.

Dentro de esta parcela se encuentran las siguientes edificaciones: Una nave de 308 metros cuadrados de superficie y una sola planta tres metros de altura; otra nave con una superficie total de 229 metros cuadrados y 5 metros de altura que consta de planta baja y una planta alta de idénticas dimensiones, adosada a esta nave existe otra de 35 metros cuadrados y 4 metros de altura de una sola planta, y otra nave de 180 metros cuadrados de superficie de una sola planta y tres metros de altura; un lazareto de 20 metros cuadrados y horno crematorio", y se obligue a los demandados a pasar por dicha declaración y se rectifique consecuentemente la descripción actual de la finca registral correspondiente a la descripción anterior con cabida distinta, librándose también mandamiento a la Gerencia Territorial del Catastro para que se modifique el mismo para que, por virtud de lo anterior, se consigne en la parcela NUM000 una superficie igual a la de la finca registral rectificada, expresando el catastro la existencia además de las tres naves que figuran en la actualidad la de un lazareto y horno crematorio, y que la finca catastral NUM001 del mismo polígono se reduzca a una superficie de 269,37 metros. Asimismo solicitando la declaración de la nulidad del título de propiedad de los demandados.

La sentencia objeto del recurso desestima íntegramente la demanda pues no considera acreditado el error que se denuncia en la descripción de la finca contenido en título de propiedad, inscrito en el registro, de la demandante.

La clave de los argumentos contenidos en la sentencia, para comprenderla, se da cuando se afirma: " si analizamos los datos aportados por el Perito observamos que parte de un hecho no acreditado, cual es que D. Marcelino procedió a vender la totalidad de la parcela NUM001 del antiguo catastro que a fecha actual ha dado lugar a las actuales, NUM001, NUM000 y NUM002 "

Dicha conclusión, habiendo sido alegado, en síntesis,el error en la valoración de la prueba por la parte apelante a pesar de su extenso discurso en el escrito del recurso; sin embargo, examinado por este Tribunal el conjunto de documentos acompañados y las pruebas practicadas en el acto del juicio; no puede ser revalidada con ninguno de dichos argumentos.

Dicho de otra manera este Tribunal debe mantener tal conclusión esencial pues no otra se puede extraer del informe pericial.

En él se propone una tesis, la que sirve a la parte para ejercitar su acción declarativa. Así se parte de que el título de propiedad que posee, escritura pública de compraventa de la finca de fecha 11-5-1995, que se adquiere de la Sociedad Agraria de Transformación y se describe " Formiche Alto numero NUM003, en la partida " Cerrada de las Eras" de 3.685 m2 de superficie, cuyos linderos son: Norte, Camino de Cedrillas y Sociedad de Montes; Sur Agustín e Cesar; Este, Carretera y Sociedad de Montes; Oeste camino, se describen las diferentes naves construidas; contiene un error pues su propiedad posee una cabida muy superior, es decir, 6.403,75 metros, y comprende además de las tres naves que se dicen un horno crematorio y un lazareto.

La hipótesis de la que parte la demandante es que su finca está vallada y que la superficie comprendida dentro del perímetro vallado es lo que él compró. Se mantiene entonces que siendo que la finca aparece en el catastro identificada como parcela NUM000 del polígono NUM004, y la superficie vallada según la pericial practicada se extiende a la NUM001 actual del mismo polígono, existe por tanto también un error en el catastro, tanto en cuanto a la superficie de la parcela NUM001 como a la titularidad catastral de la misma, pretendiendo tal rectificación y la nulidad del título público que ampara la titularidad de los demandados, civilmente y ante el catastro.

Para demostrarlo aporta el informe pericial que ha sido examinado por el Juzgador de Instancia, y rechazado en sus conclusiones. En dicho informe pericial, se informa en el sentido interesado por la parte demandante pero a juicio de este Tribunal no ofrece la información técnica necesaria para llegar a la conclusión que propone, por lo que su valor se reduce al de una mera opinión procedente de la voluntad de la parte que la contrató, lo que se afirma a la vista de las aclaraciones a su informe formuladas en el acto del juicio oral, donde claramente manifestó su inamovible punto de partida, la superficie en propiedad aparece determinada por la valla, que suponemos vio, cuya extensión se calcula en el informe sobre los planos del Sigpac, lo que le da la superficie que dicen y se corresponde en el catastro con la parcela NUM000 y parte de la NUM001 actual.

Sin embargo, este Tribunal no puede aceptar la suficiencia de dicho argumento a la vista del propio informe pericial y de la documentación que en él se acompaña:

En primer lugar porque en ninguno de los títulos de propiedad que alega la parte demandante se identifica el terreno con parcela catastral alguna.

Podría llegarse a la conclusión de que fuera la mitad de la parcela NUM001 del antiguo catastro, por razón de colindancia ya que la que se dice es colindante, si consta identificada por su número catastral y es aparentemente la mitad.

Aun así ni en la escritura privada de compraventa del demandante ni en la escritura pública se determina que le pertenezca la finca a la sociedad vendedora en virtud del título que aquí se aporta. Pues en sentido estricto, ni coinciden las partes, ni las lindes, aunque si se de una coincidencia en los metros.

En segundo lugar en el plano que se aporta al folio 22, plano que se corresponde según el perito con el catastro antiguo; no figura una parcela NUM001 sino una parcela NUM001 a y una parcela NUM001 b, lo que parece indicar que la NUM001 se dividió como apuntan las escrituras privadas.

Sin embargo, no consta medición alguna de lo que era la antigua parcela NUM001, ni se ha transpuesto el polígono que ocupa sobre el plano del catastro actual, función técnica que le correspondía al perito, para acreditar que la superficie de la antigua NUM001 se corresponde hoy con la NUM002 NUM000 y NUM001, como acertadamente dijo el juzgador de instancia.

Tampoco se ha aportado certificado del catastro sobre las titularidades correspondientes a la antigua parcela NUM001 hasta que se modificó el catastro, para comprender la correspondencia que hoy se pretende, es decir no se comprende la transformación material del catastro en relación con las fincas referidas y la titularidad catastral correspondiente.

Con lo cual difícilmente puede saberse si existe el error, máxime cuando la superficie que se desprende de los títulos alegados por el demandante concuerdan con los que figuran en la escritura pública.

Es más, no puede confiarse en que la valla a la que se refiere la parte demandante y que vio el perito, fuera la que se construyó con la subvención a la sociedad agraria de transformación, pues con ella se construyeron 247 metros de vallado, -según han alegado los demandantes, para cercar la finca-. Y en tal perímetro no cabe una superficie como la que se afirma; sino una superficie casi coincidente con la que predican los documentos que se presentan, es decir 3.813.06 metros cuadrados aproximadamente (calculando la superficie de un cuadrado).

Si como se desprende de lo anterior no se aprecia el error de superficie que se dice pues lo informado por el perito no pasa de ser una opinión personal no contrastada con los títulos o el desarrollo de la actividad técnica necesaria, no puede apreciarse el error en la valoración de la prueba invocado, pues este Tribunal comparte plenamente la afirmación esencial contenida en la sentencia de instancia cual es que no se ha probado la correspondencia entre los documentos y las parcelas catastrales de referencia actual.

Finalmente por lo que a la usucapión se refiere, aunque debe destacarse que no fue objeto de pretensión por la parte demandante pues no se refirió a tal título en la demanda y por tanto no ha sido cuestión controvertida sometida al Tribunal, no obstante ello, el pronunciamiento contenido en la sentencia en cuanto pueda perjudicar a la parte demandante, al no haber pretendido su nulidad a juicio de este Tribunal debe ser mantenido, pues no acreditada la correspondencia necesaria a que nos hemos referido, tampoco se ha probado además cual fuera el terreno vallado en el momento de la venta o si la valla en cuestión era una valla de cerramiento o al servicio de una explotación agraria individual o compartida por varios propietarios del polígono.

Segundo.--Ex. Art. 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil procede imponer a la parte apelante las costas causadas por su recurso.

VISTOS, los preceptos legales citados y demás de general aplicación;


FALLAMOS,


 
que debemos declarar y declaramos NO HABER LUGAR al recurso de apelación presentado por D. Eulogio contra la sentencia dictada el 23-12-2009 por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Teruel, en los autos de procedimiento ordinario seguidos con el número 428/2009 y como consecuencia:

1.º Debemos de confirmarla y la confirmamos íntegramente.

2.º Imponemos a la parte apelante las costas causadas por su recurso.

Así por esta sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación