Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Málaga 69/2003 de 3 de febrero


 RESUMEN:

Matrimonial: Demanda de separación. Falta de competencia territorial. Declinatoria. Son competentes los juzgados del último domicilio conyugal que coincide con el domicilio del demandado.

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NÚMERO TRES DE MARBELLA.

JUICIO DE SEPARACIÓN (DECLINATORIA) NÚMERO 241/99

ROLLO DE APELACIÓN CIVIL NÚMERO 1.108/00

SENTENCIA NÚM. 69

Iltmos. Sres.

Presidente

D. Wenceslao Díez Argal

Magistrados

D. Hipólito Hernández Barea

D. Mariano Fernández Ballesta

En Málaga, a tres de Febrero de dos mil tres.

Vistos en grado de apelación, ante la Sección Quinta de esta Audiencia Provincial, los autos de juicio de Separación núm. 241/99 procedentes del Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Marbella seguidos a instancia de Doña Elsa, representada en el recurso por la Procuradora Doña Francisca Valderrama González y defendida por el Letrado Don Roberto R. García Alfonso, contra Don Carlos Jesús representado en el recurso por la Procuradora Doña Pilar Ruiz de Mier; pendientes ante esta Audiencia en virtud de recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la sentencia dictada en el citado juicio.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
PRIMERO.- El Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Marbella dictó sentencia de fecha 22 de Junio de 2.000 en el juicio de Separación -Declinatoria- núm. 241/99 del que este rollo dimana, cuya parte dispositiva dice así:

"Que estimando la cuestión de competencia por declinatoria planteada por la representación del Sr. Carlos Jesús, debo declarar y declaro no ser este Juzgado competente territorialmente declinando la competencia a favor del Juzgado decano de Tenerife, emplazando a las partes para que comparezcan ante dicho Juzgado en el término de quince días a usar de su derecho, e imponiendo las costas del presente incidente a la actora."

SEGUNDO.- Contra la expresada sentencia interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación la demandante, el cual fue admitido a trámite y, emplazadas las partes para que comparecieran ante esta Audiencia, personadas y entregados los autos a las mismas para instrucción durante diez días, se señaló la vista del recurso que tuvo lugar el día 30 de Enero de 2.003, en la cual el Letrado de la parte apelante informó en apoyo de sus pretensiones y solicitó la revocación de la sentencia recurrida, no habiendo comparecido la parte apelada.

TERCERO.- En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales, siendo Ponente el Iltmo. Sr. D. Wenceslao Díez Argal.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se aceptan los fundamentos de derecho de la resolución recurrida.

SEGUNDO.- La Disposición Adicional Tercera, de la Ley de 7 de Julio de 1.981, determina las reglas de la competencia territorial, en los procedimientos de nulidad, separación y divorcio. Señala como regla general la competencia del Juzgado de Primera Instancia del lugar del domicilio conyugal, y en el supuesto de residir los cónyuges en distintos partidos judiciales, como en este caso ocurre, será Juez competente a elección del demandante, o el del lugar del último domicilio del matrimonio o el de residencia del demandado.

Aquí, la demandante, mantiene que el último domicilio del matrimonio fue la ciudad de Marbella, y por ello interpone la separación en los Juzgados de la misma. Por el contrario, el demandado se opone al considerar que ese domicilio lo fue en una localidad -Adeje- del Partido Judicial de Tenerife, y es allí donde deberá conocerse la misma, siendo además el domicilio del demandado.

TERCERO.- El domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual, art. 40 CC.

Se ha probado en autos que en el año 1.997, certificados de Empadronamiento, residían ambos litigantes en Adeje (Tenerife), en un inmueble que tenían arrendado como residencia habitual. También se ha probado que en aquel año, en el mes de Septiembre, fotocopia Libro de Familia, la actora dio a luz a su hija en la localidad de Marbella, donde se trasladó a tales fines residiendo en casa de sus padres. También ha sido probado que en aquellos meses, de Octubre de 1.997 a Enero de 1.998, durante tres meses, trabajó el demandado en Marbella, en virtud de un contrato temporal de repartidor y conductor.

Ahora bien, mientras la demandante mantiene que a partir de esa fecha, el domicilio del matrimonio, fue el de sus padres en Marbella, el demandado sostiene que lo fue en Adeje en Tenerife.

Sin embargo, hay una Certificación del Ayuntamiento de Adeje (Tenerife), que manifiesta que hasta el 12 de Marzo de 1.999, la actora, no se dio de baja en el Padrón Municipal de aquella localidad, lo que hace presumir que hasta aquella fecha no se trasladó definitivamente a la localidad de Marbella. Es decir, que si bien lo hizo para dar a luz a su hija, luego volvió de nuevo a Tenerife, y hasta unos meses antes de interponer la demanda de separación, no se trasladó al lugar de su actual residencia. Lo que permite inferir que el último domicilio conyugal, independientemente de traslados esporádicos a Marbella, lo fue en Tenerife, lugar que al coincidir con el domicilio del demandado, deviene como el competente para decidir respecto a la separación. Se ratifica, por ello, la resolución de instancia y se desestima el recurso contra la misma interpuesto.

CUARTO.- Aun cuando el art. 896 de la antigua Ley Rituaria Civil, señala que en los casos de rechazo del recurso, las costas serán impuestas al apelante; la Sala, apreciando circunstancias excepcionales, tanto por la materia, como por la incomparecencia del apelado al acto de la vista oral del recurso, estima más equitativo no efectuar condena alguna respecto a las causadas en esta alzada.

Vistos los preceptos legales citados, los concordantes y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de Doña Elsa, contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Marbella, con fecha 22 de Junio de 2.000, en los autos de Separación -Declinatoria- núm. 241/99, de los que el presente rollo dimana, debemos CONFIRMAR y CONFIRMAMOS la meritada resolución en su integridad.

Sin costas en esta alzada.

Notifíquese esta resolución en legal forma haciendo saber a las partes que contra la misma no cabe recurso ordinario alguno.

Devuélvanse los autos originales, con testimonio de ella, al Juzgado de su procedencia a sus efectos.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior resolución por el Iltmo. Sr. Magistrado Ponente, celebrándose audiencia pública en el día de la fecha. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación