Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Aragón 480/2010 de 17 de septiembre


 RESUMEN:

Deducción IRPF: Mínimo por descendientes. Aplicación: No procede porque consta acreditado que los hijos no viven en el domicilio del padre y les abona anualidades por alimentos. Requisito de convivencia: Concurre en quien tenga atribuida la guarda y custodia en caso de separación o divorcio conforme a lo establecido por la doctrina y la jurisprudencia. Inconstitucionalidad de la norma aplicable: No vulnera los principios constitucionales de protección a la familia  ni incurre en discriminación.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00480/2010

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ARAGÓN.

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO (Sección 2.º).

-Recurso número 409 del año 2.009-

SENTENCIA N.º 480 de 2.010

ILUSTRÍSIMOS SEÑORES

PRESIDENTE:

D. Jaime Servera Garcías

MAGISTRADOS:

D. Eugenio A. Esteras Iguácel

D. Fernando García Mata

-------------------------------

En Zaragoza, a diecisiete de septiembre de dos mil diez.

En nombre de S.M. el Rey.

VISTO, por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE

ARAGÓN (Sección 2.ª), el recurso contencioso-administrativo número 409 de 2.009, seguido entre partes; como demandante DON Germán, representado por la Procuradora de los Tribunales D.ª Eva Capablo Maoas y asistido por la abogada D.ª Inmaculada Auría Idoipe; y como Administración demandada la ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO, representada y asistida por el Sr. Abogado del Estado. Es objeto de impugnación la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón, actuando por medio de órgano unipersonal designado al efecto, de 26 de junio de 2009, por la que con relación a las reclamaciones números NUM001, NUM002, NUM003, NUM004, NUM005 y NUM006, acumuladas, interpuestas contra liquidaciones provisionales por el IRPF, ejercicios 2004, 2005, 206 y 2007 y contra sanciones por el IRPF de los ejercicios 2005 y 2006, se declara inadmisible la reclamación NUM006, interpuesta contra la liquidación del IRPF del ejercicio 2004, se desestiman las reclamaciones NUM001, NUM002 y NUM004, interpuestas contra las liquidaciones del IRPF ejercicios 2005 a 2007 y se anulan las sanciones objeto de las reclamaciones NUM005 y NUM003.

Procedimiento: Ordinario.

Cuantía: 4.016,10 euros.

Ponente: Ilmo. Sr. Magistrado D. Fernando García Mata.


ANTECEDENTES DE HECHO:


 
Primero.-La parte actora en el presente recurso, por escrito que tuvo entrada en la Secretaría de este Tribunal en fecha 15 de octubre de 2.009, interpuso recurso contencioso administrativo contra la resolución citada en el encabezamiento de esta resolución.

Segundo.-Previa la admisión a trámite del recurso y recepción del expediente administrativo, se dedujo la correspondiente demanda, en la que tras relacionar el recurrente los hechos y fundamentos de derecho que estimaba aplicables concluía con el suplico de que se dictara sentencia por la que, con estimación del recurso se declaren ajustadas a derecho las deducciones realizadas por el IRPF ejercicios 2005 a 2007, acordando la devolución de las cantidades de 921,3, 1.227,95 y 1.816,85 euros correspondiente a los ejercicios 2005, 2006 y 2007. Y de forma subsidiaria se acuerde en dicho sentido por la inconstitucionalidad de los preceptos conforme a los cuales se practicaron las liquidaciones o de entenderse la declaración ajustada a derecho, se declare el derecho a deducir de la cuota líquida una cantidad igual al 50% de la deducción que por descendiente prevé la Ley por igualdad con los sujetos pasivos casados no separados judicialmente con derecho a declarar de forma separada.

Tercero.-La Administración demandada, en su escrito de contestación a la demanda, solicitó, tras relacionar los hechos y fundamentos de derecho que, por su parte, estimó aplicables, que se dictara sentencia por la que se desestimase el recurso interpuesto.

Cuarto.-Recibido el juicio a prueba e inadmitida la propuesta, se celebró la votación y fallo el día señalado, 15 de septiembre de 2.010.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.-Se impugna en el presente proceso por la parte actora la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Aragón, actuando por medio de órgano unipersonal designado al efecto, de 26 de junio de 2009, por la que con relación a las reclamaciones números NUM001, NUM002, NUM003, NUM004, NUM005 y NUM006, acumuladas, interpuestas contra liquidaciones provisionales por el IRPF, ejercicios 2004, 2005, 206 y 2007 y contra sanciones por el IRPF de los ejercicios 2005 y 2006, se declara inadmisible la reclamación NUM006, interpuesta contra la liquidación del IRPF del ejercicio 2004, se desestiman las reclamaciones NUM001, NUM002 y NUM004, interpuestas contra las liquidaciones del IRPF ejercicios 2005 a 2007 y se anulan las sanciones objeto de las reclamaciones NUM005 y NUM003.

Segundo.-Señala el recurrente en apoyo de su pretensión que entender convivir por vivir en el propio domicilio supone una restricción en las condiciones que concurren en el Real Decreto 3/2004 y la Ley 35/2006 para la aplicación del mínimo por descendientes, rechazando los razonamientos contrarios contenidos en la resolución impugnada y añadiendo, tras innovar los artículo 14 y 39.3 de la Constitución y 142, 145 y 149 CC, que no cabe discriminarlo por el hecho de donde habiten los hijos, porque ello vulnera el principio de igualdad a otras situaciones familiares, el de proporcionalidad en el coste de la asistencia a los hijos generando el enriquecimiento indebido de una parte, y por cuanto la libertad de elección domiciliaria, posible por la edad, ni es voluntad del contribuyente, ni afecta reduciéndolo el coste de la asistencia. Posteriormente, tras hacer referencia a la situación de convivencia de uno de los hijos hasta el año 2004, se refiere a la finalidad del mínimo personal y familiar, conforme al artículo 56.1 de la Ley 35/2006 y al artículo 142 CC, señalando que las declaraciones presentadas contemplan la mitad de las cuantías que se establecen en el artículo 43 del Real Decreto Legislativo 2/2004 y posteriormente 58 de la Ley 35/2006, para los tres primeros hijos, siendo solo una parte de la cuantía que el contribuyente aporta para cubrir las necesidades básicas de los descendientes en la anualidad por alimentos. Invocando, por último en la fundamentación jurídica, la vulneración del principio de igualdad.

Tercero.-No impugnada la declarada inadmisibilidad de la reclamación NUM006 interpuesta contra la liquidación del IRPF del ejercicio 2004, la controversia se circunscribe a determinar si es ajustada a derecho la desestimación de las reclamaciones NUM001, NUM002 y NUM004, interpuestas contra las liquidaciones del IRPF ejercicios 2005 a 2007 y, en concreto, a determinar si son procedentes los importes del mínimo por descendientes consignados en las referidas declaraciones del IRPF.

Circunscrita en los anteriores términos la controversia, los preceptos aplicables son, para los ejercicios 2005 y 2006, el artículo 43 del Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo y para el ejercicio 2007, el artículo 58 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, preceptos ambos en los que se establece como requisito para la aplicación del mínimo por descendientes que los mismos convivan con el contribuyente - "siempre que conviva con el contribuyente"-.

Partiendo de dicho precepto legal debe constatarse a continuación que está suficientemente acreditado en el expediente, y es incluso reconocido por el propio recurrente al fundar su pretensión, que los hijos de su primer matrimonio -María de los Ángeles, José Luis y María Elena- en los ejercicios controvertidos no vivían con el demandante en su domicilio, abonándoles anualidades por alimentos.

Pues bien, atendida, por una parte, la exigencia legal de convivencia, para que pueda ser aplicado el "mínimo por descendientes" -convivencia es acción de convivir que se define en el diccionario de la Real Academia Española como "vivir en compañía de otro u otros"-, y por otra, el hecho de que en dichas anualidades, los hijos del demandante antes relacionados no convivían con el mismo, resulta procedente la desestimación del recurso interpuesto.

El anterior criterio es por otra parte el sustentado por la doctrina administrativa y la jurisprudencia. Entre la primera, puede citarse, como más reciente, la contestación de la Dirección General de Tributos a la Consulta Vinculante V2233-09 de 6 de octubre de 2009 en la que se señala que en los casos de separación legal o divorcio "el mínimo familiar por descendientes corresponderá a quien, según la sentencia de separación o el convenio regulador aprobado judicialmente, tenga atribuida la guarda y custodia del hijo en su totalidad -la guarda y custodia compartida no trae causa en el presente caso- a la fecha de devengo del impuesto, al tratarse del progenitor que convive con aquél" -en el mismo sentido la consulta del mismo órgano 1075- 04 de 23 de abril de 2004 en la que se señala que "la aplicación del mínimo por descendientes que corresponde por los dos hijos que ha tenido el matrimonio lo practicará la esposa, en cuanto cumple el requisito de convivencia exigido en el apartado 1 anterior; pues este Centro entiende (consulta n.º 1516-01) que tal requisito concurre en quien tenga atribuida la guarda y custodia"-. Existen igualmente pronunciamientos judiciales en el mismo sentido, como es la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con de en Burgos, 405/1999, de 30 de abril, recaída en el Recurso contencioso-administrativo núm. 1244/1997 o al sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de 29 de Diciembre de 2006, recaída en el Recurso 842/2004.

Cuarto.-Sostiene el recurrente, que de llegarse a la anterior conclusión, han de estimarse inconstitucionales los preceptos conforme a los cuales se practicaron las liquidaciones, invocando diversos preceptos constitucionales y, entre ellos, repetidamente el derecho a la igualdad, previsto en el artículo 14 CE.

No obstante, debe comenzarse compartiendo con la contestación a la demanda que es difícil sustentar unas discriminación en la regulación en los términos manifestados por el recurrente, cuando el tratamiento fiscal es más favorable para aquellos padres divorciados a los que se les permite deducir las cantidades entregadas en concepto de anualidades por alimentos fijadas por decisión judicial, que a los no separados o divorciados que pueden aplicar el mínimo por descendientes.

De lege ferenda se podrá sostener una u otra posición -de hecho, el artículo 71 de la Norma 35/1998, de 16 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en su redacción dada por la Norma Foral 12/2002, de 18 de diciembre, de Ejecución Presupuestaria para 2003, se establecía en el apartado 4 que "en los supuestos en que, por decisión judicial se esté obligado al mantenimiento económico de los descendientes, la deducción se practicará en la declaración del progenitor de quien dependa el mantenimiento económico del descendiente si tal carga es asumida exclusivamente por él, o se practicará por mitades en la declaración de cada progenitor siempre que el mantenimiento económico del descendiente dependa de ambos. En los supuestos a que se refiere este apartado se estará a lo dispuesto por la autoridad judicial competente y deberá acreditarse la realidad y efectividad del referido mantenimiento económico", posterior artículo 81.5 de Norma Foral 3/2007, de 29 de Enero, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas -, pero resulta evidente que la legislación vigente, aplicable al caso enjuiciado, no permite la aplicación de los mínimos por descendientes pretendidos por el recurrente, sin que por ello incurra en vicio de inconstitucionalidad, ya que se trata de una opción legal perfectamente válida que ni incurre en discriminación, ni atenta en modo alguno a los principios constitucionales de protección a la familia, pues como señala reiteradamente el Tribunal Constitucional, no hay desigualdad discriminatoria por el simple dato de que la norma contemple situaciones de hecho que son distintas, según un criterio de diferenciación fundado en una razón objetiva.

Quinto.-En atención a lo expuesto resulta procedente desestimar el recurso interpuesto, sin que haya motivos que determinen un especial pronunciamiento en cuanto a Costas.


F A LL A M O S.


 
Primero.-Desestimamos el recurso contencioso-administrativo número 409 del año 2.009, interpuesto por DON Germán, contra la resolución citada en el encabezamiento de la presente resolución.

Segundo.-No hacemos especial pronunciamiento en cuanto a costas.

Así, por esta nuestra sentencia, de la que se llevará testimonio a los autos principales, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado ponente, celebrando la Sala audiencia pública, en el mismo día de su pronunciamiento, doy fe.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación