Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Ciudad Real 22/2010, de 24 de marzo


 RESUMEN:

Recurre el condenado alegando las contradicciones en que, a su parecer, incurrió la víctima en su declaración, pero la Audiencia considera que la sentencia de instancia analiza de forma coherente todo el acervo probatorio y contiene un exhaustivo análisis de dicha declaración, no hallando en la víctima ningún móvil espúreo sino, a lo sumo, interés de dulcificar la actuación de su marido.

SENTENCIA

En Ciudad Real a veinticuatro de Marzo de dos mil diez.

Vistos por la Sección Segunda de esta Audiencia Provincial, en grado de apelación, los precedentes autos del J. Rápido 278/2009, del Juzgado de lo Penal núm. 1 de Ciudad Real, seguidos por un delito de maltrato familiar, contra Jose Ignacio, representado por el Procurador de los Tribunales Sr. Cortés Muñoz y defendido por el Letrado Sr. Cortés Céspedes. Ha sido parte también el Ministerio Fiscal, en la representación que por Ley le está conferida y Ponente DÑA. MONICA CESPEDES CANO, quien expresa el parecer de los Ilmos. Sres. componentes de esta Sección que al margen se relacionan en los siguientes términos.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Que por el meritado Juzgado de lo Penal núm. 1 de esta Ciudad, se dictó sentencia con fecha 3 de Julio de 2.009, cuyo fallo es del tenor literal siguiente: "Que debo condenar y condeno al acusado Jose Ignacio como autor criminalmente responsable de un delito de maltrato en el ámbito familiar del art. 153.1 y 3 del C. Penal, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad y a privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante un año y un día, asi como prohibición de acercarse a Soledad, domicilio o lugar de trabajo a distancia inferior a 100 metros o comunicarse con ella por tiempo de seis meses. Y todo ello con imposición de costas".

Segundo.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de apelación para ante esta Audiencia por la representación procesal de Jose Ignacio, mediante escrito en el que se exponían las razones de la impugnación y se terminaba solicitando la revocación del fallo recurrido. Al recurso interpuesto se opuso la representación de Soledad, Proc. Sra. Hinojosas Sanz y Letrado Sr. Rodriguez Herrera

Tercero.-Admitido a trámite el recurso referido, de su escrito de interposición el Juzgado confirió traslado a las demás partes por término de diez días y, finalmente, el Juzgado elevó las actuaciones a la Audiencia provincial, donde, prescindiendo de la celebración de vista, se deliberó esta resolución en el día de hoy.

Cuarto.-Que en la tramitación de este recurso se han observado las prescripciones y formalidades legales.


HECHOS PROBADOS

Se acepta íntegramente el relato fáctico contenido en la combatida sentencia.


FUNDAMENTOS DE DERECHO.


 
Se dan por reproducidos los contenidos en la sentencia apelada.

Primero.-Interpone recurso de apelación la representación procesal de Jose Ignacio, que, en síntesis, viene a denunciar errónea valoración de la prueba, y así se colige cuando cuestiona y alega las "contrariedades" en que incurre la propia denunciante y las que resultan de declaración de ésta puesta en relación con la de la testigo D.ª Dolores, sin olvidar que el forense no observó ninguna lesión, incluso por una posible defensa de la agredida; reconduciendo, en resumen, la cuestión al hecho de que la denunciante no quiere separarse de su marido a quien ya le indicó en su día que haría un "disparate", llegando incluso a amenazarle con un "te vas a enterar". Por todo lo cual termina interesando el dictado de nueva resolución por la que, revocando la dictada en instancia, se absuelva al acusado.

Recurso a cuya estimación se oponen tanto el Ministerio Público, como la representación procesal de la perjudicada, que interesan la confirmación de la sentencia, por sus propios fundamentos.

Segundo.-La sentencia que se apela, forma su convicción condenatoria, de la conjunta valoración de la prueba, básicamente de la personal consistente en el interrogatorio de la perjudicada, en la que advierte, precisamente en el plenario, un evidente ánimo de exculpar al ahora recurrente, prueba ésta corroborada por la pericial médica - que, por la descripción de las lesiones y situación, avalan la tesis sostenida en la denuncia, en cuanto al agarre y la caída -, y, últimamente la testifical de la Sra. Elsa, que escuchó la discusión, y después vio personalmente los hematomas.

La convicción así obtenida no puede, contrariamente a lo sostenido por el recurrente, considerarse errónea; se analiza de forma coherente todo el acervo probatorio, y se contiene un exhaustivo análisis de la declaración de la perjudicada, en quien, lejos de encontrar móvil espúreo alguno, que parece apuntar el apelante en su recurso, aunque sin explicitarlo, viene a razonar la Juzgadora cómo pese a los intentos de dulcificar los hechos, y más concretamente de exculpar a su marido, lo inicialmente denunciado, avalado por la pericial forense y la testifical referida, conllevan, tras lo apreciado en virtud de la inmediación que preside el plenario, a la solución condenatoria que lleva a su parte dispositiva.

No hay incoherencias, aparte lo pretendido en el acto oral por la perjudicada, ni contradicciones más allá de lo anecdótico, entre ésta y la declaración de la testigo; y por demás, efectivamente, la pericial corrobora lo denunciado. Y así las cosas, puede concluirse que se ha practicado en la causa prueba de cargo, entrando en juego la facultad judicial para valorarla, y, superado el punto de partida en el que el juzgador presumía inocente al acusado, ha llegado, en el ejercicio de esa facultad, a la convicción de su culpabilidad. Visto que en el plenario se ha dispuesto de prueba personal - sin discusión, obtenida con regularidad y con sujeción a los principios de oralidad, publicidad y contradicción -, la condena tiene apoyo y soporte probatorio. Recuérdese que cuando la cuestión debatida por la vía del recurso de apelación es la valoración de la prueba llevada a cabo por el Juez a quo en uso de las facultades que le confieren los artículos 741 y 973 LECr. y sobre la base de la actividad desarrollada en el juicio, debe partirse, como principio y por regla general, de la singular autoridad de que goza la apreciación probatoria realizada por el Juez ante el que se ha celebrado el juicio, acto en el que adquieren plena efectividad los principios de inmediación, contradicción y oralidad, a través de los cuales se satisface la exigencia constitucional de que el acusado sea sometido a un proceso público con todas las garantías (artículo 24.2 CE), pudiendo el juzgador de instancia, desde su privilegiada posición, intervenir de modo directo en la actividad probatoria y apreciar personalmente sus resultados, ventajas de las que carece el Tribunal llamado a revisar dicha valoración en segunda instancia. Es por ello que debe prevalecer su criterio a no ser que sea manifiestamente erróneo, exista desviación en la aplicación del Derecho o se hayan practicado nuevas pruebas en la segunda instancia que desvirtúen el resultado de las ya practicadas. En esta línea el T.S. con argumentos validos para el recurso de apelación, manteniendo que la apreciación de la prueba por el órgano judicial de instancia sólo es reversible en cuanto su valoración no dependa de forma sustancial de la percepción de la misma, lo que se fundamenta en que el órgano de apelación o de casación carece de la inmediación que permita fundar su convicción en conciencia respecto de la prueba producida; y así dicho Alto Tribunal exige, para admitir el motivo que exista en la narración descriptiva supuestos inexactos, que el error sea evidente, notorio y de importancia, que haya existido en la prueba un error de significado suficiente para modificar el sentido del fallo; sin olvidar, y para cerrar el error valorativo que, genéricamente se analiza, que el grado de credibilidad que los testigos de cargo haya merecido al Juzgador de instancia excede de lo que es objeto de revisión por la vía del recurso.

Con todo, en el caso, no se describen hechos inexactos, puesto que se apoyan en el relato de la prueba personal practicada, y la credibilidad de la prueba personal está adecuadamente razonada en la resolución apelada, por lo que, terminando, el recurso no puede prosperar.

Tercero.-Se declaran de oficio las costas de esta alzada.

Vistos los preceptos legales citados, artículos y demás de general y pertinente aplicación:


FALLAMOS:


 
Desestimando el recurso de apelación formulado por la representación procesal de Jose Ignacio, contra la sentencia dictada con fecha 3 de Julio de 2009 en procedimiento Abreviado seguido con el número 278/09 en el Juzgado de lo Penal número 1 de los de Ciudad Real, CONFIRMAMOS dicha resolución; declarando de oficio las costas de esta alzada.

Notifíquese esta resolución a las partes, haciéndose saber que contra la misma no cabe interponer otro recurso que el extraordinario de revisión.

Con testimonio de la presente resolución y exhorto para su cumplimiento y ejecución, remítanse los autos al Juzgado de su procedencia.

Así por esta sentencia, definitivamente juzgando en esta segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leida y publicada fue la anterior sentencia por la Ilma. Srea. Magistrada Dña. MONICA CESPEDES CANO hallándose el Tribunal celebrando audiencia pública en el día de su fecha.- Doy fé.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación