Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.N. 56/2010, de 30 de julio


 RESUMEN:

Delito de blanqueo de dinero: Se aprecia la continuidad delictiva y las agravantes de proceder el dinero del tráfico de drogas y de organización. Inviolabilidad del domicilio: Inexistencia de vulneración del derecho. Cosa juzgada: No concurre la identidad de personas y de objeto litigioso. Enervación de la presunción de inocencia: Existencia de pruebas. Declaraciones de coimputados: Doctrina del TS y TC. Prueba testifical: Posición y valoración según el TS. Delito de tenencia ilícita de armas: Acreditada la carencia de permiso. Delito de falsedad documental: Definición. Doctrina del principio non bis in idem: Jurisprudencia. Concurrencia de la atenuante de dilaciones indebidas: Definición del TS.

SALA DE LO PENAL

SECCION PRIMERA.

ROLLO DE SALA NUM. 017/2009

PROCEDIMIENTO ABREVIADO 281/2003

JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN NUM. 6.

ILTMA. SRA. PRESIDENTE.

DOÑA MANUELA FERNANDEZ PRADO.

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS.

DON JAVIER MARTINEZ LAZARO.

DON NICOLAS POVEDA PEÑAS

SENTENCIA N.º 56/2010

En la Villa de Madrid, a treinta de julio de dos mil diez.

Vista y oída, en juicio público, por la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, la causa dimanante del Procedimiento Abreviado 281/2003 Rollo de Sala 017/2009, procedente del Juzgado Central de Instrucción n.º 6, por delitos imputados de blanqueo de capitales; un delito de tenencia ilícita de armas y un delito de falsedad en documento oficial, contra los acusados:

Benedicto a) Raton, mayor de edad, nacido el día 1.1.75 en Pakistán, sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por la Procurador de los Tribunales Sra. López Cerezo y defendido por la letrado Doña Susana Arroyo Retana.

Higinio, mayor de edad, nacido el día 4 de Abril de 1.960 en Charanwala (Pakistán), sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por la Procurador de los Tribunales Sra. Carretero Herranz y defendido por la Letrado Doña Virginia Carrasco..

Moises a) Pascual, mayor de edad, nacido el día 28 de Diciembre de 1.985 en Quirat (Pakistán), sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por la Procurador de los Tribunales Sra. Carretero Herranz y defendido por la Letrado Doña Virginia Carrasco.

Rubén a) Jesús, mayor de edad, nacido el día 26 de Octubre de 1.9076 en Lahore (Pakistán), sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por la Procurador de los Tribunales Sra. Carretero Herranz y defendido por la Letrado Doña Virginia Carrasco.

Jose Ramón a) Jose Daniel y a) Carlos Miguel, mayor de edad, natural de Estambul (Turquía), nacido el día 10 de Julio de 1.972, sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por el Procurador de los Tribunales Sr. Sandin Fernández y defendido por el Letrado D. Cristóbal Sitjar Fernández.

Juan Luis, mayor de edad, natural de Purarbari (Turquía), nacido el día 1 de Febrero de 1.956, sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por el Procurador de los Tribunales Sr. Ayuso Morales y defendido por el Letrado Sr. Arroyo González.

Pedro Enrique, mayor de edad, natural de Eljas (Cáceres), nacido el día 20 de Abril de 1.956, con D.N.I. num. NUM000. sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por la Procurador de los Tribunales Sra. García Bardon y defendido por la letrado Doña Milagros San Telesforo Almeda.

Antonio a) Arturo, mayor de edad, natural de Lice (Turquía), nacido el día 1 de Febrero de 1.962, sin antecedentes penales. Ha comparecido representado por el Procurador de los Tribunales Sr. Sandín Fernández y defendido por el Letrado D. Cristóbal Sitjar Fernández

Ha sido parte como ACUSADOR PUBLICO el Ministerio Fiscal representado por el Ilmo. Sr. D. Francisco Javier Redondo López.

Actúa como Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. NICOLAS POVEDA PEÑAS.


A N T E C E D E N T E S


 
Primero.-Por auto de fecha 21 de Agosto de 2.003 el Juzgado Central de Instrucción n.º 6 de la Audiencia Nacional incoó las Diligencias Previas num. 281/03 por presunto delito de tráfico de estupefacientes en base al informe policial num. NUM026 de la Brigada Central de estupefacientes de la Policía Nacional.

En resolución de la misma fecha se acordó la práctica de diversas diligencias de escuchas telefónicas, relativas a diversos acusados hoy enjuiciados, en base al detalle de actividades que se relaciona en el mismo.

Segundo.-Practicadas las diligencias declaradas pertinentes por el Instructor, por este se dicta auto con fecha 11.12.03 por el que se produce desglose de las actuaciones, quedando en las presentes las relativas a los hechos derivados de las intervenciones telefónicas realizadas a Benedicto a) Raton y a otro acusado residente en Barcelona, no enjuiciado en la presente por rebeldía.

Discutida la competencia del Juzgado Central de Instrucción por la representación del acusado Antonio, fue resuelta en sentido desestimatorio mediante auto de fecha 7 de Marzo de 2.005, siendo desestimada la reforma interpuesta contra el anterior por auto de 21.04.05.

Tercero.-Practicadas las diligencias acordadas con fecha 26 de Enero de 2.009, se dictó auto por el Juzgado Central de Instrucción num. 6 de la Audiencia Nacional, por el que se acordaba la continuación del trámite por el señalado para el Procedimiento Abreviado en los arts. 779 y ss. de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, dándose traslado a la acusación para que formulara su escrito acusatorio..

Por el Ministerio Fiscal, se presentó escrito acusando a los hoy enjuiciados como autores de:

a) Cinco delitos continuados de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas de los arts. 301,1 inciso 2.º, 301 y 302.1 (organización) en relación con el art.º 74 del Código penal.

b) Siete delitos de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas de los arts. 301.1 inciso 2.º, 301,2 y 302,1 (organización) del Código Penal.

c) Un delito de tenencia ilícita de armas del art.º 564.1.1.º del código penal.

d) Un delito de falsedad en documento oficial del art.º 392 en relación con el 390. 1 1.º y 2.º del Código Penal..

Reputando autores de los delitos: a) a los acusados Benedicto a) Raton; Higinio y Pedro Enrique.

b) a los acusados Jose Ramón, Antonio; Pascual; Rubén y Juan Luis entre otros.

c) y D) al acusado Jose Ramón.

Estimaba que no concurrían circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal procedía imponer a cada acusado diversas penas de prisión, en los siguientes términos:

a) A los acusados como autores del delito a) a excepción de Pedro Enrique, la pena de 6 años de prisión con accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante ese tiempo y multa del triple del valor de la cantidad respectivamente blanqueada y costas.

b) A Pedro Enrique como autor del delito a) sin la agravación específica de organización a la pena de 4 años de prisión con la misma accesoria, multa del doble de la cantidad blanqueada y costas.

c) A los acusados del delito b) la pena de 4 años y nueve meses de prisión con la misma accesoria, multa del doble del valor de la cantidad respectivamente blanqueada por cada uno y costas.

d) Al acusado Jose Ramón como presunto autor de los delitos c) y d) las penas de 2 años de prisión con la misma accesoria y costas y la de un año y seis meses de prisión con la misma accesoria, multa de 9 meses con cuota diaria de 10 €, con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas, hasta el límite del art.º 53.3 del Código Penal y costas.

Procedía asimismo según su petición, el comiso del dinero intervenido, armas, vehículos, teléfonos y demás efectos.

Interesaba la práctica de medios de prueba.

Cuarto.-Con fecha 11 de Mayo de 2.009 por el referido Juzgado Central de Instrucción se dicto auto por el que se acordaba la apertura del juicio oral, y se confería traslado a las defensas de los acusados para que presentaran su escrito de calificación provisional

Quinto.-La defensa de los acusados Jose Ramón y Antonio, presento sendos escritos de calificación provisional en 1.06.09 interesando la absolución de sus patrocinados respectivos, impugnando genéricamente en ambos casos las intervenciones telefónicas, aportando e interesando la práctica de diligencias.

La defensa de Higinio, Rubén y Pascual presento sendos escritos en 8.6.09 interesando la absolución de sus patrocinados y solicitando medios de prueba para el juicio oral.

Por la defensa de Pedro Enrique, se formulo escrito de conclusiones provisionales en 7.8.09, interesando la absolución de su defendido y la practica de medios de prueba, impugnando las diligencias de intervenciones telefónicas de forma genérica.

Por la defensa de Benedicto, se intereso igualmente al formular sus conclusiones provisionales en 25.2.10, la libre absolución de su defendido y la practica de medios de prueba para el momento del juicio oral.

El acusado Juan Luis no formulo escrito de conclusiones provisionales, teniéndose por evacuado el trámite y opuesto a la acusación contra él formulada.

Sexto.-Elevadas las actuaciones, se dictó auto con fecha 10.12.09 admitiendo las pruebas propuestas y señalando para la celebración del juicio oral los días 19, 20 y 21 de Abril de 2.009.

SEPTIIMO.- En el momento del inicio de las sesiones del juicio oral el día 19 de Abril de 2.009, señalado al efecto, comparecieron el Ministerio Fiscal, los acusados, sus respectivas defensas y los interpretes de turco; hindú e inglés.

En el trámite inicial que prevee el art.º 786.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se formularon las siguientes peticiones:

Por el Ministerio Fiscal, se indicó al Tribunal que había llegado a un acuerdo con la representación de la defensa del acusado Benedicto en los siguientes términos: Modificar la 5.ª de las conclusiones provisionales formuladas en su día, en concreto en cuanto a la pena que se solicitaba para él que se sustituye por la pena de 4 años y 9 meses de prisión con las accesorias correspondientes y la multa del doble de la cantidad por el receptada con arresto sustitutorio de 3 meses en caso de impago.

Por el Letrado Sr. Sajar Fernández que ejerce la defensa de los acusados Jose Ramón y Antonio, se presento para su unión a la causa documentación de Turquía y escritura publica de constitución social.

Asimismo planteo la concurrencia en el presente caso de dilación indebida; nulidad del derecho a la inviolabilidad del domicilio en orden a la intervención del arma hallada en la vivienda de Jose Ramón, impugnando el resultado de la entrada y registro realizada judicialmente.

Por la defensa ejercida por el Letrado Sr. Arroyo González en nombre del acusado Juan Luis, se adhirió a lo manifestado por el Letrado anterior en cuanto a las dilaciones indiadas.

Asimismo estima que se le causa indefensión al no haberse traído al acusado, según dicha parte, llamado Jose Augusto que fue extraditado a Turquía, y que no ha comparecido en este juicio, y por último que los hechos imputados a su defendido ya han sido enjuiciados con el sobreseimiento de la causa seguida considerando concurre cosa juzgada.

Por la Letrada Sra. San Telesforo en defensa de Pedro Enrique se aporto documental consistente en sentencia de la sección 4.ª de la Audiencia nacional. Considerando de aplicación la excepción de cosa juzgada así como se adhirió a lo ya manifestado por Letrados anteriores sobre las dilaciones indebidas.

El Tribunal oído el Ministerio Fiscal, acordó: Que en relación con la documental aportada por Letrado Sr. Sitjar Fernández se admite, sin perjuicio de la valoración que merezca en su momento.

Se tiene por hechas las alegaciones sobre dilaciones indebidas.

No procede anticipar resultado sobre la cuestión planteada en cuanto a la inviolabilidad del domicilio, ya que puede estar vinculada la tenencia del arma hallada en el registro impugnado con la actividad ilícita del acusado.

Respecto de las cuestiones formuladas por el Letrado Sr. Arroyo, se tiene por hecha la manifestación sobre dilaciones indebidas. Y no estando acusado Jose Augusto, el cual no figura acusado en la presente causa por el Ministerio Fiscal, ni siquiera se ha interesado su citación como testigo en las conclusiones provisionales de las partes, no puede ser alegada ni estimada la indefensión que formula.

En cuanto a las peticiones de cosa juzgada formuladas por los Letrados Sres. Arroyo y San Telesforo, se les hace indicación de que deberán aportar testimonio de las resoluciones recaídas que han invocado.

Practicadas las pruebas propuestas y declaradas pertinentes: Declaraciones de los acusados, testificales y periciales, a su termino se continuó con el tramite de conclusiones.

Octavo.-Por el Ministerio Fiscal en dicho trámite de conclusiones, elevó a definitivas las conclusiones por él formuladas con carácter provisional con las siguientes modificaciones:

En primer lugar ratifica la modificación ya indicada al inicio del juicio oral respecto del acusado Benedicto a) Raton.

Añade además, respecto del acusado Antonio, la frase que consta en la conclusión primera de "que le había entregado a Raton para se lo entregara al encargado de darle salida" la sustituye por lo siguiente "que había ido a recoger a Portugal".

Asimismo en las conclusiones 3.ª y 5.ª se suprimen todas las menciones a los acusados no enjuiciados en el presente acto, si bien mantiene las menciones contenidas en la conclusión 1.ª para mejor comprensión; En cuanto a la conclusión segunda únicamente se mantiene la continuidad delictiva respecto de Benedicto a) Raton; Y en el apartado de las penas se sustituyen las penas que se solicitaban para el resto de los acusados por el delito de blanqueo a 3 años y 3 meses más la multa con el arresto sustitutorio en caso de impago de 3 meses para adecuarlas a la proporcionalidad en relación con la conformidad de Benedicto.

Por la Letrado Sra. Carrasco, insistiendo en su calificación provisional como principal, formulo conclusión alternativa como autores de un delito del art.º 300.1.3 del Código penal con la atenuante de dilaciones indebidas, interesando la pena de 9 meses de prisión para Higinio y 6 meses para Rubén y Moises.

Por el Letrado Sr. Sitjar en nombre de Jose Ramón y Antonio, insistió en las conclusiones provisionales que elevó a definitivas, y como alternativa propone la concurrencia de dilaciones indebidas como muy cualificada.

Por el Letrado Sr. Arroyo González en nombre de Juan Luis, se intereso la absolución de su defendido al no constar delito, concurriendo analógicamente como muy cualificada la dilación indebida. E insistió en la impugnación de las intervenciones telefónicas.

Por las Letrada Sra. San Telesforo en nombre de Pedro Enrique se interesó la libre absolución de su defendido.

Y por la defensa de Benedicto a) Raton se mostró conforme con la petición del Ministerio Fiscal, si bien intereso la expulsión del país a fin del cumplimiento de la pena en Pakistán. Como país de origen de su defendido.

El juicio oral concluyó el día 22 de Abril de 2.010 con el trámite de última palabra conferido a los acusados, que se manifestaron conforme a su derecho.

Quedaron las actuaciones vistas para sentencia.


HECHOS PROBADOSProbado y así se declara que:

1.º- Que el acusado Benedicto a) Raton, pertenecía a una organización integrada por personas radicadas en España y otras en el extranjero (Reino Unido; Países Bajos; Turquía y Pakistán) la cual se dedicaba a recaudar y recoger y remitir finalmente el importe obtenido como pago de diversas partidas de sustancia estupefaciente, o para el deposito financiero de los beneficios de tal actividad, en la cual este acusado realizaba labores de recogida material del dinero y de su envío al extranjero.

Como consecuencia de ello, habitaba en Madrid, en un piso sito en la CALLE000 num NUM001, apartamento NUM002, en compañía de otra única persona llamada Constantino acusado en la presente causa, pero no enjuiciado.

En el Registro de dicho domicilio se encontraron entre otros los siguientes efectos:

1 Maquina contadora de billetes marca "Moguer".

2 Libreta con portada de corazón de Agatha Ruiz de la Prada, en cuyo interior se hallan numerosas anotaciones.

3 Un contrato de alquiler a nombre de Eulalio

4 Tres faxes de confirmación de envíos al teléfono NUM003

5 Papel en el que se contiene el número de teléfono NUM004 con anotaciones.

6 Un lístin telefónico de pequeño tamaño y tapas marrones.

7 Un documento de entrega de efectivo del Banco de Santander Central Hispano.

8 Cartilla a nombre de Eulalio del Banco de Santander num. NUM005

9 Hojas sueltas arrancadas de la libreta antes reseñada con anotaciones contables.

10 Fotocopia del carné de conducir de Eulalio.

11 99 billetes de 10€ y 68 billetes de 5 €.

12 Otra maquina contadora marca Naguer 355

13 Diversa documentación consistente en: 2 tarjetas Visa ambas de la Caixa Cataluña

14 Una tarjeta master Card del BSCH, un carnet a nombre de Benedicto y 2 ingresos en efectivo del BBVA

15 Un papel suelto en el que se lee Villaverde Alto CALLE001 NUM009.

16 Billetes aparentemente falsos de 200 €, 50 € y 5 billetes de 20 €.

17 Más papeles sueltos con anotaciones contables con el borde derecho azul y diversos papeles cuadriculados con anotaciones contables.

18 Agenda del año 2.004 portadas azules.

19 2 libretas de Agatha Ruiz con portadas de flores.

20 131 billetes de 5 €

21 Un móvil marca Nokia.

22 Agenda pequeña azul con direcciones y teléfonos.

23 115 billetes de 20 € y 2 billetes de 5 €

24 3 billetes de 10 €, 12 billetes de 50€ y 5 billetes de 200 €.

25 Una agenda azul alargada con teléfonos y una agenda estampada con teléfonos.

26 Una agenda del 2004 portadas marrones.

27 Unos documentos-nominas de la empresa Agsa Netorks S.L.

28 Una libreta de Caixa Cataluña cuyo titular es Benedicto de la entidad 2013, oficina 0174 num. NUM006.

29 Un billete de avión de las líneas aéreas paquistaníes.

30 Fotocopia de pasaporte a nombre de Eulalio.

31 Libreta estrella de La Caixa a nombre de Benedicto.

32 4 resguardos de ingreso en la Caixa por los efectivos 3870, 500, 700 y 1.500 €

33 Recibo de taxi en el que pone en bolígrafo azul "Moraleja Europa"

34 Sobre de tarjeta V en el que figura el numero NUM007

35 Otro papel en el que consta en bolígrafo el numero NUM008

36 Tarjeta de visita e la Caixa con el nombre de Santiago.

37 Papel en el que pone "Moraleja Europa Centro Comercial.

En el referido registro se hizo constar que se trataba de un apartamento con un dormitorio principal, un salón y una habitación a la derecha, al lado de la cocina, únicas dependencias habitables.

Las cantidades remitidas al extranjero por parte de Benedicto desde 1.3.03 a la fecha de su detención, ascienden a la cantidad de 10.571.725 €.

2.º- Realizando tal actividad, el acusado Benedicto se entrevisto con el también acusado Pedro Enrique, persona que se dedicaba habitualmente a la actividad del tráfico de estupefacientes. Pedro Enrique residía en la CALLE001 num. NUM009 de Madrid en la zona de Villaverde Alto, en la que fue visitado por Benedicto los días 27 y 30 de Julio; 12 de Agosto; 1 y 9 de Septiembre y 7 y 22 de Octubre de 2.003 para recoger dinero, lo que realizaba portando una mochila, cantidades que eran remitidas por Benedicto al extranjero.

Las cantidades que Pedro Enrique entrego a Benedicto procedentes de su actividad de trafico de estupefacientes para su envío al extranjero fueron de 100.000 € (día 30.7); 60.000 € (día 1.8); 199.510 € (día 1.9); 107.935 € (día 9.9); 122.905€ (día 7.10) y 100.000 € día 22.10)

Pedro Enrique carecía de empleo o actividad comercial lícita alguna que generara tal actividad económica habiendo sido condenado por tráfico de drogas en sentencia firme de 28.11.01 dictada por la sala Segunda del Tribunal Supremo y por otra sentencia motivada por igual actividad delictiva de la Sección 4.ª de la sala de lo Penal de esta Audiencia 17.07.07, como consecuencia esta última de una actividad de tráfico de drogas intervenidas en 28 de Marzo de 2.004.

3.º- En 1 de Agosto de 2.003 y previa cita telefónica, Benedicto se reúne con Humberto, persona que ha sido condenada en procedimiento seguido por tráfico de estupefacientes en la A. Provincial de Madrid.

Esta reunión se produce en la Puerta de Toledo de Madrid, en la que coinciden Benedicto con el también acusado Juan Luis, quienes tras entrevistarse en la cafetería del Hotel Puerta de Toledo se dirigen los dos al Paseo de Pontones, donde espera Humberto, recibiendo Benedicto una bolsa de este, cuyo contenido no ha podido ser determinado..

El día 4 de Agosto siguiente se intercepta una partida de droga de la que era receptor el citado Humberto, y cuya aprehensión da origen a la actuación judicial indicada.

4.º- Benedicto además realizaba junto con la actividad de recogida de dinero procedente del trafico de estupefacientes, la de facilitar su envío al extranjero. Así en 1 de Marzo de 2.004, previa cita telefónica, se reúne en el Centro Comercial sito en la Avenida e Pío XiI de Madrid, en donde se entrevista con el también acusado Higinio, residente en La Rioja, al que se presenta identificándose mediante la exhibición de un billete de 20 €, recibiendo Higinio una bolsa conteniendo 127.000 € en billetes de 50, 20, 10 y 5 €, sin que conste que proviniese de actividad de tráfico de estupefacientes

Higinio habia acudido a la cita acompañado de los también acusados Pascual Y Rubén, y una vez recibida la bolsa que contenía el dinero se dirigen estos tres citados en ultimo lugar al Aeropuerto de Barajas, en donde tenían que recoger una caja, siendo interceptados por la Policía que incauto el dinero citado en la bolsa.

Los acusados Pascual y Rubén también residen como Higinio en La Rioja, habiendo venido a Madrid acompañando a este, simplemente por viajar a Madrid, sin que conste en la actuaciones, ni otra razón de viaje ni el conocimiento por parte de estos dos últimos de la razón de la entrevista, ni del contenido de la bolsa, ni del origen y destino del mismo.

5.º- Con fecha 2 de Marzo de 2.004 fue detenida una persona conocida policialmente como Jose Daniel, que en el momento de la detención se identifico como Jose Augusto, y que posteriormente fue identificado como Jose Ramón que había mantenido diversas entrevistas en 31.de Agosto; 3 y 4 15, 29 y 30 de Septiembre con Benedicto en la zona de San Blas-Canillejas, en las que este ultimo recibió diversas cantidades que provenían del trafico de estupefacientes, por un importe total de 248.000€, procedentes del tráfico de drogas, para su envío al extranjero.

Jose Ramón se identificó a la Policía en el momento de su detención como Carlos Miguel, identidad falsa que poseía y que justificaba mediante un pasaporte, una carta de identidad y un carnet de conducir con su fotografía y la mentada identidad, la cual ostentaba públicamente como consta en el Libro de Familia expedido por la oficina del Registro Civil y que fue intervenido en su domicilio.

Jose Ramón ha sido enjuiciado y absuelto en sentencia firme de un delito de tráfico de estupefacientes en la que resultó condenado su hermano Pio.

En el registro judicial del finalmente identificado como Jose Ramón, sito en la CALLE002 un. NUM010 NUM011, fue hallada una pistola Browning calibre 6,35 con su cargador y munición, en perfecto estado de funcionamiento que se encontraba en una caja de medicamentos.

En el interior de la vivienda citada se hallaron además los siguientes objetos: Comenzando por el salón se procede a registrar mueble de pared, del cual se extraen los siguientes efectos.

Permiso de circulación del opel astra, matrícula.... HYT, fecha de matriculación 13-11-03, de Tarsila, con

domicilio en DIRECCION000 NUM012, 28042 Madrid, con una llave,

aparentemente perteneciente al mismo.

Carpeta con documentación referente a tal vehículo.

Documentos relativos a cuenta corriente NUM013, figurando como titulares Luis Angel y María Rosario, con abonos de 900 € en fecha 9-02-04, y 5-03-03.

Teléfono móvil, con número de tarjeta NUM014 (proporcionado por el detenido), número que no corresponde con el asignado al aparato.

Se continúa el registro en la 1a habitación de un pasillo a mano izda. y no se encuentran objetos de relevancia ni en armario empotrado, ni en tambor de persiana, ni en cama, ni en puertas.

Continúa el registro en la 2a habitación (habitación matrimonial), armario empotrado, diversas cajas de zapatos, ropas, ni en cama, ni en puertas.

Se encuentran 3 billetes de 500 Euros.

Continuación en habitación del fondo. En armario empotrado ropas, diversas cajas de cartón vacías.

Continuamos en el baño, armarios del baño, cisterna, detrás espejo, nada relevante.

Registro del otro baño, cisterna, bañera, mueble de baño, nada relevante.

Registro de la entrada, armario empotrado, diversas cajas de cartón, cajas de zapatos, ropas.

Cuadros de la entrada, detrás de los mismos, nada relevante. Dentro de jarrón nada relevante.

Encontrado dentro de armario empotrado: Báscula de precisión Marca Tanita modelo n° 1475, para gramear, dentro de

caja de teléfono móvil.

Registro de cocina, armarios, nevera, nada relevante. Registro en terraza tendedero. Nada relevante.

Del registro del garaje, nada relevante.

En el momento de su detención, siendo filiado inicialmente como Carlos Miguel nacido en Estambul (Turquía) el 10 de Julio de 1.972 hijo de Isa y Meryem, con domicilio en la CALLE002 num. NUM015 NUM011, se le intervienen: Un teléfono Nokia numero NUM016; Libro de Familia del Ministerio de Justicia expedido para Carlos Miguel e Flor. Fotocopia de pasaporte turco a nombre de Carlos Miguel; Tarjeta de identidad num. NUM017 a nombre de Carlos Miguel y carnet de conducir turco a nombre de Carlos Miguel.

6.º- El día 10 de Noviembre de 2.004 en una gasolinera próxima a Madrid en la Carretera N-III Madrid-Valencia y en dirección a esta ultima, se interviene el vehículo WV polo F-....-FH que conducía el acusado Antonio, encontrándose en el registro de dicho vehículo la cantidad de 97.995 € en billetes de 10,20 y 50 €.

Antonio había recibido el encargo viajar hasta Portugal donde debía recibir la cantidad citada y traerla a España para su entrega a tercero a fin de hacerla salir del país, aceptando dicho trabajo y llevándolo a cabo.

Esta cantidad la había recibido el citado Gumersindo en Portugal para su salida de dicho país a España. Tal cantidad debía ser entregada a tercera persona que tenia que reunirse con él en la Plaza del Conde de Casal de Madrid, lo que no sucedió, por lo que continuó su viaje de vuelta a Valencia.

Por el transporte de dicha cantidad Antonio iba a recibir 3.000 €.

Antonio no indicó quien era el titular, ni el destinatario de la cantidad ni la razón de esta.


FUNDAMENTOS DE DERECHO.


 
Primero.-CUESTIONES PREVIAS.-

A) Por la defensa del acusado Jose Ramón se articuló como cuestión previa al inicio del juicio oral entre otras la siguiente: Vulneración del derecho constitucional a la inviolabilidad del domicilio.

Tal cuestión se plantea en base a que, habiendo sido autorizada judicialmente la entrada y registro en el domicilio de Jose Ramón en la CALLE003 NUM018 de Madrid por el Juzgado fue llevado este a cabo por la comisión judicial. Al frente de la misma se encontraba el Secretario del Juzgado Instructor, y ello como consecuencia de la imputación que se le hacia de participar en delito relacionado con el blanqueo de dinero procedente del trafico de heroína, no pudiendo ampliarse dicho objeto sin resolución expresa del Juzgado indicado.

Más la realidad es que lo que consta en el referido auto (f. 1134) es lo siguiente:...si en el desarrollo de la entrada y registro aparecieran objetos, efectos, instrumentos o documentos relacionados con actividad delictiva distinta a la que motiva la entrada y registro se consignarán en el acta, comunicándose urgentemente a este Juzgado Central de Instrucción tal hallazgo

El hallazgo de la pistola, arma que fue intervenida con su cargador y munición sin que estuviera autorizado para ello, se realiza efectivamente en el mentado registro judicial, de forma inmediata y sorpresiva.

Nos encontramos ante un acusado, que ha sido objeto de enjuiciamiento por causa penal derivada del trafico de estupefacientes; que ostenta identidad falsificada, siendo el acusado quien indica como razón de tal identidad falsa que era con carácter de protección al sentirse perseguido por encontrarse en búsqueda y captura.

Ello unido al hecho de que esta acusado lo fue en su día por tráfico de estupefacientes, en el que resulto condenado un hermano suyo, cabe concluir lógicamente la relación de la pistola con la seguridad pretendida por la actividad desarrollada por este, derivada de su relación con el tráfico de estupefacientes

Si además tenemos en cuenta las contradicciones del acusado, que unas veces manifiesta que la pistola era de un colombiano que vivía en el piso pero que se marcho y la dejo allí, y en otras ocasiones menciona la autoprotección.

Por ello se considera que no se ha producido la vulneración del derecho constitucional citado.

B) Por la defensa de los acusados Jose Ramón; Juan Luis; Y Pedro Enrique, se intereso considerar que se haba procedido a la vulneración del derecho constitucional a la tramitación de un juicio con las debidas garantías, al haberse incurrido en dilaciones indebidas, en perjuicio de sus defendidos.

Tal cuestión planteada por las defensas con efectos de atenuante muy cualificada y que afecta a las circunstancias modificativas de la responsabilidad penal será estudiada en su momento.

C) Por la defensa de Juan Luis, se formulo cuestión previa al considerar que se vulneraba su derecho de defensa al no estar imputada una persona llamada Jose Augusto, de quien el Tribunal conocía su domicilio habida cuenta que fue extraditado a Turquía en su momento.

Tal cuestión fue contestada en el inicio del juicio oral, resolviéndose en sentido desestimatorio al no haberse dirigido acusación contra dicha persona, y ni siquiera ha sido propuesto como testigo por la parte, que había dispuesto de diversos momentos procesales para hacerlo, por lo que procede la desestimación de la misma.

D) Por la defensa de Juan Luis se formulo cuestión previa alegando cosa juzgada, ya que su patrocinado había sido enjuiciado por el hecho ilícito de la sustancia intervenida a Humberto por la A. Provincial de Madrid, Sección V habiéndose dictado sentencia en 7.3.07.

Aportada la sentencia por dicha parte se advierte que Juan Luis no aparece como imputado, enjuiciado ni condenado o absuelto en la misma, no figurando su nombre ni una posible intervención similar a la que ahora nos ocupa en el relato de hechos probados de la misma.

En este se establece la visita a Madrid de una persona condenada en dicha sentencia en 30.7.03 portando un dinero para Humberto, que era la persona que le iba a pagar la sustancia estupefaciente y recibirla posteriormente la cual fue intervenida en 4.8.03.

Existe una actividad de Humberto declarada probada en sentencia firme, que pudiera tener relación con la actividad que se imputa en el presente a Juan Luis, pero al no reunir los requisitos de identidad de personas y de objeto litigioso puede estimarse la cosa juzgada pretendida.

E) Por la defensa de Pedro Enrique, igualmente se articula cuestión previa en atención a que los hechos que hoy se enjuician tiene relación directa con el hecho por el que ha sido condenado como parte del iter criminis del ilícito ya resuelto, como es el pago de la droga.

Más la realidad es que la sentencia emitida por la Audiencia Nacional Sección 4.ª en 17.07.07 en el hecho que se menciona, hace referencia a un alijo incautado en 28 de Marzo de 2.004, el cual no se corresponde en el tiempo con las entrevistas y entregas de dinero realizadas a Benedicto durante los meses de Agosto a Octubre de 2.003.

El tiempo transcurrido entre las entregas y la recepción de la mercancía excede de la lógica elemental en este tipo de delitos, en los que la inmediatez de las operaciones es garante de su seguridad.

Además del relato de hechos de la sentencia mencionada se advierte la relación de Pedro Enrique con un grupo de personas de origen búlgaro, que en la presente causa no han aparecido en ningún momento, ni en las conversaciones telefónicas intervenidas, ni en las vigilancias realizadas.

Por ello procede desestimar la cuestión planteada.

Segundo.-Valoración de la prueba: El Tribunal ha llegado a la convicción plena de los hechos probados, examinando las pruebas practicadas en los términos que contempla el art.º 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para tener por enervada la presunción de inocencia que establece el art.º 24 de la Constitución Española, tomando como base, y en orden a los distintos ilícitos por los que se acusa lo siguiente:

a) Declaraciones de los acusados.-

En el presente caso nos encontramos en cuanto a las declaraciones de los imputados, con la circunstancia de que uno de ellos Benedicto a) Raton, reconoce los hechos imputados por el Ministerio Fiscal y su participación en los mismos, añadiendo que si bien no puede precisar si son ciertas todas las entregas de dinero que se le imputan, en dos ocasiones llevó un billete para ser reconocido al entregar o recibir dinero. Que no sabía el origen del dinero. Que visitó en alguna ocasión el domicilio de CALLE001 num. NUM009 (domicilio de Pedro Enrique) y fue a recoger dinero, después de recibir el dinero recibía una llamada que le indicaba a donde tenia que remitirlo. No recuerda haber estado en el Hotel Puerta de Toledo. Que de los procesados únicamente conoce a Benedicto (no enjuiciado por rebeldía) y a otro al que señala, siendo este Higinio. Que en su domicilio se hallo una libreta con notas y cantidades, pero que no era suya. Admitió asimismo haber recibido dinero de Jose Ramón, al que no conocía por tal nombre, que el citado Benedicto le llamaba para recoger el dinero y el luego se lo entregaba.

Por su parte, el acusado Higinio reconoció que en Logroño tenia un locutorio y que se dedicaba a mandar dinero de sus compatriotas a Pakistán. Que vino a Madrid, cuando fue detenido a recoger un dinero, que le habia llamado un tal Rubén y que identificó al que hacia la entrega por medio de un billete.

Indico que quienes le acompañaban habían venido a Madrid de visita.

El procesado Jose Ramón, acepta que conoce a Benedicto de un bar donde tomaban café cuando no tenían trabajo. Que no le ha entregado dinero. Que usaba el nombre de Carlos Miguel porque estaba en busca y captura. Que la identidad la consiguió en Turquía. Que en su domicilio vivían 7 u 8 extranjeros que el arma intervenida en el registro, que no era suya. Puesto de manifiesto la contradicción con lo declarado ante el Juzgado en el sentido de que el arma era de un colombiano que se la habia dejado, dice que si bien declaro eso, el arma no era de él.

No conoce a Juan Luis.

Que ha sido absuelto en sentencia de un delito contra la salud publica y blanqueo de capitales. Que habia estado con Benedicto en varias ocasiones. Que no le dio dinero. Que no le llaman Jose Daniel. Que la documentación turca a nombre de Carlos Miguel la consiguió en Turquía.

El procesado Antonio, reconoce que se desplazó a Portugal para traer una cantidad de dinero porque tiene un negocio en Turquía en el cual se dedican a la importación. Le dijeron que el dinero procedía de la venta de una casa y le darían 3000 € por traerlo. Que le extraño que le pagaran tanto, pero fue lo que el pidió y se lo dieron. Que el dinero lo tenia que traer a Madrid y esperar a una persona, y que esta no llego y por eso se volvió a Valencia. Que en Madrid habia quedado en la Plaza del Conde de Casal, que le iban a llamar pero nadie le llamo.

Por su parte Juan Luis manifiesta que en 2.002 habia salido de la cárcel de cumplir condena por delito distinto del tráfico de drogas. Que conoce a Humberto pero no le entregado dinero de este a Benedicto ni se ha reunido con este. Que a Humberto le ha visto en Madrid 2 o 3 veces.

Los acusados Moises Y Rubén manifestaron que vinieron con Higinio a Medid para conocer la ciudad, sin saber a que se dedicaba Higinio.

Por ultimo Pedro Enrique, manifiesto que estaba condenado por delito contra la salud publica, que conocía a Benedicto porque un día este fue a su casa y el le entrego un paquete de dinero. Uno le daba la droga y el le dio dinero en un paquete para el pago de la misma. El dinero entregado era para el pago de la droga.

Reconoce asimismo que el dinero se lo entrego a Benedicto porque el turco al que le compra la droga le había dicho que le pagara.

La valoración de tales declaraciones, debe considerarse desde el prisma de los reconocimientos realizados por coimputados, que en algunos casos son coincidentes, pero en otros no lo son, como se detallara al establecer la autoría y participación de los mismos en el fundamento correspondiente.

Tales declaraciones en casos contradictorios entre los coimputados no deben ser objeto de rechazo por el Tribunal sino que en tal supuesto procede aplicar la doctrina jurisprudencial contenida entre otras en la STS de 14.2.2005 que recogía la siguiente tesis:

"En cuanto a la aptitud o suficiencia de las declaraciones de los coimputados para enervar la presunción de inocencia, este Tribunal ha reiterado que, si bien su valoración es legítima desde la perspectiva constitucional dado su carácter testimonial, carecen de consistencia plena como prueba de cargo cuando, siendo únicas, no resultan mínimamente corroboradas por otras pruebas. En efecto, hemos dicho que "la declaración de un coimputado es una prueba "sospechosa" (STC 68/2001, de 17 de marzo, FJ 5) cuando se trata de la única prueba de cargo, en la medida en que el acusado, a diferencia del testigo, no sólo no tiene obligación de decir la verdad, sino que puede callar parcial o totalmente (...), en virtud de los derechos a no declarar contra sí mismo y no confesarse culpable, reconocidos en el art. 24.2 CE, que son garantías instrumentales del más amplio derecho de defensa (por todas, STC 233/2002, de 9 de diciembre, FJ 3)" (STC 17/2004, de 23 de febrero, FJ 3).

Dicha exigencia de corroboración se concreta en dos ideas: por una parte, que no ha de ser necesariamente plena -pues para llegar a tal conclusión este Tribunal tendría que efectuar una valoración global de la prueba practicada ante los órganos jurisdiccionales, realizando una actividad que le está vedada-, sino que basta con que al menos sea mínima; y, por otra, que no cabe establecer su alcance en términos generales, más allá de la idea obvia de que la veracidad objetiva de la declaración del coimputado ha de estar avalada por algún hecho, dato o circunstancia externa, debiendo dejar la determinación de si dicha mínima corroboración se ha producido o no al análisis caso por caso.

A lo que hemos añadido que la corroboración mínima resulta exigible no en cualquier punto, sino en relación con la participación del recurrente en los hechos punibles que el órgano judicial considera probados (entre las últimas, SSTC 17/2004, de 23 de febrero, FJ 3; 118/2004, de 12 de julio, FJ 2 y 147/2004, de 13 de septiembre, FJ 2). Por último, también se ha destacado que el control respecto de la existencia de corroboración al menos mínima ha de ser especialmente intenso en aquellos supuestos en que concurran circunstancias excepcionales, como sucede cuando las declaraciones incriminatorias del coimputado no se incorporan regularmente a la vista oral con todas las garantías (STC 17/2004, de 23 de febrero, FJ 5). Por tanto, en aplicación de la doctrina constitucional expuesta, el pronunciamiento sobre la eventual vulneración del derecho a la presunción de inocencia por insuficiencia probatoria de la declaración de un coimputado exige comprobar si, en el supuesto examinado, el testimonio de coimputado es la única prueba de cargo en la que se ha fundamentado la condena y cuáles son los elementos de corroboración aportados por las resoluciones impugnadas".

Asimismo la reciente sentencia del T.S. de 23 de Noviembre de 2.007, establece:

5. En segundo lugar, en cuanto la entidad de la corroboración exigida, conforme a la casuística de la jurisprudencia constitucional, ciertamente, las SSTC 68/2001 y 69/2001 de 17 de marzo, del Pleno del mismo Tribunal clarificó que la exigencia de corroboración se concretaba en dos ideas: a) que no ha de ser necesariamente plena; y b) que no cabe establecer su alcance en términos generales, exigiéndose una mínima corroboración que ha de ser determinada caso por caso. Ideas que fueron precisándose en SSTC 76/2001, de 26 de marzo; 182/2001, de 17 de agosto; 57/2002, de 11 de marzo; 68/2002, de 21 de marzo, etc.

Sin embargo, debe evitarse la devaluación de la exigencia de corroboración, porque tal como reconoce la STC 10/2007, de 15 de enero (FJ 3.º), estas ideas han de ser puestas en relación con la imposibilidad del TC de revisar la valoración de los diferentes elementos probatorios en que los tribunales penales basen su convicción, lo que constituye una función exclusiva de los órganos judiciales, en atención a lo dispuesto en el art. 117.3 CE. Circunstancia, que se dice, además fundamentada, tanto por la prohibición legal de que el TC entre a valorar los hechos del proceso (art. 44.1b LOTC), como por la imposibilidad material de que los procesos constitucionales puedan contar con las garantías de oralidad, inmediación y contradicción que deben rodear a la valoración probatoria.

Y en esta línea, según recuerda el ATC 388/2006, de 6 de noviembre, la STC 181/2002, de 14 de octubre, FJ 4, estableció que: "los elementos cuyo carácter corroborador ha de ser valorado por el TC son exclusivamente los que aparecen expresados en las resoluciones como fundamentos probatorios de la condena; y no en cualquier punto, sino en relación con la participación del recurrente en los hechos que el órgano judicial considere probados".

E igualmente, el citado Auto apunta que, por su parte, la STC 233/2002, de 9 de diciembre, FJ 4, precisó que: "los diferentes elementos de credibilidad objetiva de la declaración, carecen de relevancia como factores externos de corroboración, por lo que sólo podrán entra en juego una vez que la prueba alcance la aptitud constitucional necesaria para enervar la presunción de inocencia".

Finalmente, hay que traer a colación las SSTC 17/2004, de 23 de febrero, FJ 5, y 30/2005, de 14 de febrero, FJ 6, que especificaron que el control respecto de la existencia de corroboración al menos mínima, ha de ser especialmente intenso en aquellos supuestos en que concurran excepcionales circunstancias en relación con la regularidad constitucional en la práctica de la declaración del coimputado".

b) Declaración de los testigos.-

En el presente procedimiento han depuesto de forma contradictoria diversos miembros de la Policía nacional que intervinieron con ocasión de los diversos hechos cuyo enjuiciamiento nos ocupa.

Por parte del miembro del C.N.P. num. NUM019 en su calidad de instructor del atestado se procedió a ratificar íntegramente el mismo, explicando a la Sala que los envíos de dinero al extranjero se realizaban mediante el sistema denominado "Hawalla" consistente en que una persona entrega a otra en España, en este caso, una cantidad de dinero, entregando el que la recibe una clave de garantía, y el receptor se pone en contacto con un miembro de su organización en el país extranjero que sea, el cual abona al que presente la clave de garantía el importe entregado inicialmente menos la comisión. Sistema que obvia el sistema normal de transacciones financieras y fiscales, pero que además genera la problemática del almacenamiento en la persona receptora en España de grandes cantidades de dinero, que carece de justificación legal, por lo que tal dinero debe convertirse en abonos a terceros, o en inversiones, bien en España o en el extranjero.

La actividad del Hawalla esta basada en una confianza en el sistema pero en una desconfianza en las personas, por lo que se usan claves de garantía, no solo en las percepciones de dinero en el exterior, sino también en la recogida del mismo.

Así coinciden las manifestaciones del testigo instructor del atestado con las prestadas por Higinio y Benedicto respecto del hecho de usar la numeración de billetes en los contactos previos y la exhibición del billete con la numeración correcta en el momento del intercambio de una bolsa conteniendo dinero que Benedicto entrego a Higinio para que este último la hiciera llegar al extranjero.

Manifiesta el testigo la relación entre Benedicto con Jose Ramón, conocido inicialmente por Jose Daniel y en el momento de su detención por Carlos Miguel derivada de las vigilancias por él acordadas como director del grupo policial, como estas se realizaban en la zona de Canillejas, próxima al domicilio de Jose Ramón y lejana del domicilio de Benedicto, quien se desplazaba en metro, siendo esperado por Jose Ramón, montando en el coche de este ultimo y dejándolo tras visitar en alguna ocasión un domicilio, o simplemente callejeando durante un breve espacio de tiempo, en un taxi.

Asimismo indico que habia intercambio de bolsas entre Jose Ramón y Benedicto, recibiendo este dinero que guardaba en una bolsa, lo que coincide con el testimonio del acusado Benedicto que llego a señalar expresamente a Pio como persona que le había entregado dinero.

En relación con este ultimo acusado Jose Ramón, manifestó el testigo estar presente en el momento de la detención y dcomo se identificó ante ellos mediante la identidad de Carlos Miguel, incluso enseñando documentación con tal nombre y su fotografía.

Respecto del acusado Antonio, manifiesto que habia una conversación telefónica en la que se hablaba de una determinada actitud, como era la de esperar en la Plaza de Conde de Casal la llegada de una persona por parte de este acusado, que portaba en su vehículo debidamente camuflado una cantidad importante de dinero. Fue comprobada la presencia en la Plaza de Conde de casal y la espera sin que apareciera nadie, por lo que Antonio emprendió viaje de vuelta a Valencia, siendo interceptado en el camino

Por su parte el testigo policía nacional con carnet num. NUM020 declaro en el plenario indicando que fue el Secretario del atestado que ratificó. Señaló expresamente haber realizado la vigilancia de la finca de la CALLE001 num. NUM009 de Madrid en la que reside Pedro Enrique a la que acudía Benedicto a recoger dinero, extremo que coincide con las manifestaciones de Benedicto de Pedro Enrique y con el documento que mas adelante se dirá. También indico la existencia de movimientos de dinero a trabes de Caixa Cataluña, que coinciden con documentación intervenida en el domicilio de Benedicto

Participó en la vigilancia realizada a Juan Luis a primeros de agosto de 2.003, que se reunió en la cafetería del Hotel Puerta de Toledo con Benedicto saliendo posteriormente ambos de dicha cafetería yendo a una esquina junto a una central de bomberos donde espera Humberto, que le entrega una bolsa a Benedicto.

Tal testimonio es contrario a lo manifestado por Juan Luis y por el propio Raton, si bien el primero reconoce que conoce a Humberto y días después es intervenida una partida de heroína en poder del citado Humberto, que dio origen a condena de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia nacional, según sentencia aportada por la parte.

El testigo manifestó haber presenciado las reuniones de Benedicto con Jose Ramón, que se realizaban a la salida de la estación de metro de Canillejas, en donde llegaba por tal medio Alexander siendo recogido por Jose Ramón, que le entregaba una bolsa y en taxi Benedicto volvía a casa.

A preguntas del Letrado de la defensa de este acusado indico que Jose Ramón se identifico como Carlos Miguel en el momento de la detención

Tal manifestación coincide con la realizada por Benedicto y con el testigo anterior.

Respecto al acusado Pedro Enrique manifiesta el testigo haber detectado hasta 3 entregas de dinero por parte de este a Benedicto.

A continuación declaro el testigo miembro del Cuerpo nacional de Policía num. NUM021 que participó en la detención de Benedicto tras su reunión con Higinio, y que vio como que al reunirse se dieron algo para identificarse pero sin poder precisar que era, lo que en fondo confirma el testimonio de los anteriores testigos.

El Policía Nacional num. NUM022 que manifestó que participó en la detención de Jose Ramón y que este se identificó como Carlos Miguel, que se encontró una pistola en el salón de la vivienda de Jose Ramón en cuyo registro participó en una librería en una caja, que en ese domicilio habitaba Jose Ramón con su novia, así como una balanza según consta en el acta del registro.

Asimismo participó en la vigilancia de Antonio cuando esperaba en la Plaza de Conde de Casal la aparición de una persona que no llego y en la detención al parar a repostar el vehículo.

Por su parte el testigo policía nacional NUM023 manifiesta haber participado en las vigilancias a Antonio en Valencia así como en las escuchas, comprobó el viaje de Antonio a Portugal y la parada en Madrid en la Plaza de Conde de Casal en situación de esperar a alguien, siendo detenido posteriormente, el dinero encontrado manifestó en el momento de la detención que era para comprar una vivienda.

El Policía Nacional num. NUM024 declaro haber seguido a Antonio desde Valencia hasta Portugal en donde no entraron, viaje realizado de ida siendo detenido a la vuelta.

Por su parte el Policía Nacional NUM025 se manifestó en idénticos términos que los anteriores.

Las declaraciones de los testigos, prestadas en el plenario, sometidas a contradicción deben ser valoradas conforme al criterio establecido entre otras en las STS

Como es sabido, existen dos formas de obtener conocimiento sobre hechos, que son la constatación directa y la inferencia. Los tribunales, como es obvio, no pueden valerse de la primera, puesto que los hechos sobre que versa el juicio pertenecen siempre al pasado, de ahí que sólo quepa saber de los mismos mediante la prueba. Es decir, a través de lo constatado o percibido por otros, que les llegue a aquéllos, bien por comunicación verbal directa de éstos o por algún otro medio de transmisión. En este sentido no hay prueba directa literalmente hablando, pues el contacto del que juzga con los hechos está siempre mediado por la intervención del tercero a quien se debe la aportación de datos. De manera que los tribunales están siempre obligados a utilizar la inferencia como forma de acceso al conocimiento de lo sucedido en el supuesto objeto de su decisión.

Así las cosas, la posición de la sala ante el resultado de la prueba, dado el carácter de ésta, fue pura y simplemente la normal, esto es, la propia de cualquier caso. Pues tampoco en el supuesto de la prueba de testigos presenciales el juzgador conoce directamente, ni puede renunciar a un atento ejercicio crítico del propio discurrir a partir de los elementos de convicción recibidos por ese medio, ya que la psicología del testimonio ha aportado un amplio material de reflexión, con depurado soporte empírico, que obliga a estar en guardia frente a los riesgos de defectuosa percepción, lagunas de memoria e inevitable reelaboración de los datos que penden sobre la producción del testimonio. Sts 22.06.07

Por ello, cuando se trata de prueba testifical, su valoración depende en gran medida de la percepción directa, deforma que la determinación de la credibilidad que corresponde otorgar a cada testigo es tarea atribuida al Tribunal de instancia, en virtud de la inmediación, sin que su criterio pueda ser sustituido en casación, salvo los casos excepcionales en los que se aporten datos o elementos de hecho no tenidos en cuenta por aquel Tribunal que puedan poner de relieve una valoración arbitraria (STS. 1582/2002 de 30.9 EDJ 2002/37210). Sts 23.01.07

Hemos dicho en la STS núm. 20/2001, de 28 de marzo, que "El derecho a la presunción de inocencia, según la doctrina de esta Sala, alcanza sólo a la total ausencia de prueba y no a aquellos casos en que en los autos se halla reflejado un mínimo de actividad probatoria de cargo, razonablemente suficiente y producida en el juicio oral con las debidas garantías procesales (SS 7-4-1992, 21-12-1999, etc.)" (STS núm. 511/2002, de 18 de marzo). Cuando se trata de prueba testifical, su valoración depende en gran medida de la percepción directa, de forma que la determinación de la credibilidad que corresponde otorgar a cada testigo es tarea atribuida al Tribunal de instancia, en virtud de la inmediación, sin que su criterio pueda ser sustituido en casación, salvo los casos excepcionales en los que se aporten datos o elementos de hecho no tenidos en cuenta por aquél Tribunal que puedan poner de relieve una valoración arbitraria. Tiene dicho esta Sala en la STS núm. 951/99, de 14 de junio de 1999 que "... el juicio sobre la prueba producida en el juicio oral es sólo revisable en casación en lo que concierne a su estructura racional, es decir, en lo que respecta a la observación por parte del Tribunal de los hechos de las reglas de la lógica, los principios de la experiencia y los conocimientos científicos. Por el contrario tiene dicho esta Sala que son ajenos al objeto de la casación aquellos aspectos del juicio que dependen sustancialmente de la inmediación, o sea de la percepción directa de las declaraciones prestadas en presencia del Tribunal de instancia. En este sentido se ha señalado repetidamente que la cuestión de la credibilidad de los testigos, en principio, queda fuera de las posibilidades de revisión en el marco del recurso de casación (cfr. SSTS 22-91992 y 30-3-1993)".STS 2002

Tal criterio aplicado en relación con los testimonios que hemos relacionado, vienen en determinar la validez de los mismos en cuanto corroboran manifestaciones de los propios imputados y son coincidentes entre sí.

El sistema empleado para el movimiento financiero por los acusados; el sistema de garantía; las reuniones entre ellos; la actividad desarrollada por estos, en el sentido de ser Benedicto la persona que realiza las funciones de cobrador y de pagador de dinero que no es suyo sino que obedece a ordenes superiores dictadas en el marco de organización, y la relación de las cantidades indicadas con negocios ilícitos derivados del tráfico de estupefacientes, se deduce lógicamente de tales manifestaciones.

b) Documental.-

En cuanto a la documental cabe señalar el contenido del art.º 726 de la Ley de Enjuiciamiento criminal, que atendiendo a su contenido impone al Tribunal examinar los libros, documentos, papeles y demás piezas de convicción.

Es de señalarse la queja expuesta por las defensas de no haberse traducido al español ciertos documentos escritos en árabe. Más tal queja deviene inocua, toda vez que no consta base alguna en tales documentos, habiéndose utilizado aquellos en los que constan números correspondientes a cantidades y fechas en numeración común, por lo que tal traducción no arroja nada al acerbo probatorio por lo que como hemos dicho tal traducción es inocua, máxime teniendo en cuenta no haber indicado las defensas aspecto alguno digno de traducción.

Respecto de la prueba documental practicada adquiere especial relevancia, por un lado los documentos intervenidos a los acusados en el momento de los registros judiciales de sus viviendas.

En la vivienda sita en la CALLE000 num. NUM001 se halla, por un lado un papel manuscrito indicando el domicilio de la CALLE001 num. NUM009, en el que habita Pedro Enrique, lo que viene en corroborar las relaciones entre ambos.

En segundo lugar y en relación con dicha documentación es relevante el contenido de la agenda con tapas de color negro así como con las libretas de la marca Aghata Ruiz con pasta de corazones y de flores.

De ella se derivan diversos movimientos contables, en los que constan con detalle como ingresos las cantidades recibidas por Benedicto y como debes, las cantidades que remite y a las personas a quienes les hace la entrega, Se hace constar que los ingresos figuran en azul y los pagos en rojo.

Además de los ya citados en relación con los acusados Pedro Enrique y Jose Ramón, que constan en los hechos probados y que damos por reproducidos, de otros relacionados con:

Recepción los días 7 y 17 de Octubre de 2.003 de 397.520 € y 269.910 € realizadas en un chalet de La Moraleja, al que se traslado en taxi, cuyo justificante fue intervenido en su domicilio, que se remiten en diversas partidas a un destinatario figurado como P.Khan,

El día 1 de Agosto de 2.003, fecha en la que se detecta su reunión en la zona de Puerta de Toledo con Juan Luis y Humberto aparece una cantidad como ingreso de 22990 €, remitiéndose junto con parte de otro ingreso del día 2, el día 6 de Agosto a un tal Fermín.

El día 24 de Febrero figura un ingreso de 148.965 mas 35 € que se abonan el mismo día a un tal Javier.

El día 26 de Febrero de 2.004 recibe tres ingresos por 54.500; 156.000 y 44500 € de los que remite el mismo día a Javier 19.000 €.

El día 25 de Agosto de 2.003 remitió la cantidad de 100.000 € a Primitivo y de 185.000€ a Vidal.

El día 22 de Septiembre de 2.003 Benedicto entrego a BIB la cantidad de 53.000 €

El día 17 de Septiembre de 2.003 abono a un tal Albert la cantidad de 81.000€

Asimismo aparece en la documentación indicada como por su parte se realizan abonos a cuentas de la Caixa y que están a nombre de Patricio; de Cirilo y del también acusado y no enjuiciado Alexander, así como a su propio nombre.

Ello viene en corroborar el contenido de la actividad realizada por este acusado así como la coincidencia de fecha con las actividades de los también acusados Pedro Enrique; Jose Ramón y Juan Luis, coincidiendo las fechas de sus relaciones comprobadas por vigilancias policiales que han declarado como testigos con las entregas de dinero figuradas en la libreta de Benedicto.

En cuanto a las documentales aportadas por las defensas en el acto del juicio, y que fueron admitidas sin perjuicio de la valoración que procediera en su momento, cabe indicar en este punto que la sentencia aportada por la defensa de Juan Luis, nada indica sobre la conducta de su defendido ya que no fue parte en el proceso, ni consta que estuviera siquiera investigado por tal causa, si bien lo que deriva de la misma, es que tres días después de la reunión habida y acreditada por testigos que la vieron entre Ezequiel y Humberto, fue este detenido en una operación antidroga por la que resulto condenado en la mentada sentencia.

Respecto de las sentencias aportadas por la defensa de Pedro Enrique, cabe decir, que de las mismas se desprende un operación en la que no aparecen los elementos de hecho objeto del presente enjuiciamiento, estando separada en el tiempo mas de 7 meses las reuniones entre Benedicto y Pedro Enrique con el alijo intervenido (De agosto-Octubre 2003 a 28.3.04) lo que nos lleva a considerar que no tiene que ver este ultimo con el hecho que hoy se enjuicia, máxime si tenemos en cuenta que en la relación de hechos probados de dicha sentencia, se citan personas y lugares que no coinciden ni con las personas aquí enjuiciadas ni con los lugares por los que se movían..

Por ultimo y respecto de las escuchas telefónicas, consta en acta la forma en como han sido introducidas en el plenario, reconociendo los interpretes la correlación exacta entre las conversaciones que han oído con las transcripciones que constan en la causa, por lo que deben ser consideradas las mismas como validas.

De las actas de entrada y registro se considera además relevante el hecho de haberse encontrado en el domicilio del acusado Jose Ramón una balanza de precisión para gramear, junto con los efectos ya citados de pistola munición y documentos falsos.

Tercero.-Calificación de los hechos.-

Que en el presente caso cabe distinguir dos hechos:

A) Un delito de blanqueo de dinero previsto en el art.º 301.1.inciso 2.º (dinero proveniente del trafico de drogas) y 301.2 y 302.1 (organización) del Código Penal.

Asimismo se aprecia la continuidad delictiva contenida en el art.º 74 de dicho texto legal.

Respecto del tipo básico indicado, procede establecer su aplicación en cuanto a la conducta observada por el acusado Benedicto siendo este la persona que se dedica a la recogida de dinero que le es entregado por otros acusados, para hacerlo llegar a terceros, bien con ánimo de abono o pago del precio de sustancia estupefaciente, o bien como inversión de beneficios propios, proviniendo del tráfico de drogas.

Tal consideración parte del hecho acreditado por los medios indicados en el fundamento anterior de que Pedro Enrique; y Jose Ramón han realizado entregas de dinero al citado Benedicto, para que este procediera por diversos medios a hacerlos llegar a suministradores de sustancia estupefaciente o a la generación de beneficios, llegando incluso a la utilización de medios bancarios.

No puede aplicarse tal tipo penal a Higinio, como uno de los terceros a los que hace entrega de dinero el repetido Benedicto para que este realice la salida efectiva del dinero al extranjero, al no constar la procedencia del dinero derivada del tráfico de estupefacientes

La documentación encontrada en poder de Benedicto en el momento de la entrada y registro de su domicilio contiene unas libretas en las que consta el detalle de las operaciones y a quienes les hace entrega de las cantidades recibidas.

El tipo penal que nos ocupa configura una enumeración amplia de posibilidades de actuación entre las que se encuentran las indicadas, todo ello con la finalidad de ocultar o encubrir el origen ilícito de las actividades ilícitas.

Dentro de la dificultad probatoria que plantea este ilícito, en el presente caso nos encontramos con los elementos de prueba directos indicados y reconocidos por parte de los acusados, pero además es aplicable la prueba indiciaria, tal como recoge entre otras las STS de 24.10.01, que considera como tales a) El incremento del patrimonio de forma inusual o el manejo de cantidades de dinero que por su elevada cantidad, pongan de manifiesto practicas extrañas a las practicas de comercio normales u ordinarias; b) la inexistencia de negocios lícitos que generen tal movimiento; y c) la constatación de algún vínculo o conexión con actividades de tráfico de estupefacientes o con personas relacionadas con las mismas.

En efecto en el presente caso, se advierte de la documental citada la existencia de movimientos dinerarios que no se corresponden con la nula actividad propia de Benedicto, que carece de negocio lícito que ampare tal movimiento económico. Por ultimo aparecen relacionados con el tráfico de estupefacientes los acusados, Pedro Enrique, en prisión por tal causa y reconocido expresamente por él; y Jose Ramón objeto de investigación por tal actividad delictiva, y en cuyo poder en su domicilio se encuentra balanza de precisión, sin que se haya justificado por este de forma alguna la razón de disponer para entregar a otra persona de una cantidad tan elevada de dinero.

Aparece asimismo la figura de la organización aplicable en el caso de Benedicto dada la relación que tiene con los envíos directos al extranjero, acreditados documentalmente, y la reiteración de los receptores de dichos envíos, lo que demuestra una coordinación evidente.

Respecto de la continuidad delictiva conforme a lo previsto en el art.º 74 del Código penal, procede su aplicación a los casos de de Benedicto en donde se aprecia una actividad reiterada en el ilícito, sin que en el resto de los acusados se aprecie tal reiteración, máxime cuando el Ministerio Fiscal ha retirado tal calificación para estos.

B) Un delito de blanqueo de dinero previsto en el art.º 301.1.inciso 2.º (dinero proveniente del trafico de drogas) del Código Penal.

La actividad desarrollada por Pedro Enrique y Jose Ramón consistente según se ha acreditado en remitir al extranjero los beneficios propios de su actividad relacionada con el tráfico de estupefacientes, para ocultar sus beneficios de origen ilícito, o para realizar pagos en beneficio de los suministradores de sustancia estupefaciente, utilizando los servicios de Benedicto, lleva a establecer la concurrencia de los elementos objetivos y subjetivos de este tipo penal.

No se aprecia la existencia de organización en Pedro Enrique y Jose Ramón, al ser las actividades de los mismos relacionadas en los hechos probados, propias de su actividad ilícita autónoma relacionada con el quehacer de Benedicto receptor del dinero por ellos entregado.

C) Un delito de blanqueo de dinero previsto en el art.º 301.1.inciso 1.º del Código Penal.

Este tipo penal resulta aplicable a la conducta de Higinio, quien es detenido cuando portaba la cantidad de 127.000 € en billetes fraccionarios diversos, que le acababa de entregar Benedicto en el contacto realizado en el Centro Comercial, en el que se identificaron mediante la exhibición de un billete de 20 €.

La cantidad considerable de dinero, unida a las medidas de seguridad indicadas, así como la recepción del dinero por su parte, sin razón lógica alguna, llevan al Tribunal a la convicción de que tal actividad conlleva la aplicación del tipo penal indicado.

El elemento subjetivo del tipo se desprende de tal actitud por parte del acusado Higinio, que determina que tal dinero no tiene un origen lícito, aun cuando no se puede afirmar que tuviese conocimiento de su procedencia del tráfico de drogas.

D) Procede considerar aplicable asimismo el tipo previsto en el art.º 564.1.1.º que tipifica el delito de tenencia ilícita de armas, como consecuencia del arma hallada en el domicilio de Jose Ramón, la cual junto con la munición propia de la misma se encontraba en perfecto estado de funcionamiento según el informe pericial.

Esta acreditada la carencia de licencia o permiso para la tenencia de tal arma por parte de su poseedor, que se limita a manifestar la propiedad ajena de la misma, lo que se contradice con el hecho de haber sido hallada en una estantería del salón de su casa en la que únicamente vivía el citado acusado y su familia.

E) Finalmente procede establecer que concurren los elementos del tipo penal previsto en el art.º 390.1.1. y 2 en relación con el art.º 392 del Código penal, en base a la documentación intervenida en el registro realizado en el domicilio de Jose Ramón, en el que se halla un carnet de conducir; un pasaporte y una carta de identidad a nombre de Carlos Miguel, identidad que reconoce usaba por miedo, y que utilizó en España ya que a su nombre se halla extendido Libro de Familia que fue intervenido en su domicilio.

Esta identidad ha sido utilizada asimismo por el acusado en el momento de la detención, identificándose verbalmente en tal sentido, y solo una identificación posterior de la fuerza policial permitió conocer su verdadera identidad.

La falsedad documental consistente en la integración en dichos documentos identificativos de una fotografía del acusado, establece la concurrencia del elemento subjetivo del injusto, habida cuenta que tuvo que ser él, quien facilito su fotografía para la fabricación espuria de la misma.

El uso de tal identidad en España es evidente habida cuenta el Libro de familia encontrado al mismo e intervenido en el momento de su detención, expedido por la oficina del registro Civil del Ministerio de Justicia Español.

Cuarto.-Autoría o participación.- Todas las responsabilidades derivadas de los hechos indicados, deben ser aplicadas en concepto de autores directos, en base a lo previsto en el art. 28 del Código Penal, en cuanto a los acusados:

I.- Benedicto a) Raton.- Este acusado ha venido en reconocer explícitamente su participación en los hechos que se le imputan, habiendo incluso llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal en los términos establecidos en los antecedentes de hecho de esta resolución y por el que admite su autoría y acepta la pena que se le solicita.

Más no solo tal manifestación conlleva determinar la autoría de este acusado, toda vez que del examen y ponderación de las pruebas practicadas se llega a la conclusión de tal participación.

Ha sido objeto de vigilancias y escuchas en los términos ya valorados, en las que se determinan las reuniones y la recepción y entrega de dinero procedente de ilícitas actividades por y a terceros respectivamente.

En el registro de su domicilio se encuentran no solo maquinas para contar dinero, instrumento que no es de uso muy común, y unas libretas con anotaciones en las que consta de forma clara el movimiento de dinero con entradas y salidas tipo cuenta corriente, así como sus ingresos en cuentas de la Caja de Cataluña.

Todo ello en su conjunto determina de forma incuestionable a criterio del Tribunal dicha autoría del delito de blanqueo de dinero.

Según sus propias manifestaciones corroboradas con dicha documental se advierte que el mismo pertenecía a una organización, en la que desempeñaba la función de recaudador de cantidades que distribuía según las instrucciones que recibía y constan en las escuchas realizadas y que han sido traducidas por los intérpretes coincidiendo con las transcripciones policiales.

Por ultimo cabe señalar, que dicho acusado tenia perfecto conocimiento de que el dinero provenía del tráfico de estupefacientes ya que es con personas que tienen vínculos con tal ilícita actividad, con las que mantiene tratos de recepción de dinero.

Por ello procede considerarle autor de un delito del art.º 301.1.º y 2.º y art.º 302.1 del Código Penal en concepto de autor, delitos cometidos de forma continuada conforme a lo previsto en el art.º 74 de dicho texto legal, dada la reiteración de la conducta observada por este acusado acreditada mediante la documental practicada consistente en las agendas contables encontradas en su domicilio.

II.- Higinio.- Este acusado fue detenido en el Aeropuerto de Barajas, portando una cantidad que momentos antes le había entregado Benedicto para que procediera a remitirla al extranjero.

Tal hecho queda acreditado por la propia declaración coincidente con la del coacusado Benedicto, con el testimonio de los testigos policías que realizan la vigilancia y la detención

Más tal recepción de dinero en la cantidad de 127.000 €, es recibida por este para su envío, ya que conforme a la documental aportada por el acusado Higinio realizaba múltiples envíos desde su localidad de residencia al extranjero si bien estos eran de pequeñas cantidades que no se corresponden según tal documentación con una suma tan elevada.

Esta cuantía de lo recibido y las circunstancias en como se realiza la recepción, mediante viaje a Madrid, llamada telefónica comunicando lugar y clase, reunión efectiva mediante la aportación por Benedicto de un billete con la numeración clave, imponen la consideración de que este acusado conocía el origen ilícito del dinero, aunque no su procedencia del trafico de estupefacientes.

Por lo que cabe considerar al mismo autor de un delito previsto en el art.º 301.1 del Código Penal

No consta acreditada la pertenencia de este acusado a la organización de Benedicto, como lo demuestra el hecho de no conocerse y tener que usar el número clave para su reconocimiento.

III.- Moises a) Pascual Y Rubén a) Jesús.- Estos acusados reciben un trato conjunto del Tribunal porque se considera que los mismos, que son acusados por el Ministerio Fiscal en base a que acompañaron al anterior acusado Higinio a Madrid en el viaje realizado para recoger el dinero antes citado en cuantía de 127.000€.

Aun teniendo en consideración el carácter abierto del tipo penal establecido en el art.º 301.1. del Código Penal que acoge "cualquier otro acto", de las actuaciones no se desprende que dichos acusados tuvieren en dicho viaje otra intención que la de visitar Madrid como dicen, siendo ajenos a la actividad que desarrolla Higinio, aun cuando lógicamente viajen en el mismo vehículo e incluso uno de ellos le acompañe al encuentro con Benedicto.

Por ello procede considerar no acreditada participación de los mismos en ilícito alguno de los imputados en la presente causa.

IV.- Jose Ramón a) Jose Daniel y a) Carlos Miguel.- Este acusado participa y es autor de diversos ilícitos:

a) Cabe considerar al mismo autor de un delito de blanqueo de dinero previsto y penado en el art.º 301.1 párrafo 2.º del Código Penal, toda vez que la manifestación inculpatoria realizada por Benedicto en el acto del juicio, se corresponde con el contenido de las vigilancias realizadas a este acusado y a Benedicto en las múltiples reuniones en las que lejos de reunirse en un Bar, como manifiesta este acusado, Jose Ramón espera la llegada de Benedicto a la salida del Metro de Canillejas, le recoge en el vehículo de Jose Ramón y posteriormente tras dar una vuelta sin bajar o llegando a un domicilio, vuelve a dejar a Benedicto en un taxi para que regrese a su domicilio.

Tal actividad se corresponde en cuanto a las fechas de las reuniones con las cantidades que dice recibir Benedicto y quedaron anotadas en las libertas halladas en su domicilio.

La relación de este acusado con el tráfico de drogas, aparece derivada de su relación con su hermano Antonio, condenado en sentencia firme por tráfico de estupefacientes, careciendo este procesado Jose Ramón de ingresos obtenidos de forma legal.

En la entrada y registro realizados en su domicilio se hallo entre otros efectos una báscula de precisión para granear sustancias estupefacientes.

Es de significar asimismo las medidas de seguridad que el mismo observa, tenencia de pistola ilegalmente en su domicilio y uso de identidad falsificada que declara tenia en su poder a efectos de protección por considerarse perseguido, extremos que detallamos a continuación.

De ello infiere el Tribunal la actividad desarrollada en el origen del dinero como derivada del tráfico de estupefacientes.

B) Habiéndose encontrado en el registro del domicilio de este acusado una pistola en perfecto estado de funcionamiento con munición suficiente para su uso, y no encontrándose el procesado autorizado por licencia alguna para su uso, procede considerar a este, como autor directo del ilícito previsto en el art.º 564.1.1. del Código Penal.

Las razones exculpatorias planteadas por el acusado carecen de base suficiente, dada su incongruencia y su diferente planteamiento entre una declaración y otra. Por un lado reconoce ser propia; por otro lado de un colombiano que se la dejo; por otro lado de una persona que convivía en su domicilio, el cual según el acta de entrada consta de dos dormitorios, comedor cocina y baño, por lo que debe ser desestimada tal alegación.

C) Por ultimo y en cuanto al delito de falsificación de documento oficial de los art.º 390 y 392 del Código penal, procede considerar a este acusado autor del mismo, toda vez, que usaba la identidad de Carlos Miguel, mediante documentos falsos en los que habia introducido su identidad.

Con ella el procesado pretende ocultar su verdadera identidad, manifestando en el acto del juicio que ello era debido a su propia seguridad ya que se sentía perseguido, habiendo obtenido la documentación identificativa peritaza como falsa a los efectos indicados. Se hace constar expresamente que con dicha documentación no solo se identifica en España al ser detenido, sino que también pretende la ocultación de la identidad de su familia ya que con ella obtiene el Libro de Familia de la Oficina del registro Civil, el que le fue intervenido en su poder en el momento de su detención y que obra como pieza de convicción.

V.- Juan Luis.- Este acusado aparece como autor de un delito de blanqueo de dinero del art.º 301.1. párrafo 2 del Código Penal, habida cuenta que interviene en la preparación de la entrega de dinero por parte de Humberto a Benedicto realizada en las proximidades del hotel Puerta de Toledo de Madrid el día 1 de Agosto de 2.003.

Tal hecho acreditado mediante la testifical, determina su participación, ajena a la compra de la droga, ya que habiéndose seguido causa penal por el alijo intervenido días después al citado Humberto, este acusado no figura ni procesado, ni enjuiciado, ni condenado en tal causa.

La defensa de este acusado ha planteado la cuestión derivada de la aplicación del principio non bis in ídem derivado de la sentencia dictada por la A. Provincial de Madrid ya citada. Y en contestación a dicha tesis cabe decir que si bien es evidente la relación hipotética entre los delitos de blanqueo de dinero y de tráfico de estupefacientes, ya que este genera un pago por la compra y un beneficio para compra o para inversión, actos que pudieran integrarse en el iter criminis del delito contra la salud pública.

En tal sentido cabe considerar la jurisprudencia contenida en la STS de 10.1.2000 que establece:

La redacción del tipo penal permite entender que ha sido configurado para sujetos activos que no hayan participado ni como autores ni como cómplices en el delito precedente, al igual que establece expresamente para la receptación.

Y la STS de 18.9.01 que indica:

Para que la tesis de la identidad de sujetos pueda prosperar tiene que existir una completa identidad entre la autoría del delito principal -venta de droga- con el blanqueo procedente de esa venta, lo que podría entenderse como un autoencubrimiento impune.

Es evidente que no existe la identidad que dicha doctrina jurisprudencial establece por lo que procede estimar la autoría en los términos antes dichos.

Más en el presente caso, de lo acreditado en este procedimiento, solo cabe deducir que Juan Luis se reúne con Benedicto y que posteriormente se dirigen a un lugar próximo a la reunión en donde espera un individuo llamado Humberto que hace entrega a Benedicto de una bolsa, sin que se haya conocido su contenido.

No consta pues, que Juan Luis entregara bolsa alguna ni cual era el contenido de la bolsa, por lo que no cabe considerar al mismo autor del ilícito por el que se le acusa, debiendo acordarse su absolución.

V.- Pedro Enrique.- procede considerar al mismo autor de un delito de blanqueo de dinero del art.º 301.1.2 del Código penal, habida cuenta la doctrina expuesta en el hecho anterior, ser este acusado persona que se dedica al trafico de estupefacientes con múltiples condenas.

Pero no puede acogerse la tesis de la defensa del autoencubrimiento, toda vez que la relación entre Pedro Enrique y Benedicto con las entregas de dinero se realiza en los meses de Agosto, Septiembre y Octubre de 2.003, y la operación en la que es condenado en sentencia de la Sección Cuarta de esta Audiencia Nacional tiene como referencia hechos probados de Marzo de 2.004.

El transcurso de tan dilatado espacio de tiempo desconecta ambas operaciones, por lo que procede considerar la autoría en los términos indicados.

VI.- Antonio a) Arturo.- Este acusado participa en los hechos imputados al transportar desde Portugal a Madrid una cantidad de dinero para su entrega a un tercero con quien se cita en la Plaza de Mariano de Cavia, la cual no aparece lo que hace que se marche hacia Valencia donde reside, siendo interceptado en el camino.

El hecho ilógico de un viaje desde Valencia a Portugal acreditado por sus manifestaciones y las de los testigos que le siguieron, unido al hecho de su vuelta a España; de su manifestación de que estuvo esperando a una persona en la citada plaza sin que apareciera y el hecho de que el dinero se hallara escondido en compartimentos preparados ad hoc para ocultación en el vehículo, unido a la falta de justificación de la pertenencia de dicho dinero, nos lleva por vía indiciaria a la consideración de que es autor del delito previsto en el art.º 301.1. 1 del Código Penal.

Abunda en ello el hecho de que se trate de una cantidad que dice legítima y no realice transferencia bancaria o cualquier medio financiero de pago entre países de la U. Europea, así como el elevado importe que le iban a pagar por realizar tal viaje 3000 €, excesivo según reconoce el propio interesado y que determina la actuación y tenencia del dinero por cuenta de tercero y no en provecho propio como alego en un principio.

Quinto.-Circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.- En el presente caso se ha planteado por las defensas de los acusados la aplicación de circunstancia modificativa de la responsabilidad penal por dilación indebida.:

Tales dilaciones se concretan en los siguientes hechos: 1) habiéndose iniciado las detenciones en esta causa en 2.3.04 se detiene a Antonio en Noviembre de 2004. Tal circunstancia fue debida según consta en las diligencias practicadas a que la intervención de este acusado es posterior en el tiempo.

En el hecho de que el Ministerio Fiscal informó que la causa estaba paralizada y se tardó un mes y un día en unir un oficio de la Caixa.

Tal circunstancia aparece al folio 3.339 de las actuaciones, y consiste en la petición Fiscal de remisión de oficio acordada en 25.4.05. Sin embargo al folio 3.340 consta diligencia de que con fecha 25.4.05 se habia librado el oficio estando a la espera de recibir la contestación de la citada entidad.

En cuanto al contenido de los folios 3.956 y 3.957 de las diligencias que cita la parte proponente de la cuestión se establece que habiéndose acordado el traslado al Ministerio Fiscal en 19.4 y llevado a efecto en 21.4. el Ministerio Fiscal contesta en 3.5.

Y respecto del folio 3.982 asimismo citado por la parte, consiste en diligencia extendida por el Instructor en la que se hace constar en 24.7. que no se habia recibido ni dado cuenta en los términos contenidos en la diligencia del Sr. Secretario de 10.7.

De todo ello se advierte la existencia de una dilación mínima en cuanto al trámite seguido por lo que procede desestimar tal pretensión de las defensas indicadas en cuanto a la calificación que se pretende..

Ello es acorde con el contenido de la doctrina jurisprudencial establecida entre otras en las STS de:

"STS 2009 165967 de 14.7.09

2. La "dilación indebida" es considerada por la jurisprudencia como un concepto abierto o indeterminado, que requiere, en cada caso, una específica valoración acerca de si ha existido efectivo retraso verdaderamente atribuible al órgano jurisdiccional, si el mismo resulta injustificado y si constituye una irregularidad irrazonable en la duración mayor de lo previsible o tolerable. Se subraya también su doble faceta prestacional -derecho a que los órganos judiciales resuelvan y hagan ejecutar lo resuelto en un plazo razonable-, y reaccional, -traduciéndose en el derecho a que se ordene la inmediata conclusión de los procesos en que se incurra en dilaciones indebidas-. En cuanto al carácter razonable de la dilación de un proceso, ha de atenderse a las circunstancias del caso concreto con arreglo a los criterios objetivos consistentes esencialmente en la complejidad del litigio, los márgenes de duración normal de procesos similares, el interés que en el proceso arriesgue el demandante y consecuencias que de la demora se siguen a los litigantes, el comportamiento de éstos y el del órgano judicial actuante. Por lo demás, en la práctica la jurisdicción ordinaria ha venido operando para graduar la atenuación punitiva con el criterio de la necesidad de pena en el caso concreto y también ha atendido a los perjuicios que la dilación haya podido generar al acusado (SSTC 237/2001, 177/2004 y 153/2005; y SSTS 1733/2003, de 27-12; 858/2004, de 1-7; 1293/2005, de 9-11; 535/2006, de 3-5; 705/2006, de 28-6; 892/2008, de 26-12; 40/2009, de 28-1; y 202/2009, de 3-3).

STS 8.7.2009

El Tribunal de instancia, en el quinto de sus fundamentos jurídicos, se refiere a las dilaciones sufridas por la causa, si bien hace mención de las vicisitudes y dificultades en la realización de una prueba pericial de voz de dos de los acusados que determinó una excesiva prolongación de la tramitación, de ahí que se señale que tras el desarrollo procesal reseñado, ha existido un retraso en la tramitación de la causa, sin embargo se dice que no puede calificarse de clamoroso ni excesivo, tendiendo en cuenta los hechos delictivos investigados, el número de procesados, la complejidad del asunto y las diligencias probatorias a practicar, lo que no justifica su estimación como muy cualificada sino como ordinaria.

Ciertamente, las razones expresadas por el Tribunal de instancia justifican la aplicación de una atenuante analógica por dilaciones indebidas, pero no la cualificada que se solicita, atendida la complejidad de la instrucción y especialmente las dificultades que se presentaron en la práctica de unas pruebas periciales de voz, sin que conste que durante esa instrucción se hubiese denunciado la indebida dilación".

Porque lo que es evidente es que la causa tiene comienzo en 2.003 y su enjuiciamiento en 2.010, lo que representa un transcurso de tiempo muy grande, y que aun cuando viniera condicionado por la dificultad que presenta la instrucción de este tipo de ilícitos, en los que, junto con el hecho objetivable, proceden diversos informes sobre sus incidencias en el tráfico ilícito, así como su relación con actividad especifica delictiva o no, dada la particularidad del tipo, y de su realización continuada, procede en todo caso dado el tiempo transcurrido considerar aplicable tal atenuante como simple.

Sexto.-Individualización de las penas.-

En atención a los delitos conforme a la calificación antes citada y a la autoría de los mismos, procede imponer a:

Benedicto a) Raton, como autor responsable de un delito ya definido de blanqueo de dinero procedente de actividad de narcotráfico, con la agravante de pertenencia a organización y de ser actividad ilícita continuada, y la aplicación de atenuante simple de dilación indebida a la pena de CUATRO AÑOS Y NUEVE MESES DE PRISION, y multa de 21.043.450 €, con arresto sustitutorio en caso de impago de 3 meses.

Dicha pena conlleva la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Tal penalidad se aplica conforme al acuerdo habido y expuesto en el plenario por el Ministerio Fiscal y la defensa, el primero estableciendo como pena aplicable la misma y la defensa y el acusado reconociendo lois hechos y admitiendo la imposición de la pena, que interesa su cumplimiento en Pakistán, su país de origen.

Higinio, como autor responsable de un delito ya definido de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita no cualificada, con la aplicación de atenuante simple de dilación indebida a la pena de TRES AÑOS DE PRISION y multa de 254.000 €. equivalente al doble del importe blanqueado con arresto sustitutorio en caso de impago de 3 meses. Dicha pena conlleva la accesoria de privación del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Dicha pena se aplica en el máximo de la mitad inferior de la pena prevista en el art.º 301.1, del Código Penal y como consecuencia del calculo que impone la aplicación de la atenuante simple de dilación indebida que establece el art.º 66.1 del Código Penal.

La pena se ha ponderado en dicho tiempo, atendiendo a la elevada cantidad de dinero intervenido (127.000 €), a la objetivación de que el mismo procedía de una actividad ilícita, inferido por el hecho de que formado por un conjunto de billetes de diversos valores y a las medidas de seguridad adoptadas en su reunión con Benedicto, persona que le hace la entrega, así como el viaje realizado por este acusado para recibir el dinero, llegando a trasladarse hasta Madrid, desde la ciudad de Logroño donde reside, lo que lleva al Tribunal a la convicción de una conducta grave por su parte, merecedora de un reproche penal en la cuantía de prisión fijada.

Respecto de la pena de multa se adscribe el Tribunal a la petición realizada por el Ministerio Fiscal.

Jose Ramón a) Jose Daniel a) Carlos Miguel, A) Como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita procedente del trafico de estupefacientes, a la pena de TRES AÑOS, TRES MESES Y UN DIA y multa de 485.600 € equivalente al doble de lo entregado a Benedicto para su blanqueo, con arresto sustitutorio en caso de impago de 3 meses. Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Esta penalidad se aplica en base a que la norma citada establece la penalidad en la mitad superior de la pena de 6 meses a 6 años que contempla el art.º 301 del Código Penal citado, aplicándose en su mitad inferior, de la que la fijada es el mínimo correspondiente al calculo debido por la aplicación de la atenuante de dilaciones indebidas de carácter simple.

La pena de multa se fija con el arresto sustitutorio indicado en base a la petición del Ministerio Fiscal.

B) Asimismo procede considerarle autor de un delito de tenencia ilícita de armas ya definido procediendo la imposición por tal ilícito de la pena de UN AÑO DE PRISION. Dicha pena conlleva la de inhabilitación especial para la obtención de empleo publico durante el tiempo de condena.

Se aplica tal pena en el mínimo establecido y previsto en el art.º 564.1.1. del Código Penal.

C) De igual forma procede considerarle autor de un delito de falsificación en documento oficial en base a la utilización de la identificada como de Carlos Miguel, a la pena de UN AÑO DE PRISION y multa de NUEVE MESES a razón de 9 € día, con responsabilidad personal de un día en caso de impago.

La penalidad se impone en la mitad de su grado inferior, habida cuenta la conducta reiterada del acusado que no solo obtiene la documentación para su uso identificativo personal, sino que también utiliza un carnet de conducir con dicha falsedad y un Libro de Familia en el que consta la identidad espuria, conducta que se considera debe ser ponderada dentro del margen que los arts. 390 1 y 2 en relación con el art.º 392 del Código Penal establece.

Pedro Enrique, como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita cualificada específicamente por provenir de delito de trafico de estupefacientes a la pena de TRES AÑOS TRES MESES Y UN DIA y multa de 1.172.700 € equivalente al doble de lo entregado a Benedicto para su blanqueo con arresto sustitutorio de 3 meses en caso de impago. Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Se impone dicha pena en el mínimo establecido como pena prevista en los arts. 301 1 2.º del Código penal.

La pena de multa se corresponde con la interesada por el Ministerio Fiscal.

Antonio a) Arturo, Como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita no cualificada específicamente a la pena de DOS AÑOS DE PRISION y multa de 195.990 € equivalente al doble de lo entregado a Faisal para su blanqueo, con arresto sustitutorio en caso de impago de 3 meses. Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Dicha pena se impone en la mitad inferior de la prevista, considerando que no procede la aplicación del mínimo habida cuenta la actividad desarrollada por el acusado, que realiza un viaje a Portugal, conociendo que se trata de un dinero de procedencia ilícita, en base al viaje, a la persona a la que se le tenia que entregar mediante llamada previa y estancia en una plaza de Madrid, la que no apareció, y por la elevada cantidad que se le iba a abonar por la misma.

La pena correspondiente al arresto sustitutorio en caso de impago de la multa se fija conforme a lo pedido por el Ministerio Fiscal.

No procede la imposición de pena y por tanto sí la absolución de Moises Y Jesús, al no haberse acreditado su participación en ilícito alguno.

Del mismo modo no procede la imposición de pena al acusado y sí la absolución de Juan Luis al no quedar acreditada su participación en ilícito alguno del que viniera acusado

Séptimo.-Procede el comiso de los bienes intervenidos, incluso dinero.

Octavo.-Costas.-.Las costas se imponen proporcionalmente a los responsables de los delitos conforme al art.º 123 del Código Penal.

Vistos los artículos y normas citadas y demás de general aplicación,


FALLAMOS.-


 
I.- Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS a:

Benedicto a) Raton, como autor responsable de un delito ya definido de blanqueo de dinero procedente de actividad de narcotráfico, con la agravante de pertenencia a organización y de ser actividad ilícita continuada, y con aplicación de la atenuante simple de dilaciones indebidas, a la pena de CUATRO AÑOS Y NUEVE MESES DE PRISION, y multa de 21.043.450 €. Con arresto sustitutorio en caso de impago de TRES MESES.

Dicha pena conlleva la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Higinio, como autor responsable de un delito ya definido de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita no cualificada, y con la aplicación de la atenuante analógica simple de dilaciones indebidas a la pena de TRES AÑOS Y TRES MESES y multa de 254.000 €. Con arresto sustitutorio en caso de impago de TRES MESES Con la accesoria de privación del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Jose Ramón a) Jose Daniel a) Carlos Miguel A) Como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita cualificada específicamente a la pena de TRES AÑOS, TRES MESES Y UN DIA DE PRISION y multa de 485.600 €, con arresto sustitutorio en caso de impago de TRES MESES..

Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

B) Asimismo procede considerarle autor responsable de un delito de tenencia ilícita de armas y la pena de UN AÑO DE PRISION.

Dicha pena conlleva la de inhabilitación especial para la obtención de empleo publico durante el tiempo de condena.

C) De igual forma procede considerarle autor de un delito de falsificación en documento oficial a la pena de UN AÑO DE PRISION y multa de NUEVE MESES a razón de 9 € día, con responsabilidad personal de un día de arresto en caso de impago.

Pedro Enrique, como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita cualificada específicamente por provenir de delito de trafico de estupefacientes a la pena de TRES AÑOS TRES MESES Y UN DIA y multa de 1.172.700 €, con arresto sustitutorio en caso de impago de TRES MESES.

Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Antonio a) Arturo, Como autor responsable de un delito de blanqueo de dinero proveniente de actividad ilícita no cualificada específicamente a la pena de DOS AÑOS DE PRISION y multa de 195.990 €, con arresto sustitutorio en caso de impago de TRES MESES.

Dicha pena lleva aparejada la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

II.- Que debemos ABSOLVER Y ABSOLVEMOS a:

Los acusados Moises; Jesús y Juan Luis al no quedar acreditada su participación en ilícito alguno del que vinieran acusados

III.- Se imponen las costas proporcionalmente a los acusados condenados, declarándose de oficio las costas causadas por los acusados absueltos.

IV.- Se decreta el comiso de todos los bienes intervenidos.

Les será de aplicación a los acusados condenados a penas de prisión el tiempo de privación de libertad que provisionalmente hubieran sufrido en esta causa, si no hubiere sido aplicado en causa distinta.

Contra esta sentencia cabe recurso de casación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, previa preparación del mismo ante este Tribunal en el plazo de los cinco días siguientes al de la última notificación.

Así por nuestra Sentencia, de la que se llevará certificación al rollo de Sala, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación