Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.N. 54/2010 de 13 de septiembre


 RESUMEN:

Delito de tenencia de moneda falsa preordenada para su expendición o distribución: Elementos que integran el delito según el TS. Informe pericial: Cuantificación del valor de los billetes a efecto de imposición de la multa. Determinación de la pena: Criterios para su imposición. Multa: Doctrina del TS para fijar su extensión.

SALA DE LO PENAL

SECCIÓN 4.ª

ROLLO DE PROCEDIMIENTO ABREVIADO N.º 5/10

PROCEDIMIENTO ABREVIADO N.º 119/09

JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN N.º 2

SENTENCIA N.º 54/10

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS:

DÑA. ÁNGELA MARÍA MURILLO BORDALLO

DÑA. TERESA PALACIOS CRIADO

DON JUAN FRANCISCO MARTEL RIVERO

En Madrid, a trece de septiembre de dos mil diez.

Vista en juicio oral y público, ante esta Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, la causa procedente del Juzgado Central de Instrucción n.º 2 bajo el n.º 119/09, seguida por el trámite del Procedimiento Abreviado ante la posible comisión de un DELITO DE FALSIFICACIÓN DE MONEDA, en el que aparecen como acusados:

1.- Andrés (también conocido por Donato, Fernando, Indalecio, Luis y Pelayo), mayor de edad, nacido el día 2-2-1978 en Mali, hijo de Ballo y de Urbali, con Número de Identificación de Extranjero en España NUM000 y con Ordinal de Informática Policial n.º NUM001, con antecedentes penales no computables, en libertad provisional por esta causa, en la que estuvo privado de libertad desde el día 8-1-2009 hasta el día 9-1-2009, representado por la Procuradora D.ª Pilar Pérez González y defendido por la Abogada D.ª María Luisa Bautista Alonso. Y

2.- Jose Francisco (también conocido por Jesús Ángel), mayor de edad, nacido el día 2-12-1978 en Ganssolo (Mali), hijo de Balla y de Seta, con Número de Identificación de Extranjero en España NUM002, con pasaporte de Mali n.º NUM003 y con Ordinal de Informática Policial n.º NUM004, sin antecedentes penales, que ha estado privado de libertad por esta causa desde el día 8-1-2009 hasta el día 9-1-2009 y lo está desde el día 17-6-2010 en adelante, representado por la Procuradora D.ª Rocío Arduán Rodríguez y defendido por la Abogada D.ª María Luisa Bautista Alonso.

El MINISTERIO FISCAL estuvo representado por el Iltmo. Sr. D. Daniel Campos Navas.

Ha actuado como ponente el Magistrado Iltmo. Sr. D. JUAN FRANCISCO MARTEL RIVERO, quien expresa el parecer unánime del Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El día 9-1-2009 se incoaron las Diligencias Previas n.º 28/09 del Juzgado de Instrucción n.º 21 de Valencia, con motivo de los hechos acaecidos en aquella localidad el día anterior, presuntamente constitutivos de un delito de falsificación de moneda, resultando detenidos y puestos a disposición judicial Andrés (que también utiliza los nombres de Donato, Fernando, Indalecio, Luis y Pelayo) y Jose Francisco (quien también utiliza el nombre de Jesús Ángel). Dicho Juzgado se inhibió el día 6-2-2009 en favor de los Juzgados Centrales de Instrucción, correspondiendo por reparto al Juzgado Central de Instrucción n.º 2, que el día 22-4-2009 dictó auto aceptando la competencia para la investigación de los hechos, en sus Diligencias Previas n.º 119/09. Tales Diligencias fueron transformadas en Procedimiento Abreviado por auto de fecha 24-4-2009. El día 5-11-2009, una vez presentado el correspondiente escrito de acusación, se dictó auto de apertura del juicio oral, siendo remitida la causa para su enjuiciamiento a esta Sección 4.ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional el día 15-4-2010, donde se formó el rollo de Procedimiento Abreviado n.º 5/10 el día siguiente. El día 29-4-2010 en el rollo de Sala se dictó auto de admisión e inadmisión de los medios de prueba propuestos por las partes, así como de señalamiento del juicio oral, con fecha de comienzo el día 31-5-2010, que no pudo celebrarse por inasistencia de los acusados. Una vez habidos éstos, por decreto de 16-7-2010 se señala para el día 9-9-2010 la celebración del juicio oral.

Segundo.-Dicho día, una vez oídos en declaración los dos acusados y practicadas las restantes pruebas propuestas, el Ministerio Fiscal, en sus conclusiones definitivas, calificó los hechos como constitutivos de un delito de tenencia de moneda falsa para su expendición o distribución, previsto en el artículo 386 párrafo 2.º del Código Penal, del cual han de responder como autores los acusados Andrés y Jose Francisco, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, para quienes interesa la imposición de las penas de 6 años de prisión y multa de 1.150 euros, además de la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y las costas.

Tercero.-La común defensa de los dos acusados, en igual trámite de elevación de sus conclusiones a definitivas, mostró su disconformidad con la calificación de los hechos que formula el Ministerio Fiscal y con las penas que interesó se les impusieran, solicitando la libre absolución de sus patrocinados.

Cuarto.-El juicio se celebró durante la audiencia del día 9-9-2010.


HECHOS PROBADOSHa quedado acreditado en autos que:

Sobre las 18:15 horas del día 8 de enero de 2009, por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía pertenecientes al Grupo de Motos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Valencia se procedió a la detención, en la calle Nicasio Benlloch de dicha ciudad, de los ocupantes del vehículo de color rojo de la marca Hyundai modelo Coupe con placas de matrícula F-....-FJ, pues desde hacía días tenían conocimiento que individuos de raza negra no identificados, que iban en un vehículo de similares características, habían intentado pagar en diversos comercios de la zona con billetes inauténticos de 50 euros.

Los ocupantes del vehículo mencionado resultaron ser los acusados Andrés (quien también usa los nombres de Donato, Fernando, Indalecio, Luis y Pelayo) y Jose Francisco (quien también usa el nombre de Jesús Ángel), ambos mayores de edad y el primero con antecedentes penales no computables, en tanto que el segundo carece de antecedentes penales. El primero de los acusados nombrados conducía el vehículo y el segundo ocupaba el asiento delantero derecho.

En el registro del vehículo, los funcionarios policiales encontraron, bajo el asiento delantero derecho, una riñonera de color negro que albergaba un sobre, en cuyo interior hallaron 23 billetes de 50 euros elaborados de modo irregular, de los cuales 17 por su apariencia externa podían confundirse con otros de fabricación legítima.

Tales billetes eran poseídos por ambos acusados para ser puestos en circulación en el mercado.


FUNDAMENTOS JURÍDICOS


 
Primero.-Acreditación de los hechos enjuiciados y calificación jurídica de los mismos.

Los hechos declarados probados en el apartado precedente son constitutivos de un delito de falsificación de moneda, en su modalidad de tenencia de moneda falsa en connivencia preordenada a su expendición o su distribución, previsto en el artículo 386 párrafo 2.º inciso 1.º del Código Penal, del que aparecen como responsables en concepto de autores los acusados Andrés y Jose Francisco, por su directa, material y voluntaria ejecución, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Respecto al tipo penal aplicado, ha de tenerse en cuenta que los elementos que integran el delito de tenencia de moneda falsa, según establece la S.T.S. de 24-2-2004, son los siguientes: a) la tenencia de moneda falsa; b) la consciente adquisición de la posesión de dicha moneda en connivencia con los falsificadores, introductores expendedores o difusores, abarcando el dolo, en el caso de estos partícipes integrados en niveles inferiores respecto de los autores del primer párrafo del artículo 386 del Código Penal, el conocimiento de la propia tenencia de moneda falsa y de su distribución o expendición como consecuencia del plan trazado por los autores del nivel superior, y c) un propósito posterior, elemento subjetivo, integrado por el destino último de lo poseído, que es su expendición o distribución, sin que sea preciso que ello haya llegado a realizarse, adelantándose con ello la barrera de protección.

Conviene a estos efectos recordar que, como establece la S.T.S. de 31-10-2003, el hecho de tener guardados un determinado número de billetes falsos, por más que pueda argumentarse por la defensa del acusado que fuera una falsificación burda, al aparentar ser legítimos y que inducen o pueden inducir a ser considerados auténticos, cumple los requisitos del tipo, no siendo el resto de los elementos que se determinan en el artículo 386 párrafo 2.º (valor de la moneda falsa y grado de connivencia con los autores del párrafo 1.º) sino módulos legales para individualizar penológicamente la sanción aplicable.

Los apuntados requisitos para la comisión del delito de que se trata se cumplen en el caso enjuiciado, habiéndose acreditado a través de la prueba de cargo practicada, consistente en las contradictorias declaraciones de los acusados, las contundentes manifestaciones de los agentes policiales que procedieron a su detención, la pericial sobre la inautenticidad de los billetes incautados y la documental obrante en autos, en ningún caso impugnada.

La posesión de los 23 billetes falsos de 50 euros por parte de los acusados Andrés y Jose Francisco no presenta problemática alguna. Ambos en todo momento han admitido que la riñonera conteniendo el sobre donde se hallaron los billetes fue encontrada por la Policía debajo del asiento del copiloto del vehículo Hyundai modelo Coupe con matrícula F-....-FJ, conducido por el primero de los nombrados, al que acompañaba el segundo, precisamente ocupando el asiento en cuya parte baja fue detectada la riñonera en cuestión. Ambos han negado que tuvieran conocimiento de la existencia en el vehículo de tal riñonera y, dentro de ella, de dichos billetes falsos, pero no ofrecen una explicación razonable, convincente y unívoca del motivo de aparecer en el lugar indicado los billetes de fabricación falaz intervenidos. Andrés en el plenario, para desvincularse de lo hallado, llega a decir que el vehículo con el que circulaba no era de él y que lo conducía ocasionalmente el día de la detención porque su verdadero propietario y usuario habitual, del que no ofrece datos, ese día no podía desempeñar la tarea a la que normalmente dedicaba el vehículo, que era la de transportar a compañeros de labores agrícolas a las fincas de naranjas donde trabajaban, por lo que ese día tal función la realizaba el acusado nombrado, quien antes de ser detenido alega que había dejado en la estación de autobuses a otro compañero de trabajo, del que tampoco ofrece datos de identificación, el cual mantiene que iba en el asiento trasero del vehículo; sin embargo, la pretendida distancia y desafección del vehículo donde fueron hallados los billetes falsos que alega Andrés no es compatible con lo que declaró como imputado a presencia judicial y de Letrado (folio 36), pues entonces reiteradamente manifestó que el vehículo era suyo y lo adquirió para trasladar a trabajadores al lugar donde trabajaban, negando que la riñonera encontrada fuera suya y diciendo que tal vez fuera de su amigo Jesús Ángel o de cualquier otra persona que haya subido en el coche. Por otra parte, Jose Francisco en el acto del juicio asimismo niega cualquier relación con la riñonera encontrada debajo del asiento del coche en el que iba al momento de ser detenido, añadiendo que vivía en Valencia cuando se produjeron los hechos enjuiciados y se dedicaba a las labores de recolección de la naranja, yendo con su amigo Andrés cuando la Policía les ordenó parar, bajándose del vehículo momentos antes otro individuo del que tampoco ofrece datos; sin embargo, en su declaración como imputado (folio 35 de la causa) Jose Francisco había manifestado que el vehículo en el que iba era propiedad de su amigo Andrés, que a su vez era el conductor habitual del vehículo, llevando cuatro días en Valencia, pues normalmente vivía en Jaén, y habiendo subido en el vehículo de su amigo, del que decía desconocer si trabajaba o no, simplemente para dar una vuelta. Extremo este último diametralmente opuesto a las alegaciones vertidas en el juicio, donde se reitera que sostuvo que venía en el vehículo Hyundai desde el lugar donde desarrollaba su trabajo agrícola.

La incriminación de los dos acusados, que no expresan cabalmente una razonable explicación del hallazgo de los billetes falsos en el vehículo en el que fueron detenidos, viene reforzada por las declaraciones en el plenario de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía con números de identificación NUM005 y NUM006, los cuales manifestaron que la interceptación del vehículo en el que viajaban los dos acusados no fue casual ni rutinaria, pues se enmarcaba en las pesquisas comenzadas en días anteriores, al haberse detectado en la zona la presencia de dos individuos de raza negra que utilizaban un vehículo de similares características de marca y color que el detenido, cuyos individuos intentaban hacer circular billetes falsos de 50 euros. Añaden dichos policías que desde que vieron el vehículo de que se trata no observaron que nadie se bajara del mismo y que ambos acusados reaccionaron de la misma manera al ser preguntados sobre de quién eran los billetes falaces hallados en la riñonera, pues los dos alegaron que eran de un amigo o conocido, sin más especificaciones.

De la actitud adoptada por los acusados, quienes se contradicen en sus manifestaciones y no ofrecen explicaciones lógicas y creíbles del motivo de hallarse en el vehículo en que se encontraban los 23 billetes falsos incautados, fácilmente se deduce que ambos eran los poseedores de tales billetes y que ambos participaban en el común designio de poner en circulación los billetes falsos incautados, mediante su expendición o su distribución, atacando con ello el bien jurídico protegido por la norma.

Finalmente, si bien no presenta duda alguna que los 23 billetes intervenidos eran falsos, en atención al informe pericial elaborado el día 5-2-2009 por los Especialistas del Centro Nacional de Análisis de Falsificaciones del Banco de España con números de identificación NUM007 y NUM008, obrante en el folio 58 de la causa y ratificado en el plenario por el último de los peritos nombrados, este Tribunal ha comprobado que, en efecto, 17 de tales billetes falsos de 50 euros participan de las características de óptima imitación que les hacen plenamente confundibles con otros legítimos, en tanto que los 6 restantes están revestidos en una de sus caras de una coloración violeta que no permite su normal puesta en circulación. De ahí que en la cuantificación del valor de los billetes a efecto de imposición de la multa deba tenerse en cuenta sólo aquellos 17 billetes falsos de 50 euros cada uno.

Segundo.-Individualización punitiva.

Respecto a las penas a imponer por la comisión del delito de falsificación de moneda del artículo 386 párrafo 2.º inciso primero del Código Penal, inicialmente y en abstracto se sitúan en uno o dos grados por debajo de la pena básica establecida en el tipo previsto en el párrafo primero. Por lo que de aplicarse la rebaja en un grado la pena se situaría en la privación de libertad con una horquilla que discurre desde los 4 años y 1 día hasta los 8 años, así como en la multa del medio al tanto del valor aparente de la moneda, y si se aplicara la rebaja en dos grados la pena se situaría en la privación de libertad con una horquilla que discurre desde los 2 años y 1 día hasta los 4 años, así como en la multa del cuarto al medio del valor aparente de la moneda.

No puede obviarse que, como ya hemos indicado, el propio legislador establece como módulos individualizadores de la pena a imponer en el tipo aplicable el valor aparente de la moneda falsa poseída y el grado de connivencia con los autores de la fabricación o expendición de tal moneda.

En cuanto a la pena privativa de libertad, ha de tenerse en cuenta la primariedad delictiva de los acusados, la mínima cuantía de la moneda falsa incautada y la escasa acreditación de la connivencia con sujetos situados en escalas superiores de la red delictiva falsificadora. Razón por la cual, en el caso de los acusados Andrés y Jose Francisco resulta ponderada la imposición de la pena de 2 años y 1 día de prisión, además de la pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, como establece el artículo 56 del Código Penal.

Y en cuanto a la pena pecuniaria, como ya se ha adelantado, han de aplicarse las directrices marcadas por la S.T.S. de 12-6-2008, en cumplimiento de la decisión adoptada en el Pleno no Jurisdiccional de la Sala 2.ª celebrado el 10-6-2008, en el que se acordó que, ante la ausencia de una regla específica en el artículo 70 del Código Penal para la extensión de la pena de multa proporcional, deberá aplicarse por analogía dicho precepto cuando proceda imponer pena inferior en grado. Por lo que la multa se formará partiendo de la cifra mínima señalada, que en el caso de la falsificación de moneda es el tanto del valor aparente de la moneda, y deduciendo de ésta la mitad de su cuantía, constituyendo el resultado de tal deducción su límite mínimo. Regla que igualmente resulta aplicable en los casos de rebaja de la pena en dos grados, como el que nos concierne respecto de los acusados. Así, en el caso enjuiciado ha de partirse de la suma de 850 euros, que es el valor nominal de los 17 billetes de 50 euros irregularmente confeccionados que pueden realmente confundirse con otros verdaderos, constituyendo un primer límite cuantitativo dicha cifra, que sería el máximo a imponer si se aplicara la rebaja punitiva en un grado; pero como tal rebaja lo será en dos grados, el máximo a imponer será la suma de 425 euros y el mínimo será el de 212,50 euros.

En el caso de autos se estima ponderada la cifra de multa de 300 euros a imponer a los acusados. Además, al quedar incluida la materia enjuiciada en la posibilidad del abono de responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de la multa impuesta, según establece el artículo 53.3 del Código Penal, por ser la pena privativa de libertad impuesta no superior a los cinco años de prisión, de conformidad con el artículo 53.2 del Código Penal ha de establecerse prudencialmente tal responsabilidad personal subsidiaria ante la eventualidad del no abono voluntario por los acusados de las multas impuestas. En el supuesto enjuiciado dicha responsabilidad personal subsidiaria se establecerá prudencialmente en tres días, a razón de un día de privación de libertad por cada 100 euros no satisfechos.

Por último, se procederá al comiso y destrucción del dinero inauténtico intervenido, al que se dará el destino legal, como previene el artículo 127 del Código Penal.

Tercero.-Costas procesales.

Las costas procesales vienen impuestas legalmente a todo responsable de delito, como preceptúa el artículo 123 del Código Penal. En el caso de autos se impondrá a cada uno de los acusados la mitad de las costas procesales devengadas.

En atención a lo expuesto,


FALLAMOS


 
Que debemos condenar y condenamos a Andrés (también conocido por Donato, Fernando, Indalecio, Luis y Pelayo) y a Jose Francisco (también conocido por Jesús Ángel), como responsables en concepto de autores de un DELITO DE TENENCIA DE MONEDA FALSA PREORDENADA PARA SU EXPENDICIÓN O DISTRIBUCIÓN, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a las penas a cada uno de ellos de DOS AÑOS Y UN DÍA DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y MULTA DE 300 EUROS, con responsabilidad personal subsidiaria de tres días en caso de impago, además del abono por cada uno de la mitad de las costas procesales devengadas.

Se decreta el comiso y destrucción del dinero inauténtico intervenido, al que se dará el destino legal.

Para el cumplimiento de las penas se abona a los condenados el tiempo que han estado privados de libertad preventivamente por esta causa, según se expresa en el encabezamiento de esta resolución.

Notifíquese esta sentencia a las partes, haciéndoles saber que contra la misma pueden interponer recurso de casación, por infracción de ley o quebrantamiento de forma, ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que deberá ser anunciado en el plazo de cinco días, a contar desde la última notificación.

Así, por esta nuestra sentencia, de la que se llevará certificación al Rollo de Sala y se anotará en los Registros correspondientes, la pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Magistrado Iltmo. Sr. D. JUAN FRANCISCO MARTEL RIVERO, estando celebrando audiencia pública el día de su fecha. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación