Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cataluña 24/2010, de 30 de septiembre


 RESUMEN:

Delito de asesinato. Falta de daños. Infracción del derecho a la presunción de inocencia: Contenido para apreciarla según el TC y ámbito del control casacional. Inexistencia de la prejudicialidad positiva en el proceso penal. Agravante: Alevosía y doctrina del TS. Embriaguez: Contenido de la atenuante. Indemnización: Jurisprudencia para su fijación. Obigación de motivar las resoluciones judiciales.

SENTENCIA

En Barcelona, 30 de septiembre de 2010.

Visto por la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los Magistrados al margen expresados, los recursos de apelación interpuestos por D. Ezequiel y D. Federico contra la sentencia dictada en fecha 26 de marzo de 2010 por el Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Barcelona, recaída en el Procedimiento núm. 23/09 del indicado Tribunal del Jurado, derivado de la Causa de Jurado núm. 1/07 del Juzgado de Instrucción n.º 8 de Barcelona. El apelante D. Ezequiel ha sido defendido en el acto de la vista en este Tribunal por la letrado Dña. Elena Marugán Avila y ha sido representado por el procurador D. Gonzalo De Arquer que sustituye a Dña. Ana Salinas Parra y el apelante Federico ha sido defendido por el letrado D. Elias Lorda i Cervera y representado por la procuradora Dña. Carmen Rami Villar. Han sido partes apeladas el MINISTERIO FISCAL y Dña. Noemi quien ha sido defendida por el letrado D. Jorge Asensio Morera y representada por el procurador D. Francisco Pascual Pascual.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El día 26 de marzo de 2010, en la causa antes referenciada, recayó Sentencia cuyos hechos probados son (sic):

" Entre 2/4 de 7 i les 7 del 5 de maig de 2007, es trobaren a l' interior del bar "La Granja" situat al carrer de Perpinyà núms. 23-25 de Barcelona, Federico i Ezequiel -que estaven amb d'altres persones -amb Clemente i Carlos Manuel, que junts arribaren a aquell bar, on tots ells estigueren consumint cerveses.

Estant així tots quatre, s'inicià una discussió entre Carlos Manuel i Federico en el curs de la qual aquest va treure una arma blanca que esgrimí a Carlos Manuel i va amenaçar amb clavar-l'hi, per la qual cosa membres del grup van treure Federico de l'establiment, del que també ells en sortiren.

Poc després Federico, d'acord amb Clemente i alguna altra d'aquelles persones, entre les que hi era Ezequiel, per atacar Carlos Manuel, entraren al bar trencant la vidriera en la que hi causaren desperfectes valorats en 266'71 euros, acorralaren i colpejaren Carlos Manuel mentre Federico, amb ànim d'acabar amb la vida d' Carlos Manuel (qui no va tenir possibilitat de defensar-se eficaçment de l'atac conjunt descrit) o assumint que aquest fos el resultat més probable de l'acció- li etzibava fins a vuit cops incisius amb la navalla -tres en el genoll dret i 4 en la cama esquerra i un d'ells en el tòrax que penetrà uns 12 cms.- que li provocaren la mort.

Amb ocasió d'aquests fets Federico patia una addicció a les drogues i begudes alcohòliques, el consum de les quals aquell dia afectà lleument les seves facultats mentals.

Carlos Manuel tenia 18 anys, estava casat i vivien els seus pares Carlos Manuel i Noemi, que ho feien separadament".

La sentencia contiene la siguiente parte dispositiva:

"CONDEMNO Federico i Ezequiel, com a autors criminalment responsables d'un delicte d'assassinat i d'una falta de danys, amb la concurrència de la circumstància atenuant de la responsabilitat criminal d'embriaguesa en el primer d'ells i sense la concurrència de cap circumstància modificadora de la responsabilitat en el segon, a les penes respectives de DISSET i QUINZE ANYS DE PRESÓ i inhabilitació absoluta durant el temps de la condemna pel delicte, així com la prohibició de comunicar-se i d'acostar-se al domicili de la víctima en el carrer d'Oristany 2 de Barcelona i als seus pares, allà on residissin, es trobin o treballin a una distància inferior a 500 metres per un període de cinc anys superior a la pena de presó respectiva; per la falta se'ls hi imposa a tots dos la pena de DEU DIES MULTA amb una quota de tres euros dia, amb responsabilitat personal subsidiària d'un dia de privació de llibertat per cada dues quotes deixades de pagar en el termini d'un mes que a l'efecte se'ls hi concedirà, així com al pagament de totes les costes processals, i a indemnitzar per danys morals amb 100.000 euros qui acrediti ser l'esposa d' Carlos Manuel i amb 150.000 euros Noemi i Carlos Manuel, generant aquestes quantitats els seus interessos legals des de la data d'aquesta resolució fins al seu total pagament.

Serà d'abonament pel compliment de la pena el període de privació de llibertat patit com a mesura cautelar."

Segundo.-Contra la anterior resolución, las representaciones procesales de D. Ezequiel y D. Federico interpusieron en tiempo y forma los recursos de apelación, que se han sustanciado en este Tribunal de acuerdo con los preceptos legales, habiéndose señalado para la vista de la alzada el día 19 de julio de 2010 a las 10:30 horas de su mañana, fecha en la que ha tenido lugar con el resultado que es de ver en la diligencia extendida al efecto unida a las presentes actuaciones.

Ha actuado como Ponente la Magistrada de esta Sala Ilma. Sra. D.ª Nuria Bassols Muntada.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Tal como se desprende de los antecedentes de hecho de esta resolución, la sentencia dictada por el Magistrado Presidente del Tribunal de Jurado, condenó a Federico y a Ezequiel como autores penalmente responsables de un delito de asesinato y de una falta de daños concurriendo la circunstancia atenuante de la responsabilidad criminal de embriaguez en el primero, y sin concurrir ninguna circunstancia modificativa de la misma en el segundo, imponiéndoles las penas, respectivamente, de diecisiete años y quince años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena así como la prohibición de comunicarse y de acercarse al domicilio de la victima por un periodo de cinco años, imponiéndoles también la pena pertinente por una falta de daños, decretando la responsabilidades civiles pertinentes y con expresa imposición de las costas procesales.

Contra la mentada resolución se alza,en primer lugar, en recurso de apelación la defensa de Ezequiel la cual antes de abordar los concretos motivos del recurso bajo el enunciado de "antecedentes" recoge los hechos probados de la sentencia dictada por el Magistrado Presidente y también los motivos de convicción expresados por los ciudadanos jurados en cumplimiento de lo establecido en el artículo 61.1,d, de la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado, en lo que afectan a los intereses del citado recurrente.

Desde esta perspectiva, transcribe el hecho tercero de los que constituían el objeto del veredicto, al que los ciudadanos jurados dieron una nueva redacción quedando de la siguiente forma:

" NO VOTADA AMB AQUESTA REDACCIÓ.

PROPOSA EL JURAT ALTERNATIVAMENT LA SEGÜENT REDACCIÓ:

Tercera. (Votar únicament en cas d' haver votat favorablement la primera). Ezequiel era una de les persones que acorralà, i colpejà Carlos Manuel mentre Federico etzibava les ganivetades a Carlos Manuel, afavorint així aquesta acció. (fet desfavorable)".

Acto seguido, en el recurso de apelación se transcribe los motivos de convicción que exteriorizó el jurado para declarar probado dicho hecho sometido a su valoración:

"En relació amb el tercer fet, el considerem provat, basant-nos en el testimoni del l senyor Edemiro del dia 16 de març de 2010 ratificant les seves declaracions anteriors on indicava que Ezequiel era una de les persones que acorralà i colpejà Carlos Manuel mentre Federico etzibava les ganivetades a Carlos Manuel. Alhora el senyor Fernando el dia 16 de març de 2010 afirma haver dit la veritat quan va reconèixer a Ezequiel com una de les 3 persones que acorralà i colpejà Carlos Manuel.

En base a les declaracions dels metges forenses del dia 18 de març de 2010, la víctima fou colpejada en la zona temporal esquerra, en la zona malar i en la zona auricular dreta, compatibles aquests hematomes amb contusions ja sigui produïdes per ampolles o cops, confirmant així que Carlos Manuel fou colpejat."

También se hace referencia en los mentados antecedentes, al hecho tercero bis de los que fueron objeto del veredicto que rezaba:

"Tercera bis. (Contestar només en cas d'haver contestat afirmativament la primera pregunta). Declari el Jurat si Carlos Manuel no va tenir possibilitat de defensar-se eficaçment de l'atac conjunt de vàries persones una d'elles portadora d'una navalla(fet desfavorable).

VOTS A FAVOR:9

VOTS EN CONTRA: 0

FET PROVAT PER UNANIMITAT"

Centrados en dicho hecho tercero bis, el recurso de apelación resalta los motivos de convicción exteriorizados por el jurado en el siguiente sentido:

"En relació amb el fet tercer bis, el considerem provat,basant-nos en el testimoni dels Senyors Fernando Edemiro del dia 16 de març de 2010.

Basant-nos en les declaracions efectuades el dia 18 de març de 2010 per les doctores Paula i Raquel, confirmen que el finat Carlos Manuel no presentava cap ferida de defensa."

Finalmente, en los antecedentes que ahora se analizan se hace hincapié en los razonamientos contenidos en la Sentencia dictada por el Magistrado Presidente en cumplimiento de lo previsto en el artículo 70.2 de la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado, que dice a la letra: " Asimismo, si el veredicto fuese de culpabilidad, la sentencia concretará la existencia de prueba de cargo exigida por la garantía constitucional de presunción de inocencia ".

El recurrente crítica, pues, parte de la fundamentación jurídica contenida en la Sentencia en cumplimiento del precepto transcrito, en concreto la parte que hace referencia a las siguientes pruebas de cargo: " bàsicament han donat per bones les declaracions fetes en l' acte del judici per les diverses persones que en ell hi declararen com a testimonis per haver-ho estat en major o menor mesura dels fets objecte del judici.El propietari de l' establiment on es produïren els fets així com el seu fill que es trobava també en l' establiment, declaren haver vist la discussió prèvia a l' agressió que esdevingué mortal, així com l' exhibició amenaçant que Federico feu d' una navalla".

Segundo.-El único motivo del recurso que gira alrededor de lo tratado en el fundamento de derecho anterior, la parte recurrente lo encarrila por el cauce legal del artículo 846 bis c) apartado e) de la ley de Enjuiciamiento criminal, el cual dice:

" el recurso de apelación deberá fundamentarse en alguno de los motivos siguientes:

e) Que se hubiere vulnerado el derecho a la presunción de inocencia porque, atendida la prueba practicada en el juicio, carece de toda base razonable la condena impuesta".

Esta Sala se ha pronunciado en múltiples ocasiones sobre el principio constitucional tantas veces invocado en casos de sentencias penales condenatorias, pero más categórica es la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

A título de ejemplo, resulta de notable interés a los efectos de tener muy presente el significado de dicha denuncia la Sentencia de esta misma Sala 4 de febrero de 2010 que, que alude expresamente a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 15.10.08, la cual sienta la siguiente doctrina: "Como hemos explicitado en múltiples resoluciones de esta Sala, por todas sentencias 753/2007 de 2.10, 672/2007 de 19.7, cuando se alega infracción de este derecho a la presunción de inocencia, la función de esta Sala no puede consistir en realizar una nueva valoración de las pruebas practicadas a presencia del Tribunal de instancia, porque a este solo corresponde esa función valorativa pero si puede este Tribunal verificar que, efectivamente, el Tribunal "a quo" contó con suficiente prueba de signo acusatorio sobre la comisión del hecho y la participación en él del acusado, para dictar un fallo de condena, cerciorándose también de que esa prueba fue obtenida sin violar derechos o libertades fundamentales y en correctas condiciones de oralidad, publicidad, inmediación y contradicción y comprobando también que en la preceptiva motivación de la sentencia se ha expresado por el juzgador el proceso de su raciocinio, al menos en sus aspectos fundamentales, que le han llevado a decidir el fallo sin infringir en ellos los criterios de la lógica y de la experiencia (STS de 12.7.2001).

Así pues, al tribunal de casación debe comprobar que el tribunal ha dispuesto de la precisa actividad probatoria para la afirmación fáctica contenida en la sentencia, lo que supone constatar que existió porque se realiza con observancia de la legalidad en su obtención y se practica en el juicio oral bajo la vigencia de los principios de inmediación, oralidad, contradicción efectiva y publicidad, y que el razonamiento de la convicción obedece a criterios lógicos y razonables que permitan su consideración de prueba de cargo. Pero no acaba aquí la función casacional en las impugnaciones referidas a la vulneración del derecho fundamental a la presunción de inocencia, pues la ausencia en nuestro ordenamiento de una segunda instancia revisora de la condena impuesta en la instancia obliga al tribunal de casación a realizar una función valorativa de la actividad probatoria, actividad que desarrolla en los aspectos no comprometidos con la inmediación de la que carece, pero que se extiende a los aspectos referidos a la racionalidad de la inferencia realizada y a la suficiencia de la actividad probatoria. Es decir, el control casacional de la presunción de inocencia se extenderá a la constatación de la existencia de una actividad probatoria sobre todos y cada uno de los elementos del tipo penal, con examen de la denominada disciplina de garantía de la prueba, y del proceso de formación de la prueba, por su obtención de acuerdo a los principios de inmediación, oralidad, contradicción efectiva y publicidad. Además, el proceso racional, expresado en la sentencia, a través del que de la prueba practicada resulta la acreditación de un hecho y la participación en el mismo de una persona a la que se imputa la comisión de un hecho delictivo (STS. 209/2004 de 4.3). Esta estructura racional del discurso valorativo si puede ser revisada en casación, censurando aquellas fundamentaciones que resulten ilógicas, irracionales, absurdas o, en definitiva arbitrarias, o bien que sean contradictorias con los principios constitucionales, por ejemplo, con las reglas valorativas derivadas del principio de presunción de inocencia o del principio "nemo tenetur" (STS. 1030/2006 de 25.10).

Consecuentemente debe otorgase un amplio contenido a la presunción de inocencia, como regla de juicio, lo que permite un triple control del proceso inferencial seguido por los Jueces ordinarios:

1.º El de la práctica de la prueba y el respeto a las garantías.

2.º El de la exposición por el órgano judicial de las razones que le han conducido a constatar el relato de hechos probados a partir de la actividad probatoria practicada.

3.º El de la razonabilidad del discurso que une la actividad probatoria y el relato fáctico resultante (SSTC. 169/86, 107/89, 384/93, 206/94m, 24/97, 81/98, 189/98, 1/99, 235/2002, 300/2005, 66/2006)".

Tercero.-La aplicación de la anterior doctrina expuesta de forma pormenorizada al transcribirse multitud de sentencias dictadas por nuestro Tribunal Constitucional, pone de manifiesto la falta de razón de la recurrente.

A dicha conclusión se llega después de analizar, como se ha transcrito más arriba, si el Tribunal "a quo" contó con suficiente prueba de signo acusatorio sobre la comisión del hecho y la participación en él del acusado, para dictar un fallo de condena, cerciorándose también de que esa prueba fue obtenida sin violar derechos o libertades fundamentales y en correctas condiciones de oralidad, publicidad, inmediación y contradicción y comprobando también que en la preceptiva motivación de la sentencia se ha expresado por el juzgador el proceso de su raciocinio, al menos en sus aspectos fundamentales, que le han llevado a decidir el fallo sin infringir en ellos los criterios de la lógica y de la experiencia".

Y, ciertamente una lectura del veredicto asumido por los ciudadanos jurados, conduce a concluir que este es fruto del estudio pormenorizado de la actividad probatoria sometida a su valoración en el acto del plenario, cohonestando dicha actividad probatoria con el objeto del veredicto, y los motivos de convicción esgrimidos por el Jurado, consecuentemente procede declarar como totalmente insostenible que el Tribunal del Jurado no tenía a su disposición, la prueba de cargo aludida en el parágrafo anterior, obtenida y practicada con las exigencias que constan en el mismo.

En concreto del redactado del hecho probado tercero, antes transcrito, se infiere, sin dudas, que Ezequiel era una de las personas que acorraló y golpeó a Carlos Manuel mientras Federico le clavaba reiteradamente el cuchillo, remarcando que dicho redactado fue aceptado por todas las partes comparecidas, sin que las mismas pidieran ninguna inclusión o exclusión, con conocimiento de que en caso que fuera aceptado por los ciudadanos jurados, daría lugar a la estimación de que, el recurrente, es decir, Ezequiel fue coautor de la muerte dolosa de Carlos Manuel, ilícito penal de gravedad que aquí se enjuicia.

Abordando, ahora los motivos de convicción reflejados en los antecedentes que constan en el fundamento de derecho anterior el cual transcribe el juicio de inferencia tal como lo hicieron los ciudadanos jurados, en el siguiente sentido (Recordando los más arriba plasmado):

"En relació amb el tercer fet, el considerem provat,basant-nos en el testimoni del senyor Edemiro el dia 16 de març de 2010 ratificant les seves declaracions anteriors on indicava que Ezequiel era una de les persones que acorralà i colpejà Carlos Manuel mentre Federico etzibava les ganivetades a Carlos Manuel. Alhora el senyor Fernando el dia 16 de març de 2010 afirma haver dit la veritat quan va reconèixer a Ezequiel com una de les 3 persones que acorralà i colpejà Carlos Manuel.

En base a les declaracions del metges forenses del dia 18 de març de 2010, la víctima fou colpejada en la zona temporal esquerra, en la zona malar i en la zona auricular dreta, compatibles aquests hematomes amb contusions ja sigui produïdes per ampolles o cops, confirmant així que Carlos Manuel fou colpejat."

Cuarto.-Al hilo de lo anterior, los jurados deciden por siete votos a favor y dos en contra en relación a la autoría del recurrente Ezequiel y sus juicios de inferencia son totalmente acertados y razonables contrariamente a lo que pretende el mentado recurrente.

Así, el jurado hace alusión a las declaraciones de Edemiro y Fernando, también se ampara para declarar la culpabilidad de Ezequiel en las declaraciones de los médicos forenses.

En lo que atañe a Edemiro, en una diligencia de reconocimiento en rueda practicada el nueve de julio de 2007, declara que reconoce sin duda alguna a Federico como el que "llevaba la navaja" y a Ezequiel como el que "daba con la botella", y que "ambos rompieron las puertas del bar".

En el acto del plenario dicho testigo si bien ratifica sus manifestaciones realizadas en la fase instructora diciendo: " si en su momento dijo que quienes rompieron los cristales y pegaron son los acusados, se ratifica"; también dice: "Las persones que entraron la segunda vez en el local, rompiendo los cristales, dos se dirigen a agredir a Carlos Manuel, la tercera no lo puede precisar...mandaron una carta al abogado de Ezequiel diciendo que tenían dudas, en los reconocimientos que habían hecho, a raíz de esta carta prestaron una nueva declaración ante el juez.

Ante dichas contradicciones el Fiscal pidió, al amparo de lo establecido en la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado, la aportación y unión a las actuaciones de testimonio de las declaraciones prestadas en período sumarial y del reconocimiento en rueda, a los efectos de que el jurado fuera conocedor de los mismos.

Haciendo referencia a la declaración del hijo del anterior testigo, y de la propietaria del local dónde sucedieron los hechos, en la rueda de reconocimiento, dicho testigo coincide en la identificación de Ezequiel y de Federico realizada por su padre y en declaración emitida el mismo nueve de julio de 2007 añade una serie de detalles que muestran que en aquellos momentos Fernando tenía una memoria reciente de los hechos, lo que provoca que su declaración emitida en el acto del juicio oral celebrado el quince de marzo de 2010, deba ser analizada y valorada teniendo muy presente la practicada en la citada fecha más próxima al momento de comisión de los ilícitos penales que ahora enjuiciamos.

Debemos resaltar que en la declaración en período de instrucción Fernando dice que "todo fue muy rápido, sacando una navaja el que ha reconocido en la rueda de hoy como número tres, y si bien primero salieron fuera, volvieron a entrar violentamente los dos que ha reconocido hoy en la rueda como número tres y seis, rompiendo los cristales del bar y agrediendo al que resultó muerto, con el mango de la navaja, el número tres, y con una botella de cerveza el número seis, junto con otro, es decir le agredían tres a la vez a la víctima".

Ante dicha descripción, tan pormenorizada, debe valorarse con gran cautela la declaración prestada por el mismo testigo en el acto del plenario en el cual dice: "También reconoció que Ezequiel rompió los cristales... Ezequiel lo reconoció pero no que peleara, solo había roto los cristales...dice que en un principio reconoció a Ezequiel, pero ahora no se acuerda, si en el día de los hechos, lo reconoció pero luego lo vio y entonces no estaba seguro por eso manda una carta, en un principio lo reconoció, pero cuando lo volvió a ver por segunda vez le surgieron dudas y por eso mandó la carta".

La remisión de la mentada carta, a que se refiere el testigo, y libró a la abogada del recurrente haciéndole saber que el reconocimiento que hizo del mismo no era válido, no es un hecho que se pueda obviar; tampoco es intrascendente el cambio de las declaraciones de los citados testigos que según parece pretenden exculpar sin conseguirlo a Ezequiel, pues dicho cambio parece sumamente sospechoso, habida cuenta las condiciones del lugar donde sucedió el brutal ataque criminal que dio lugar a estas actuaciones (el bar propiedad de la esposa y madre de los declarantes), muy próximo a la vivienda del acusado y en un entorno de pertenencia a distintos grupos de jóvenes violentos, enfrentados entre sí.

Lo anterior evidencia lo acertado de las conclusiones a las que llegan los ciudadanos jurados puesto que confrontan las declaraciones sumariales prestadas, como hemos dicho, en un período temporal muy próximo a los hechos y las declaraciones del plenario, que se emiten pasados casi dos años después de acaecidos aquellos, y llegan a la narración fáctica contenida en la sentencia, demostrando sobrepasar los niveles de conocimiento, preparación y diligencia que cabe esperar y exigir a los componentes del jurado (Tribunal Supremo Sentencia de 14 de Julio de 2010).

Quinto.-No puede dejarse de hacer alusión a lo que consta en la Resolución dictada por el Juzgado de menores número cuatro de Barcelona de 26 de octubre de 2007, debidamente confirmada por Sentencia de la Sección III de la Audiencia Provincial de 17 de enero de 2008, puesto que el tercer implicado en el asesinato de Carlos Manuel: Clemente era menor de edad. En dicha sentencia se parte de que la agresión fue llevada a cabo por tres personas basándose en las declaraciones de Don Edemiro y Fernando y también en otros testigos como Fulgencio.

A tales efectos es de interés citar la Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 16 de Abril de 2002 dónde se tuvo oportunidad de decir:

"B) El motivo quinto alega que los hechos declarados probados en la sentencia ahora impugnada contradicen los consignados en la dictada por el mismo Tribunal y por el mismo hecho en fecha 5/2/82, "lo que quiebra la seguridad jurídica, el principio de armonía procesal y el juicio de certeza que requiere la condena de mi mandante". También se suscita la doble vertiente de la contradicción como derecho fundamental (artículo 24.1 C.E.) y quebrantamiento de forma (artículo 851.1 LECrim.). En el fondo, lo que el recurrente plantea es el grado de vinculación que las sentencias dictadas con anterioridad en la misma causa despliegan en las posteriores o, más precisamente, el alcance del efecto de la cosa juzgada...

En relación con la sentencia dictada con anterioridad en esta causa, debemos señalar que la misma sólo produce los efectos de la cosa juzgada negativa en cuanto que la misma lo que impide es juzgar a los ya juzgados por el mismo hecho. En el proceso penal no existe lo que en el civil se denomina prejudicialidad positiva o eficacia positiva de la cosa juzgada material, gozando el Tribunal de plena libertad para valorar las pruebas producidas en su presencia y aplicar la calificación jurídica correspondiente. La S.T.S. de 21/9/99 lo razona con toda claridad cuando señala que "cada proceso tiene su propia prueba, y lo resuelto en uno no puede vincular en otro proceso penal diferente, porque en materia penal no hay eficacia positiva de la cosa juzgada material, sólo eficacia negativa en cuanto que una sentencia firme anterior impide volver a juzgar a una persona por el mismo hecho ", y la S.T.S. de 13/12/01 expone que: "nada impide que en un juicio posterior celebrado ante Magistrados distintos puedan calificarse los mismos hechos de forma diferente al primero si se entiende que ésta fue errónea o incompleta, siempre que la acusación así lo sostenga, y haya existido debate contradictorio sobre dicha cuestión jurídica", añadiendo más adelante: "que desde una perspectiva estrictamente procesal-casacional el documento consistente en una sentencia firme anterior carece de trascendencia a los efectos de evidenciar el error del Tribunal, por cuanto se refiere a hechos que sólo parcialmente son coincidentes."

La doctrina emanada de dicha sentencia no impide que lo acaecido en el acto del juicio oral celebrado en el Juzgado de menores y el contenido de la Resolución que fue dictada y confirmada sea tenida en cuenta como un indicio más que unido a los anteriormente expresados constituyen prueba de cargo válidamente obtenida y suficiente a los efectos de destruir la presunción constitucional de inocencia invocada. En este sentido, cabe resaltar que en dicha Resolución se razona: "con respecto al testigo propietario del bar, refiere la entrada en el bar de los jóvenes, a los que tenía conocidos de vista por haber estado previamente en su local, señala también la discusión previa que escuchó expresiones del tipo -respétame que soy gitano-, que vio como se iniciaba la riña, que salió de la barra con su hijo para calmar la situación, que vieron a un joven con una navaja y volvieron al interior de la barra, que lo golpeaban con botellas de cerveza y uno de ellos con la empuñadura de la navaja, que reconoce al menor como uno de los integrantes y que está seguro, si bien consta en la rueda de reconocimiento efectuada en la Fiscalía, que cuando le señala manifiesta - que cree que es él -. El camarero del bar ratifica prácticamente esta declaración señalando que de los tres que agredían dos eran los mayores que reconoció y no puede precisar si el tercero era el menor".

Ante tal cúmulo de indicios, y habiendo superado los ciudadanos jurados la explicación sucinta que el art. 61.1.d de la LOTJ manda incluir en el correspondiente apartado, con una descripción detallada, minuciosa y crítica de la interioridad del proceso psicológico que conduce a dar probados los hechos que ahora interesan y que se plasman en el veredicto, procede el rechazo del motivo del recurso, dejando para los razonamientos que siguen la breve crítica que en el apartado de "antecedentes" dirige el recurrente a la apreciación de la circunstancia agravante de alevosía.

Por todo lo anteriormente razonado debe decaer el recurso interpuesto por Ezequiel y confirmar en este aspecto la sentencia recurrida.

Sexto.-En lo referente al recurso interpuesto contra la misma sentencia por Federico procede resaltar que en el primer motivo del recurso al amparo del art. 846 bis c) de la LECrim, cuando en realidad debería concretar: art. 846 bis c) apartado b); se combate la apreciación de la circunstancia agravante específica de alevosía, que convierte el delito de homicidio en asesinato.

Dicho apoyo procesal, como ha declarado de forma reiterada, tanto el Tribunal Supremo, como éste TSJC, no permite la alteración del "factum" de la sentencia recurrida, pero ignorando totalmente dicha doctrina, el recurrente dirige todo el motivo del recurso a analizar bajo su punto de vista subjetivo, parcial e interesado, basado en evidentes razones de ejercicio de su derecho de defensa, la práctica totalidad de la prueba practicada, a saber: las declaraciones de los testigo Edemiro, Fernando, Azucena, Covadonga, Victorio, Fulgencio, y Luis María, y también las de varios Mossos d'esquadra que practicaron la diligencia de inspección ocular en el lugar donde se cometió el brutal ataque criminal. Tampoco queda fuera de éste análisis totalmente subjetivo realizado por el recurrente la prueba pericial forense emitida en al acto del juicio oral. Resulta sorprendente que al juicio de inferencias razonado y razonable emitido por el jurado, el letrado de la parte recurrente oponga, en la mayoría de los casos, las declaraciones de su defendido.

Séptimo.-Frente a lo avanzado en fundamento de derecho anterior cabe volver a incidir en el redactado del hecho tercero del veredicto donde se deja constancia que Ezequiel era una de las personas que acorraló y golpeó a Carlos Manuel (víctima del atentado contra la vida), mientras Federico le acuchillaba, favoreciendo esta acción. A dicha afirmación debe añadirse lo que consta en el hecho probado tercero bis, que dice:

"Tercera bis. (Contestar només en cas d'haver contestat afirmativament la primera pregunta). Declari el Jurat si Carlos Manuel no va tenir possibilitat de defensar-se eficaçment de l'atac conjunt de vàries persones una d'elles portadora d'una navalla(fet desfavorable).

VOTS A FAVOR: 9

VOTS EN CONTRA. 0

FET PROVAT PER UNANIMITAT"

Evidentemente, también debe hacerse alusión nuevamente, a los motivos de convicción relacionados con dicho hecho tercero bis en el siguiente sentido:

"En relació amb el fet tercer bis, el considerem provat, basant-nos en el testimoni del Senyors Edemiro Fernando del dia 16 de març de 2010.

Basant-nos en les declaracions efectuades el dia 18 de març de 2010 per Doña Paula i Raquel, confirmen que el finat Carlos Manuel no presentava cap ferida de defensa."

Habiendo quedado acreditado que Carlos Manuel sufrió golpes y varias cuchilladas mientras se hallaba acorralado, que afectaron al corazón y a las extremidades inferiores, siendo más de una de ellas mortal de necesidad, estando la víctima desarmada, y proviniendo el ataque de al menos tres personas, han de quebrarse las pretensiones encaminadas a excluir la concurrencia de la circunstancia agravante de alevosía.

Llegados a este punto no puede omitirse que en sus declaraciones prestadas ante el Juzgado de Menores, el testigo Fernando declaró: "le pareció un ataque salvaje, cree que el chico muerto no tuvo ninguna oportunidad de defenderse". En cuanto al valor de dichas declaraciones ya nos hemos pronunciado más arriba.

Resulta de interés citar la doctrina forjada por el Tribunal Supremo con ocasión de tratar dicha circunstancia agravante:

" B) El asesinato, palabra cuyo origen etimológico está curiosamente ligado al término árabe "haschís", tan de actualidad ahora porque con él se designa uno de los modos de preparación de la droga derivada del cáñamo indico o "Cannabis Sativa", tiene precisamente su más caracterizada modalidad en la llamada muerte aleve o a traición, recogida ya de antiguo en diversos fueros municipales, en el Fuero Real y luego en Las Partidas, apareciendo ligada a la tradición caballeresca de la Edad Media como la modalidad más grave del homicidio en contraposición a aquel que se producía cara a cara y en desafío.

El asesinato en su modalidad alevosa se encuentra presente en todos nuestros Códigos Penales, desde el primero de 1822 hasta el texto ahora vigente, aunque extrañamente desapareció la palabra asesinato del de 1848.

En el Código Penal vigente, en el art. 22.1, la alevosía se encuentra expresamente delimitada en su ámbito de aplicación a los delitos contra las personas, concretándose como la primera de las circunstancias que cualifican el asesinato en el art. 139 de dicho código. Aparece definida por la utilización de medios, modos o formas de ejecución que aseguran la realización del delito porque no existe riesgo para el sujeto activo del hecho que procediera de la defensa que pudiera hacer el ofendido. Es decir, el núcleo del concepto de alevosía se halla en una conducta que tiene por finalidad eliminar las posibilidades de defensa por parte del sujeto pasivo.

Tal eliminación de posibilidades de defensa puede derivarse de la manera de realizarse la agresión, bien de forma proditoria o aleve, cuando se obra en emboscada o al acecho a través de una actuación preparada para que el que va a ser la víctima no pueda apercibirse de la presencia del atacante o atacantes hasta el momento mismo del hecho, bien de modo súbito o por sorpresa, cuando el agredido, que se encuentra confiado con el agresor, se ve atacado de forma rápida e inesperada. También puede haber alevosía como consecuencia de la particular situación de la víctima, ya por tratarse de persona indefensa por su propia condición (niño, anciano, inválido, ciego, etc.), ya por hallarse accidentalmente privada de aptitud para defenderse (dormida, drogada, sin conocimiento, anonadada, etc.).

En todos estos supuestos existe una mayor peligrosidad y culpabilidad en el autor del hecho, que revela en este modo de actuar un ánimo particularmente ruin, perverso, cobarde o traicionero (fundamento subjetivo) y también una mayor antijuricidad por estimarse más graves y más lesivos para la sociedad este tipo de comportamientos en que no hay riesgos para quien delinque (fundamento objetivo).

Asimismo, ha de ponerse de relieve la particular significación que tiene el dolo en esta forma peculiar de asesinato, al ser necesario que el conocimiento y la voluntad del autor del delito abarque no solo el hecho de la muerte, sino también el particular modo en que la alevosía se manifiesta, pues el sujeto ha de querer el homicidio y ha de querer también realizarlo con la concreta indefensión de que se trate, requisito que ha de concurrir en este delito como en cualquier otro de carácter doloso, que aparece recogido en el texto legal con la expresión "tiendan directa y especialmente a asegurarla".

En estos términos se viene manifestando con reiteración la doctrina de esta sala (Sentencias de 9-2-89, 19-4-89, 26-10-89, 24-11-89, 23-1-90, 28-2-90, 29-6-90, 22-9-90, 15-10-90, 19-1-91, 15-4-91, 22-7-91 y 18-10-91, 15-2-93, 8-3-94, 10-6-94, 3-2-95, 6-4- 95, 6.5.1996, 7.2.199, 17.9.98, 24.9.1999, 19.5.2000, 31.12.2001, 9.12.2002, 26.9.2003, 24.2.2004, 13.10.2004, 2.11.2004, 7.12.2005, 19.5.2006 y 20.12.2006, entre otras muchas)."

Más concretamente el Tribunal Supremo en Sentencia 1031/03, 8-9 en relación a un ataque realizado por un grupo de personas dijo:

"Haya habido o no algún contacto previo, visual, verbal o de otro tipo, aún cuando la víctima hubiera podido apreciar algún indicio de la acción agresora, es precisamente la absoluta irracionalidad del ataque lo que lo hace inesperado, de tal forma que se anulan las posibilidades de defensa, ya limitadas por las propias características del ataque en grupo, lo que es aprovechado conscientemente por los agresores."

La aplicación de la anterior doctrina a la relación fáctica y a los razonamientos anteriormente resaltados conduce ineludiblemente la decaimiento del motivo del recurso.

Octavo.-En el segundo motivo del recurso encarrilado por la misma vía procesal que el anterior se denuncia la apreciación indebida de la atenuante simple de embriaguez del art. 21. 2.ª del Código Penal e inaplicación de la eximente incompleta del mismo carácter del art. 21. 1.ª en relación al art. 20. 2.º del mismo texto legal.

La vía procesal elegida, como se ha tenido ocasión de decir en el fundamento de derecho anterior, no permite alterar el "factum" de la Sentencia. De ello se deriva: que no pueden prosperar los intereses del recurrente cuando combate lo estimado probado por los ciudadanos jurados en el sentido de que el día de los hechos Federico padecía una adicción a las drogas y bebidas alcohólicas, cuyo consumo, aquel día afectaba levemente sus facultades mentales, pretendiendo una grave afección de las mismas.

Desde dicha perspectiva el recurrente acepta que las declaraciones de los testigos Edemiro, Azucena y Debora conducen a inclinarse por una leve afección de las capacidades intelectiva y volitiva del acusado, pero aún así pretende apoyarse en las declaraciones de Luis María y también en parte de lo declarado por los tres testigos citados seleccionando lo que le interesa y obviando lo que le perjudica, lo cual entra en contradicción en lo que constituye un proceso de valoración lógico y razonable.

En virtud de lo expuesto esta Sala ha de mantener en su integridad la veracidad de la que fue la sexta proposición del objeto del veredicto, derivada de la conclusión a que llegan los jurados con siete votos a favor y dos en contra, a saber: que la afectación psíquica de Federico por la adicción a las drogas y a la ingesta alcohólica era leve, justificando dicha afectación tanto en la testifical practicada, como en la pericial constituida por la declaración de los médicos forenses en el acto del juicio oral y rechazar en cambio, las pretensiones del recurrente.

Por todo lo expuesto decae también el motivo del recurso.

Noveno.-En lo que se refiere a la pretendida infracción del art. 66 del Código Penal que establece las normas a seguir por los Jueces y tribunales para determinar la pena a imponer dentro del abanico previsto por la norma punitiva, no procede tampoco atender a las pretensiones del recurrente.

La defensa del mentado recurrente muestra su extrañeza por el hecho de que a Federico se le imponga la pena de 17 años de prisión por el delito de asesinato, lo que supone la imposición en grado máximo de la mitad inferior de la pena prevista, y en cambio a Ezequiel se le imponga la pena mínima de 15 años de prisión.

En el recurso se hace especial invocación a lo argumentado por el Magistrado Presidente del Tribunal del Jurado en el sentido: "..però en relació a la pena a imposar pel delicte d'assassinat, atès que la conducta d' Federico, sembla objectivament més brutal ja que ell fou qui emprà el Ganivet la pena s'establirà prácticament al límit superior de la prevista, mentre que la corresponent a Ezequiel serà la mínima legalment prevista, considerant a més que ambdòs casos es de prou gravetat (no pot ser d'altra manera atès el delicte que s'ha declarat que van cometre) com per perseguir la finalitat que des de tota perspectiva ha de perseguir la pena."

Partiendo de la forma en que fue cometido el brutal ataque contra la vida que aquí se enjuicia siendo Federico quien reiteradamente acuchilló con un cuchillo de grandes dimensiones a la víctima,mientras Ezequiel lo acorralaba y golpeaba, resulta evidente que la individualización de la pena es totalmente acertada y además cumple las exigencias de motivación tantas veces declarada por el Tribunal Constitucional, por ello la Sala debe rechazar el motivo del recurso.

Décimo.-Finalmente como cuarto motivo del recurso el recurrente combate la cuantía de la indemnización fijada por el Magistrado Presidente del Tribunal de Jurado que en concepto de responsabilidad civil deben satisfacer los acusados a los perjudicados por el delito de asesinato cometido.

Es de interés citar la jurisprudencia del Tribunal Supremo en el sentido siguiente en su sentencia de 28 de Julio de 2009:

"Siendo así, como hemos dicho en SSTS. 105/2005 de 26.1, 131/2007 de 16.2, 957/2007 de 28.11 y 396/2008 de 1.7 la indemnización de daños y perjuicios derivados de un ilícito penal doloso, como es el caso que nos ocupa, que realice el Tribunal de instancia, fijando el alcance material del "quantum" de las responsabilidades civiles, por tratarse de un criterio valorativo soberano, más que objetivo o reglado, atendiendo a las circunstancias personales, necesidades generadas y daños y perjuicios realmente causados, daño emergente y lucro cesante, no puede, por regla general, ser sometida a la censura de la casación, por ser una cuestión totalmente autónoma y de discrecional facultad del órgano sentenciador, como ha venido a señalar la jurisprudencia de esta Sala que únicamente permite el control en el supuesto que se ponga en discusión las bases o diferentes conceptos en que se apoya la fijación de la cifra respectiva, o lo que es igual, el supuesto de precisar o si existe razón o causa bastante para indemnizar, pero no el alcance cuantitativo del concepto por el que se indemniza (SSTS. 18.3.2004, 29.9.2003, 29.9.99, 24.5.99).

Es decir que la cantidad indemnizatoria únicamente será objeto de fiscalización en casación cuando: a) existe error en la valoración de las pruebas que hubieran determinado la fijación del "quantum" indemnizatorio, indemnizando conceptos no susceptibles de indemnización o por cuantía superior a la acreditada por la correspondiente prueba de parte; y b) que se indemnice por cuantía superior a la solicitada por las partes, en virtud del principio acusatorio que rige nuestro Derecho Procesal Penal, y del principio de rogación y vinculación del órgano jurisdiccional a la petición de parte que rige en el ejercicio de acciones civiles, bien independientes, bien acumuladas a las penales correspondientes.

Ahora bien, la necesidad de motivar las resoluciones judiciales, art. 120 CE, puesta de relieve por el Tribunal Constitucional respecto de la responsabilidad civil exdelicto (SSTC. 78/86 de 13.6 y 11.2.97) y por esta Sala (SS. 22.7.92, 19.12.93, 28.4.95, 12.5.2000) impone a los Jueces y Tribunales la exigencia de razonar la fijación de las cuantías indemnizatorias que reconozcan en sentencias precisando, cuando ello sea posible, las bases en que se fundamenten (extremo revisable en casación), y no lo es, o alcanza dificultades a veces insuperables, explicar la indemnización por daño moral, difícilmente sujeta a normas preestablecidas. En la STS.24.3.97 recuerda que no cabe olvidar que cuando de indemnizar los daños morales se trata, los órganos judiciales no pueden disponer de una prueba que les permita cuantificar con criterios económicos la indemnización procedente, por tratarse de magnitudes diversas y no homologables, de tal modo que, en tales casos poco más podrán hacer que destacar la gravedad de los hechos, su entidad real o potencial, la relevancia y repulsa social de los mismos, así como las circunstancias personales de los ofendidos y, por razones de congruencia, las cantidades solicitadas por las acusaciones"

La doctrina expuesta es totalmente aplicable al grado de apelación, y, consiguientemente, al supuesto en análisis, tal como ha declarado reiteradamente esta Sala, puesto que no se prueba que exista error en la valoración de las pruebas que hubieran determinado la fijación del "quantum" indemnizatorio por parte del M.P., ni es cierto que se indemnice en cuantía superior a la peticionada. Por otro lado, contrariamente a lo que dice la parte recurrente, el Ministerio Fiscal en su escrito de calificaciones provisionales elevadas a definitivas solicita para la esposa de la víctima la cantidad de 180.000 euros, resultando esencial la razonabilidad de las cantidades fijadas e intrascendente las conjeturas en que incide el citado M.P. en la determinación de las bases en que se asienta el citado "quantum". Ello viene a colación puesto que resulta accesorio aludir como se hace en la sentencia al hecho de que siendo la víctima joven, también joven sería su esposa (sic) o al hecho que aunque no se haya acreditado se supone que el difunto era hijo único. A ello hay que añadir que la indemnización a favor de la esposa de la víctima, tal como determina el fallo de la sentencia recurrida solo se satisfará a quien acredite que ostentaba dicha condición.

Por todo lo anterior decae el último motivo del recurso y con ello la totalidad del mismo, todo ello sin hacer especial pronunciamiento en relación a las costas causadas en esta alzada.

VISTOS, los preceptos legales citados y demás de aplicación.


PARTE DISPOSITIVA


 
LA SALA DE LO PENAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA, ACUERDA: Que debemos DESESTIMAR y desestimamos los recursos de apelación interpuestos por la procuradora Dña. Carmen Rami Villar, en representación de D. Federico y por la procuradora Dña. Ana Salinas Parra, en representación de D. Ezequiel, contra la sentencia dictada en fecha 26 de marzo de 2010 en el Procedimiento de Jurado núm. 23/2009, dimanante del Juzgado de Instrucción núm. 8 de Barcelona,Causa núm.1/2007,la cual CONFIRMAMOS íntegramente, y sin hacer especial pronunciamiento en materia de costas.

Notifíquese la presente resolución a las partes personadas y a los acusados, haciéndoles saber que contra la misma cabe recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo en los términos que previene el art. 847 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Así por esta, nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-. La anterior Sentencia fue leída firmada y publicada en el mismo día de su fecha. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación